1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Obituario

Zaha Hadid, la arquitecta sin miedo

La creadora, fallecida en Miami, libró y ganó una larga batalla entre profesión y género, en la que logró hacer prevalecer sus sueños y marcar una nueva dirección, liberando a la arquitectura de la geometría

Barbara Celis Londres , 1/04/2016

<p>La arquitecta Zaha Hadid.</p>

La arquitecta Zaha Hadid.

Simone Cecchetti/Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde primeras horas de la mañana del jueves 31 de marzo ya corría la noticia entre los arquitectos londinenses, que se confirmaba a media tarde: Zaha Hadid había muerto a los 65 años, en la cúspide de su carrera y con múltiples proyectos en marcha. Un ataque al corazón acontecido en un hospital de Miami, donde se estaba tratando por complicaciones de una bronquitis, acabó con su vida. 

Pertenecía a un mundo fundamentalmente masculino, el de la arquitectura, donde la brecha de género es una de las más agresivas. Aun así, Zaha Hadid consiguió llegar hasta la cumbre de una profesión que por primera vez reconoció la excelencia de una mujer en 2004, cuando se le concedió el codiciado Premio Pritzker, el ‘Nobel’ de la arquitectura. Entonces se la definió como “una arquitecta sin miedo”. Hace apenas dos meses volvía a hacer historia al conseguir la medalla de oro del Royal Institute of British Architecture (RIBA). Instaurado en 1848, el premio jamás le había sido otorgado a una mujer. Casi 170 años premiando hombres, se dice pronto. 

El reconocimiento tenía mucho de simbólico: pese a trabajar en Londres desde 1979 los británicos se resistieron al embrujo de sus formas fluidas y audaces durante varias décadas en las que los grandes encargos le llegaron desde otros países mientras en Reino Unido hasta le quitaban proyectos que ganaba por concurso, como la Ópera de Cardiff, un escándalo supino que en 1995 llevó a la alcaldía de esa ciudad a retirarle el encargo para dárselo a Norman Foster. Sólo tras las Olimpiadas de 2012, para las que hizo el impresionante London Aquatics Centre, comenzó a ser plenamente celebrada en Reino Unido, siendo la medalla del RIBA el verdadero aplauso del establishment arquitectónico británico. 

Con su desaparición vuelve a abrirse un hueco en la starchitecture, un firmamento paralelo de egos poderosos y encargos deslumbrantes donde los escasos nombres propios femeninos carecen de la influencia que Hadid consiguió con muchísimo esfuerzo. Y es que, como reconocía Richard Rogers tras conocer su muerte: “Luchó mucho para ser reconocida siendo mujer. Tuvo que pelear por cada centímetro del camino. Es una gran pérdida”. 

Su voz cazallera, su físico imponente y su fuerte carácter la convirtieron a menudo en el blanco del tipo de críticas que nunca se le hacen al sexo contrario. “Si fuera un hombre dirían que tengo opiniones fuertes. Como soy mujer dicen que soy ‘difícil’. Pero lo cierto es que yo no puedo cambiar de sexo”, comentaba ella misma con ironía en una entrevista en Estados Unidos. Pero en esa batalla entre profesión y género que tan bien conocen muchas mujeres ella consiguió hacer prevalecer sus sueños. Y con ellos marcar una nueva dirección, liberando a la arquitectura de la geometría. Llegar a construir utopías futuristas que dejaban de serlo cuando saltaban del papel a la realidad fue una guerra que acabó ganando, y como ocurre a menudo con el talento, fueron los estadounidenses los primeros en aplaudir sin recelos. Tras inaugurarse en 2003 el Rosenthal Center for Contemporary Art de Cincinnati, el crítico de The New York Times escribía: “Es el edificio más importante que se ha construido en Estados Unidos desde la Guerra Fría”. 

Ella, que se sabía pionera y ejemplo para otras mujeres arquitectas –su nombre multiplicó en el mundo árabe las matrículas de mujeres en arquitectura durante la última década--, declaraba dos meses antes de su muerte: “Haber tenido que pelear tanto me ha hecho ser mejor arquitecto. Cada vez vemos a más mujeres arquitectos trabajar con solidez. Eso no significa que sea fácil. A veces los retos son inmensos. Ha habido cambios grandes durante los años recientes y se continuará progresando”, dijo al conocer que acababa de obtener la medalla del RIBA. 

Pero si Hadid hizo historia, al margen de su género, fue esencialmente por la calidad de su arquitectura, por su capacidad para conseguir transformar los dibujos visionarios y libertinos que crearon admiración en el ámbito teórico de la arquitectura en los ochenta en espacios reales y concretos sin los que es imposible comprender no sólo el paisaje arquitectónico del siglo XXI sino también el diseño, sobre el que Hadid también ha ejercido mucha influencia. Su inconfundible firma también está en muebles, joyas, zapatos, ropa e incluso automóviles.

Creció en una casa modernista en Bagdad inspirada en la Bauhaus. Allí se enamoró de un espejo asimétrico con el que jugaba durante horas. Su reflejo, años después, puede verse en todas sus construcciones, donde, sobre todo en la última década, es difícil encontrar líneas rectas, ángulos de noventa grados o vestigios de esa ‘normalidad’ que caracterizaba la arquitectura anterior al siglo XXI. En ese sentido ella le estaba profundamente agradecida a Frank Gehry y a su Guggenheim: “Aquel edificio dio a entender que las cosas podían ser de otra manera” , dijo.

Nacida en Bagdad, crecida en Líbano y naturalizada británica, Hadid era, en cierto modo, hija de la globalización, aunque muchos años antes de que ésta se convirtiera en la norma: la política la hizo cambiar de país –su familia huyó de Irak a Líbano con la llegada de Sadam Hussein-- y los estudios de continente –se mudó a Inglaterra a estudiar arquitectura-- pero antes de llegar a Londres se empapó de historia y de cultura islámicas viendo ruinas y mezquitas en Oriente Medio y se entregó a su primera pasión, las matemáticas, estudiándolas en Beirut. Su tez no era blanca sino aceitunada, algo que sin duda no le puso las cosas fáciles al llegar al extremadamente clasista Londres de los setenta. “Ser mujer, inmigrante, árabe, autosuficiente y haciendo cosas raras no me facilitó las cosas”, dijo en una entrevista a El País. 

Provenía de una familia árabe con dinero y eso le permitió vivir las noches locas setenteras londinenses en todo su esplendor, codeándose con el mundo vip de la época. Podría haber tomado el camino fácil y dedicarse a la buena vida pero, afortunadamente para los que hoy podemos disfrutar de su arquitectura, tenía ambiciones profesionales. Lo tenía decidido desde los 11 años, cuando vio cómo  una tía suyo diseñaba y construía su casa en Mosul: quería ser arquitecto. 

Dirigió su propio estudio en la capital británica con mano de hierro desde 1979, cuando decidió independizarse de su mentor, el holandés Rem Koolhaas, con quien colaboró durante varios años tras pasar de ser su alumna aventajada a ser una de sus socias. Hay quien hubiera pagado por ver esos dos grandes egos de arquitecto en ebullición (seguramente demasiado grandes para trabajar juntos). 

Biblioteca y centro de estudios de la University of Economics and Business, en Viena.

Biblioteca y centro de estudios de la University of Economics and Business, en Viena.

Empezó teniendo una oficina pequeña que en años recientes creció hasta convertirse en uno de los estudios estrella de la capital británica, con 350 empleados. En la profesión tenía fama de ser implacable con los errores y dura con sus trabajadores: la jornada laboral “en Zaha” era conocida por ser mucho más larga que en otros grandes estudios como el de Rogers o Foster. Pero ella presumía de que quienes se quedaban trabajando allí era porque creían en ella. 

Cuando Foster y Rogers ya brillaban en el firmamento arquitectónico, las sinuosas y asimétricas formas de Hadid comenzaron a despuntar primero en el plano teórico, donde imaginó varios edificios que nunca llegaron a construirse como The Peak en Hong-Kong, pero fue con la estación de bomberos de Vitra, que construyó en Alemania en 1993, cuando su nombre dio el salto del plano teórico al real, aunque aún tardaría casi una década en conseguir el tipo de encargos que cambian el destino de un arquitecto. Primero se sucedieron los concursos ganados que nunca se materializaron pero después llegaron el Museo MaXXI de Roma, la Ópera de Guangzhou, el London Aquatics Centre, el Riverside Museum de Glasgow, el Galaxy Soho Shopping Mall de Beijing, la Serpentine Sackler Gallery de Londres o el Heydar Aliyev Centre in Baku. A punto estuvo de firmar también una biblioteca pública en Sevilla pero las rencillas políticas se interpusieron en el camino. En España sí dejó las bodegas López de Heredia en la Rioja, el pabellón-puente de Zaragoza y el master plan del proyecto de regeneración urbana del barrio de Zorrozaurre de Bilbao, que está cambiando el rostro de la ciudad. Recientemente volvió a vivir su mayor pesadilla: tras ganar hace tres años un concurso para construir el estadio olímpico de Tokio, el Gobierno nipón bloqueó el proyecto tras las protestas de arquitectos japoneses.

Pese a su talento también fue blanco de las críticas éticas, en su caso mucho más severas que contra sus colegas hombres. Se la atacó duramente por construir el Heydar Aliyev Center de Baku ya que para erigirlo se forzó la expropiación de residentes y se utilizó mano de obra semiesclavista en un país dictatorial. Se la criticó también por trabajar en China y Rusia, donde hoy construyen todos sus colegas starchitects sin que nadie les tosa. Recientemente fue blanco de las críticas por el estadio Al Wakrah que le ha encargado el Gobierno de Catar para los mundiales de 2022 y en cuya construcción se ha denunciado el trato inhumano que reciben los obreros, corroborado por Amnistía Internacional. Ella se defendía con uñas y dientes y le cargaba la responsabilidad de cuidar de los obreros al Gobierno catarí. Curiosamente múltiples firmas europeas tienen proyectos en Catar de cara al mundial y nadie las ataca como se atacaba a Hadid. Quizás debido a su fama hubiera tenido que ser más vocal, como tendría que haberlo sido Frank Gehry, que construye en Abu Dhabi un museo sobre el que continuamente caen críticas por el trato a los trabajadores y tampoco se pronuncia. Zaha Hadid, siendo mujer y árabe probablemente se hubiera quedado sin estadio si hubiera criticado al Gobierno. ¿Podría habérselo permitido? Quizás. No era perfecta, pero amaba su trabajo por encima de todas las cosas y eso multiplica las imperfecciones, incluso de aquellos que se acercan a la genialidad. Si encima el genio es mujer, no ser perfecta en un mundo de hombres resulta imperdonable.

Desde primeras horas de la mañana del jueves 31 de marzo ya corría la noticia entre los arquitectos londinenses, que se confirmaba a media tarde: Zaha Hadid había muerto a los 65 años, en la cúspide de su carrera y con múltiples proyectos en marcha. Un ataque al corazón acontecido en un hospital de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alvaro_M

    Se borró un comentario que publiqué hace unas horas -hoy J07/04/2016 sobre las 17:30- y que comprobé que se visualizaba correctamente...Algún problema técnico? ;-)

    Hace 5 años 6 meses

  2. Alvaro_M

    En la buena arquitectura siempre ha habido una magnífica relación entre la Forma -o su negativo el Espacio- y la Construcción con que esa Forma se genera. La ruptura de Zaha con la geometría no es la que se quiere presentar como valiente ruptura con la geometría ortogonal, sino lamentable ruptura con los fundamentos constructivos de la forma, tanto por la incapacidad de profundizar mucho más, como por el muy superior rendimiento mediático. Del primero de esos supuestos -ruptura con la forma ortogonal- está lleno el paisaje de magníficos ejemplos de buenísima arquitectura, desde siempre: FLL Wright en NewYork, Utzon en Sydney, SANAA en muchos sitios, H&dM en muchos otros. Mientras que del segundo supuesto -levantemos una forma audaz, al precio que sea, y sin preguntarnos mucho el sentido que tiene- tenemos lamentablemente mucho más catálogo. Y muy próximo a nosotros uno de sus máximos representantes: nuestro querido/odiado Calatrava. Ahora sólo nos queda preguntarnos qué venderá más revistas, si un edificio sereno que seguramente será emocionante en su uso diario o en su visita puntual -aunque su menor fotogenia exija mejores fotógrafos-, o un artefacto audaz de geometría extraña y más materiales juntos que una edición de Construmat... Zaha representó probablemente esto último -admítaseme la simplificación-, y supongo que muchos nos desencantamos al visitar su obra. El artículo incide acertadamente en su condición femenina, pero creo que algunos lectores -también con acierto, a mi juicio- no lo consideran mérito suficiente. En cualquier caso, creo que siempre es bueno que se escriba de arquitectura en medios generalistas. Enhorabuena a Ctxt.

    Hace 5 años 6 meses

  3. Bilbostetic

    Felicidades a la autora del artículo. Conocí a Zaha Hadid personalmente. Una persona muy especial, casi inaccesible, pero muy interesante para los bilbaínos porque hizo un gran proyecto que pronto se hará realidad, a pesar de que ella no lo verá. Zorrotzaurre su gran proyecto, actualmente una península, se convertirá en una isla con la apertura del canal de Deusto, presupuestada en 20,9 millones de euros, prevista actualmente para los primeros meses de 2017 y proyectada para minimizar el riesgo de desbordamiento de la ría de Bilbao. La futura isla, que tendrá una superficie de unos 840.000 metros cuadrados, albergará cerca de 5.500 viviendas y dedicará un cuarto del terreno a actividades económicas y culturales. No fue el único proyecto desarrollado por la arquitecta angloiraquí en el País Vasco, ya que también diseñó la estación Euskotren en la localidad vizcaína de Durango.

    Hace 5 años 6 meses

  4. Mahmut

    Yo lo de justificar su compadreo con dictadores y oligarcas varios sólo por el hecho de ser mujer, no lo veo

    Hace 5 años 6 meses

  5. Alejandro

    Andrés, gracias por tu respuesta. Como han contado ya otros en estos comentarios (Carlos, Javi, Alvaro_M en parte), la arquitectura de Zaha Hadid representa para muchos (que somos arquitectos) lo peor de nuestra profesión. Esto es algo que no me invento yo, sino que es consenso amplísimo en la mayoría de escuelas de arquitectura españolas, en la mayoría de encuentros disciplinares, de ciclos de conferencias, y también entre muchos profesionales desvinculados de la Universidad. Escribir con tan poca propiedad, y conocimiento, sobre estos temas, decepciona muchas de las esperanzas puestas en este medio. Me he limitado a expresar eso en mis comentarios, sin querer entrar cuáles son exactamente esas incorrecciones, pues necesitarías más espacio del disponible, y tampoco soy el indicado para hablar de la obra de Hadid, que no conozco con la suficiente profundidad (ni tengo la necesaria arrogancia para escribir un obituario tan poco informado en un medio que cada vez tiene más lectores). Solo queda desear con tristeza que este artículo no lo lea demasiada gente, pues tiende a mantener una linea de pensamiento sobre la arquitectura totalmente ajena a los caminos que realmente sigue la crítica arquitectónica seria, y que ha sido muy común en otros medios de comunicación. PD: Igual el que no ha entendido lo de la geometría, Andrés, has sido tú.

    Hace 5 años 6 meses

  6. Javi

    Pésimo artículo. Por supuesto, es de admirar que una mujer se abriera paso en un mundo tan machista como es el de la Arquitectura. Sin embargo, en el artículo no se mencionan a muchísimas otras arquitectas que han y están realizando obras importantes, tanto teóricas como materiales. Si dejamos de un lado la cuestión de género y nos metemos de lleno en lo que sería la profesión, la obra arquitectónica y sus consecuencias, Zaha Hadid representa la arquitectura neoliberal, del poder, mediática, fatal para la construcción de una sociedad más justa y democrática. En una profesión (a veces arte) tan social como es la arquitectura, los valores éticos e ideológicos son sumamente importantes. Hadid estaba con el Poder.

    Hace 5 años 6 meses

  7. Alvaro_M

    Gracias Carlos por tu comentario. Desarrollas muy bien lo que indicaba yo en mi primer comentario respecto al daño que han hecho l@s "starchitects"... Separar la arquitectura de la construcción es el signo de estos tiempos de producción acelerada de imágenes sin contenido. Yo también me sentí defraudado cuando acudí a la Expo a conocer de primera mano la obra de Zaha. Por cierto, me encantó de la misma autora su obituario de Bowie. Sin duda trataba un tema que conoce mejor.

    Hace 5 años 6 meses

  8. Carlos

    Quería dejar una opinión que viene desde la profesión que estamos hablando. Me resulta cuando menos extraño que una línea editorial como la que se supone que este texto representa no caería en tópicos que demuestran poco conocimiento de la realidad. Desde luego liberarse de una cruel sociedad machista es toda una proeza indiscutible, y sin embargo esto no se ha producido de la manera que debía. Las consecuencias de una arquitectura que solo sirve para las fotos de las revistas tienen muy serias repercusiones en la sociedad, esto lo sabemos muy bien desde 2007, y sino, en Zaragoza está la muestra de una obra suya que no ha servido para nada más que especular. Hadid ha sido una más de los 'starchitects', ha convertido una profesión noble en una actividad económica especulativa basada en el despilfarro de recursos y medios para aumentar un ego personal. Loar esto es estar hablando desde un neoliberalismo que poco interés tiene en las cuestiones de género mientras que no sean económicamente rentables. Creo sinceramente que existen arquitectas serias y comprometidas que sí son un modelo de lucha contra una Sociedad que no ha sabido reconocer a las mujeres, pero me temo que Hadid no lo representa. Considerar que si no lo hubiera hecho ella, habría venido otro solo denuncia ese mismo pensamiento mediocre. Existen cientos de arquitectos que más allá del ego y de sacar dinero como sea, pasando por encima de lo que haya que pasar, han demostrado un camino distinto, y no representan lo mismo de siempre con pequeñas correciones. Esos arquitectos desde luego no son 'starchitects', el periodismo debería saberlo y ayudar realmente a que esto se entienda, favorecer este camino y ayudar a la Sociedad, solo por ello a esto no se le puede considerar una aunténtica Crítica.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Andrés

    En referencia al comentario número 1, de un tal Alejandro. Querido Alejandro: que te parezca terrible este magnífico artículo indica que eres sin duda un espíritu mostrenco (lo de la geometría lo hemos entendido todos menos tú). Enhorabuena a la autora.

    Hace 5 años 6 meses

  10. Alejandro

    Terrible artículo. Zaha Hadid liberó la arquitectura de la geometría, dice la autora. Para leer semejantes tonterías habría seguido comprando ElPaís. Señores de ctxt.es, van por buen camino, no se desvíen. Y para escribir de arquitectura, contraten a una arquitecta: les puedo recomendar varias.

    Hace 5 años 6 meses

  11. Alvaro_M

    Bueno, más que liberarla de la geometría, la liberó de la geometría ortogonal. Pero el verdadero problema es que también la liberó de la construcción... Cuánto daño ha hecho el Star System!!! A los que leer tanto obituario sobre Zaha les despierte interés por las arquitectAs, les recomiendo que sigan a Kazuyo Sejima.

    Hace 5 años 6 meses

  12. jordi ferran

    Fantástico artículo, gracias! Aunque me parece que la frase final es al revés. Lo que realmente se considera imperdonable, es ser perfecta en un mundo de hombres.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí