1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Consuelo Císcar, un alma barroca en el museo de los horrores

La exdirectora del IVAM, ahora en el ostracismo político, sin la protección de su esposo y amigos, ha sido acusada de prevaricación, falsedad documental y malversación por irregularidades como la adquisición de obras de arte con sobrecostes del 1.500%

Lucía Márquez Martínez 23/03/2016

<p>Consuelo Císcar, durante una comparecencia.</p>

Consuelo Císcar, durante una comparecencia.

Ernesto Fernández

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Visualicen a la gente rica de su ciudad. Gomina por doquier, mechas, el inconfundible tono anaranjado de quien invierte una cantidad indecente de horas en los rayos UVA. Añádanle un estrafalario popurrí de obras y creadores seleccionados con criterios más que cuestionables, una maraña de favores a amigos y conocidos y un insaciable cráter engullidor de fondos públicos. Tendrán ante ustedes a la criatura grotesca, marchita e hipertrofiada en la que Consuelo Císcar (Picanya, Valencia, 1945), imputada en enero por malversación de fondos públicos, convirtió al Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) entre 2004 y 2014, cuando lo dirigía. 

Así, el otrora referente de la cultura de vanguardia vio cómo durante una década se le dejaba morir mientras su prestigio y sus cifras de visitantes se desplomaban a un ritmo parejo e inquietante. Por si no fuera suficiente, también contempló pasmado su aterradora transformación en una presunta máquina de corrupción salvaje. Y todo gracias a Císcar, una mujer que se define a sí misma como barroca, pero que prefirió desarrollar su carrera en el mundo del arte contemporáneo, y que se convirtió en una de las directivas más pudientes del Gobierno valenciano, con un patrimonio de más de 2,5 millones de euros.

Casada con Rafael Blasco –exconseller de Solidaridad que actualmente cumple una condena de seis años y medio de cárcel por el desvío de fondos públicos dirigidos a cooperación internacional–, juntos formaron durante lustros una de las parejas con mayor poder en el panorama político valenciano. Cuando se conocieron –según ABC, gracias al hermano de Consuelo y diputado socialista hasta 2015, Ciprià Císcar–, él era un aguerrido militante de extrema izquierda y ella una joven amante del arte que desafiaba a la censura con las subversivas obras presentadas en la galería que abrió en los setenta. 

Ya asentada la democracia, ambos realizaron un viraje ideológico y existencial hasta recalar en las lucrativas filas del Partido Popular. Allí fueron reptando concienzudamente de puesto en puesto y llegaron a convertirse en dos de sus gerifaltes más temidos. Ella ejerció como directora general del Museo de Bellas Artes de Valencia y subsecretaria de Promoción Cultural de la Generalitat, entre otros cargos. 

Desterrada de la dirección del museo, se le acusó de prevaricación, falsedad documental y malversación, entre otras cosas, por adquirir obras con un sobrecoste del 1.500%

Los caprichos megalómanos que ya manifestaba en aquellos años, traducidos en proyectos fallidos como la Ciudad de las Artes Escénicas de Sagunto, hicieron que se planteara su destitución. Sus buenas relaciones con el entonces presidente del Consell, Francisco Camps, y la figura de su todopoderoso marido propiciaron que se le diera una patada que la auparía a la cúpula del IVAM.  La generosidad de Camps no quedó sin recompensa y, durante su calvario personal por el caso de los trajes, encontró en Císcar a una de sus principales defensoras.  Él, por su parte, dejó a la Generalitat valenciana con una deuda de más de 40.000 millones de euros. 

Pero todo se acaba, y durante los años al frente del IVAM, Císcar consiguió poner en su contra a todos los colectivos del sector artístico: creadores, galeristas, críticos y expertos exigían su cabeza por la decadencia en la que había sumido al centro y sembraban serias dudas sobre la limpieza de su gestión. Una vez desterrada de la dirección del museo (oficialmente renunció ella misma por “cuestiones de salud”), las sospechas sobre sus malas prácticas cristalizaron en un aluvión de cargos judiciales. Entre otros, se le acusa de prevaricación, falsedad documental y malversación debido a irregularidades como la adquisición de obras de arte con sobrecostes que alcanzaban el 1.500%.

Auge y caída

Los comienzos de Consuelo al frente del IVAM parecían prometedores. El museo contaba con renombre a nivel internacional y, gracias a un eficaz trabajo de relaciones públicas y un más que suculento presupuesto, logró fichar a un importante plantel de expertos y reconocidos creadores deseosos de colaborar con ella.

Estos apoyos le permitieron afianzar su posición en los primeros momentos y reforzar el fondo artístico con el que contaba el centro. “En su etapa inicial, Císcar tenía mucho dinero disponible, pero, a partir de 2010, los fondos menguaron sin parar. De hecho, el IVAM celebró sus 25 años con menos financiación que cuando se creó, en 1989. Evidentemente, esto afectó a la programación”, explica Alfons García, jefe de Cultura del periódico Levante-EMV.

 Solo entre 2009 y 2013, ya en plena crisis, el IVAM destinó un millón de euros a sufragar desplazamientos y dietas

El actual director del IVAM, José Miguel García Cortés, intenta relativizar el paso de su antecesora por la institución: “Como en cualquier otro museo, cada director busca darle su punto personal al proyecto. El centro ha tenido diferentes etapas en su historia, desde el inicio, en el que quería consolidar una línea expositiva, hasta hoy. Evidentemente, existen momentos más interesantes y otros menos, pero el público, la prensa especializada y los artistas son conscientes de cuáles han sido”.

Durante los años del PP al frente de la Generalitat, una de las obsesiones institucionales era poner al territorio valenciano “en el mapa”. Dicho mantra, repetido con tozudez enfermiza en múltiples intervenciones públicas, fue interiorizado por Císcar, que se entregó en cuerpo y alma a difundir la obra del IVAM allende los mares. Hanoi, Dakar, Shanghái, Santo Domingo o Basilea. Ella misma se jactó de haber recorrido miles de kilómetros gracias a su puesto en el IVAM.

Bien acompañada

Como apunta García, en estas exóticas travesías a cargo del erario público siempre iba acompañada de “críticos de arte, profesores, artistas y otra gente de difícil justificación que colaboraba en el museo”. Por ejemplo, en un viaje a Argentina se contó con una delegación de 16 personas entre las que se incluían el arquitecto y miembro del consejo rector del museo José María Lozano y el creador José Cosme. Sin embargo, para los gestores culturales, tales expediciones no aumentaban la fama internacional de la entidad, sino que respondían a “decisiones personales y caprichos”. Solo entre 2009 y 2013, ya en plena crisis, el IVAM destinó un millón de euros a sufragar desplazamientos y dietas.

Las facturas infladas y los astronómicos gastos no justificados en las cuentas del IVAM llegaban, en cualquier caso, también hasta sus amigos. La adjudicación de contratos a dedo y sin concurso público a empresas de colaboradores cercanos fue una constante en sus años como emperatriz del IVAM. También su favoritismo por ciertos creadores.

“Císcar no admitía críticas y utilizaba el IVAM como un rodillo para silenciar a sus contrarios y comprar voluntades”, asegura el crítico José Luis Pérez Pont, que añade que se contrataban comisariados de exposiciones “por más de 50.000 euros, cuando los precios usuales van de 3.000 a 9.000”, y que se recurría sistemáticamente a los mismos profesionales afines a la dirección.

Excesivas y autoritarias, con tendencia a la peineta y el cardado, Barberá y Císcar impusieron su ley en sus respectivos negociados y fueron muy criticadas por la opacidad en su trabajo

“Hay artistas sin especial relevancia con los que se organizaban actividades de todo tipo y otros que han tenido vetado el acceso al museo durante 10 años”, explica. Algunos de los profesionales que trabajaron asiduamente con Císcar fueron los críticos de arte Francisco Calvo Serraller y Fernando Castro Flor. CTXT ha intentado sin éxito consultar a ambos sobre su experiencia en el centro.

Entre las exposiciones que quedarán grabadas a fuego para la posteridad se encuentra la dedicada a Tono Sanmartín, el peluquero de las señoronas de la alta sociedad valenciana, o la de los diseños de Ágatha Ruiz de la Prada, esposa de Pedro J. Ramírez, cuya empresa de entonces, Unidad Editorial, supo corresponder a Císcar con recurrentes halagos impresos. Otro de los comisarios habituales de las muestras del IVAM era Rafael Sierra, director de la revista Descubrir el Arte, de Unidad Editorial, firmante de la exposición del XXV aniversario del diario El Mundo y participante en el multitudinario viaje a Argentina, entre otros. 

Muestras inexplicables

Asimismo, el museo acogió una retrospectiva de Ripollés, artista predilecto del PP valenciano y autor de la estatua dedicada a Carlos Fabra en el aeropuerto de Castellón. En este caso, la muestra era patrocinada por el controvertido complejo turístico Marina D’Or. Y como publicó Levante-EMV, también se cedieron gratuitamente las instalaciones del IVAM para exponer las portadas de la revista de moda Telva (Unidad Editorial, de nuevo). “No ha sido la calidad lo más destacado en la última época del IVAM, sino la falta de una idea clara sobre qué es un museo y cuáles deben ser sus líneas. Cuando esto sucede, se va a salto de mata y hoy se hace una exposición de una cosa y mañana de otra. Una colección no es un conjunto de obras, sino que hace falta tener en la cabeza una programación”, explica García Cortés.

Otra de las gestas personales emprendidas por Císcar fue la promoción de la obra dejada por Gerardo Rueda, pintor y escultor al que José María Aznar denominaba sin pudor su “artista favorito” –incluso intentó que Caja Madrid, a través de Miguel Blesa, financiara un museo dedicado a su figura–. Consuelo impulsó el legado de Rueda en los circuitos internacionales, y adquirió parte de su obra para el IVAM: cerca de un centenar de piezas con un valor, según el centro, de 24 millones de euros y cuya tasación también está siendo cuestionada.

Años antes de ser detenido, Ping vendió al IVAM 61 fotografías de artistas orientales que costaron más de 400.000 euros

En el pintoresco legado de Císcar consta además el estrechamiento de lazos fraternales entre Valencia y China. Además de realizar frecuentes viajes a este país en nombre del museo, puso gran empeño en convertirse en clienta de Gao Ping, galerista y presunto líder de una mafia de blanqueo de capitales.  En 2008, años antes de ser detenido, Ping vendió al IVAM 61 fotografías de artistas orientales que integraron la muestra 55 días en Valencia y costaron más de 400.000 euros.

Durante la operación, ahora investigada por una posible tasación fraudulenta, el magnate asiático contó con la asesoría del abogado Alberto Sierra, hermano del comisario habitual de Císcar. Más tarde, Consuelo y Gao trabajarían conjuntamente en otras exposiciones de temáticas variadas. Esta publicación ha intentado ponerse en contacto con la exdirectora para conocer su versión de los hechos, sin recibir respuesta.

La buena estrella de la exdirectora también quedó plasmada en la trayectoria de su hijo. Rablaci –nombre artístico y acrónimo de Rafael Blasco Císcar– ya había exhibido su obra en varios continentes (además de en el IVAM) incluso antes de acabar la carrera de Bellas Artes. Así, con apenas 24 años, tuvo la oportunidad de cautivar al público de Buenos Aires, París, Cascais, Tokio y diversas ciudades chinas. 

Más allá del dinero

Un aspecto muy cuestionado en Císcar era su falta de formación para el puesto que ocupaba. Quizás buscando compensar estas lagunas, la exdirectora, licenciada en Empresariales, siempre ansió el reconocimiento público. “A veces su personal nos pedía como favor que le hiciéramos preguntas, aunque no las fuéramos a utilizar después, simplemente para que ella se quedara contenta por haber recibido atención de los medios”, explica una periodista que prefiere no dar su nombre.

En este sentido, a lo largo de su carrera Císcar alcanzó distinciones tan extravagantes como la de Dama de la Orden Château Béla de Eslovaquia o la de Ministra de Cultura de la Orden de San Juan de Jerusalén. En este último caso, su padrino fue Julio Quaresma, acompañante en los viajes a Argentina, República Dominicana y China y supuesto beneficiado por el sobrecoste en la adquisición de obras.

También obtuvo el Premio Woman Together 2006 por ayudar a “erradicar las injusticias sociales y la pobreza”, entregado en la sede de la ONU en Nueva York junto a Hillary Clinton y Rania de Jordania. Acotar cómo luchaba Císcar contra la pobreza en el mundo queda a la imaginación de los lectores.

Con ella, el pasado enero, también fueron imputados cinco miembros de la cúpula del museo que pertenecieron a su círculo de confianza

Además, recibió el galardón que la revista Descubrir el Arte (recordemos, dirigida por Sierra y editada por Unidad Editorial) entrega a personalidades destacadas en el ámbito de la creación y la gestión cultural. La editorial de la revista recibía 500.000 euros anuales por editar y distribuir la publicación Cuadernos del IVAM. En total, fueron 2,36 millones cuyos objetivos y resultados no figuran en ningún informe.

La vida pasa y ahora el museo lucha por resurgir de sus cenizas. “En los últimos años el IVAM ha vivido una situación muy especial en la que no debemos ahondar nuevamente, sino que hemos de mirar al futuro. Una de las cuestiones fundamentales es que el centro tenga una identidad específica”, subraya el actual director, García Cortés. “Debe ser un museo abierto a todos los sectores, ideas y demandas culturales de los ciudadanos. Para ello, queremos colaborar tanto con grandes instituciones como con proyectos locales y minoritarios”, añade.

Lo que parece evidente es que para Císcar habría sido imposible convertir la institución en su cortijo particular si hubiera actuado sola. Con ella, el pasado enero, también fueron imputados cinco miembros de la cúpula del museo que pertenecieron a su círculo de confianza. Condenada al ostracismo político, sin la protección de su esposo y sus amigos, y abandonada por sus aduladores, la malograda Císcar debe hacer frente ahora a los escombros morales de la que fue su gran obra vital. Qué duro puede resultar ser una mecenas en pleno s. XXI.  

Autor >

Lucía Márquez Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pedro Picapiedra

    Menuda pájara! Menos mal que hay medios como este para contarlo

    Hace 5 años

  2. Lúzbel Guerrero

    Quedan aquí al descubierto, muchos premios y honores fantasma. Un artículo estupendo, muchas gracias.

    Hace 5 años

  3. Jilirio

    Esta gentuza vivía muy por encima de nuestras posibilidades. PPSOECs son una auténtica mafia.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí