1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Testimonio desde la isla de Lesbos

Entre todos podemos parar este ataque a la humanidad

Si uno solo de los firmantes del acuerdo de la UE con Turquía hubiera estado viviendo semanas entre los niños y las familias recién llegadas de la guerra, hoy no habría acuerdo

Joaquín Urías 23/03/2016

<p>Vida en la frontera.</p>

Vida en la frontera.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En los años noventa pasé varios años trabajando con refugiados en la antigua Yugoslavia y viví muy en directo su sufrimiento y la gestión de aquella crisis por las agencias humanitarias y los Gobiernos europeos. Ahora estoy en Lesbos, intentando echar una mano en algo parecido, justo cuando ha entrado en vigor el vergonzoso acuerdo firmado entre la UE y Turquía. En estos años la situación ha cambiado radicalmente. De pronto parece que Europa va perdiendo cada vez más los valores que caracterizaban su ideal: el respeto a los derechos humanos, la lucha contra las desigualdades, la solidaridad entre naciones y personas… y hasta el Estado de Derecho.

Basta comparar cómo se afrontó aquella crisis de refugiados de la ex Yugoslavia en 1993 y 1999, con el tratado firmado estos días. Entonces, hace veinte años, Europa abrió sus puertas sin dudas ni protestas a más refugiados de los que han llegado ahora de Siria. Más de un millón de personas fueron acogidas y ello no supuso un problema en ningún país. Todos lo entendimos como una cuestión de humanidad.

Esta vez, en cambio, las familias de refugiados que llegan en balsas a las costas griegas despiertan una inexplicable ola de miedo entra la población europea y, más aún, entre sus gobernantes. Ya no estamos dispuestos a alojar y proteger a los que llegan buscando refugio, escapando de una guerra cruel. El tratado recién firmado sólo tiene un objetivo claro: devolver los refugiados a Turquía. Sacarlos de Europa.

Como digo, la entrada en vigor del tratado con Turquía me pilló trabajando en un campo de refugiados de Lesbos. Se trata del campo de Moria, donde registran a los refugiados recién llegados a la isla. Aquí se alojaba también, hasta ahora, a la mayoría de ellos; en espera de conseguir billetes de ferry para poder seguir su ruta que, esperan, les lleve hasta Alemania.

Hace veinte años Europa abrió sus puertas sin dudas ni protestas a más refugiados de los que han llegado ahora de Siria. Más de un millón de personas fueron acogidas y ello no supuso un problema en ningún país

El día que entró en vigor el tratado las autoridades griegas decidieron vaciar este campo de refugiados. La idea era meter a las más de dos mil personas acogidas en un barco fletado para la ocasión y llevárselas a unos campamentos montados por el Ejército en el continente, en mitad de un despoblado y lejos de Idomeni, en la frontera con Macedonia. El objetivo era doble: de una parte, vaciar el campo para convertirlo en un centro de detención de los nuevos refugiados que lleguen a partir de ahora; de otra, impedir que los refugiados que ya estaban aquí lleguen a la frontera con Macedonia.

El plan lo organizó el Gobierno griego, coordinado con el de Turquía. Lo puso en práctica nada menos que Acnur. El mismo día en que el tratado entraba en vigor, a media mañana, vi a los trabajadores de Acnur de Moria quitar las grandes pegatinas con su logo de los autobuses que suelen usarse para recoger a los refugiados de las playas. Más tarde los altavoces empezaron a convocar a todos los refugiados en la entrada. Personal de Acnur que se había quitado los chalecos identificativos y con las credenciales escondidas bajo la ropa se encargó de convencerlos de que era una buena oportunidad para ellos. Luego de subirlos a los autobuses, llevarlos al puerto y subirlos al barco alquilado por el Gobierno.

De ese modo, la gran agencia de Naciones Unidas para los refugiados escribía una de las páginas más negras de su historia; en consonancia con los nuevos tiempos. El mandato de Acnur es proteger a los refugiados; actuar exclusivamente para mejorar sus condiciones. Este traslado masivo, sin embargo, obedecía exclusivamente a los intereses de los Estados europeos. Suponía bloquear el camino a los refugiados embarcados y facilitaba que se crearan centros de detención. Una auténtica vergüenza.

En un primer momento Acnur negó su participación. Sin embargo, la argucia de esconder sus siglas duró poco y ante la presión de los trabajadores humanitarios que habíamos presenciado el traslado al día siguiente se vieron obligados a reconocer su participación. También ha intentado lavar su imagen diciendo que no operará dentro de los centros de detención.

En medio de esta Europa deshumanizada lo de Acnur es sólo una anécdota. Pero resulta significativa: el acuerdo lo firmaron los Gobiernos europeos por unanimidad; ningún Gobierno alzó la voz para proteger a los refugiados. Que las agencias humanitarias contribuyan a intentar aplicarlo es sólo la guinda.

Es difícil que el acuerdo se aplique. No sólo está firmado con poca humanidad sino también con poca cabeza. Las leyes griegas y europeas prohíben deportar a quien haya pedido asilo y esté en espera de una respuesta

Pese a todo, visto desde aquí, sobre el terreno, es difícil que este acuerdo se aplique. No sólo está firmado con poca humanidad sino también con poca cabeza. Las leyes griegas y europeas prohíben deportar a quien haya pedido asilo y esté en espera de una respuesta. Cada refugiado que llegue a Lesbos va a pedir asilo. Actualmente Grecia tarda una media de cuatro años en resolver una solicitud de asilo. El tratado prevé traer cuatro mil funcionarios, incluidos jueces y abogados, para agilizar el procedimiento. Muchos de ellos proporcionados por España. Pero no será bastante. Afortunadamente será imposible deportar a nadie en menos de varios meses.

Lo único seguro es que Grecia se está convirtiendo en un enorme campo de refugiados. Los que llegaron antes del acuerdo no pueden seguir su camino y están siendo recluidos en campos militares. Los nuevos que lleguen no podrán ser deportados y dudo de que puedan ser mantenidos en esos centros de detención que están montando.

Más de un tercio de los refugiados que llegan son niños que vienen con su familia. ¿Va la Unión Europea a mantener a centenares o miles de niños detenidos durante meses? ¿sin dejarlos salir y sin llevarlos a la escuela? Dudo de que se atrevan a vulnerar así su derecho a la libertad o a la educación. Y no veo a la policía griega llevándolos cada día a la escuela en furgones enjaulados. 

En fin, hasta la falta de humanidad tiene un límite. Si uno solo de los firmantes del acuerdo hubiera estado aquí, viviendo semanas entre los niños y las familias recién llegadas de la guerra, hoy no habría acuerdo. Sabrían que aplicarlo va a suponer un atentado contra la humanidad tan brutal y tan evidente que ni ellos mismos, tan desalmados, se atreverán a hacerlo.

Ahora nos corresponde a todos seguir vigilando. La opinión pública, como sucedió con la guerra de Irak, va por caminos mucho más humanos que los de nuestros gobernantes. Incluso aunque algunos medios de comunicación y agencias “humanitarias” estén dispuestos a colaborar esta vez con la infamia ahora el mundo ha cambiado. Y en algunas cosas, para mejor. Entre todos podemos parar este ataque a la humanidad. Sólo hay que ponerse a ello.

-------------------

Joaquín Urías es profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla y ha sido letrado del Tribunal Constitucional. También han colaborado en numerosos proyectos de cooperación internacional, especialmente con refugiados y personas en situación de riesgo, en países como Bosnia, Haití o Costa de Marfil entre otros. Desde principios de marzo trabaja como voluntario de la organización sueca Lighthouse Relief en el campo de Moria (Lesbos).

En los años noventa pasé varios años trabajando con refugiados en la antigua Yugoslavia y viví muy en directo su sufrimiento y la gestión de aquella crisis por las agencias humanitarias y los Gobiernos europeos. Ahora estoy en Lesbos, intentando echar una mano en algo parecido, justo cuando ha entrado...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos

    Siento decir que la mitad de la información es falsa. Y del resto no conoce toda la realidad. Acnur actuó hasta las 12 de la noche del día anterior a la entrada en vigor del pacto de la vergüenza. Acnur en ningún momento a reconocido que ayudara a este pacto. En el momento que Acnur se retiraba, retira los logos de los autobuses que había contratado, como es lógico. Y si, hubo algunos trabajadores que se quitaron los identificativos porque pretendían acompañar a los refugiados y asegurarse que dentro de la ilegalidad de este acuerdo y acción de los gobiernos europeos, se respetaran los demás derechos; cosa que no podían hacer en nombre de Acnur, si no que lo hacían por su cuenta y riesgo. Es muy fácil ver las cosas por encima y juzgar a todos y ser demagogo, sin informarse realmente de todas las partes. A parte de una irresponsabilidad. Por estos comentarios seguro que ha habido gente que ha dejado de colaborar, y los únicos perjudicados por esto son los refugiados. Para mi es una irresponsabilidad actuar así, llenarse la boca con tanta palabrería y no verificar ni contrastar todo lo que se dice.

    Hace 5 años 6 meses

  2. Mercedes

    Dále la vuelta: ya que se conoce lo bueno,también habrá que decir lo que es garrafal, como esta actuación tremenda... En cualquier caso, da que pensar....

    Hace 5 años 6 meses

  3. Maninela

    El artículo no tiene desperdicio y espero que se difunda esta información como la pólvora. Bien es cierto que ello no significa que esté de acuerdo totalmente ya que se condena de alguna manera al ACNUR y no lo considero justo. La colaboración de sus miembros en el traslado de los refugiados y cómo fue hecho no tiene disculpa, también es verdad que el jefe del Comité en Grecia explicó después lo que había pasado y cómo lo habían hecho. Puede que el ACNUR tenga fallos, como cualquier otra ONG que trabaja por el mundo y con las personas que más lo necesitan, lo que nos hace cuestionarnos realmente estas siglas (ONG), pero no me cabe duda de que trabajan duro y están con los refugiados y desplazados en muchos lugares y durante mucho tiempo, haciendo un trabajo que no muchos estarían dispuestos. Supongo que está muy bien y es necesario conocer los malos actos pero también tendrían que resaltarse los buenos y valorar el trabajo de las personas que están trabajando al igual que usted por mejorar la situación del mejor modo posible.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí