1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANTONIO DE LA TORRE / ACTOR

"Siempre tuve síndrome de pobre"

Gerardo Tecé Sevilla , 21/03/2016

<p>Antonio de la Torre, durante la entrevista.</p>

Antonio de la Torre, durante la entrevista.

Anita Botwin

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La cita con Antonio de la Torre (Málaga, 1968) es a la hora del desayuno en un bar de Sevilla, en uno de barrio barrio. Bar de barrio barrio significa que el camarero saluda por su nombre a quien entra, que las mesas y sillas han vivido la Expo del 92, reloj de pared con publicidad de Cruzcampo, póster enmarcado de la virgen Macarena y patio interior en el que podrían haberse grabado escenas de la película Grupo 7. Sobre la mesa, una ración de churros, de los mejores de la zona, dice De la Torre. A los churros y los cafés, según cuenta el camarero, ha invitado un cliente de otra mesa que nos ha visto entrar y que es admirador del actor.

50 películas a la espalda, ganador de un Goya, nominado otras siete veces, Antonio de la Torre habla de forma atropellada y apasionada. “Verás tú para transcribir luego esto”, se ríe del entrevistador cada vez que pega un salto desde su última película a los pactos de gobierno, pasando por su infancia en Málaga. Tuitero y lector muy activo, tiene curiosidad y quiere abarcarlo todo, conectar puntos lejanos para entender cosas cercanas: para entender su vida, pero también para entender la vida en general. Seguramente por eso le gustan tanto las frases que contienen mensaje, porque encierran y acotan un poco esa realidad gigantesca que se esfuerza por entender.

Nos ha citado a las 09:05. ¿Ser actor de moda le hace a uno tener una agenda medida al minuto o es que viene de hacer recaos?

Me tengo que organizar la vida para que me dé. En segundo de la Complu me pidieron que le hiciera una entrevista a algún personaje conocido y yo elegí a Juanito, que era un futbolista malagueño que jugó en el Madrid, un mito del madridismo en los 70 y 80, era un tío muy peculiar, que tendría una buena peli. A mí cuando me preguntan qué personaje me gustaría interpretar, siempre digo que Juanito, porque era un coloso con pies de barro y a mí me trató de puta madre. Esto pasará mucho durante la entrevista, que tú me preguntes una cosa y yo me tire dos horas hablando de otra. Lo siento. No haber venido. Entonces, y esto es respondiendo a tu pregunta, a mí me llaman que si de la facultad de no sé qué, que si de la asociación de criadores de la zanahoria condemor de abajo, que me quieren dar el zanahorio de oro, y yo intento atender a todo el mundo por eso, porque yo he sido un estudiante que en su momento pensó: Juanito no me va a mirar a la cara; pero él me atendió.

Vamos, que la agenda de Antonio de la Torre la marca Juanito.

Hostia, ese sería un titular muy fuerte, pero claro, considero que todo el mundo merece ser escuchado. Y habrá gente que lea esto y dirá “qué mentiroso el cabrón, que a mí no me atendió”, pero hay veces que no te da la vida y cuidado con eso, porque te puedes convertir en un esclavo de la humanidad. Y es verdad que como, afortunadamente, tengo mucho curro, me tengo que organizar. Y por otro lado, el recao, 09:05, porque he dejado a la niña a la 09:00 en el cole que está aquí al lado.

Preparando la entrevista me he formado un juicio sobre usted. A ver si acierto. Es una de esas personas que están siempre en construcción y aunque lleva 20 años actuando, ha hecho 50 pelis, el Goya, etcétera, se siente un poco interino en el oficio.

Yo siempre he tenido el síndrome del pobre. Primero porque la generación de mis padres tenía muchos miedos; era la generación del franquismo, mi madre era un ama de casa casi analfabeta, mi padre trabajaba desde los 12 años... Por eso yo soy tan antifranquista, no porque lo viviera, para mí cuando murió Franco sólo supuso que no hubo cole ese día, pero sí vi los estragos que causó. Sobre todo en las mujeres. Y en los padres también. Y en Andalucía. Y había esa cosa del miedo… Mira, la última película que vi con mi niña es Zootrópolis, que es una peli de dibujos animados y habla del totalitarismo, de cómo el poder usa el miedo contra la gente para mantenerse en el poder. Hay dos cosas de esa peli que me gustaron. La denuncia sobre cómo se usa el miedo desde el poder y la conclusión de que, si quieres, puedes. Y tiene un poco que ver con esto que me preguntabas de la interinidad. Hay una anécdota buenísima. Manuel Martín Cuenca, director de Caníbal, que es de mi generación y que me identifica plenamente, decía que le contaba a su madre, que murió hace poco: “Mamá, he hecho de ayudante de dirección de tal, he hecho tal casting, he hecho tal corto”. Y cuando le terminaba de contar todas las cosas que había hecho, la madre le decía “vale, hijo, pero ¿cuándo te hacen fijo en lo del cine?”. Yo he vivido siempre en eso de “pero tú ten un trabajo”. Y de alguna manera se te va quedando. Hubo mucha gente que, con buena intención, te decía “hombre, Antonio, que está la cosa muy mala…”. Y es verdad que lo he pasado muy mal. Yo, realmente, vivir de ser actor, casi a los 40 años. Solo dejé Canal Sur en 2007. De hecho aún sigo en excedencia. 

Salió de Málaga para irse a Madrid a ser periodista…

Sí. Recuerdo cuando en el instituto dije “oye, que me voy a Madrid a estudiar periodismo”, en el año 86. Aquello para la peña era brutal. Recuerdo que llegar a Madrid fue como llegar a Nueva York. ¡Qué cateto soy! Llegué y recuerdo que había una huelga de metro y me dejaron allí en Legazpi y entré a un bar y dije “¿me da un sombra?” Porque en Málaga los cafés son sombra, nube, mitad… Y me dice el camarero “chavalote, ¿tú de dónde eres?”. Yo llegué en camión, porque mi padre había currado en una empresa de transportes. Mis primeros viajes a Madrid fueron en cabinas de camiones porque si no tenía que pagarme el billete del autobús.

Han pasado 30 años de aquello, ya no es periodista, ahora es actor con actitud como de recién llegado. Eso hace que uno parezca más joven. Hasta corre maratones.

Corrí el primer maratón de mi vida el pasado febrero. Cuatro horas y un minuto. Cuando entré en el Parque de María Luisa, que era el kilómetro 35, recuerdo pensar “hostia, me estoy mareando”, empecé a comer plátanos como si fuera un mono y aquello empezó a convertirse en el boulevard de Walking Dead. Un refrán que me encanta es: “Quien quiere algo siempre encuentra una fórmula, quien no lo quiere siempre encuentra una excusa”. Yo creo mucho en la cabeza. Mi palabra favorita es “voluntad”. Cuando iba a la altura del Parque María Luisa recuerdo pensar “oye, yo me paro”, pero me había dicho mi mujer que iba a estar con mi hija en la Alameda. Mi obsesión era no caerme y que no me viera nadie. Porque además alguno me reconocía y me gritaba “Venga Antoniooo”. Me sentía tan agotado y tan hecho polvo que no quería que me vieran. Pasé por San Bernardo, la avenida de la Constitución, por la calle Tetuán, aquello era un peregrinaje, pero pensé “mi hija no me puede ver parado, venga, tienes que llegar”. Y cuando llegué a la Alameda levanté la cabeza, me puse así recto, y ni rastro de mi hija. Ya llego a la calle Calatrava, me iba a parar y aparece mi amigo Kiki Carvajal gritándome “Qué cabrón, Antonio, qué cabrón, vas a hacerlo, tío, y en menos de cuatro horas, qué cabrón, ¿corro contigo?”. Y yo por un lado quería, pero por otro pensé que debía hacerlo solo. Y pensé, joder, si ya estoy aquí cerca, estoy en el Puente de la Barqueta. Y no puedes, no puedes, pero puedes. A mí esa ecuación de “no puedes, no puedes, pero puedes”, me fascina. 

Esa ecuación sirve para muchas cosas…

A mí me pasa actuando también. Hay una cosa, que creo que sólo me representa a mí mismo, y es que pienso que no se puede actuar sin ideología. Y no me refiero a ser de izquierdas o de derechas. Ideología es tener valores y aplicarlos al personaje. Y pensar que todo el mundo tiene una razón para hacer algo. A mí me dicen, por ejemplo, “haces de malo”. Y yo digo: “Espera, perdona, ¿te cuento las circunstancias de mi personaje?”. Yo, por ejemplo, a mi personaje en Balada triste de trompeta lo entendía. Mi ideario como actor y como ser humano es ver al otro como un yo. 

¿Fuera de su profesión cómo lo aplica?

Hay que intentar despolarizar los debates. Yo soy fan de Juan Torres desde que leí su libro Los amos del mundo: las armas del terrorismo financiero. Es un libro de puta madre. Lo recomiendo siempre, lo he puesto en twitter y te ruego que lo incluyas en la entrevista. Pues Juan Torres me invitó a un acto, junto a Alberto San Juan, de presentación del libro de una trabajadora social hablando de las maldades del TTIP. Era una época en que lo veía en twitter hablando con Daniel Lacalle, habían hecho un acto los dos juntos. Y yo le pregunté “pero, tío, ¿tú con Daniel Lacalle?”. Y resulta que, como a él le daban mucha caña en twitter y al otro también, pues entonces empezaron a defenderse. Y me encantó eso. De hecho Daniel Lacalle me cae mejor desde entonces, y mira que pone cada cosa… Yo defiendo en ese sentido la bonanza de Juan Torres. Me gustó que los dos se aliaran en una dinámica anti agresividad, aunque pensaran de manera distinta. Y Juan Torres hablaba de Daniel Lacalle con cierto cariño. Y entonces noté que entre ellos había surgido cierta amistad. Y me pareció maravilloso. La dinámica de la polarización y la agresividad tiene peligro. Y no ayuda. Se necesita un cambio de mentalidad. Todo esto que está pasando con la corrupción tiene que pasar por un cambio de mentalidad. La historia nos ha enseñado que ninguna revolución violenta se ha logrado asentar de una manera permanente. La única revolución permanente es la de los valores. Hay que revisar las cosas. Que ser cobarde no merezca la pena, como dice la canción de Sabina.

Algo de eso hubo en el 15M.

Totalmente, porque sacó a la gente del letargo. Porque de alguna manera fue un decir que nos merecemos algo mejor. El miedo nos hace vivir por debajo de nuestras posibilidades. A mí me deprime un poco la idea de las dos Españas. En ese sentido me parece inteligente la estrategia de Podemos, que recogió de Julio Anguita, los de arriba y los de abajo. Yo leí el libro de Pablo Iglesias Disputar la democracia. Lo que creo que es interesante es cambiar las dialécticas. Yo lo intenté explicar en una entrevista que me hicieron en La Sexta Noche, que era así como muy mainstream y lo dije allí, mi enemigo no es la riqueza, mi enemigo es que haya pobres. En aquel debate en el que Rivera le ganó a Iglesias, cuando Rivera dijo aquello de “hay que generar riqueza”, apagué la tele. Ya hay riqueza.

¿Cómo ve Podemos?

Hay miedo a Podemos, hay miedo al cambio. Los medios de comunicación de una forma casi paranoica lo asocian que si a Venezuela, que si a… También tengo que reconocer que, aunque simpatice con el movimiento, ha cometido ciertas torpezas dialécticas y posicionales. Mira, yo Venezuela no la conozco. Cuba sí, he estado dos veces. El sistema ha conseguido cosas que están bien, pero por otro lado es un desastre. Claro, la realidad es compleja, son un desastre también por el bloqueo, pero yo pienso que es un régimen totalitario. Cuando escucho hablar a Maduro, no siento que ese señor sea un demócrata. Vi un vídeo de Lilian Tintori cuando ganaron las elecciones y me provocó ternura. No puedo negar mis sentimientos. Me dio ternura Rajoy cuando le pegaron. Y cuando le hicieron la broma de Puigdemont me dio una ternura… Se comportó como un caballero. Y me dije: “Qué me está pasando”. Pues que la realidad es compleja y ni somos tan malos ni somos tan buenos.

He grabado el spot de Unidad Popular, siempre he votado a Izquierda Unida, me defino como un hombre de izquierdas, pero ante todo me preocupa mi país y aunque mi situación económica me permite codearme con gente con una posición económica muy buena, me parece indigno que haya quien pase hambre, que haya gente que sea desahuciada; y además he podido llegar a donde he llegado por la educación pública.

¿Tendremos algún día Gobierno?

A lo mejor estoy confundiendo mis deseos con la realidad, pero hay 11 millones de votos ahí, entre los cuales está el mío, que son la fuerza del cambio. Esa suma entre PSOE, Podemos, Unidad Popular es mi apuesta de Gobierno. Creo que deben sumar fuerzas. Y creo que el nacionalismo, que me parece desde el punto de vista del siglo XXI absurdo, debe ser escuchado, tú no puedes negar la realidad. Yo le echaría un par de huevos: un Gobierno con esos once millones de votos.

Hablando de nacionalismo, ese Gobierno que le gustaría en parte depende del referéndum en Cataluña.

El PSOE no quiere porque está secuestrado. Está secuestrado por esas fuerzas centrípetas de los barones. Yo soy partidario del referéndum en Cataluña. Y cuanto antes mejor. Cuanto antes se haga, antes saldría un ‘no’. A mí, en pleno siglo XXI, el nacionalismo me parece cateto, lo digo así de llanamente, teniendo ahí al lado el drama de la gente siria… Pero por otro lado entiendo todo, entiendo lo de la cultura, què vols que et digui, a mi m'agrada parlar català. Me encanta Barcelona, me siento allí como en casa, entiendo su cultura, pero tío, en pleno siglo XXI, hagamos unos Estados Unidos de la humanidad de una puta vez. Por eso me toca tanto los huevos lo de la CUP, qué hace la CUP con Mas. ¿Qué hacéis ahí, cojones? Yo se lo digo a mis amigos más nacionalistas, más independentistas catalanes. ¿Qué hacéis ahí? Estáis con los corruptos. Yo, Antonio de la Torre Martín, suscribo aquel artículo de mi amigo Alberto San Juan: antes de izquierdas que español. Como dijo Hannah Arendt, mi patria son mis amigos. Mi patria es cualquier ser humano que mire a los ojos.

Me estoy acordando del vídeo de los aficionados del PSV…

Qué asco. Pero cuidado: eso y las deportaciones a Turquía es lo mismo. Uno lo hacen gañanes con cerveza y lo otro unos señores con corbata, pero es lo mismo. Es la misma medicina. Un cambio de modelo, insisto, pasa por empezar a ver al otro como un yo. 

He leído una frase que usa a menudo y me llamó la atención: “el éxito me parece grosero”.

Tiene que ver con la mentalidad de la culpa. Este país adolece, en el sentido del dolor, de exceso de culpa. Tiene que ver con esa podredumbre moral de no considerarnos parte de un todo. Yo tengo dos hermanos muy sabios. Cada uno a su manera. Mi primer chat en prensa fue cuando Azul oscuro casi negro. A mí entonces sólo me conocían en mi casa a la hora de comer. Entonces me invitaron a hacer una entrevista digital y pensé, no va a escribir nadie, así que mandé un correo masivo a mi familia y amigos pidiéndoles que me mandaran preguntas. Yo era cateto a babor. Y me llevé el diploma de nominado y todo a la entrevista. Cuando te nominan para los Goya te dan un diploma de nominado. Bueno, pues en ese chat me preguntó mi hermano Javier: “¿Tú tienes ese carácter porque eres actor o eres actor porque tienes ese carácter?”. Y le respondí: “No tengo ni idea”.

Y luego el diploma no le hizo falta porque le dieron el Goya.

Yo pensaba, hostia, no me lo van a dar, porque hay tres actores de verdad, Juan Diego Botto, Juan Echanove y Leonardo Sbaraglia. Yo me planté allí con toda la familia, en plan Farruquito, porque pensé “a saber cuándo vuelvo yo aquí”.

Bueno, tan convencido no iría, porque llevaba un papelito preparado… 

Hombre, una opción había. Técnicamente, un 25% de opciones había.

¿Qué le parece la Ley Sinde?

Aprecio a Ángeles González Sinde. Y obviamente soy partidario del acceso a la cultura universal. Tú me nombras ministro de Cultura y yo tendría ocurrencias. Suprimir el doblaje por decreto. Otra ocurrencia que tendría sería facilitar el acceso a la cultura a quien tenga un bajo nivel de ingresos. Pero el todo gratis no puede ser. Hay un diógenes digital… Hay quien tiene 3.000 películas descargadas y ni las ve. En ese sentido, lo siento, pero soy un poco Sinde. 

Dice que cree mucho en las personas. Es una frase que lleva tatuada en su discurso. ¿Qué le parecen, como persona, los principales líderes del país? Empezando por Rajoy. 

Rajoy me parece un señor que probablemente se cree lo que dice, que es lo más preocupante. Él probablemente piense que lo que está haciendo es lo mejor para el país. Un señor conservador que se está creyendo su propia historia. Probablemente sea buena persona, pero le falta altura moral para darse cuenta de que está metido en un pozo. Ese sé fuerte Luis. Yo entiendo las lealtades, y es verdad que uno piensa eso de “si mi mejor amigo hiciera algo terrible, yo cómo lo afrontaría”. No me da la sensación de que sea alguien que ha estado ahí beneficiándose o enriqueciéndose. Es un señor de posición acomodada. Yo no diría que es un mangante, Rajoy, pero sí que claramente su tiempo ha pasado.  

Pedro Sánchez.

Con todo me está sorprendiendo un poco para bien, pero, desde el más absoluto respeto, creo que le falta altura intelectual, moral y política para liderar un partido tan grande como el PSOE. Abiertamente creo que Eduardo Madina es el mejor candidato que podría tener el PSOE. Yo cada vez que veo a Pedro Sánchez pienso en Eduardo Madina.

Pablo Iglesias.

Cuando lo conocí me pareció un chaval, totalmente alejado de esa imagen mesiánica o radical que quieran dar. Entiendo también que cuando estuve en La Tuerka y me entrevistó me miraba un poco como uno de los suyos. No sentí que fuera alguien que está metido en esto para quedarse. Evidentemente es una impresión, no puedo hablar de él como si lo conociera. Hay una frase de mi hermano Javi, que es: “Uno es lo que es y lo que los demás quieren que seas”. No somos tan dueños de nuestro destino.

Alberto Garzón.

Alberto Garzón es tan bueno… Me parece una buena persona.

Albert Rivera.

Albert Rivera es un tío que sale ahí y se coloca (hace un gesto colocándose una corbata y ajustándose el traje). No pienso que sea un mal tío. No me parece demasiado oscura su mirada. Bueno, ni tan siquiera me parece oscura, voy más allá. Pero se coloca bien la corbata y da un discurso líquido. No hay discurso más líquido que el de Albert Rivera. La verdad es que cuando Pablo Iglesias dice que Albert Rivera es de lo que haga falta, acierta. También ese ser de lo que haga falta lo vemos en Podemos, porque esa transversalidad es difícil de encajar, pero hay algo de Albert Rivera que no me acaba de gustar. Veo una estética y nada más. Ciudadanos es un Podemos del poder.

Como periodista empezó trabajando en Málaga en El Independiente, un periódico que desapareció, y ahora tengo entendido que lee cada mañana El País. Eso podría ser un resumen de lo que ha pasado con la prensa, ¿no?

Los periódicos son empresas. Es que es tan complicada esa fórmula entre la financiación y la libertad… Hay que luchar por buscar la información, por no adocenarse. Siempre hay que estar vigilante. Los periodistas tienen que ser como los médicos, debería haber una especie de juramento hipocrático. Conquistar la libertad tiene que ser una lucha vital. Por eso pienso que no podemos esperar a que nos traigan la democracia, hay que salir a buscarla. Estaba pensando en CTXT. Yo doné para CTXT. CTXT ha surgido y es maravilloso. Y no lo ha montado ningún gobierno, ningún poder. Pero si mañana llega Amancio Ortega y dice “quiero fundar un periódico” es legítimo también. ¿Dónde está ese equilibrio? Pues leyes que limiten la concentración, leyes que eviten que haya régimen de monopolio, etcétera. Se trata de fomentar la competitividad. El otro día tuiteé una cosa de un experto que decía “el clientelismo y la corrupción matan la competitividad”. Por eso creo en un equilibrio entre lo público y lo privado. Yo soy muy defensor de lo público, pero ojo, me lo he currado tela. Te voy a soltar un titular superchungo: soy un poco Donald Trump. Es decir, sí creo que sería un peligro eso de que papá Estado te salve las castañas.

¿Cómo trata España a su cultura? ¿La cuidamos?

No. Cómo te voy a decir que cuidamos nuestra cultura si tenemos el 21% de IVA. En Francia sí pasa, en Francia la cultura es política de Estado.

No me refiero sólo al Gobierno, me refiero a la calle.

A nivel calle sí. Ahora mismo nos acaba de invitar un señor mayor, que estaba ahí sentado con otros seis señores, todos jubilados, y le he dicho gracias. Y me ha dicho, “no, gracias a ti”. Y he sentido que amaba la cultura. Me parece que iban por ahí los tiros.

¿Quienes integran su gran coalición, su unidad popular a nivel humano?

Mis hermanos, Alberto San Juan… Yo creo mucho en la amistad, la lealtad, tengo una cosa ahí conservadora… No te puedo decir nombres porque quisiera tener un millón de amigos, como Roberto Carlos. Tengo en el mundillo fama de eso. Cuando me invitan a un evento tengo fama de “a ver este tío cuántas invitaciones va a pedir”. Rollo Farruquito. Mira, me dieron el premio del Festival de Cine de Málaga, me convertí en el primer malagueño al que se lo daban. Suele haber luego una cena con 10, 15 personas. Pero yo llegué a un acuerdo con el festival para esto, porque no me parecía bien que ellos pagaran, y acabé montando un picnic con 70 personas. Me hice una boda...

¿Siendo padre de una niña pequeña, a la hora de mojarse tanto públicamente, hay más de encabronamiento por la situación general o es esa responsabilidad de buscar un futuro para los que vienen?

Si te digo la verdad no estoy demasiado preocupado por el futuro de Martina. Supongo que porque a mí me va más o menos bien. No creo que mi hija me haya cambiado el pensamiento político o que al haber nacido ella yo esté más preocupado por esto. Es sólo que no podemos permitir que haya tanta gente pasándolo mal.

 

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jotha

    Muy buena entrevista

    Hace 5 años

  2. Fernando

    Deliciosa entrevista. Por discutir algo Antonio, creo que el Estado ya saca las castañas del fuego a algunos. Para mí la cuestión es quién.

    Hace 5 años

  3. Jesús

    Antonio de la Torre es un crack porque dice lo que piensa abiertamente. Nosotros lo entrevistamos hace un par de años en el Rompeolas y era tal cual se describe aqjo en la introducción!

    Hace 5 años 1 mes

  4. Juan

    Jose Antonio, no seas cerrado de mente, que aunque los actores hablen en otro idioma, puedes leer los subtítulos en español. El cambio no se debe hacer pensando en tí, se debe hacer pensando en el futuro de los jóvenes y en una españa mejor. Escuchar inglés en toda película o serie, incluso a la hora de comer viendo los simpsons, ayuda muchísimo al crecimiento y aprendizaje de los niños. Si tu no eres capaz de adaptarte a los tiempos, igual no valoras lo suficiente el objeto cultural que estás viendo.

    Hace 5 años 1 mes

  5. Luís

    Tercera pregunta y empieza a hablar de Franco sin venir a cuento. El resto de la entrevista son las típicas obviedades progres de cualquier actor español. Creo que en CTXT tienen una entrevista estandar de progresía y lo único que cambian es el títular y el nombre del entrevistado. El contenido, es lo mismo siempre. Que si un poquito de Podemos, que si un poquito de que malo es el PP que hay que ver que no atiende al pueblo, que si la Psoe antes molaba...., Luego se la mandan por mail al entrevistado y este dice que "O.k, está bien, da la impresión de que soy muy progre, adelante".

    Hace 5 años 1 mes

  6. El pato Donald

    Entonces que un economista de ultraderecha y uno socialista se hagan coleguitas de twitter es algo bello, un ejemplo, el fin de las 2 Españas. Te cae hasta bien Lacalle. Tenemos que ser como Lacalle y Torres!!! Que las CUP decidan formar un gobierno independentista en Catalunya con la derechona catalana defendiendo una hoja de ruta hacia la independéncia es malísimo. Como se van a poner de acuerdo!! si son de derechas!!! que Podemos sea transversal y busque el voto de los sacudidos por la crisis sean de izquierdas o de derechas es también malo. Macho, no te entiendo. Igual lo de El País cada mañana.

    Hace 5 años 1 mes

  7. Jose Antonio

    No entiendo como voy a ver una película sin doblar a mis 55 años y a todos los que no saben idiomas. Otra cosa es que a partir de ahora se las pongan a los niños que ya tienen acceso a los idiomas y REPITO hoy día el que quiera puede verlas en V.O. asi que dejen a los demás vivir. Usted sabe lo que yo sé?

    Hace 5 años 1 mes

  8. Iñaki

    Fíjate que tengo ganas de ver alguien de izquierdas en ese Estado español hable de la CUP y de Cataluña con menos condescendencia y menos superioridad moral como si los anhelos y los deseos de los catalanes fueran algo impropio, frases como "quiero que se haga un referéndum para que salga que no" son vomitivas. Poco habéis aprendido desde el centralismo democrático. Ya lo dijo Pla, lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas.

    Hace 5 años 1 mes

  9. V.O.

    Jose Antonio, ver una película doblada es como mirar un cuadro con lentes de filtros de colores. Se pierden los matices de la interpretación de los actores, haga caso a Antonio de la Torre, que seguro sabe más que usted del séptimo arte. En cuanto a lo de ayudar a ser políglota, no tiene que darse más que una vuelta por Portugal para darse cuenta de que sí, ayuda y mucho. Genial entrevista. Enhorabuena Sr. Tecé.

    Hace 5 años 1 mes

  10. Jose Antonio

    Suprimir el doblaje por decreto. No entiendo, nos va ha ayudar a ser políglotas ó algo asi. Siempre igual, que mal tiene el doblaje si se hace bien y el que quiera ver en V.O. lo puede hacer hoy dia. Es cansino

    Hace 5 años 1 mes

  11. Jaio

    Un periodismo independiente de verdad, es el que te permite leer entrevistas como esta. Creo que merece la pena colaborar para poder huir del pensaminto único y bicotearlo. ¡Gracias!

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí