1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Farruquito conquista Nueva York con virtuosismo, pasión y raza

“¿Qué es la pureza? ¿Lo antiguo? No, la verdad, lo que se hace con el corazón y con conocimiento”, afirma el bailaor, que presenta en el Flamenco Festival su espectáculo ‘Improvisao’ con un recuerdo emocionado a su abuelo Farruco

Álvaro Guzmán Bastida 19/03/2016

<p>Farruquito.</p>

Farruquito.

Luiz C. Ribeiro / NY Flamenco Festival 2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con la barbilla alta y sus ojos negros clavados en el infinito, ante un público entregado que le había ovacionado durante casi ocho minutos, Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, se acordó de su difunto abuelo, El Farruco. Nadie entendió del todo sus palabras en un esforzado y florido inglés. Lo que quiso decir fue lo siguiente: “Mi abuelo siempre me decía: ‘Tú vuela; trata de volar, pero no te muevas”.

Farruquito venía de deleitar a las 3.000 personas que abarrotaban el auditorio New York City Center, con un despliegue de virtuosismo, pasión, raza y –sí–  delicadeza. Presentaba el espectáculo Improvisao, una función de hora y media que va a llevar de gira por medio mundo. Arropado por la bailaora Gema Moneo, tan diminuta como imperial, y siete músicos de bandera, Farruquito logra en Improvisao lo que afirma --de ahí la referencia al Farruco-- nunca hubiera podido hacer sin la educación que recibió de su abuelo desde niño: un espectáculo que reivindica las raíces del flamenco a través de la improvisación, con una mínima estructura previa y dejándolo casi todo a la química entre los músicos.

“Si sé improvisar es gracias a él”, cuenta a CTXT al día siguiente de su actuación. “Porque si él me hubiese formado de otra manera, a lo mejor yo tendría habilidad, pero no tendría el recurso de poder improvisar una actuación entera: eso seguro que no”. De ahí, señala, la frase de su abuelo sobre volar con los pies en el suelo. “Eso para mí quiere decir que tú puedes evolucionar, y puedes creerte un pájaro, pero si un pájaro nunca se posa en sus raíces, se pierde en el aire.”

Para ser un espectáculo que arriesga en su formato --“los palos son los mismos, pero cada noche sale algo diferente”, recalca el bailaor-- Improvisao tiene mucho de reivindicación de la pureza del flamenco. El jueves pasado, tras una deliciosa introducción de los guitarristas y las cantaoras, Farruquito irrumpió en escena como una gacela, flanqueado por Gema Moneo, para abrir la función con unas sentidas seguiriyas. (Farruquito encarna en el escenario una fauna de personajes: es león, tigre, hiena, gacela, serpiente, gato ardilla, caballo o toro, según lo que él llama el acento del compás, que a menudo marca él pero a veces deja que lleven sus músicos).

Ataviado con un impecable traje azul oscuro y un chaleco rojo sangre, el bailaor sevillano se deslizó por el escenario nada más saltar a él como una ardilla por las ramas de un roble, logrando complicadas proezas con aparente facilidad. En ningún momento se apreció un cambio de peso forzado, o un arqueado de piernas antinatural. No dejó entrever un ápice de dificultad en movimientos sumamente complicados, y ejecutó los más sencillos con la elegancia de un caballo árabe.

En su característico crescendo, Farruquito fue desplazando del centro --dramático y físico-- de la escena a los músicos que le acompañan en cada número, que termina, como en el caso de las seguiriyas con las que abrió la función del jueves, con remates inverosímiles. El público recibió cada uno de esos remates con regodeo, como quienes celebran un punto con Rafa Nadal, puño al aire. No faltaron los óles que, según Farruquito contaba al día siguiente de su debut en el festival, le emocionaron más que a nadie: “Olé ustedes, que lo estáis disfrutando”, confiesa que masculló. Nueva York tiene un significado especial para el Hijo Pródigo Farruquito.

Cuando tenía cinco años, sus padres, el cantaor Juan Fernández Flores, El Moreno, y la bailaora Rosario Montoya Manzano, La Farruca, viajaron a Nueva York para participar en el espectáculo Flamenco Puro, en el teatro Mark Hellinger, de Broadway. El Moreno y La Farruca no tenían con quién dejar a su hijo Juan en España, así que se lo llevaron a hacer las Américas. Corría 1986 y en aquel espectáculo actuaban también el abuelo de Juan, El Farruco,  además de Manuela Carrasco, y los cantaores Juan José Amador, Diego Camacho y Adela Chaqueta. “Ese cartel ya no existe”, cuenta tres décadas después Farruquito, que no se perdió ninguna de las actuaciones, y saltó al escenario en varios fines de fiesta. “Lo que más me impresionó, más que el talento enorme que tenían, fue ver cómo eran en el camerino, cómo se respetaban, cómo se admiraban, cómo querían bailar y tocar uno mejor que el otro, claro que sí, pero con un respeto y una cosa tan sana y tan bonita. Yo vi esa filosofía, ese flamenco puro, y me enamoré”.

El joven Juan Manuel dejó de ser Juan y empezó a ser Farruquito al regreso de aquel viaje.

“Me fui adonde mi abuelo Farruco y le dije, ‘papa’, yo quiero ser bailaor flamenco. “¿Cómo? Tú estás loco”, recuerda que le dijo su abuelo. “Esto no es solo salir al fin de fiesta a pasárselo bien: tienes que ensayar todos los días, tienes que aprender de cante, de guitarra, tienes que ver todos los vídeos que puedas, tienes que ir a todos los espectáculos que puedas, tienes que estar metido en el ambiente, tienes que hacer todo lo que yo te diga, pero no me imites nunca, para que bailes con toda la personalidad, tienes que aprender de todos, pero nunca hacer el movimiento que nadie hace… Ten cuidado que esto es más difícil de lo que tú te piensas. ¿Tú quieres ser bailaor flamenco? Yo estaba enamorado. Yo me enamoré. Le dije que sí, y nos pusimos a trabajar. Y aquí estoy, aprendiendo todavía”.

Farruquito

Farruquito

Farruquito, que a los 10 años bailó en un videoclip de homenaje a Camarón y a los 13 apareció como joven figura en la película Flamenco, de Carlos Saura, está acostumbrado a la etiqueta de ‘niño prodigio’, que rechaza de pleno: “Existe el mito de que el flamenco se aprende así y ya está. Es mucho más difícil de lo que la gente piensa”, apunta. “Yo no digo que el talento no venga en los genes, porque yo tengo un niño que tiene tres años y no sabe contar, pero baila por bulerías al compás, por seguiriyas, y por soleás y por tangos, y por alegrías, y distingue los palos igual que yo de bien”, cuenta. Pero, añade, eso es solo una base sobre la que luego desarrollar el estilo, a base de trabajo. “Eso no quiere decir que luego no se junte con un guitarrista y con un cantaor y le canten, y se equivoque y vuelva yo a explicarle las cosas, como hacían mi padre y mi abuelo conmigo… Es otra formación, pero es una formación, Dios mío, es la formación de la vida”.

La del pasado jueves fue la primera de las dos actuaciones del NY Flamenco Festival 2016, que sirvieron de apertura para un encuentro que traerá a la gran manzana a la Compañía Rocío Molina, el Ballet Flamenco de Andalucía y Vicente Amigo, entre otros.

El jueves, tras sus estremecedoras seguiriyas, Farruquito cedió la escena a Román Vicenti y José Gálvez, que interpretaron un exquisito solo de guitarras. Los guitarristas, que hasta entonces habían tenido un papel secundario, se lucieron en una actuación llena de poesía, en la que parecieron dos amigos en la barra de un bar, oscilando entre lamento y la risa, entre el llanto y la carcajada. Sus rasgueos sobrevolaron el resto de una actuación meteórica, con otro turbador solo de Vicenti poco antes del cierre, dotándola de la pausa trascendental que, quizá, le faltó en algunos otros momentos. 

El idilio de Farruquito con Nueva York no terminó con aquel debut ‘en pañales’ en Broadway a mediados de los 80. En 2001, cuando regresó a la ciudad, The New York Times lo celebró como el mejor artista que había pisado la Gran Manzana en todo el año. Dos años después, coincidiendo con otra visita, la revista People le eligió “una de las 50 personas más bellas del mundo”. Desde entonces, en parte por problemas de visado, no había podido volver a pisar un escenario en Nueva York. Hacerlo con un espectáculo como Improvisao tiene un valor especial para él.

En ciertos momentos, el espectador tiene la sensación de estar presenciando un salto sin red, con mucho más riesgo que el de una actuación más estructurada. Farruquito es consciente de ello: “Es un arma de doble filo, cuidado: es una responsabilidad muy grande, porque ¿a ver qué sale cada día”. Pero lo reivindica como una vuelta a sus raíces, a un flamenco sin complejos, más allá de los dictados del mercado y las fusiones. “Yo dejo que el flamenco haga conmigo lo que quiera, no pretendo hacer yo con el flamenco lo que a mí me dé la gana. No entiendo que tú vayas a ver un espectáculo y cuando hay un remate y cuando a ti te toca el corazón, tú digas: ‘¡Qué bonito el concepto!’ No. Si cuando hay un remate tú no te levantas y dices olé, algo está fallando”, señala. Por eso, dice, reclama la vuelta a la pureza: “¿Qué es la pureza? ¿Lo antiguo? No, la verdad. La pureza es la verdad, lo que se hace con el corazón y con conocimiento”.

Hay una suerte de milagro en Improvisao, un hilo invisible que impide que el espectáculo se pierda en la total anarquía con la que coquetea, sin más formato que un guion básico de quién toca cuándo, para facilitar la labor de iluminación. Para Farruquito, ese hilo invisible es algo tan sencillo como el compás. “Este espectáculo se prepara con la formación de toda una vida: el cantaor sabe de baile y el guitarrista de cante. La formación flamenca existe, y es lo que compartimos. Por eso todos seguimos al compás, que es el más viejo de todos, y al que hay que respetar”.

“Con este espectáculo lo que busco es decir: ‘Bueno Juan, siendo muy joven, has tenido la suerte de bailar en muchos países y compartir cartel con los mejores, siempre, siendo un niño y sin tener ni idea. Pero claro, llega un momento en el que digo, espérate un momento: ¿Y si me atrevo a hacer algo, con lo que he aprendido, sin estructura, sin saber lo que voy a hacer? Voy a oír el cante, voy a escuchar la guitarra, y voy a bailar”.

Y vaya si baila. El jueves, después del místico solo de guitarra, Farruquito tomó el escenario en su encarnación más felina: transmutada la piel por un chaleco dorado, una corbata del mismo color, y disimulados los rizos por un moño en el que ataba su coleta, fue dando pasos largos pero tímidos, dejándose querer por el cante perturbador de unas Fabiola Pérez y Mari Vizarraga que parecían disputárselo como a una pieza de caza. Agarró una silla y, tras acariciar al guitarrista, se sentó, como deleitándose en el goce de verse seducido. Allí dejó que se le acercaran, primero Pérez, con un cante que desgarra el alma, y después Vizarraga, que parece querer acariciarlo con su voz. De pronto, como despertando de un hechizo, Farruquito despegó de la silla como un resorte para comerse el escenario a golpe de zapateo, con una actuación por alegrías que puso en pie a más de uno.

Fue el plato fuerte de la noche, un despliegue de todas las facultades de Farruquito, desde su sentido del drama a la pasión de su juego de pies, pasando por sus delicados cruces de piernas y el ligero arqueo de los dedos, que sirven de lazo que envuelve sus pasos. Fue el momento más flamenco de una actuación eminentemente flamenca. Así lo sintió Farruquito: “Yo sigo siendo flamenco y me voy a morir siendo flamenco. Para mí, evolucionar no es irme a otros lugares, sino compartir, vivir en otros lugares, pero saber volver”. Improvisao, es en el fondo, eso: la vuelta de alguien que no terminó de irse nunca; del hijo de La Farruca y  el nieto de El Farruco, que vuelve, para confirmarse, a la ciudad que le bautizó como flamenco.

Con la barbilla alta y sus ojos negros clavados en el infinito, ante un público entregado que le había ovacionado durante casi ocho minutos, Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, se acordó de su difunto abuelo, El Farruco. Nadie entendió del todo sus palabras en un esforzado y florido inglés. Lo que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí