1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GENTES DE MAL VIVIR

Amy Winehouse: las lágrimas se secan solas

Algunos éxitos exigen acercarse al precipicio de las propias posibilidades. Allá donde también alienta el abismo

Miguel Ángel Ortega Lucas 17/03/2016

<p>Fotografía promocional del documental <em>Amy</em> (2015).</p>

Fotografía promocional del documental Amy (2015).

FILM4

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Fortuna nos guarde del verdadero fracaso, así como de lo que muchos entienden por éxito.

Hay éxitos y éxitos (y éxitos). En lo que se refiere al éxito monstruoso que la maquinaria del entretenimiento masivo necesita para alimentar a la bestia, sale a veces como número ganador en la tómbola alguien que conjuga de manera milagrosa el tirón comercial con un talento aún más demoledor; ése que seguirá “helado en varios tomos” [Miguel Hernández] mucho después de haberse ido. Una moneda de dos preciosas caras con la que multiplicar el botín una y otra vez, una y otra vez en la tragaperras (y la monedita no se resentirá, ¿verdad, chica del millón de dólares?...).

“El éxito es tener la libertad de trabajar con quien quiera trabajar, ser capaz de mandar todo al carajo, ir al estudio cuando quiera ir al estudio”, respondía Amy Winehouse (Londres, 1983-2011) a un espabilado entrevistador que le inquiría –le advertía incluso– sobre las responsabilidades que la repercusión pública de su trabajo podía acarrearle, tras la gran acogida de su primer álbum, Frank (2003), bautizado así no por un novio, sino por Frank Sinatra, disco de platino en su país.

Sin vacilar, segura de sí, tierna y desdeñosa a un tiempo, la joven, la adolescente casi, venía a responder que, si eso sucedía, si tanto llegaba a quererla el público, la industria, los medios de comunicación, lo mejor era que la dejaran en paz: “Dejadme en paz y haré música”, esa música feroz que tanto se supone que aman. “Solo necesito tiempo para eso”. Porque, ¿acaso no era eso, simplemente, lo que querían? (La fortuna nos guarde de lo que la gente quiere de nosotros, y de lo que cree querer).

Hay éxitos que exigen acercarse mucho más que el resto del mundo al precipicio de las propias posibilidades. El precio a pagar suele ser el frío, la intemperie, la soledad; la advertencia bíblica, estar alerta para no caer deglutido por el abismo que alienta en el núcleo de ese éxito (pues la belleza –escribió para siempre R. M. Rilke– no es sino el grado de lo terrible / que aún podemos soportar, y si lo admiramos / es porque en su calma, serenamente, /desdeña destruirnos. Todo ángel es terrible).

Serenamente, desdeñosamente, un ángel endemoniado de veinte años y corona negra se paseaba, con andar bamboleante y frágil, por el encumbrado filo del abismo, mientras una creciente multitud de flashes y de aplausos le arrojaba flores que le acariciaban y le apuñalaban a la vez. Entre bastidores, los cuervos se apiñaban poco a poco para dirigir la función.

La niña y el centeno

Tenía voz de negra sin ser negra, perfil asirio naciendo judía en Londres; parecía una mujer sin edad siendo en el fondo una niña pidiendo ayuda. Comenzó a emerger, llenando su maullido de felina imperial los tugurios mayores del barrio londinense de Camden, al tiempo que estallaban los programas globales en busca de talentos (clónicos a poder ser): Pop Idol en el Reino Unido, Operación Triunfo en España

Vivíamos –y ahí seguimos, aunque algún viento esté cambiando– el frenesí de la Semana Grande del Nomerayes, con la industria musical dedicándose casi en exclusiva a surtir a la muchachada con canciones de mínima complejidad sintáctica, no fueran (fuéramos) las criaturas a sufrir un esguince cerebral. “Que las niñas imiten a Dido me da ganas de potar”, decía Amy, mascando chicle, durante la promoción de su primer disco, ante una periodista despistada respecto a con quién se jugaba los cuartos.

No era solo chulería de barrio: aquella fiera a punto ya de saltar a la jungla no sabía responder más que sin mentir ni mentirse. La palabra es autenticidad. Eso que diferencia a los artistas, o artesanos, de los traficantes de bisutería. 

Es probable que gastase algo de bisutería, aquella niña indomable del extrarradio londinense que no soñaba con ser Billie Holiday, sino una de las camareras con patines que había visto en American Graffiti (1973). Pero cuando se hizo con su propia guitarra, a los catorce años, desenterró a paladas el oro que sentía ya bajo la propia tierra. O la propia mierda. “Supongo que sufro de depresión”, admitió en 2007 a Rolling Stone. “No es inusual, le pasa a mucha gente. Pero creo que, por tener un hermano mayor [Alex], iba yo muy de Oh, la vida es deprimente, antes de tener doce años siquiera. Leería por entonces a J. D. Salinger [El guardián entre el centeno], y me sentía frustrada”. A los quince empezó a componer, empezó a fumar hierba, dejó el instituto.

Al llegar a la pubertad empezó con los antidepresivos, y confió a su madre la dieta que había descubierto: comer a reventar y echarlo todo luego

Pero el centeno no crece donde no puede crecer. En el revelador documental Amy (2015), premiado en Cannes y dirigido por Asif Kapadia, la madre, Janis, cuenta que Amy le solía decir de niña: “Debes ser más dura conmigo, mamá”. Pero su madre, según ella misma, “no tenía esa fuerza”. (“Deberías ser más fuerte que yo”, reprocha Amy a un hombre en Stronger than me (2003). “Siempre tengo que consolarte, /pero eso es lo que yo necesito de ti”). 

Su padre, Mitch, taxista, “cuando estaba, nunca estaba ahí”, la oímos confesar en la cinta. “Él decía que estaba trabajando”. Pero estaba con la otra mujer con la que mantenía una relación paralela desde que Amy era un bebé. “Tuvieron que pasar nueve años hasta que me fuera de casa”, admite él mismo. “Fui un cobarde, pero sentí que Amy lo superó bastante rápido”.

Rapidísimo. Al llegar a la pubertad empezó con los antidepresivos, y un día confió a su madre la dieta “cojonuda” que había descubierto: comer a reventar y “echarlo todo luego”. Atragantada de centeno seguramente. La madre no le dio mucha importancia: pensó que “ya se le pasaría”.

Una tonta casualidad o recurso retórico, por tanto, que escribiera luego, en What’s about men (Qué hay de los hombres), también de su primer álbum: “Imitar toda la mierda que mi madre odió. No puedo evitar mi destino freudiano. Mi habilidad para llevarme a tu hombre. No me importa lo que tengas: lo quiero todo. Me llevaré al hombre equivocado tan naturalmente como canto”.

Del amor y otras drogas

Tan naturalmente como cantaba –sin llegar nunca a creerse del todo el prodigio de su voz–, había de crecerle el éxito. Igual que su moño estilo colmena, que cabría imaginarse lleno de abejas frenéticas, ora trabajando para la miel, ora aguijoneando su propia casa: “Cuanto más insegura me siento, más bebo; cuanto más insegura, más grande el moño”. Ya era famosa, perseguida por la prensa sensacionalista patria, la noche de 2005 en que conoció, en un sótano con billar y jukebox que solía frecuentar, a un dudoso individuo con el patibulario nombre de Blake Fielder-Civil.

Los dos tenían otras parejas por entonces, a los dos les iba la marchuqui dura, los dos compartían similar voracidad por la autodestrucción con fuegos artificiales: él se cortó las venas a los 9 años para que su madre “dejara a su padrastro”. Se volvió loca por él. De atar. Viéndolo, escuchando al sujeto en el abundante material con que Kapadia hilvana su película –se diría que toda la vida de Winehouse hubiera ido contándose en directo–, uno no deja de preguntarse por qué. “Me enamoré de alguien por quien daría mi vida. Es una droga”, diría Amy mucho más tarde. Algo después del gran zarpazo.

Cuanto más insegura me siento, más bebo; cuanto más insegura, más grande el moño

El gran zarpazo llegó pronto: estando con su amiga Lauren de vacaciones en Mallorca, recibió un SMS de Blake informándole de que era mejor dejarlo, “ser solo amigos” [debería haber ya jurisprudencia sobre esa frase], y que volvía con su ex.

“Quise morirme”. No era una metáfora. Winehouse quiso literalmente morir durante muchas semanas en su apartamento de Londres, combinando ya el alcohol y la soledad con otros demonios (“bajaba por las escaleras y veía rastros de sangre en las paredes”, contaba, sobre las noches en las que se golpeaba y se hería a sí misma contra el estucado). El documental consigue sugerir las fauces de tristeza y desamparo que esta muchacha de 22 años debió de vislumbrar abriéndose a sus pies; pero no puede retratarlo. Ni siquiera sus canciones pueden.

Pero eso era lo único que le quedaba para no caer en su propio abismo: acudir a la llamada de la canción que brotaba desde el abismo de más allá, bordeando casi el escenario. Por el tiempo en que volvía al estudio de grabación, moría su abuela, Cinthia: “La madre que no tuve nunca”. 

No, no, no!

Dice un poema de Malcolm Lowry –recogido por Javier Cercas en La velocidad de la luz–, quizás exagerando, que “el éxito es como un terrible desastre, / peor que tu casa ardiendo, / el estrépito del derribo / cuando las vigas caen cada vez más deprisa /mientras tú sigues allí, testigo desesperado / de tu condenación”. 

El éxito planetario de Back to black (2006), su segundo álbum, fue también, a la postre, un estrepitoso incendio. A su calor volvieron a querer estar bien cerquita –alehop– los dos hombres ausentes que habían atizado el fuego: Fielder-Civil regresó de donde estuviera huido, tiernamente conmovido, seguro, por el epitafio que Winehouse le había dedicado a lo largo y ancho de ese disco; el papaíto Mitch, que no creyó necesaria la desintoxicación de su hija tras la caída (“Trataron de llevarme a rehabilitación / pero yo dije ‘No, no, no’… / No tengo tanto tiempo / y si papi piensa que estoy bien”), empezó ya a mangonear asiduamente su carrera. Amy se desvivía por ambos: aterrada, por si cometía algún error irreparable que les hiciera desaparecer de nuevo.

Y sin embargo el abismo y los techos ardiendo esconden sus propias leyes. El crack, la heroína en que le inició Fielder-Civil; el interés de su daddy y de su nuevo mánager por que cumpliera con su agenda, pudiera o no mantenerse en pie; el vampirismo de la prensa amarilla y los chistes sangrientos de los supuestamente vírgenes y cultos; el mosaico desfigurado de su rostro. Todo tiende, visto en perspectiva, a ocupar su extraña lógica en un laberinto para el que esta artista hubiera estado abocada, quizás, de cualquiera de las maneras.

Quedaron para el día siguiente. Al día siguiente la encontró su guardaespaldas, en su casa, dormida

Tony Bennett, la figura del jazz con quien llegó a hacer un dueto y a quien admiraba desde niña (es decir: siempre), dijo tras su muerte que había que considerarla a la altura de leyendas como Ella Fitzgerald y Billie Holiday. “Le hubiera dicho que la vida te enseña cómo vivirla –dice en el documental–. Si vives lo suficiente”.

El viernes, 22 de julio de 2011, tres semanas después de su última no-actuación, en Belgrado, donde no llegó a cantar (ni cantar le servía ya), llamó a su amiga Juliette, “como una niña que hubiera hecho algo malo”, para volver a reunirse con sus dos mejores amigas; la otra era Lauren. Habían estado esperándola mucho tiempo. Claro que queremos verte, le dijo. Se dijeron te quiero, se dijeron adiós, quedaron para el día siguiente. Al día siguiente la encontró su guardaespaldas, en su casa, dormida; con un volumen de alcohol en sangre más grande que el de su propio cuerpo.

Murió dos meses antes de cumplir los 28. Llegó a tiempo para ingresar, por tanto, en el llamado Club de los 27: un antro de carretera, situado en algún lugar del Limbo, donde otros muchachos como ella –Janis Joplin, Jimmy Hendrix, Kurt Cobain– siguen jugando al billar, fumando algo, bebiendo de lo que haya; y cantando, cuando no les queda más remedio, bellas canciones rabiosas sobre este mundo de mierda.

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ivanna

    Más que la terrible historia de Amy Winehouse me asombró el lenguaje "adiamantado" (por su belleza y dureza), claro, llego como un año tarde con el comentario....

    Hace 3 años 8 meses

  2. M.

    Gracias, majos! (Sí que se me escapó Jim, Álvaro; mis excusas :)

    Hace 5 años

  3. Alvaro_M

    Bravo por el artículo. Aunque no citaras a Jim Morrison entre los 27ers...;-)

    Hace 5 años

  4. ISABEL

    preciosas palabras que te trasladan a un mundo de talento, debilidad y sueños you know what I mean, baby

    Hace 5 años

  5. Tierra

    MARAVILLOSO artículo, muy bien escrito, lleno de belleza y sensibilidad. Gracias.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí