1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Si los demócratas no presentan a Sanders, Trump será presidente

Los demócratas necesitan una estrategia seria y pragmática para vencer a Trump. Una candidatura de Clinton sería desastrosa. Bernie Sanders es su única esperanza

Nathan J. Robinson (Current Affairs) 16/03/2016

<p>Bernie Sanders pronuncia su discurso de la victoria tras lograr el 60% de los votos en las primarias de New Hampshire.</p>

Bernie Sanders pronuncia su discurso de la victoria tras lograr el 60% de los votos en las primarias de New Hampshire.

Caroline Conejero

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_______________________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

_______________________

Dado que parece cada vez más probable que Donald Trump sea el candidato republicano a la Presidencia, a los demócratas se les acaba el tiempo para elaborar una estrategia con la que derrotarle. Las insistencias ilusorias y complacientes en que Trump se evaporaría, repetidas hasta hartar durante meses, se han demostrado erróneas. Trump goza de un imponente liderazgo en las encuestas y ha logrado varios triunfos importantes en las primarias, por lo que ya son muchos quienes vaticinan que conseguirá la nominación. Si los demócratas de verdad creen, como dicen creer, que Trump supone una amenaza para el bienestar del país y la vida de las minorías, deberán hacer todo lo posible para alejarle de la Casa Blanca. Eso requerirá que se unan muy rápido en torno a un objetivo único, por muy ilógico que parezca: tienen que asegurarse por todos los medios de que Bernie Sanders sea el candidato demócrata a la Presidencia.

El tema de la viabilidad de los candidatos para convertirse en presidentes debe ser central en las primarias demócratas. Después de todo, las elecciones están para ganarlas, y los nobles principios liberales sirven de muy poco si uno no tiene posibilidad de triunfar en las elecciones generales. Hillary Clinton ha hecho bien al poner de relieve que conseguir metas concretas, de manera pragmática, debe ser la preocupación central de todo candidato a la Presidencia, y al señalar que los seguidores de Sanders a veces se comportan como si no lo fuera.

A primera vista, Hillary Clinton parece desde hace tiempo la candidata con más opciones de los dos de cara a las generales. Al fin y al cabo, es una política pragmática, moderada y con experiencia, mientras que Sanders es un viejo socialista de Vermont, judío, gesticulero y delirante.

Clinton está más cerca de la centralidad del electorado estadounidense, por lo que le resulta más atractiva a un sector más amplio de votantes. Quienes hacen campaña por Sanders están acostumbrados a escuchar el triste lamento: “Me gusta Bernie, pero es que no creo que pueda ganar”. Y en otras elecciones, más típicas, esto hubiera sido perfectamente cierto.

Pero estas elecciones distan mucho de las típicas citas del pasado. Recientemente, todos los cálculos en torno a la viabilidad de los candidatos han cambiado, por un simple motivo: Donald Trump tiene muchas posibilidades de ser el candidato republicano a la Presidencia. Dada esta realidad, toda cuestión estratégica de los demócratas debe operar no tanto en base a la capacidad de imponerse a un adversario abstracto, sino al candidato republicano real, Donald Trump.

En ese caso, un emparejamiento con Clinton tiene todos los visos de convertirse en un desastre electoral formidable, mientras que la candidatura de Sanders tiene muchas más posibilidades de imponerse. Todas y cada una de las (importantes) debilidades de Clinton favorecen a Trump al resaltar sus puntos fuertes, mientras que las (pocas) debilidades de Trump favorecen a Sanders, al destacar aún más sus puntos fuertes.

Desde un punto de vista puramente pragmático, presentar a Clinton contra Trump sería desastroso y suicida.

Los seguidores de Sanders vienen defendiendo últimamente que su candidato es más “presidenciable” de lo que la gente piensa, y las encuestas les dan la razón. Cuando se empareja a hipotéticos candidatos, la ventaja de Sanders sobre Trump es mucho mayor que la de Clinton sobre el republicano, y su “impopularidad” entre los votantes es mucho menor que la de Clinton. En respuesta, los seguidores de Clinton insisten en que ese tipo de encuestas importan muy poco a estas alturas de la campaña, y añaden que como Bernie no es muy conocido ni ha sufrido una campaña de ataques a nivel nacional desde la derecha, su nivel de apoyo aún no ha sufrido el bajón que es de esperar cuando los votantes descubran su radicalidad. “Imaginen”, dicen, "lo ferozmente que la derecha atacará el historial progresista de Sanders".

La gente de Clinton tiene razón al señalar que estas encuestas significan muy poco; después de todo, el éxito de la campaña de Sanders sirve de aviso a la hora de tener demasiado en cuenta las encuestas tempranas. Y tienen, sobre todo, razón cuando ponen énfasis en que debemos hacer el esfuerzo de visualizar cómo será la campaña conservadora, en lugar de adivinar el futuro con encuestas poco fiables. Pero es precisamente al imaginarnos cómo será la dinámica de campaña cuando nos damos cuenta de lo desastrosa que una batalla Clinton-Trump sería para Clinton.

Sus seguidores insisten en que Clinton ha demostrado su capacidad de aguantar todos los ataques que se lancen contra ella. Pero no es así; no ha estado sujeta a la fuerza bruta de los ataques que se reciben en las campañas presidenciales. Bernie Sanders ha ignorado toda la basura de la prensa amarillista, que ha tildado como una distracción sensacionalista de los problemas reales de la gente. ("¡Basta ya de hablar de sus malditos emails”!). Pero para Donald Trump, las distracciones sensacionalistas lo son todo. Intentará crucificarla. Y es muy, pero que muy probable que lo consiga.

El dominio político de Trump depende en gran medida de su método audaz e idiosincrático de hacer campaña. Funciona casi en exclusiva con golpes bajos y ataques personales que resultan tan indignantes como entretenidos, y es hábil a la hora de desviar los debates públicos de los problemas reales de la gente y centrarlos en la personalidad de los candidatos. (Se refiere a estos como “perdedores”, “falsos”, “nerviosos, “hipócritas”, “incompetentes”). Cuando Trump tiene que hablar sobre políticas, queda como un tonto, porque no sabe demasiado al respecto. Por eso demanda que los medios no le hagan preguntas difíciles, y depende de que sus adversarios tengan debilidades personales y escándalos que pueda explotar a gusto y sin piedad.

Este estilo de campaña hace que Hillary Clinton sea la adversaria ideal para Donald Trump, por el muchísimo juego que le daría. El escándalo de los emails, Benghazi, Whitewater, Iraq, el caso Lewinsky, Chinagate, Travelgate, los archivos perdidos de su bufete de abogados, Jeffrey Epstein, Kissinger, March Rich, Haití, los errores fiscales de la Fundación Clinton, los conflictos de intereses de la Fundación, “Estabamos en la ruina cuando nos fuimos de la Casa Blanca”, Goldman Sachs… Hay suficiente material en el pasado de Hillary Clinton como para que Donald Trump la aplaste.

La línea de defensa de los seguidores de Clinton se resume en que ninguno de esos asuntos es sustancial cuando uno los analiza en detalle. Pero eso es completamente irrelevante; lo que importa es que servirían de gasolina para la maquinaria de Trump. ¿Quién va a analizar estos asuntos en detalle? En el tiempo que uno tarda en repasar los datos básicos del asunto Whitewater, Trump habrá hecho otras cinco alegaciones contra Clinton.

Incluso un candidato que se mueva bien en campaña lo tendría muy difícil para salir indemne de los ataques incesantes de Trump. Incluso al mejor candidato le resultaría imposible atraer la atención hacia los asuntos sustantivos de políticas concretas, y se pasaría la campaña a la defensiva. Pero Clinton no es la mejor candidata en campaña, ni siquiera tiene especial talento. De hecho, es una candidata horrible. Puede que sea una buena legisladora, pero en campaña comete errores de bulto constantes y tarda demasiado en darse cuenta de esos errores y en rectificar.

Todo el mundo lo sabe. Incluso dentro del Partido Demócrata reconocen que se muestra antinatural y poco inspiradora en el escenario”, o que “lleva consigo todo el peso del legado de Clinton sin tener nada de su calidez”. La revista New Yorkla describió como “incapaz de demostrar que posee las habilidades políticas más básicas”. El año pasado, en la Casa Blanca reinaba el pánico por su incompetencia electoral, sus decisiones cuestionables y su gusto por tomar atajos fáciles en lugar de resolver problemas.

Más recientemente, en plena remontada de Sanders en las encuestas, Jennifer Rubin, de The Washington Post, se refirió a Clinton como una “candidata podrida” cuyos ataques a Sanders no tenían sentido, añadiendo que, “llegados a cierto punto, no se puede culpar a la opinión publica, ni al equipo de campaña, ni a la brillantez del rival por los problemas de la campaña de Hillary Clinton”. Pero es que en una batalla contra Trump, Hillary tendrá que jugar en contra no ya de su escasa pericia en campaña, sino también de un clima de opinión pública enrarecido, un mal equipo de campaña y un adversario brillante.

Todos los demócratas deberían tomarse un tiempo para examinar con justicia y desapasionadamente el historial de Clinton en campaña. Estudien cómo fue su campaña de 2008 y cómo está yendo esta. Evalúen sus fortalezas y debilidades con el menor prejuicio posible. Y entonces, imagínensela en una carrera contra Trump, y piensen cómo le irá.

Es fácil ver que Trump lo tiene todo a su favor. Una vez terminadas las primarias republicanas, podrá atacarle por la derecha y por la izquierda a su gusto. Como el candidato que clamó contra la guerra de Iraq en el debate Republicano, podrá mofarse de Clinton y su apoyo a dicha guerra. La pintará como representante de un establishment político corrupto, y podrá incluso presentar pruebas: “Bueno, yo sé que se pueden comprar políticos porque compré a la senadora Clinton. Le doné dinero, y ella vino a mi boda”. Puede hacer que parezca que Clinton tiene precio y que él no, porque él manda. Y eso es algo de lo que es difícil defenderse, porque parece en parte cierto. Cualquier negación suena a mentira, lo cual hace que la situación de Clinton sea aún peor. Y entonces, cuanto tropiece, se burlará de ella, llamándole incompetente.

Acusar a Trump de misógino tampoco surtirá efecto. Él responderá llenando la prensa con acusaciones de violación y acoso contra Bill Clinton y el papel de Hillary a la hora de desacreditar a las víctimas. Siempre puede recordar a la gente que Hillary Clinton se refirió a Monica Lewinsky como una “tarada narcisista”. Más aún, las posiciones moderadas de Trump en torno a los derechos reproductivos harán que sea difícil que Clinton lo pinte como el clásico derechista antifeminista.

Trump se aprovechará de su propia reputación de honestidad, y podrá ensañarse con los repentinos cambios de parecer de Clinton (como su viraje en torno al matrimonio gay, o el enfático populismo económico con el que está tratando de contrarrestar a Sanders) así como su fama de deshonesta. Uno puede imaginarse ya el monólogo:

Miente sin parar. Todo lo que dice es mentira. No he visto a nadie que mienta tanto en mi vida. Te voy a contar tres mentiras que ha contado. ¡Se inventó no sé qué historia sobre cómo recibió disparos de  francotiradores! No había ningún francotirador disparando. ¡Se lo inventó! ¿Cómo se puede olvidar alguien de eso? Dijo que le pusieron su nombre por Sir Edmund Hillary, el primer escalador del Everest. ¡Ni siquiera lo había escalado cuando ella nació! ¡Mentira! Mintió sobre sus emails, por supuesto, como todos sabemos, y probablemente termine siendo imputada. ¡Y sabes que dijo que había armas de destrucción masiva en Iraq! ¡Eso era mentira! Miles de soldados americanos murieron por su culpa. No solo miente, sino que sus mentiras matan. Ya van cuatro mentiras, y he dicho que te iba a contar tres. Uno pierde la cuenta. ¿Quieres entrar en la web PolittiFact para ver cuántas mentiras ha contado? ¡Tardarás una hora en leerlas todas! De hecho, si le preguntan, ni siquiera es capaz de decir que no haya mentido. ¡Le preguntaron directamente, y dijo que normalmente dice la verdad! Vaya, así que hace lo que puede. Esta persona, todo lo que sale por su boca es mentira. Nadie cree en ella. Mira las encuestas. Nadie confía en ella. Una mentirosa enorme.

¿Por dónde empieza a responder a eso? Hay parte de verdad, y otra que no lo es, pero cuanto más intente defenderse de las acusaciones (“¡No hay una sola sugerencia de que vaya a a ser imputada! Y no dije que normalmente diga la verdad, sino que lo siempre lo he intentado y normalmente, con éxito”) más profundo cavará su propia tumba.

Como un boxeador, se balanceará, le golpeará un directo y un cruzado. No la dejará escapar. Y es que Clinton realmente ha mentido, y es cierto que votó a favor de la guerra de Iraq, y es íntima amiga de los banqueros de Wall Street, y cambia de parecer según le conviene dado el momento político; todo lo que puede hacer es ofrecer negaciones inverosímiles, que harán que Trump se venga aún más arriba. Tampoco tiene ningún arma para ir al ataque, ya que cualquier crítica legítima al pasado de Trump (la inconsistencia de sus opiniones políticas, negocios sospechosos, reiterados engaños) se pueden aplicar a Clinton, y si bien él sabe que los ataques le resbalan, ella no lo suele conseguir.

La campaña de Clinton se desmorona desde su concepción. Se derrumbó por completo en 2008, y apenas aguanta el tipo contra el candidato con posibilidades más remotas de todos los adversarios posibles. Por muy probable que sea que gane la nominación, las cosas pintan muy mal para las elecciones generales, sea quien sea el candidato republicano. Como apunta H.A. Goodman en Salon:

Por favor, recuérdeme quién fue el último en llegar a la presidencia con una investigación de FBI pendiendo sobre ellos, datos de popularidad negativa entre la opinión pública, dudas sobre su personalidad, ligadas a sus continuos vaivenes, una dudosa procedencia de las donaciones para su campaña y el desprecio genuino del partido rival en bloque.

La parte del “desprecio” es obviamente algo tonta, ya que todos sabemos que el nivel de desprecio ha llegado a niveles de récord mundial en la actitud de los republicanos hacia Obama. Pero el resto es cierto: es increíblemente difícil presentar a alguien que le gusta a muy poca gente y ganar. Si el rival es el burlón y astuto Donald Trump, eso es un millón de veces más cierto.

Tampoco la demografía está tan a favor de Clinton como ella piensa. El populismo de Trump va a resonar con fuerza entre la clase trabajadora blanca tanto en estados de mayoría demócrata como en los mayoritariamente republicanos; puede que incluso le quite apoyos entre los negros. Y Trump ya ha probado que el vaticinio de que alienaría a los votantes evangélicos con su vulgaridad y su manera de auto deificarse es falsa. Los demócratas insisten en repetir su creencia de que una nominación de Trump movilizaría a los liberales para volcarse como nunca en las urnas, pero el escaso entusiasmo por la candidatura de Clinton hace verosímil un escenario en el que mucha gente encuentre ambas posibilidades tan poco atractivas que opte por quedarse en casa.

De modo que una partida entre Clinton y Trump no solo debería asustar a los demócratas. Tendría que aterrorizarles. Deberían hacer todo lo que puedan por evitarla. Una lucha entre Trump y Sanders parece, por el contrario, muy diferente.

Los diversos medios innovadores para el ataque de Trump se harían instantáneamente mucho menos útiles si se presentase contra Sanders. Las acusaciones más personales (falta de credibilidad, corrupción, hipocresía) son mucho más difíciles de hacer. La larga historia de negocios sospechosos directamente no existe. La sordidez con la que trafica Trump no tiene encaje con Bernie. Tiene mucho menos material para ejecutar su rutina de comediante de bar. Sanders es un tipo bastante transparente; le gusta el estado del bienestar, y no le gusta la oligarquía, es un adicto al trabajo que de vez en cuando se toma un descanso para jugar al baloncesto, y eso es prácticamente todo. No hay comparación con la jugosa lista de chismes anteriormente mencionados que rodean a Clinton.

Trump no puede hacer el ganso tanto como acostumbra en un debate contra Sanders, por la simple razón de que Sanders está empecinado en ceñirse en cada conversación a los apuros que pasan los pobres en América bajo el sistema económico vigente. Si Trump cuenta chistes y hace el bobo en ese caso, parecería que se ríe de los pobres, lo cual no es una idea demasiado buena para un multimillonario de fidecomiso que estudió en la Ivy League y se enfrenta a un funcionario de clase trabajadora que es veterano del Movimiento por los Derechos Civiles.

Muy al contrario, Trump se verá obligado a hacer lo que Hillary Clinton ha hecho durante las primarias, que es sonar lo más parecido que pueda a Bernie Sanders. Que Trump tenga que ponerse serio y desconectar el Show de Trump sería devastador para su peculiar atractivo carismático.

Contra Trump, Bernie puede jugar la misma carta de la experiencia que Hillary usa contra él. Al fin y al cabo, si bien Sanders parece un amateur político al lado de Clinton, ante Trump parece un estadista sin parangón. Sanders puede hacer referencia a su éxito como alcalde y su largo historial como líder de reformas importantes en el Congreso como prueba de su bona fides administrativo. Y la escasa experiencia que tiene en política internacional no le hará mella frente a alguien que tiene aún menos. Sanders será lo suficientemente ‘outsider’ para el tirón del populismo ‘anti-Washington’ entre los desamparados, y lo suficientemente ‘insider’ como para presentarse como alguien con experiencia de gobierno.

Trump es un parásito sediento de atención, y esas criaturas solo prosperan cuando se les consiente y se les presta atención. Clinton se verá obligada a prestar atención a Trump por las constantes referencias de este a los escándalos que le rodean. Intentará ir a por él. En otras palabras, alimentará a la bestia. Sanders, por el contrario, se comportará a buen seguro como si Trump no estuviera presente. Es difícil que baje al barro para pelearse con Trump, porque Sanders ni se molesta en escuchar nada que no tenga que ver con salvar la Seguridad Social o a la clase media que se va evaporando. Casi con total seguridad, actuará como si no supiera quién es Trump. Los anuncios de Sanders serán similares a los que ya ha presentado en las primarias, mostrando imágenes de América en positivo, del sentimiento de aspiración de lo que podemos ser juntos y testimonios emocionantes de estadounidenses comunes. Una dosis de tan genuina dignidad y buenos sentimientos frente a la retórica racista y payasa de Trump será como regar con agua un incendio. Hillary Clinton no puede hacer eso; con ella, la campaña descenderá de manera inevitable a las cloacas, y la amenaza imparable e hinchada de Trump seguirá creciendo.

Sanders es por tanto un arma secreta casi perfecta contra Trump. Puede ejecutar la única maniobra capaz de neutralizar a Trump: ignorarlo y centrarse en los problemas reales de la gente. Más aún, Sanders tendrá la ventaja de contar con un ejército de jóvenes voluntarios, que estarán entregados a la causa de hacer descarrilar el tren de Trump hacia la Casa Blanca. El equipo de Sanders es extremadamente hábil técnicamente; todo, desde sus anuncios televisivos hasta cómo organizan los mítines, pasando por su uso de las redes sociales, está ejecutado con maestría. El equipo de Sanders es hábil y tiene capacidad de adaptación, y el de Clinton es chungo y torpe.

Solo hay una manera real de atacar a Bernie Sanders, y todos la sabemos: es un socialista fantasioso que está alejado de la realidad económica. Pero Trump es el menos indicado para hacerle esa crítica. Los economistas han vilipendiado las propuestas económicas de Trump, utilizando las mismas palabras con las que cargaron contra Bernie, y alguna más. Y si bien las acusaciones de falta de entendimiento para entender cómo se toman decisiones en política pueden resultar razonables viniendo de una veterana de Washington como Clinton, Sanders es un legislador de éxito, que ha liderado a una ciudad; el presentador del programa de telebasura El Aprendiz lo tendrá más difícil a la hora de caracterizar a un veterano congresista como alguien que no sabe cómo funciona Washington.

Por supuesto, los estadounidenses siguen teniendo sus recelos respecto al socialismo. Pero son mucho menos recelosos que antes, y a Bernie se le da bien describir el socialismo como poco más que el permiso de paternidad y la baja por enfermedad (lo cual es discutible, pero no viene al caso). Sus políticas son populares y apelan al sentimiento nacional prevalente. Es obvio que se trata de un riesgo. Pero el fantasma de la Unión Soviética desapareció hace tiempo y a todo el mundo se le llama socialista hoy en día, sin importar sus ideas políticas. Es posible que los indecisos desdeñen al socialismo más que a Hillary Clinton, pero en tiempos de descontento económico, no conviene apostar a que sea así.

Quiero dejar claro que este análisis solo tiene vigencia en una elección contra Trump; la situación cambiaría drásticamente si Marco Rubio resultase nominado o Michael Bloomberg se presenta. Pero, de momento, parece poco probable que Rubio sea el nominado, y mucho que lo termine siendo Donald Trump. En ese caso, Clinton está condenada a la derrota.

En los medios, muchos se apresuraron a declarar que la campaña de Sanders está moribunda tras su derrota en Nevada. Eso es absurdo, ya que solo habían votado tres estados hasta entonces. La prensa ha apuntado de manera poco honesta al número más alto de ‘superdelegados’ de Clinton como prueba de su claro liderazgo, pese a saber que los superdelegados no se arriesgarán a hacer trizas el partido quitándole la nominación a sus propios votantes, por lo que son una mera formalidad. La prensa también ha dibujado una narrativa sobre un Sanders que se “descuelga”, obviando que Sanders empezó la campaña muy por detrás, y no se ha colocado en cabeza en ningún momento.

Pero incluso si fuera cierto que Sanders “empezaba” a perder (en lugar de ir perdiendo cada vez por menos), esto solo debería servir de acicate para que todos los demócratas se esfuercen más y más en que resulte nominado. El apoyo a Sanders debería aumentar en proporción directa al miedo a Trump. Y si Trump es el nominado, Hillary Clinton debería retirar su candidatura y dedicarse por entero a ayudar a Sanders. Si esto no sucede, las consecuencias para los musulmanes y los inmigrantes mexicanos de una presidencia de Trump serán responsabilidad de Clinton y el Partido Demócrata al completo. Presentar a una candidata en una posición de tan alto riesgo es jugar de manera imprudente con la vida de millones de personas. Hay demasiado en juego en frenar a Trump; una derrota llena de principios no significará nada para los deportados o los ajusticiados por las bandas de matones de Trump con “balas mojadas de sangre de cerdo”.

Donald Trump es uno de los rivales más formidables de la historia de la política estadounidense. Es agudo, descarado y carismático. Si resulta nominado, los demócratas necesitan tomarse muy en serio cómo derrotarle. Si no lo hacen será Presidente de los Estados Unidos, lo cual tendrá repercusiones desastrosas para las minorías raciales y religiosas, y probablemente para la sociedad en su conjunto. Los demócratas deberían analizar con cuidado cómo se desarrollaría una lucha entre Trump y Clinton, y su alternativa, entre Trump y Sanders. Por su propio bien, ojalá se den cuenta de que la única manera de prevenir una presidencia de Trump pasa por nominar a Bernie Sanders.

--------------------------------------------------

Traducción de Álvaro Guzmán Bastida.

La versión original de este artículo está publicada en Current Affairs.

 

Autor >

Nathan J. Robinson


Editor de 'Current Affairs', abogado, sociólogo y autor de libros para niños.

Autor >

(Current Affairs)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Robin Mosby

    Qué bien ha envejecido esta noticia.

    Hace 1 año 2 meses

  2. Antonio Tostón De la Calle.

    Me he quedado de piedra. Este artículo ha sido escrito en marzo y ha dado en el clavo totalmente. Y además con toda la razón del mundo. Sorprende una profecía, que eso es lo que es, haya legado a conclusiones que , ahora se ven tan nítidas.

    Hace 4 años 5 meses

  3. EntreDobladoyZapata

    El autor lo ha clavado...A disfrutar de lo votado...Me suena...

    Hace 4 años 5 meses

  4. EntreDobladoyZapata

    El autor lo ha clavado...A disfrutar de lo votado...me suena...

    Hace 4 años 5 meses

  5. Nui

    Trump has won!!! and that's all, folks!! eso es todo todo amigosss... penoso panorama...

    Hace 4 años 5 meses

  6. Normas de uso

    El eje estaba en el cambio, porque la sociedad estadounidense ya ha cambiado y los Republicanos han ganado porque se tragaron el sapo Trump (cambio) para hacerlo presidente, mientras que los Demócratas intentaron forzar un cambio de eje presentando a H. Clinton (no-cambio). Así de fácil y previsible. Y el cambio sin ninguna duda ha llegado, ahora bién ... ¿de qué tipo? [... to be continued]

    Hace 4 años 5 meses

  7. DS

    El pucherazo contra Berni lo han pagado los demócratas muy caro. Es lo que trae esa autocomplacencia de las élites que pàsan de los ciudadanos como d lapeste. La gran esperanza negra se ha quedado en un pucherazo contra su propiuo partido y querras en medio mundo, atacando a rusia y a china. Y presentan a una corrupta destroza países.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí