1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump comienza a vestirse la piel de cordero

El magnate, ganador del supermartes republicano, confirma que domina el timing político y que va en serio. Se ha colocado el traje de "salvador" del partido y comienza girar al centro, un gesto inequívoco de que ve cercana la nominación

Diego E. Barros 2/03/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo que hace unos meses parecía impensable está a punto de convertirse en realidad. Donald Trump, el showman, el bufón, el multimillonario, el “hombre hecho a sí mismo”, el empresario arruinado y resurgido de sus cenizas; el charlatán y el demagogo, el sátiro que ofende a las mujeres a las que dice “amar” con fruición, el racista que “adora” a inmigrantes y musulmanes a los que quiere deportar (en el caso de los indocumentados) y prohibirles la entrada al país, respectivamente; el candidato de la lengua viperina está a un paso de hacer historia (si es que esta palabra se ajusta a la complicada situación a la que se enfrenta el Partido Republicano) y de hacerse con la candidatura del Great Old Party a las presidenciales del próximo noviembre, previsiblemente frente a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

Las encuestas de las últimas semanas que auguraban una amplia victoria del magnate se hicieron realidad y Trump se alzó como ganador del tradicional supermartes estadounidense al conseguir siete de los 11 Estados que celebran simultáneamente primarias y caucus.

Las miradas de todo el país estaban puestas en Alabama (50 delegados en juego), Arkansas (40), Georgia (76), Massachusetts (42), Minnesota (38), Oklahoma (43), Tennessee (58), Texas (155), Vermont (16), Virginia (49) y Alaska (28). El espectáculo, porque en EE.UU. toda elección es un espectáculo, no defraudó.

Si el supermartes dejó alguna noticia, además de un reparto de delegados (un total de 595) muy favorable a los intereses del multimillonario, fue confirmar que éste ya se ve como ganador por lo que ha empezado a moderar su discurso. Trump comenzaba la noche con 82 delegados en el bolsillo y la acabó con 316 superando la barrera psicológica de los 300. Le siguió Ted Cruz, quien con su victoria en Oklahoma, Alaska y Texas (su Estado natal) sumó 209 que le sirven para colocarse con 226 en segundo lugar y, lo más importante, por delante del candidato del establishment, Marco Rubio.

El senador de origen cubano, desde su Florida natal, protagonizó la escena más incomprensible de la noche. Tal y como ya hiciera en Iowa, donde fue tercero, optó por dar un discurso de victoria habiendo sólo ganado en Minnesota para acabar la jornada con 90 delegados a sumar a un total de 106. Más allá del moderado Estado del norte, Rubio solo consiguió ser segundo en Virginia lo que no le impidió presentarse ante los suyos como el único capaz de evitar que Trump --al que llamó “embustero” en tres ocasiones-- avergüence al partido y entregue la presidencia a los demócratas.

Las encuestas de las últimas semanas que auguraban una amplia victoria del magnate se hicieron realidad y Trump se alzó como ganador del tradicional supermartes estadounidense al conseguir siete de los 11 Estados

Con todas las esperanzas puestas en las primarias de su propio Estado, el próximo día 15, y en el que según las encuestas ni siquiera conseguiría vencer a Trump, el cubano-americano sigue diciendo cosas con tanto sentido como la declaración que, con las urnas todavía calientes, ofreció a la NBC: “Si un par de personas no estuvieran todavía en la carrera (sic), habríamos ganado Virginia y algún que otro Estado también”. Es cierto que en Virginia, Rubio se quedó a tres puntos de Trump (35%). Se trataba de disparar sobre Kasich quien, prácticamente sin opciones, parece decidido a continuar al menos hasta que la carrera llegue al medio Oeste y su Ohio natal. La teoría de Cruz puede ser cierta pero no lo es más que decir que si él fuera el único candidato habría ganado ya 16 Estados. Es decir, una obviedad que no pasa de simple opinión personal de alguien que se resiste a negar la evidencia: su casillero de victorias es pírrico. Y lo peor es que ni siquiera Florida parece querer remediar esta dura realidad para las aspiraciones del conocido como “Marco-Bot”. En la propia FOX se apresuraban el martes por la noche a desconfiar del “optimismo patológico de Rubio con estos pobres resultados”.

La triste realidad es que en Estados netamente conservadores como la mayoría de los que se jugaban ayer se necesitaba un mínimo del 20% para hacerse con algún delegado. Rubio, autodenominado candidato del aparato, solo superó esa marca en seis, el peor resultado para un hombre del establishment desde 1932.

El Partido Republicano está al borde de la esquizofrenia, su vieja guardia está todavía preguntándose cómo han llegado hasta aquí y si todavía es posible pararle los pies a Trump. Los cuadros y comentaristas afines siguen intentando hacer de tripas corazón al ver cómo Trump se encuentra a un paso de cruzar el Rubicón, situado en los 1.237 necesarios para garantizarse la nominación en la Convención Nacional Republicana que tendrá lugar entre el 18 y el 21 de julio próximos en Cleveland (Ohio). Con los números en la mano es posible, pero cada día que pasa se antoja más difícil evitar que el magnate se plante en Roma.

Sólo el histriónico senador por Texas, Ted Cruz, pudo reclamar cierta gloria. Se hizo con su Estado natal, precisamente donde el 69% de los republicanos apoya la construcción del muro en la frontera mexicana, una de las promesas estrellas de Trump. También y contra todo pronóstico venció en Oklahoma y en Alaska, ambos Estados que en las encuestas situaban como favorito al magnate de la construcción. Especialmente llamativa resultó la victoria de Cruz en Alaska, habida cuenta de que su exgobernadora y candidata a la vicepresidencia en 2008, Sarah Palin, mostró un apoyo temprano a Donald Trump.

El Partido Republicano está al borde de la esquizofrenia, su vieja guardia está todavía preguntándose cómo han llegado hasta aquí y si todavía es posible pararle los pies a Trump

Cruz quiso situarse como única alternativa al multimillonario recordando que de los 16 Estados que han celebrado ya primarias o caucus, solo él y Trump habían podido llamarse vencedores. Se olvidó Cruz de recordar que, en ese mismo cómputo, Trump le gana por goleada: 12 Estados a 4 que se traducen antes de la siguiente cita en dos semanas en Florida (que se antoja definitiva) en una ventaja de 90 delegados.

Lo cierto es que poco importa lo que diga Cruz o cómo pretenda presentarse ante sus seguidores a los que advirtió de que “América no debería tener un presidente cuyas palabras, si fueran repetidas por nuestros hijos, harían que nos avergonzáramos”. En saco roto caerá su llamamiento “a aquellos que todavía no han conseguido un número significativo de delegados” para que se unan a él frente a quien calificó de “profano y vulgar”. Su problema es que si Trump causa ardor de estómago en el partido, Cruz provoca directamente arcadas. Poca gente es fuente de tanto rechazo, dentro y fuera del GOP, como el senador de Texas, que además tiene una diferencia fundamental con Trump: si éste es una inquietante incógnita, Cruz es un peligro ya que a diferencia de aquel, el senador sí se cree todo lo que dice y sí que está situado a la derecha de la derecha en cuestiones tanto económicas como sociales. Tanto es así que en un supuesto enfrentamiento Hillary-Cruz, y pese a lo que hoy digan las encuestas, no pocos miembros del establishment republicano y buena parte de su base moderada tendrían dudas acerca de apoyar abiertamente a la odiada exsecretaria de Estado.   

Esa es precisamente una de las muchas paradojas que están caracterizando esta campaña. Otra es la confirmación de que lo de Trump va muy en serio. Es sorprendente que un candidato que se presenta con postulados ultras y a la vez muy heterodoxos como Trump coseche estupendos resultados en Estados ideológicamente tan dispares como Carolina de Sur y Vermont o Massachusetts, situados en el extremo opuesto ideológico. Precisamente los datos son especialmente llamativos en este último Estado donde, según un sondeo elaborado por MSNBC, el 69% de los votantes republicanos había decidido dar su apoyo a Trump hace más de un mes. De ellos, el 62% carece de estudios universitarios, un 60% se declaraba “furioso con Washington” y el 52% es mayor de 65 años. Lo cierto es que Trump ha ampliado su base votante y ya no se puede hablar exclusivamente de blancos de clase trabajadora y sin educación superior (“amo a la gente sin estudios”, repite en una frase que sus enemigos quieren usar como arma en su contra). Como demostró el martes es capaz de ganar en cualquier sitio.

Así, mientras que sus principales rivales se dedicaron a dar discursos de campaña, también desde el Estado del sol, Trump volvió a demostrar que domina el timing como nadie y aún con la noche a medio decidir dio una comparecencia de prensa que siguieron en directo todas las televisiones y en la que ofreció su cara más conciliadora y hasta moderada.

Pese a que el multimillonario deslenguado volvió a tirar de su retórica habitual (China, muro en la frontera, “nuestros líderes no son suficientemente inteligentes”…), se colocó a sí mismo el traje de “salvador” del partido. “De hecho, nuestra candidatura ha hecho más fuerte al partido”, dijo Trump en un tono tranquilo y alejado de las estridencias de otras ocasiones. “Soy un factor de unidad”, repitió para acto seguido lanzarle un dardo a Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y uno de los líderes conservadores que esta semana más ha criticado a Trump ―“tendrá que vérselas conmigo”, comentó en tono irónico--.

Con siete Estados en el bolsillo, Trump comenzó a girar al centro, un gesto inequívoco de que ve cercana la nominación. Es verdad que volvió a repetir que “México pagará el muro” pero también trató de tranquilizar, supongo que a extraños, al decir que iba a “ser bueno con el mundo”. Y lo hizo demostrando una vez más su principal característica, ser Jekyll y Hyde sin avisar previamente de a quién nos vamos a encontrar cada vez que decide ponerse ante un micrófono, lo que ocurre bastante a menudo.

Con siete Estados en el bolsillo, Trump comenzó a girar al centro, un gesto inequívoco de que ve cercana la nominación

Acompañado por el gobernador de New Jersey (y excandidato) Chris Christie, quien se convirtió en protagonista involuntario de la noche y al que hasta seis periódicos de su propio Estado han pedido en un editorial conjunto que renuncie a apoyar a Trump, el magnate dio una vuelta a sus ataques de las últimas semanas para centrarse en la economía. Y lo hizo desde una perspectiva que bien podría firmar Bernie Sanders desde la izquierda del Partido Demócrata: el estancamiento del poder adquisitivo de las clases medias. “¿Por qué no han hecho nada para combatir esto?”, se preguntó. Trump, como buen demagogo, sabe exactamente qué teclas pulsar en todo momento. Si primero había que conquistar a las bases ultramontanas, el próximo objetivo es situarse en el centro del problema: la fortaleza de la economía estadounidense y la recuperación de la era Obama no le ha servido de mucho al trabajador de clase media, la inmensa mayoría del país.

Y cuidado con este argumento porque en torno a él girará buena parte de la campaña que está por llegar. El demagogo lo sabe. Si en 2012 Mitt Romney evitó atacar a Obama desde la izquierda, todo hace indicar que Trump colocará en ese flanco buena parte de su artillería. Y es ahí donde está el verdadero peligro para Clinton aunque se trate de algo que las encuestas aún no son capaces de reflejar.

Si en los últimos días el fuego ha arreciado sobre Trump (la investigación sobre Trump University por supuesto fraude y su negativa a desmarcarse del apoyo del jefe del Ku Klux Klan), el magnate evitó el martes granjearse más enemigos e incluso hizo guiños a los medios de comunicación a los que ha despreciado hasta el momento.  Sabe mejor que nadie que la cosa se pone seria.

Por eso ya nadie se acuerda del neurocirujano Ben Carson, el mismo que en el último debate pidió “por favor” que alguien lo “atacara”. Carson sigue en la carrera básicamente para ganar dinero puesto que la presidencia, en realidad, siempre le dio un poco igual.

John Kasich, el moderado (comparado con el resto de candidatos republicanos) gobernador de Ohio, solo cosechó un segundo puesto en Vermont uno de los Estados más liberales de EE.UU. que, al igual que su vecino Massachusetts, acabó cayendo del lado de Trump. Las posibilidades de Kasich son ya remotas en este Partido Republicano, tan enloquecido, que ha sido capaz de quemar a un peso pesado como Jeb Bush, a quien todos daban como favorito hace tan solo unos meses, y que ahora ve imposible librarse de un monstruo que, como sugería un editorial de The New York Times, él mismo y durante los últimos cuatro años se ha ocupado de alimentar.

Ahora el monstruo está más cerca que nunca de fagocitar a su sorprendido huésped.

Lo que hace unos meses parecía impensable está a punto de convertirse en realidad. Donald Trump, el showman, el bufón, el multimillonario, el “hombre hecho a sí mismo”, el empresario arruinado y resurgido de sus cenizas; el charlatán y el demagogo, el sátiro que ofende a las mujeres a las que dice...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Es profesor de Literatura Comparada en Saint Xavier University, Chicago.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí