1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ignacio Sánchez-Cuenca / Profesor de Ciencia Política y autor de ‘La desfachatez intelectual’

“Hay que acabar con la cultura de amiguetes”

Miguel Mora / Vanesa Jiménez 28/02/2016

<p>Ignacio Sánchez-Cuenca.</p>

Ignacio Sánchez-Cuenca.

CTXT

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Ignacio Sánchez-Cuenca (Madrid, 1966), profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid, ha decidido enfrentarse a los figurones de las letras y la cultura española. Su nuevo libro, La desfachatez intelectual. Escritores e intelectuales ante la política (Los Libros de la Catarata), es un ejercicio de crítica con nombres y apellidos que, como él mismo asume, “es raro e incómodo en nuestro país”. El ensayo, de algo más de 200 páginas, fija el foco en un grupo de escritores / comentadores políticos / todólogos, encabezado por Mario Vargas Llosa, en el que también figuran Antonio Muñoz-Molina, Fernando Savater, Félix de Azúa, Javier Cercas, Arturo Pérez-Reverte, Jon Juaristi y otros habituales de las páginas de opinión de El País y el ABC.

Este grupo de “santones”, que Sánchez-Cuenca emparenta con las generaciones del 98 y del 14, se forjó en los años noventa del siglo pasado, con el fin del periodo felipista y el empuje antiterrorista y españolista de Aznar, y comparte varios elementos comunes, explica el autor: “La impunidad con la que opinan, un estilo mucho más literario que analítico, su viraje desde la izquierda hacia posiciones reaccionarias y la insistencia en escribir desde la trinchera antinacionalista, incluso si no viene a cuento”.

Sánchez-Cuenca construye un alegato razonado contra “la cultura de amiguetes, que medra y se desarrolla en paralelo al capitalismo de amiguetes”. Con su claridad habitual, el autor mete el bisturí en artículos e intervenciones públicas, y los rebate con argumentos y datos. La buena noticia es que, en la cara opuesta a esa “cultura holística y sin datos”, afirma el politólogo, asoma hoy “una nueva generación de firmas, con una argumentación mucho más elaborada, y un aumento del pluralismo que debería marcar la agonía del figurón clásico de nuestras letras”.

Así que tenemos un grupo de intelectuales cuya característica principal es la desfachatez. ¿Forman una generación?

No estoy seguro. Lo que les une es la impunidad de sus opiniones y la mala conciencia por el rumbo ideológico que han adoptado. Cualquier cosa que huela a progresismo muchos de ellos lo ven como parte de sus ideas pasadas y en definitiva como algo que hay que superar; por eso tienen una actitud intransigente hacia quienes no siguen la misma trayectoria que ellos. Esa evolución hacia posiciones cada vez más conservadoras, cuando no reaccionarias, se debe a una especie de epifanía que tuvieron con el terrorismo y el nacionalismo en los años noventa. Llegaron a la conclusión de que la izquierda había estado ciega y que tenía responsabilidad tanto en los asesinatos que cometía ETA como en las tensiones centrifugas del país. A partir de ahí empiezan a ajustar cuentas con lo que han sido y representado, pasando a adoptar posiciones cada vez más dogmáticas, carentes de fundamento y de respaldo empírico.

Les une la impunidad de sus opiniones y la mala conciencia por el rumbo ideológico que han adoptado

¿La desfachatez, de qué se alimenta?

Fundamentalmente de la impunidad: de la expectativa de que, digas lo que digas, no te va a pasar nada, porque tu periódico y tu editorial no te van a dejar de lado. Eres un autor del grupo, ya sea mediático o editorial, y de ahí no te mueven. La impunidad está instalada en nuestra esfera pública: existe algo que podríamos llamar cultura de “amiguetes”. Algo parecido al capitalismo de amiguetes. Hay además una cierta colusión, se protegen y se jalean entre sí. Desde hace tiempo, en nuestro país se detecta una fuerte demanda para acabar con el capitalismo de amiguetes; algo similar, creo yo, debería suceder con la cultura de amiguetes.

Según argumenta en el libro, tiene que ver también con la falta de rigor.

Haber estado en primera fila mediática durante tanto tiempo les ha hecho pensar que nadie va a cuestionar sus tesis y si alguien lo hace suponen que es un necio o un trepa, alguien que quiere moverles la silla. No conciben la posibilidad de que alguien desmonte sus argumentos-eslogan. Aquellos a los que más critico en el libro han acumulado grandes dosis de soberbia. Se han acostumbrado a recibir todos los premios y reconocimientos y a tener un acceso privilegiado en los periódicos tradicionales. A veces esa soberbia se combina con mala educación, como sucede por ejemplo con Juaristi.

Otra característica es que no hay científicos o investigadores en sus filas. Todos son novelistas o ensayistas.

Bueno, es un reflejo del país, que está muy escorado hacia las letras. Su intervención en la esfera pública proyecta el estilo argumentativo del ensayismo, a diferencia de lo que sucede en los países anglosajones, donde la investigación tiene mayores peso y prestigio. Por investigación me refiero a que cada afirmación que hagas tiene que venir respaldada por datos o por argumentos ulteriores que a su vez dependen de datos. Se trata de un debate menos ideológico, más atento a la información empírica. Aquí estamos acostumbrados a que el tipo de querella política sea muy parecido a las querellas literarias, y así se degrada mucho el debate público.

Por investigación me refiero a que cada afirmación que hagas tiene que venir respaldada por datos o por argumentos ulteriores que a su vez dependen de datos

¿Esa degradación va unida a la falta de masa crítica del país o se debe a que las figuras opacan todo?

Creo que tiene que ver con lo que a veces se  llama la maldición de los países de tamaño medio. Si eres un país muy grande, como Estados Unidos, la esfera pública es tan enorme y hay tantos participantes que apenas existen figurones o referentes. Si eres un país muy pequeño, estás obligado por necesidad a internacionalizarte, a abrirte al exterior, como les ocurre a Portugal u Holanda. El problema está en los países de tamaño medio --Francia, Italia, España-- donde la esfera pública es grande pero no lo suficiente para que haya pluralismo, y tampoco es tan pequeña como para que sea necesario abrirse al exterior. Entonces se forma una esfera pública muy introspectiva, donde los figurones adquieren un protagonismo exagerado y adoptan una posición “casticista”, que ignora lo que pasa más allá de nuestras fronteras..

Una de las críticas del libro es el localismo, la ausencia de referencias europeas en sus textos.

Eso se nota sobre todo en los debates acerca del regeneracionismo: es como si España tuviera un problema propio que no existe en el resto de países europeos. Lo podríamos llamar localismo, pero creo que en el fondo es el mismo “casticismo” intelectual que ya se impone con la Generación del 98.

¿Qué conexiones hay entre este grupo de intelectuales y el 98?

Hay muchos puntos en común, también con la del 14. Uno de los que me gustaría destacar es el de los grandes virajes ideológicos. En los de ahora, muchos empezaron de jóvenes en el marxismo-leninismo y han acabado firmando manifiestos con Federico Jiménez Losantos y Hermann Tertsch (como el de “Los libres e iguales”, promovido por Cayetana Álvarez de Toledo). Todos esos virajes responden a una cierta frivolidad intelectual, a una aproximación estética y moralizante a la política. Viene sucediendo así en muchos casos desde el 98.

Es lógico que todo el mundo cambie de posiciones a lo largo de su ciclo vital. Lo que te hace sospechar es que no haya cambios en todos los sentidos, van coordinados

¿Otra característica común es haber sido izquierdistas en la primera parte de la democracia y haber pasado al PP o a Ciudadanos?

Algunos se han pasado al PP sin complejos, como Juaristi; otros, como Savater y Azúa, han preferido guardar las formas y quedarse con sus juguetes, UPyD y Ciudadanos. Cambian en los años noventa, con la decadencia del felipismo; lo hacen siempre a favor de la corriente. Cuando llega Aznar, entran al juego: la derecha tenía necesidad de relegitimarse intelectualmente porque aún llevaba encima el estigma franquista. Y a propósito del terrorismo, el Partido Popular, con muchísima habilidad, consigue llevar a su terreno a muchos de los intelectuales que habían sido socialdemócratas en los 80 y revolucionarios en los 70. Ahí hay una ganancia mutua para las dos partes. El PP se presenta como un partido que defiende la democracia frente a la amenaza “totalitaria” de los etarras. Y ellos, los intelectuales, recuperan la figura del resistente que se opone al totalitarismo. Se producen situaciones que, vistas desde el presente,  son un poco grotescas, como transformar a Jaime Mayor Oreja en un referente de la democracia. La cuestión “nacional”, que es realmente lo único que aún les estimula (necesitan el plan Ibarretxe o el Procés de Mas para dar lo mejor de sí mismos) es la clave de todo. La crisis, en cambio, les resbala.

Ese proceso de derechización aguda es comprensible. Les pasa a muchos.  

Es lógico que todo el mundo cambie de posiciones a lo largo de su ciclo vital. Lo que te hace sospechar es que no haya cambios en todos los sentidos, van coordinados. Apenas hay casos en la trayectoria contraria, de la derecha a la izquierda (una excepción podría ser Vestrynge). Se fueron desplazando tanto hacia posiciones liberales y conservadoras que reaccionaron con una virulencia inusitada durante la etapa de Zapatero: les sacaba de quicio el proceso de paz, el Estatuto catalán, la alianza de civilizaciones, la ley de memoria histórica… Cuando llega el PSOE en 2004 entran en fase de irritación permanente

Y luego, cuando gana Rajoy, todos a una convierten Cataluña en el único problema.

Hace poco le preguntaron a Fernando Savater en El Español: ¿Cuál es el problema principal que tiene España? Su respuesta: Cataluña. Sí, Cataluña es sin duda un problema, un problema que se arrastra desde hace muchas décadas… pero sabiendo cómo está el país de deshecho, las fracturas sociales que se han producido, las complicaciones para hacer política dentro del euro, el paro, la desigualdad y la pobreza… ¿Es realmente Cataluña el principal problema de España? Creo que esto da una idea de la burbuja en la que muchos de ellos están metidos desde los noventa. Cuando ETA empieza a matar políticos, se produce una gran reacción ciudadana y el grupo encabeza el movimiento cívico de resistencia. Aquello a mí me pareció admirable y creo que estuvieron a la altura de las circunstancias. Pero muchos se han quedado presos de los esquemas de entonces, se han enganchado a una guerra de trincheras contra el nacionalismo, con una pobreza argumental asombrosa.  Las cosas que dicen sobre el nacionalismo revelan poca preparación, poco rigor. En el libro desarrollo mucho esta cuestión. Baste un ejemplo un tanto superficial: Vargas Llosa y Savater llevan tiempo repitiendo eso de que  el nacionalismo se cura viajando. Sin embargo, hay nacionalistas acérrimos en Cataluña con una trayectoria mucho más cosmopolita que nuestros intelectuales “castizos”: son gente que ha viajado, que ha publicado en otros idiomas, que ha dado clases en universidades de élite… Como este, hay muchos otros tópicos que analizo y que cuando se examinan con un poco de calma se ve que no tienen base.

Sánchez-Cuenca, durante la entrevista.

Sánchez-Cuenca, durante la entrevista.

Por ejemplo, su actitud ante Podemos, que parece marcada por el odio.

Ya se vio cómo reaccionaban ante el 15M: con total condescendencia: “Estos pobres chicos, que no se enteran de nada y ahora quieren hacer ellos su protesta, cuando nosotros ya hicimos la nuestra, pero era contra el franquismo”. Puede que el 15M tuviera mucho de ingenuo, ¿pero oponerse al franquismo defendiendo el modelo maoísta era más lúcido? En cualquier caso, la aparición de Podemos les sirve para reafirmarse en lo bien que hicieron abandonando cualquier compromiso progresista.

¿Vargas Llosa es el líder espiritual?

No creo, solamente es el intelectual de mayor visibilidad internacional: se trata de un premio Nobel y de un novelista realmente excepcional. Soy un rendido admirador de su obra literaria. Pero cuando habla de política, lo hace de forma muy superficial, con gran osadía y sin demasiado amor por los hechos o la lógica. Releyendo artículos antiguos en los que ensalza a Rosa Díez o a Esperanza Aguirre --llega a decir que si la “Juana de Arco del liberalismo” hubiera gobernado, España habría evitado la crisis--, te das cuenta de la frivolidad con la que están escritos.

El sociólogo Diego Gambetta lo llama la cultura del “¡claro!”, que desarrolla a través del concepto de “machismo discursivo”

¿Qué papel juega Cercas en el grupo?

Él es más joven que los referentes clásicos de este grupo, y tiene posiciones más abiertas. También me encanta su literatura, pero no así sus artículos de opinión. En la cuestión del nacionalismo ha adoptado posiciones muy intransigentes en relación con el referéndum catalán. Ha tenido una evolución hacia un opinionismo cada vez más acusado, de tesis muy rotundas y sin mucho fundamento. Su afirmación enfática de que el derecho a decidir es incompatible con la democracia tiene, como intento mostrar en el libro, una base argumental muy endeble. También señalo una incoherencia divertida: cuando Mas propone realizar un referéndum, Cercas escribe diciendo que es una medida demagógica, que está sujeta a las pasiones del pueblo, y pide elecciones plebiscitarias. Y cuando por fin Mas convoca elecciones plebiscitarias dos años después porque no se puede hacer el referéndum en condiciones, Cercas publica un artículo quejándose de que los nacionalistas convoquen unas elecciones plebiscitarias y no un referéndum. Ese es el nivel del debate.

La cultura del “¡claro!”...

Sí, es lo que el sociólogo Diego Gambetta llama la cultura del “¡claro!”, que desarrolla a través del concepto de “machismo discursivo”: es la cultura de la afirmación lapidaria, de la sentencia tajante cargada de testosterona intelectual…

Azúa escribió un memorable artículo criticando a los líderes de Podemos como símbolo de la endogamia de la universidad española.

Es un clásico entre nuestros intelectuales estar todo el día quejándose de lo mal que está la educación. En el libro recuerdo que eso se remonta a Sócrates, que dice que la educación está en decadencia por culpa de los sofistas y desde entonces lo han repetido todas y cada una de las generaciones siguientes. Azúa tiene opiniones siempre muy extremas, pero en este caso concreto le superan colegas como Gabriel Albiac o Antonio Muñoz Molina; este último ha llegado a escribir que el objetivo de nuestros políticos es que perdure el analfabetismo. A ver quién es el listo que refuta una tesis así. Este tipo de afirmaciones tan exageradas no suele tener ningún respaldo empírico.  España, aunque les escandalice, no está tan mal en resultados educativos, como muestran las pruebas de PISA. Tenemos algunos problemas serios como el fracaso escolar, pero en logros de los estudiantes estamos a poca distancia de los países en cabeza. La universidad española sigue teniendo muchos problemas, pero ha mejorado espectacularmente en algunos centros y especialidades, por mucho que Azúa y los demás no quieran enterarse. El debate sobre la educación es uno de los que mejor refleja el estilo de intervención que tanto critico en el libro, en el que los intelectuales defienden tesis no para que avance el debate y se mejoren las cosas, sino para agrandar su propia figura y despertar la admiración del público.

¿Pérez-Reverte…?

Pertenece al género ínfimo. Por más que tenga amistad con algunos de los intelectuales más consagrados, no se le pude tomar en serio cuando interviene en el debate público. Que lance juicios sumarísimos y gravemente ofensivos sobre los políticos cuando él es un condenado por plagio (y sigue sentado en la Real Academia…). Pérez-Reverte es el caso más extremo y caricaturesco de “machismo discursivo”.   

No se dan cuenta de que su estilo de intervención en la esfera pública se ha quedado caduco

En el libro no menciona a ninguna mujer.

Bueno, menciono a Edurne Uriarte y la “claridad moral” que practica. Pero es una excepción. Las mujeres no suelen caer en el vicio del “machismo discursivo”.

Usted les llama intelectuales “moralizantes”.

Me refiero a una aproximación puramente “moral” a la política. Hay algunos intelectuales que participan en el debate político sobre todo para resaltar sus cualidades morales frente a unos políticos que ellos consideran indignos. Es algo que ya detectó Javier Varela en su libro La novela de España. Me resulta fascinante que haya pasado un siglo desde el 98 y los intelectuales sigan en el mismo registro. Muñoz Molina, en este sentido, es una fuente permanente de ejemplos.   

El libro será molesto...

Es un libro duro en la crítica y entiendo que haya quien se sienta molesto. No obstante, creo que no es ofensivo. No ataco a personas ni sus obras literarias o filosóficas, me centro solamente en sus intervenciones públicas. En nuestro país la crítica intelectual rara vez se hace con nombres y apellidos. Hay poca costumbre. Se prefiere la alusión velada, para iniciados, o las frases del estilo de “hay en España quien piensa…”.

Hoy hay muchísima gente escribiendo en blogs y plataformas digitales que aporta información y opinión mucho más elaborada que la de los figurones clásicos

¿Cómo se explica la evolución desde que Aranguren dijo que El País era el intelectual colectivo hasta la situación actual, en la que el periódico de referencia ha girado a la derecha?

Yo creo que la línea de El País y de muchos de estos escritores ha ido en paralelo. Con una diferencia, y es que a los intelectuales les ha resbalado la crisis, mientras que El País adoptó una posición muy beligerante respecto al tipo de políticas que había que realizar. El País recibe con entusiasmo el ajuste de mayo de 2010 y dice que por fin desaparece el “populismo” del PSOE (la salida social de la crisis) y que por fin se van a hacer las políticas que necesita España. En ese momento entra en el discurso neoliberal del ajuste fiscal acompañado de reformas estructurales como forma de recuperar el crecimiento, y no se ocupa de las consecuencias sociales de esa estrategia (nada sobre los desahucios, la desigualdad, la pobreza energética…). Al mismo tiempo, adopta un tono un poco papanatas de aceptación incondicional de todo lo que provenga de Europa... Todo ello, me parece, le hace perder mucha credibilidad al periódico.  

¿Cómo están viviendo las estrellas la transición del mercado de la información?

Yo creo que no son del todo conscientes del cambio que ha tenido lugar. No se dan cuenta de que su estilo de intervención en la esfera pública se ha quedado caduco. No pueden seguir opinando con tanta frivolidad ahora que hay tanta gente tratando de aumentar el rigor de nuestro debate político. Por supuesto, los figurones siguen teniendo gran presencia mediática y el favor del establishment... Pero eso, en esta época, me temo, es poca cosa.

¿Estamos ante el ocaso de ese tipo de opinador?

Mi impresión es que, precisamente porque en la crisis han tenido más bien poco que decir, su reputación se ha resentido. Hoy hay muchísima gente escribiendo en blogs y plataformas digitales que aporta información y opinión mucho más elaborada que la de los figurones clásicos. Poco a poco estos jóvenes tienen que ir desplazando al intelectual caduco que opina sobre todo sin demasiado rigor.

______

Ignacio Sánchez-Cuenca es consejero editorial y colaborador habitual de CTXT.

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Autor >

Autor >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace más de 20 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

22 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Samuel Ahab

    Como a cualquiera me encanta cuando les arrean a las élites intelectuales, pero basar tu tesis en que opinar en un artículo de opinión es no tener vergüenza me parece exagerado. Lo mismo esa pretensión de que solo se puede opinar con el apoyo de datos empíricos. Muy bonito pero irrealizable. ¿Acaso, usted, señor Sánchez Cuenca, les lee el pensamiento a estos autores para poder "opinar" sobre los motivos de su trayectoria intelectual? Si usted hubiera adoptado un tono jocoso, como sin pretensiones, su libro hubiera ganado mucho porque todo lo que he leído hasta ahora me suena arbitrario, poniéndose al nivel de lo que usted critica en este libro.

    Hace 4 años 8 meses

  2. CarmenK

    En general estoy de acuerdo con el punto de vista de S.Cuenca.Pero al poner ejemplos del mismo coje a veces el rábano por las hojas. En el caso de Vargas Llosa, no creo que sus artículos de opinión sobre política sean frívolos y faltos de datos, ni están escritos para su propio lucimiento. En los que publicó sobre América latina en los 90 hay genuina preocupación y fino análisis por lo que sucede en esta región del mundo en la que se encuentra su propio país. Sirva de ejemplo el publicado el 8 de agosto de 1.999 en El País llamado "El suicidio de una nación" donde el vaticinio que hace de la situación actual de Venezuela es asombroso y los datos que aporta sobre su causa no son superficiales y si la mar de interesantes para cualquiera.

    Hace 4 años 11 meses

  3. CarmenK

    En general estoy de acuerdo con el punto de vista de S.Cuenca.Pero al poner ejemplos del mismo coje a veces el rábano por las hojas. En el caso de Vargas Llosa, no creo que sus artículos de opinión sobre política sean frívolos y faltos de datos, ni están escritos para su propio lucimiento. En los que publicó sobre América latina en los 90 hay genuina preocupación y fino análisis por lo que sucede en esta región del mundo en la que se encuentra su propio país. Sirva de ejemplo el publicado el 8 de agosto de 1.999 en El País llamado "El suicidio de una nación" donde el vaticinio que hace de la situación actual de Venezuela es asombroso y los datos que aporta sobre su causa no son superficiales y si la mar de interesantes para cualquiera.

    Hace 4 años 11 meses

  4. CarmenK

    En general estoy de acuerdo con el punto de vista de S.Cuenca.Pero al poner ejemplos del mismo coje a veces el rábano por las hojas. En el caso de Vargas Llosa, no creo que sus artículos de opinión sobre política sean frívolos y faltos de datos, ni están escritos para su propio lucimiento. En los que publicó sobre América latina en los 90 hay genuina preocupación y fino análisis por lo que sucede en esta región del mundo en la que se encuentra su propio país. Sirva de ejemplo el publicado el 8 de agosto de 1.999 en El País llamado "El suicidio de una nación" donde el vaticinio que hace de la situación actual de Venezuela es asombroso y los datos que aporta sobre su causa no son superficiales y si la mar de interesantes para cualquiera.

    Hace 4 años 11 meses

  5. CarmenK

    En general estoy de acuerdo con el punto de vista de S.Cuenca.Pero al poner ejemplos del mismo coje a veces el rábano por las hojas. En el caso de Vargas Llosa, no creo que sus artículos de opinión sobre política sean frívolos y faltos de datos, ni están escritos para su propio lucimiento. En los que publicó sobre América latina en los 90 hay genuina preocupación y fino análisis por lo que sucede en esta región del mundo en la que se encuentra su propio país. Sirva de ejemplo el publicado el 8 de agosto de 1.999 en El País llamado "El suicidio de una nación" donde el vaticinio que hace de la situación actual de Venezuela es asombroso y los datos que aporta sobre su causa no son superficiales y si la mar de interesantes para cualquiera.

    Hace 4 años 11 meses

  6. CarmenK

    En general estoy de acuerdo con el punto de vista de S.Cuenca.Pero al poner ejemplos del mismo coje a veces el rábano por las hojas. En el caso de Vargas Llosa, no creo que sus artículos de opinión sobre política sean frívolos y faltos de datos, ni están escritos para su propio lucimiento. En los que publicó sobre América latina en los 90 hay genuina preocupación y fino análisis por lo que sucede en esta región del mundo en la que se encuentra su propio país. Sirva de ejemplo el publicado el 8 de agosto de 1.999 en El País llamado "El suicidio de una nación" donde el vaticinio que hace de la situación actual de Venezuela es asombroso y los datos que aporta sobre su causa no son superficiales y si la mar de interesantes para cualquiera.

    Hace 4 años 11 meses

  7. Carles Sirera

    Hola estimado colega, tus amiguetes hace tiempo que me conocen, pero ya que tienes un rostro de piedra, te recuerdo que colaste a tus cinco amiguetes en la UC3M pervirtiendo las normas: http://simicar.blogs.uv.es/2014/12/17/juan-march-y-la-uc3m-el-caso-de-los-profesores-visitantes/

    Hace 4 años 11 meses

  8. karlggest

    Hola. Es interesante que el razonamiento no lo extienda a otros que sí considera "referentes intelectuales válidos". Yo pensaba que en un caso como en el otro lo importante era la capacidad de argumentar la posición de cada uno, no su trabajo o carrera universitaria. Salud!!

    Hace 5 años

  9. Falacie

    En favor o en contra, argumentos por favor. Las razones no se tapan con ataques o "túnoses". Causa falsa el argumentar que la supuesta falta de cumplimiento del autor de ciertas conductas exime de valor a alguno de sus razonamientos. La crítica hay que leerla y rebatirla de forma razonada, atacando las premisas o los errores de argumentación, no al autor.

    Hace 5 años

  10. Francisco

    Pues si. Como como ya se ha dicho, por fín una persona sensata que se atreve a criticar a "la casta" intelectual. Cuídese don Ignacio porque ya se sabe como nos las gastamos aquí con los que van por libre. Viendo algunos comentarios de esta página, parece que le van a dar "lustre" a su persona. Eso sí, no son comentarios de los ilustrados. Esos al menos hubieran leido la entrevista e incluso alguno la introducción de su libro. Enhorabuena por la publicación. A partir de ahora tiene en mí un nuevo y seguro seguidor.

    Hace 5 años 1 mes

  11. Y así todo

    Según este señor, entonces, sólo pueden opinar quiénes él dice, es decir, los que reproducen sus peregrinas y ramplonas ideas. Ésas que le publican las editoriales de amiguetes. Y lo dice alguien que presuntamente prevaricó para colocar a sus colegas de la fundación, ésa que lleva el nombre del banquero de Franco, en la Universidad Carlos III de Madrid. Los mismos colegas que ahora se dedican a salir en el programa del Wyoming y otros afines opinando. Imagino que esa opinión sí que vale. Este señor debe de haber olvidado lo que aprendió en filosofía (porque es filósofo y, por cierto, profesor de sociología y no de ciencia política) sobre la "doxa", la opinión. La opinión no es ciencia. Según su libro y sus ideas, todas las opiniones a esta noticia deberían estar censuradas, salvo que se demostrara que los que las escribimos tenemos una licencia concedida por este señor o su vergonzante fundación. En una cosa sí que ha dado en el clavo: su libro y sus opiniones son ejemplo perfecto de desfachatez intelectual

    Hace 5 años 1 mes

  12. Juan Alix

    No he podido evitar acordarme de esta deposición de Félix de Azúa, todo un ejemplo de miseria moral, ética y estética. No tiene desperdicio. http://www.jotdown.es/2012/07/felix-de-azua-nuestros-mejores-anos/

    Hace 5 años 1 mes

  13. Paz Olivares

    Con un par. Cuánta falta hace la valentía en el debate intelectual.

    Hace 5 años 1 mes

  14. antoniopriante.com

    Hacía falta que, por fin, alguien dijese algo así. En cuanto a los extraños virajes de ciertos personajes, Piglia da una razón a tener en cuenta: http://antoniopriante.com/2015/10/20/ricardo-piglia-y-los-cambios-extremos/

    Hace 5 años 1 mes

  15. Vaya tela

    “Hay que acabar con la cultura de amiguetes”, dicho por un señor que enchufó a todos sus colegas de la Fundación Juan March en la Universidad Carlos III http://vozpopuli.com/actualidad/42636-escandalo-en-la-uc3m-denuncian-fraude-de-ley-a-la-hora-de-adjudicar-plazas-de-profesores-visitantes

    Hace 5 años 1 mes

  16. Ris

    Ah, por fin alguien lo dice. Muchas gracias por poner las cosas en su sitio con estos "intocables".

    Hace 5 años 1 mes

  17. iggypop

    Bueno, uno puede coincidir en mucho con este señor, especialmente cuando arrea a ese grupo de nuevos intelectuales orgánicos que no escriben nada de interés desde hace dos décadas. Me echo a temblar cuando se usan palabras fuera de contexto como "impunidad" o "brutal", que no son aplicables al discurso político por muy inane que éste sea.

    Hace 5 años 1 mes

  18. Andrés

    Estoy bastante de acuerdo con lo que se dice en la entrevista lo que me hace dudar en leer el libro pues prefiero contrastar mis ideas con otras diferentes. No obstante, anoto referencia.

    Hace 5 años 1 mes

  19. Ignacio

    Tremendo el sectarismo del autor, pero no menos aún los entrevistadores. Enhorabuena por una gran obra científica. Seguro que seríamos todos más libres, más felices, y, sobre todo, más "intelectuales" si "acabáramos" con las intervenciones de Vargas Llosa o Savater, y las sustituyéramos por la pureza y la profundidad científica del autor. Race to the bottom. A eso vamos

    Hace 5 años 1 mes

  20. Francisco

    ¿Y el autor no es también un opinador? Además, ¿qué es eso de la impunidad? ¿No se supone que en democracia podemos opinar libremente? Lo mismo de siempre: el que no sea de mi secta es un reaccionario.

    Hace 5 años 1 mes

  21. Pachi Arroyo

    Recuerdo un artículo de Sánchez-Cuenca en El País precisamente. Es un buen articulista. Pero esa coherencia inmaculada que predica tampoco es lo suyo. En aquel artículo sobre cómo hacer artículos de prensa, había un latiguillo recurrente. Se podían seguir todos los consejos que daba o escribir como Fernando Savater. En fin, compraré el libro y veré si queda algo de aquello. La caña al intelectual establecido, Moran style, siempre es de agradecer.

    Hace 5 años 1 mes

  22. Alberto

    Joder, qué ganas me han dado de conseguir el libro tras leer la entrevista. Desconozco el poder de los individuos que nombra, más allá de su capacidad como creadores de opinión, a la hora de que el autor se pueda ver "perjudicado" de algún modo; pero apostaría a que Sánchez-Cuenca se juega algo por tocar a semejantes popes... Por cierto, me extraña que no nombre a Marías! Encaja con tooodo lo que nombra.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí