1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El silencio y el miedo de las refugiadas

Ruba Sulaimane relata a adolescentes alemanes su viaje junto a su hija de 11 años desde Siria. Amnistia Internacional denuncia que las mujeres sufren agresiones, explotación y acoso sexual en todas las etapas de la huida, también en Europa

Laura Alzola Kirschgens Hamburgo , 24/02/2016

<p>Ruba Sulaimane durante un momento de su charla con los alumnos del instituto de secundaria Gymnasium Grotmoor de Hamburgo.</p>

Ruba Sulaimane durante un momento de su charla con los alumnos del instituto de secundaria Gymnasium Grotmoor de Hamburgo.

L.A.K.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los alumnos de la clase 9.A del instituto de secundaria Gymnasium Grotmoor han apartado los pupitres pintarrajeados con rotulador y tiza. Ahora colocan las sillas en forma de u y miran a la invitada. “¿Alguien se acuerda de lo que es la Convención de Dublín?”, pregunta, a modo de introducción, la profesora Möller. Tienen 14 años. El más rubio y menudo levanta la mano y explica lo del registro y la huella dactilar. Serán las últimas palabras de los chavales que se escuchan en el aula.

Todos callan mientras Ruba Sulaimane, una mujer sirio-palestina de 27 años, cuenta la historia de su huida en un inglés quebrado, aprendido solo gracias a las películas de Hollywood que veía antes de que estallara la guerra. “Un día abrí la ventana de la cocina y vi sangre en mi calle. ¿Os lo podéis imaginar?”, comienza. “Horas después, los militares llamaron a nuestra puerta en Damasco. El barrio entero fue alertado de que caerían bombas. Salimos para salvarnos y en cuestión de minutos una multitud de gente recorría la calle. Caminábamos dejando nuestra vida atrás. Atemorizados, incrédulos, desesperados”.

Ruba cuenta su historia gracias a OpenEyesOpenHearts, (Ojos abiertos, corazones abiertos), una pequeña red de personas que trata de poner en contacto a alumnos de institutos de Hamburgo con quienes deseen contar su historia. El proyecto, idea de Lena Lührmann, voluntaria en uno de los centros para refugiados de la ciudad hanseática, fue puesto en marcha en septiembre de 2015. Antes de las ponencias, los profesores preparan con los alumnos el tema, explicándoles las nociones básicas de la política de asilo europea y germana. Después, equipados con un proyector, un powerpoint de fotos y mucha autenticidad, los refugiados tratan de hacerse entender.

Ya van 30 charlas desde que comenzara el proyecto y, como siempre, los alumnos no despegan la mirada de la invitada mientras explica que se mudaron de casa diez veces por las bombas, hasta que un día, la hija de Ruba, de 11 años, se negó a ir al colegio porque cada semana echaba en falta  un compañero de pupitre. “Mis amigos se mueren, mamá”. Ese fue el punto de inflexión.

La familia Sulaimane, madre, padre e hija, intentó huir de Damasco. Pero a pocas horas de trayecto una patrulla de militares amenazó con matar a ambas mujeres si él no se quedaba a combatir. Al final, lo llevaron detenido y ellas siguieron huyendo a través de territorio ocupado por el Estado Islámico. “Temí por mi vida cada segundo de los dos días que viajamos en coche, cubiertas completamente, sin hablar una palabra, casi sin atrevernos a respirar. El ISIS  no tiene nada que ver con el Dios en el que yo creo”.

En Turquía, Ruba pudo llamar por teléfono a unos familiares para que pagaran el soborno de liberación de su esposo, que se esconde desde entonces en la casa de su madre, en Damasco. Esa misma noche, las dos mujeres cruzaron el mar Egeo. El agua entró en la embarcación en la que viajaban junto a unas cuarenta personas más. Quitándose los zapatos y utilizándolos de recipientes para achicarla, lograron salvarse. “En la oscuridad, adivinamos que había otra barca, a unos quinientos metros de la nuestra. Todo estaba negro, pero escuchamos cómo se hundía, que morían”. Al llegar a Grecia, Ruba habló con su marido. “Se echó a llorar cuando lo llamé desde tierra firme, después de dos días sin saber nada de nosotras”, recuerda.

La huída siguió siendo oscura. Caminaron sólo de noche para no ser interceptadas por la policía. Por senderos de tierra, a través de bosques y pequeñas montañas, desde Grecia, pasando por Macedonia y Serbia, hasta Hungría. En este último país, los militares insistieron en tomar sus huellas dactilares. Ruba no quería ser registrada, pero al negarse la encerraron junto a su hija, “cansada, enferma, débil”. Al día siguiente se dejaron registrar, y pagaron a un traficante para que las condujese dentro de un remolque sin ventanas, con otras diez personas, hasta la frontera con Alemania, donde la policía las detuvo.

Las fotos y las palabras de la presentación para los colegios están minuciosamente escogidas, adaptadas a las aulas, para no herir. Ruba solo habla de la violencia del camino en privado y con adultos. Ella, que no fue capaz de pegar ojo más de unas horas en los 13 días que duró el viaje porque necesitaba vigilar el sueño de su hija, admite que fue testigo directo del miedo y del silencio de las mujeres: “En confianza, casi todas tenían alguna historia de acoso o abuso que contar. Callaban por miedo. Porque como mujer sin papeles, estás en la peor posición para exigir o denunciar nada”.

Según un informe publicado en enero por Amnistía Internacional, las mujeres y niñas refugiadas sufren violencia, agresiones, explotación y acoso sexual en todas las etapas de la huida, también en territorio europeo. La organización entrevistó en el norte de Europa a 40 mujeres que habían recorrido la misma ruta que Ruba Sulaimane y su hija. Todas declararon haberse sentido amenazadas e inseguras durante el trayecto; denunciaron que el personal de seguridad u otros refugiados las habían sometido a malos tratos físicos y explotación económica, las habían manoseado o presionado para que tuvieran relaciones sexuales.

Las mujeres entrevistadas dijeron además sentirse especialmente amenazadas en las zonas de tránsito y en los campamentos de Hungría, Croacia y Grecia, al ser obligadas a dormir junto a cientos de hombres refugiados y a usar los mismos aseos y duchas que estos. Algunas declararon haber adoptado medidas extremas en el trayecto, como no comer ni beber para evitar ir al servicio. “Estas mujeres y sus hijos han huido de algunas de las zonas más peligrosas del mundo, y es una vergüenza que sigan en peligro en suelo europeo”, criticó Tirana Hassan, directora del Programa de Respuesta a las Crisis de Amnistía.

En Women in Exile conocen bien la precaria situación de las mujeres solicitantes de asilo o refugiadas en suelo europeo. Desde 2002, esta ONG germana fundada por exiliadas ayuda a las mujeres que han huido a conocer sus derechos en el procedimiento de asilo y a defenderse de la violencia sexual, discriminación y exclusión a las que se ven expuestas en los centros de acogida alemanes. Desde hace casi catorce años, denuncian situaciones que se siguen repitiendo en la actualidad: mujeres alojadas en lugares abarrotados y privadas de libertad con el pretexto de estar siendo protegidas por las autoridades.

Cuando después de recorrer cinco centros de refugiados alemanes, llegó por fin a Hamburgo, a Ruba Sulaimane también se le ofreció vivir en un centro exclusivo para mujeres. Ella aceptó ser trasladada a lo que ahora describe como “un horror”. “Eran más de doscientas mujeres durmiendo desde hacía meses en una misma sala, con decenas de niños gritando, sin un solo minuto de privacidad, con el personal de seguridad, hombres, siempre presente”. Ruba relata cómo al entrar en el centro confiscaron su ropa y los juguetes de su hija alegando “necesarios controles de seguridad” e insiste en que nadie podía entrar ni tampoco salir sin documentos de identificación y permiso de ese edificio, cerrado a cal y canto. “En el centro mixto tenía libertad de entrada y salida, aquello de repente era una cárcel. Mi hija lloraba y me preguntaba si habíamos vuelto a Hungría”

La ministra de Familia germana, Manuela Schwesig, anunció el 14 de diciembre de 2015 medidas como la instalación de aseos separados por sexos, el acceso a ayuda psicológica o la creación de zonas de recreo para niños en los centros. Además, los voluntarios que ayudan a los refugiados tendrán que presentar certificados policiales de buena conducta para acceder a colaborar.

Elizabeth Ngari, la portavoz de Women in Exile, aplaudió entonces que al fin se pretendieran tomar medidas específicas, pero insiste en que la única manera de asegurar una protección efectiva es la salida de mujeres y niños de centros así, ya que “las condiciones en las que viven conducen a una constante retraumatización de las víctimas de abusos y violencia”. Una de las medidas del nuevo Paquete de asilo II consensuado por el Gobierno de coalición germano y aprobado el 28 de enero consiste en alargar el tiempo de estancia en estos centros de acogida inicial hasta seis meses.

Ruba Sulaimane y su hija fueron “rescatadas” a los dos días del centro exclusivo para mujeres por Lena Lührmann, la voluntaria que había conocido en el centro mixto anterior, y junto a la que poco después fundaría OpenEyesOpenHearts. Lührmann, junto a su marido, las acogió en su casa durante meses y les ayudó con el papeleo para lograr el estatus de refugiadas. Ahora, con el permiso para permanecer en Alemania durante los próximos tres años, Ruba acude a un curso de alemán todas las tardes y da charlas en institutos siempre que puede. Además, lucha con las administraciones para traer a su marido desde Damasco: “En avión, porque después de lo que viví en el viaje, no sé si él sobreviviría”.

Autor >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alberto

    Tal como está Europa, me sorprende que los padres/madres no hayan exigido aún la inmediata dimisión del/a responsable del centro educativo por programar este encuentro. Supongo que aquí los responsables ya estarían en la cárcel.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí