1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Zoe Konstantopoulou / Expresidenta del Parlamento griego

“Los partidos de la izquierda radical no deben esperar nada de los viejos poderes políticos”

Amanda Andrades / Daniel Córdoba 24/02/2016

<p>Zoe Konstantopoulou durante un momento de la entrevista.</p>

Zoe Konstantopoulou durante un momento de la entrevista.

Antonio Girón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Zoe Konstantopoulou (Atenas, 1976) ha participado en Madrid durante el fin de semana del 19, 20 y 21 de febrero en las jornadas de presentación del Plan B, un movimiento que quiere repensar Europa y plantear una alternativa a las políticas de austeridad tras “el golpe de Estado financiero” en Grecia.

La expresidenta del Parlamento griego se expresa en ese impecable inglés que comparte la élite intelectual de Syriza, la del primer ministro, Alexis Tsipras, y el actual ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, y la del anterior ocupante de este sillón, Yanis Varoufakis. Hasta la aprobación el 16 de julio de 2015 del memorándum del tercer rescate de Grecia, o la capitulación del Gobierno griego, depende de quién nombre el momento, los cuatro parecían remar en el mismo barco. Hoy son adversarios no sólo políticos, sino también ideológicos.

Konstantopoulou, una de las escasas mujeres con un papel público relevante durante el primer Gobierno de Tsipras, dio su apoyo a los disidentes de Syriza, Laikí Enótita (Unidad Popular), la escisión liderada por el exministro de Energía en el Ejecutivo de Syriza, Panagiotis Lafazanis. También se sumó Varoufakis. En las elecciones de septiembre de 2015, Unidad Popular sólo obtuvo el 2,89% de los votos y no logró entrar en el Parlamento.

Es una mujer fuerte. Una de esas políticas a las que no es posible apartar de su discurso. Y a estas jornadas ha venido con un mensaje muy claro, la defensa de los trabajos del Comité sobre la Verdad de la Deuda griega, que ella puso en marcha, y la crítica a la "traición" de Tsipras, que insiste en que tenía opciones ante el “chantaje” de las instituciones europeas. Estos dos ejes han centrado sus intervenciones públicas durante el pasado fin de semana en Matadero (Madrid) y sobre ellos pivotan casi todas sus respuestas en esta entrevista.

Cuando se le pregunta por la política española y por la posible participación de Podemos en un gobierno de coalición con el PSOE, se muestra prudente. Se escuda en que no está aquí para “dar consejos a otros movimientos o formaciones políticas”. Tira, sin embargo, de su experiencia griega para lanzar un mensaje admonitorio: “Los partidos radicales de izquierda no tienen nada que esperar de los viejos poderes políticos, que han aceptado sacrificar a la gente para mantenerse ellos mismos en el Gobierno”.

En enero de 2015  Syriza ganó las elecciones y llegó al Gobierno, ¿qué significó esto para el statu quo en Europa?

En enero de 2015 hubo un auténtico avance porque por primera vez hubo un mandato claro por parte del pueblo griego al Gobierno y al Parlamento para acabar con el memorándum, para acabar con estas homicidas políticas que funcionaban matando a la sociedad, aniquilando la democracia y desterrando la esperanza de los países y sus poblaciones. Fue una elección democrática. Fue un mandato popular, independientemente de que no fuese respetado por los acreedores, por la Comisión Europea, por el Eurogrupo, por el Banco Central Europeo.

¿Y qué implicación tuvo esta victoria para el resto de países periféricos y para los movimientos sociales?

Syriza representó esperanza. Syriza representó democracia. Syriza representó un cambio real para Europa. Yo estaba muy contenta y orgullosa de formar parte de esa Syriza. Desgraciadamente, ésa no es la que Tsipras tenía en mente porque tomó una decisión, la de estar de acuerdo en todo lo que se puso sobre la mesa incluso si esto violaba, en lo central, el mandato popular y su compromiso, nuestro compromiso, el que habíamos adquirido en las elecciones de enero con la gente.

El hecho de que el Gobierno de Tsipras se viera obligado a aceptar el acuerdo con la troika ¿qué implicaciones tuvo para los movimientos sociales que luchan por un cambio en la orientación de las políticas europeas?

Es un acuerdo desastroso, un acuerdo destinado a matar las esperanzas y expectativas no sólo de los griegos sino también de aquellos que vieron Grecia como la pionera que podría traer la democracia de vuelta en Europa. Tenemos, sin embargo, que ser honestos, el Gobierno no fue forzado a aceptar. Fue chantajeado, pero decidió perdonar este chantaje. Tenía opciones para no hacerlo. Y muchos de nosotros rechazamos ser chantajeados, rechazamos totalmente estas medidas asesinas y antidemocráticas.

Dice usted que el Gobierno griego podría haber actuado de otra manera, pero en ese momento, el 13 de julio, con los bancos cerrados debido al corte de liquidez por el BCE, ¿qué tendría que haber hecho concretamente Syriza? ¿Salir del Gobierno? ¿Salir del euro?

El informe del comité especial  del Ministerio de Finanzas sobre la reparación del daño causado por Alemania en la Segunda Guerra Mundial que demostró que Grecia tenía derecho a reclamar entre 278.000 y 340.000 millones de euros

Tsipras tenía en sus manos tres poderosas herramientas que nunca utilizó. Una de ellas era el informe del Comité sobre la Verdad de la Deuda griega que mostraba que era ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible. No usó este informe. Y era tan poderoso que obligó al FMI a admitir en junio y en julio de 2015, por primera vez, la insostenibilidad de la deuda griega. La segunda herramienta que tenía en sus manos era el informe del comité especial  del Ministerio de Finanzas sobre la reparación del daño causado por Alemania en la Segunda Guerra Mundial que demostró que Grecia tenía derecho a reclamar a Alemania  entre 278.000 y 340.000 millones de euros. Tsipras tampoco usó esto, lo que es inexplicable cuando Grecia debía devolver una deuda de 325.000 millones de euros. Tsipras tenía en sus manos una tercera herramienta, la de activar las demandas por  casos de corrupción, un eslabón también de la deuda griega. Estos casos afectan principalmente a empresas extranjeras como Siemens o compañías armamentísticas alemanas. El Estado griego podía reclamar miles de millones de euros que se perdieron por corrupción. Se ha probado que la deuda griega no es el resultado de un exceso de gasto del sector público entre 1980 y 2010.

Por eso, no hay absolutamente ninguna excusa para que Tsipras nunca usara estas herramientas. Tenía la opción de usarlas. Eligió no hacerlo. Había decidido que quería llegar a un acuerdo incluso a espaldas de la gente, incluso a costa de la democracia.

Sí, pero si, tal como afirma, tenía varias opciones, en ese momento en el que estaba presente la amenaza de sacar a Grecia del euro, ¿habría usted estado de acuerdo con esa salida del euro? ¿Había otro plan?

Lo que sucede el 12 y el 13 de julio de 2015 no fue nada que no pudiera haber sido previsto antes. Teníamos la experiencia de Chipre en marzo de 2013. Y por supuesto, aquellos que formaban parte de las negociaciones sabían muy bien qué estaba en juego. Hubo un referéndum en Grecia el 5 de julio con un resultado cristalino, el no a estas medidas. No hay absolutamente nada que justifique darle la vuelta a un no en un sí. No hay absolutamente ningún dilema falso o verdadero con el que justificar dar la espalda a la democracia y a la gente.

¿Tiene el Gobierno griego todavía en la agenda lograr la cancelación de la deuda?

El Gobierno griego firmó un acuerdo que aceptaba la deuda. Es muy difícil imaginar cómo vas a intentar obtener una cancelación cuando firmas su aceptación. Desde septiembre, el nuevo presidente del Parlamento ha hecho todo lo posible para parar al Comité sobre la Verdad de la Deuda griega. Yo le di los cuatro informes, los dos preliminares del Comité sobre el carácter ilegal de la deuda, el de la reparación alemana y el del caso Siemens. Todos estaban en la web del Parlamento. Fueron eliminados. Luego les quitó las oficinas a los miembros del Comité y decidió parar sus trabajos. Todo esto ocurre mientras el experto independiente de Naciones Unidas en deuda soberana y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky, visitaba Grecia y hacía público un informe alabando el trabajo del Comité y diciendo que éste debería continuar. Por lo tanto, es muy difícil imaginar que, tras esta caza de brujas, este gobierno quiera hacer algo para disminuir la deuda.

El Gobierno griego firmó un acuerdo que aceptaba la deuda. Es muy difícil imaginar cómo vas a intentar obtener una cancelación cuando firmas su aceptación

¿Va a continuar el Comité sus trabajos?

Los miembros del Comité han decidido no abandonar al pueblo griego porque fue recibido por éste con los brazos abiertos. Actualmente, tras ser echado a patadas de sus oficinas son los ciudadanos los que están ofreciendo espacios para alojarlo sin ningún coste. El Comité se reunirá el 1 de marzo en Bruselas para transformarse en una nueva entidad y continuar su trabajo a pesar de no contar con recursos logísticos ni presupuesto pero sí con mucha determinación y devoción de sus miembros.

En España, sea cual sea el gobierno que se forme, éste tendrá que enfrentarse a recortes impuestos por la Comisión para reducir el déficit en 10.000 millones, ¿qué podría hacer un gobierno que pretenda obtener más justicia social para luchar contra estas exigencias?

Estos recortes contravienen directamente las obligaciones internacionales en derechos humanos de los Estados miembros de la Unión Europea. Esto es un terreno no negociable, no debatible y debería de estar claro desde el principio que no son negociables más recortes. También debería quedar claro desde el principio que la troika no es un órgano legítimo. No tiene absolutamente ninguna legitimidad y no puede reemplazar a los representantes elegidos democráticamente por la gente.

¿Sería recomendable para Podemos o cualquier otro partido de izquierdas entrar en el Gobierno con el PSOE?

No estoy aquí para dar consejos a otros movimientos o formaciones políticas. Sólo puedo contar cuál ha sido mi posición cuando estaba en Syriza y cuál era mi postura en Grecia. Porque en Grecia ha habido coaliciones entre los llamados socialistas y partidos de derecha e incluso con formaciones de extrema derecha para poner en marcha los memorandos. En 2012, cuando no podía formarse gobierno, algunos pidieron a Syriza que participará en una coalición con estas fuerzas. Mi opinión entonces y ahora es que los partidos radicales de izquierda, los movimientos democráticos, no tienen nada que esperar de los viejos poderes políticos, que han aceptado sacrificar a la gente para mantenerse ellos mismos en el Gobierno. Ésta fue y es mi postura para mi país. Por supuesto que hay analogías, pero también diferencias. Sólo puedo esperar que las decisiones que salgan de esta situación sean buscando el interés de los españoles y de los europeos.

¿Por qué es necesaria una iniciativa como el Plan B y qué impacto cree que tendrá en las políticas europeas?

Estoy segura de que la solidaridad está en ascenso, de que la solidaridad internacional, transnacional, interpopular, es esencial y además soy de la opinión de que, para proteger a la gente de las maquinaciones de la troika y el memorando, necesitamos de verdad observar con mucho cuidado el plan que están poniendo en marcha en Europa empezando por Grecia desde 2010. Es un plan que quiere destruir Europa y necesitamos levantarnos con un plan muy específico que permita a los pueblos europeos prosperar, vivir, respirar, crear y beneficiarse realmente del respeto de los derechos y de sus vidas.

¿Cómo pueden transformarse las instituciones europeas en un sentido democrático?

En primer lugar, reclamando la democracia como nuestra, no dándose por vencido, y participando. Una Europa más democrática sólo puede vivir si los ciudadanos europeos van todos juntos a reclamar derechos y participación.

Autor >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Autor >

Autor >

Daniel Córdoba

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. silvia

    lloro de emoción, yo voy Plan B

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí