1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Eulogio Gárate / Exjugador del Atlético de Madrid

“El juego del Atleti es bastante aburrido”

Ricardo Uribarri 24/02/2016

<p>José Eulogio Gárate</p>

José Eulogio Gárate

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Año 1976. Final de Copa. Se enfrentan el Atlético de Madrid y el Real Zaragoza en el Santiago Bernabéu. A los 26 minutos, José Eulogio Gárate Ormaechea (Sarandí, Argentina, 1944) consigue de espléndido remate de cabeza en plancha el único gol del partido que le da al club rojiblanco su quinto título en la competición. El mismo delantero sube al palco a recoger el trofeo de manos del Rey Juan Carlos, que por primera vez presidía el partido. Nadie podía sospechar que aquel sería el último tanto que marcaría en su carrera. Desde cinco meses antes llevaba dentro de su rodilla un hongo a causa de la herida que le provocó una entrada de Indio, jugador del Elche. Poco a poco se le desarrolló una infección que terminaría por retirarle y que casi le cuesta la amputación de la pierna. Atrás quedaban once temporadas, 241 partidos con la camiseta rojiblanca, 109 goles, tres pichichis al máximo goleador liguero, 18 partidos como internacional, tres Ligas, dos Copas, una Intercontinental… y la ‘casi’ de Heysel.

Para muchos sigue siendo el mejor o uno de los mejores delanteros centro que ha tenido el Atleti en toda su historia. Le llamaron El ingeniero del gol por haber hecho la carrera de ingeniero industrial, algo completamente inusual entre los futbolistas. Nació en Argentina porque sus padres se marcharon durante la posguerra a aquel país, donde ya había recalado previamente su abuelo, pero a los siete meses de su nacimiento volvieron a Eibar. Empezó a jugar en el juvenil del equipo armero, pasó al primer equipo y después fichó por el Indauchu, que militaba en Segunda. Como dedicaba muchas horas a las clases y a los estudios, prácticamente no entrenaba, lo que para su carrera, según sus propias palabras “terminó siendo un punto débil”. “No tuve la preparación física de base que adquieres con 15, 16 y 17 años y la eché de menos después. Empecé a entrenar de verdad cuando llegué a Madrid, a punto de cumplir los 22 años”.

Se puede decir que Gárate jugó en el Atleti gracias al servicio militar, o en este caso a la gestión que hizo el club colchonero para que no la tuviera que realizar. “El Athletic, con Piru Gainza de entrenador, quiso ficharme --explica José Eulogio--. Yo vivía en Eibar, estudiaba en Bilbao y me hacía mucha ilusión jugar en el equipo representativo del País Vasco. No tenía ningún interés en hacer el servicio militar porque me venía mal para mi carrera y como poseía la nacionalidad argentina intenté evitarlo. Los dirigentes del Athletic trataron de solucionar el problema con la Capitanía General de Burgos pero no lo consiguieron. Sin embargo, los responsables del Atlético de Madrid consiguieron que les mandaran de Argentina un documento en el que se me eximía de cumplir ese servicio como si ya lo hubiese hecho allí. Entonces me hice español y firmé por el Atleti. Eran otros tiempos, estamos hablando de hace 50 años”.

Gárate llegó al Atleti en la temporada 65-66, con el equipo recién proclamado campeón de Liga. “Pensé, bueno, me va a servir para acabar la carrera, si juego bien y si no también. Veía muy difícil tener minutos porque había unos monstruos de categoría: estaban Mendoza, Collar, Ufarte, Adelardo, Calleja, Rivilla, Griffa… tenían un equipazo.  Además, en aquella época no había cambios y había que esperar que se lesionara alguien o hubiera una expulsión. Y así fue, aprovechando diversas circunstancias empecé poco a poco a jugar y tuve la suerte de meter 12 goles en 14 partidos. En la vida, además del querer, la suerte es muy importante”.

A sus 71 años, Gárate se dedica a disfrutar de la familia y también del fútbol. No sigue el día a día del Atleti pero no se pierde un partido del equipo. Hace tiempo se dio de baja como socio porque no iba al campo pero si quiere ir alguna vez se paga una entrada como cualquier aficionado. Y ha querido compartir con los lectores de La Colchonería de CTXT sus recuerdos y sus impresiones sobre lo que ve en el Atleti de hoy.

¿Qué valoración hace de la temporada del Atleti? ¿Está al nivel esperado, un poco por encima o esperaba algo más?

Creo que el Atleti está superando con creces las expectativas de la afición, entre los que me encuentro yo. Nunca pensé que pudiese competir de tú a tú con Real Madrid y Barcelona, unos equipos con unos presupuestos y unas plantillas excepcionales. El Atleti está haciendo lo que puede y  mucho más. Llevar unos años ganando la Copa, la Liga y jugando la final de la Champions son cosas increíbles, verdaderas hazañas, porque tiene que competir con los dos mejores equipos del mundo.

Se habla mucho de si el Atleti juega bien o se limita a ser efectivo. ¿Cree que podría ser más vistoso o no debe preocuparse por eso?

La verdad es que el juego que desarrolla normalmente es bastante aburrido. Juega a la defensiva, a aprovechar el contraataque, un gol que cae… pero el juego no es nada vistoso. Un aficionado extranjero que vea jugar al Atleti dirá ‘Sí, ha ganado 2-1, o 2-0, pero el fútbol desarrollado no es espectacular ni muchísimo menos’. Se basa en el resultado, en que no le metan goles, aprovechar  para meter uno y defender. Está preparado para hacer ese tipo de juego, nada brillante en cuanto a la vistosidad pero muy brillante en cuanto a los resultados y los puntos. Desde ese punto de vista tiene un mérito extraordinario lo que está consiguiendo frente a dos monstruos como Real Madrid y Barcelona.

En nuestra época había mejor juego o más vistoso que el de hoy. No es nada espectacular pero está haciendo historia en cuanto a resultados

Simeone defiende que el estilo histórico del equipo ha sido siempre el contragolpe, un juego que en su época ya practicaban.

En nuestra época el esquema del juego era 4-4-2 y dentro de eso intentar mantener la portería a cero y marcar al contragolpe con Ufarte, Luis y Ayala. Pero creo que en aquellos tiempos había mejor juego o más vistoso que el que hoy hace el equipo. El Atleti en estos momentos no es nada espectacular, pero está haciendo historia en cuanto a resultados. No es brillante porque, en mi opinión, le falta controlar más el centro del campo, que es fundamental para que el balón llegue en condiciones ventajosas a los delanteros.

Si el Barcelona es el de Messi, y el Madrid es el de Cristiano, se puede decir que este Atleti es el de Simeone, es el líder del equipo, ¿no?

Todo va de la mano y desde luego tiene un mérito extraordinario lo que ha conseguido. Esa mentalización del jugador, de jugar a tope, de hacer un equipo solidario, de lograr esos resultados espectaculares, que no son de un día, sino que ya lleva varios años así. Nadie confiaba hace cinco años que el Atleti ganara otra liga, o que llegara a la final de la Copa de Europa. Me sorprende ver en estos momentos en las calles, en Madrid y fuera, la afición que hay del Atleti. Ha conseguido colocar a la institución a un nivel altísimo, al más alto que puede aspirar el Atlético de Madrid, competir con Madrid y Barcelona.

Ufarte nos comentó hace algún tiempo que él no entendía eso de salir a principio de temporada a ser tercero. ¿Qué opinión tiene de que se transmita esa idea por parte de varios integrantes del equipo?

Hace años, el mayor competidor que tenía el Madrid era el Atleti y el Barcelona, hasta mediados de los 70, no tenía tanto nivel como ahora. Aunque uno lo piense no lo puede decir. El Atleti está entre los grandes de Europa pero es que los dos rivales con los que compite son números uno a nivel mundial. Y aun así les está dando caña.

El equipo está compitiendo contra los dos mejores clubes del mundo y lo que está consiguiendo es una hazaña

Una de las fortalezas del actual Atleti parece el compromiso y el liderazgo que ejercen jugadores como Godín, Juanfran, Gabi, que han recibido importantes ofertas y han preferido quedarse aquí.

El ambiente del vestuario es fundamental. Que haya familiaridad, amistad, apoyo constante es muy importante. En ese sentido el Atleti es campeón. Ocurre que siendo su calidad alta, la de Madrid y Barcelona es superior, pero en cuanto a la solidaridad, el trabajo y la ayuda entre ellos, es un número uno y algo fundamental para obtener los resultados que está obteniendo.

¿Tiene Gárate algún jugador favorito en la actual plantilla del Atleti?

En este momento, Oblak me parece un número uno a nivel mundial entre los porteros. No digo que sea el mejor pero sí que está entre los números uno. En la defensa destacaría la labor de Godín. Es el líder, que anima y cataliza el trabajo de la zaga. Y en la delantera, Griezmann se está destapando como un jugador que trabaja, que lucha y pelea con una calidad extraordinaria en el desmarque, en la visión de juego y en el disparo a puerta. Y Carrasco me parece que ha explotado últimamente. Es muy directo a la portería, me parece importantísima su labor.

¿Qué opinión le merece el papel que está desempeñando Fernando Torres? ¿Fue un lastre para él la ansiedad por lograr el gol 100?

Hasta ahora no ha estado jugando de titular indiscutible en la temporada. Creo que puede rendir muy bien, parece que se ha quitado esa ansiedad de acumular varios partidos sin hacer gol y está en el camino de la rehabilitación, de quitarse esas cargas de que tiene que marcar, de que no juega. Cuando no tienes minutos y no tienes confianza, te hace perder la habilidad y se siente uno más torpe. Ahora parece que recupera condiciones como la potencia y la fuerza. Creo que aún puede ser útil para el Atleti en función de que juegue, de que tenga la confianza del Cholo o no.

Torres aún puede ser útil pero hay que ver si tiene la confianza del Cholo y si alcanza un nivel óptimo en su rendimiento hasta final de temporada

¿Usted contaría con él para la próxima temporada?

Bueno, yo no vivo el día a día, estoy un poco al margen, aunque veo todos los partidos del equipo pero no me puedo definir. Todo depende de si tiene la confianza del Cholo y sale y alcanza un nivel óptimo en relación a sus condiciones, algo que hasta ahora no ha podido conseguir. Si juega en estos meses hay que ver cómo reacciona y si está en la línea que esperamos y deseamos todos, yo particularmente.

¿Cuál ha podido ser la causa para que no haya funcionado Jackson Martínez?

Venía con un cartel muy bueno. Había marcado más de veinte goles por temporada y se había pagado un precio muy caro. En el campo parecía que se movía bien pero el hecho de no marcar goles crea una ansiedad que te va bloqueando. Ves que no aciertas y te precipitas o al revés… Los resultados no han sido los esperados a pesar de que es un jugador al que le veías detalles al parar el balón, al golpearlo, al rematar de cabeza… pero no ha cuajado en el equipo. Creo que las condiciones de su traspaso han sido un éxito para el club. Espero que en China tenga el acierto que aquí le ha faltado.

¿Cree que para el estilo de Simeone, el futbolista que mejor se adapta es Diego Costa? ¿Le gustaría que volviera?

Diego Costa pasó de ser un jugador que parecía torpe en sus primeros años, a hacer en el Atleti un trabajo extraordinario que le llevó al Chelsea. En el éxito de un jugador influye mucho la confianza que le da el entrenador y si sigue Simeone, creo que volvería a rendir al nivel que rindió en su anterior época y que creo que en el Chelsea no ha alcanzado, sobre todo en la última etapa de Mourinho.

De los grandes delanteros que ha tenido el Atleti en los últimos años, Torres, Agüero, Forlán, Falcao, Costa… ¿se queda con alguno en especial?

Me quedaría con todos. Falcao hizo cosas impresionantes, Agüero no digamos, Forlán… todos han brillado a una altura de sobresaliente. Ha sido un éxito tenerlos y en la secretaría técnica han sido unos fenómenos a la hora de elegirlos. Mejorar ese nivel es dificilísimo. Con todos han hecho además una buena operación económica.

Marcar un gol es una alegría muy grande pero es mejor tenerla de forma interior. Pasarse en aspavientos y manifestaciones, dando volteretas, dándose en el pecho… a mí no me gusta

A un futbolista que apenas celebraba los goles, como era su caso, ¿qué le parecen los gestos, los aspavientos que se ven hoy en día de algunos jugadores cuando consiguen un gol?

Ahí la figura en eso es Cristiano Ronaldo, ¿no? Yo no soy partidario de eso pero cada uno siente lo que siente y lo demuestra cómo quiere. Es verdad que marcar un gol es una alegría muy grande pero es mejor tenerla de forma interior que manifestarla. Yo saludaba a los compañeros pero pasarse en aspavientos y manifestaciones, dando volteretas, dándose en el pecho… a mí no me gusta. El jugador está cumpliendo con su obligación y no creo que haya que exagerar en los gestos para celebrar un gol o una victoria.

En unos días se juega un nuevo derbi. En su época era el partido más mediático que había. ¿Cómo lo vivían?

En España, en aquellos años, el adversario directo del Real Madrid era el Atlético de Madrid, no lo era el Barcelona, ni muchísimo menos. Los jugadores sabíamos la importancia de esos partidos. Cuando llegaban estos enfrentamientos, no hacía falta que nos dijeran nada, ni el entrenador ni el presidente, sabíamos lo que nos jugábamos. Nos mentalizábamos para dar todo lo que teníamos.

Con usted pasa una cosa curiosa. Creo que es el jugador del Atleti que más elogios recibe y mejor considerado está por los partidarios del eterno rival blanco.

Me alegra mucho que sea así. Yo tampoco hablo mal del Real Madrid, ni de nadie. Otra cosa es que me gusta que gane el Atleti y que pierda el Madrid. Siempre he tratado de respetar al adversario. El respeto en la vida es un pilar importante. Eso no quiere decir que a veces haya metido la pata.

El ejemplo de su comportamiento en el campo es que sólo le expulsaron una vez en toda su carrera y siempre se ha dicho que de manera injusta.

Fue Guruceta en el campo del Español. No sé si fue equivocado o no, pero sí puedo decir qué unos días después coincidí con él y me reconoció que le dolió mucho haberme expulsado.

¿Qué cree que tiene de especial el Atleti para que casi todos los jugadores que pasan por el club guarden tan buen recuerdo y se hagan de él para siempre?

No lo sé, pero creo que tiene que ver con tener una gran afición. Siempre ha estado a las buenas y a las malas. Cuando las cosas van mal, el jugador siente el apoyo, el ánimo de los seguidores. En mi época y creo que ahora también se vive un carácter familiar. Yo puedo decir que después de 40 años sigo recibiendo el cariño de la afición, algo tan importante en la vida.

Seguir recibiendo el cariño de la afición 40 años después de retirarme es algo que me gusta mucho y me da la vida

¿Qué siente José Eulogio Gárate cuando escucha que ha sido el mejor delantero centro de la historia del Atleti?

Eso es una leyenda porque no es así. Tuvimos la suerte de vivir una racha buena. Yo llegué siendo el equipo campeón de Liga, después ganamos otras tres hasta que me retiré, dos Copas, fuimos finalistas y semifinalistas de la Copa de Europa… El Atleti tuvo unos años también muy buenos en aquella época y queda la imagen, la leyenda, pero sobre todo el cariño de la afición que a mí me gusta mucho y me da vida”.

Tras tocar en dos ocasiones con la palma de la mano la Copa de Europa parece que el fútbol le debiera una al club. Imagino que sería una de sus máximas ilusiones tras lo cerca que la tuvieron en el 74.

Ojalá llegue, pero es muy difícil. Dios quiera que tengamos la satisfacción de poder vivir ese momento, de ver a nuestro Atleti levantando la Copa de Europa pero hay equipos por ahí, como el City, el PSG, el Bayern que no les importa gastar lo que sea de dinero, además del Madrid y el Barcelona, que dan miedo por su alineación, los goles que meten…

¿Le ha dado muchas vueltas a aquella jugada en la que se quedó tendido en el campo contrario y a continuación llegó el tanto del empate del Bayern?

El Bayern era prácticamente la selección alemana que poco después se proclamó campeona del mundo. Era un monstruo con Beckenbauer, Muller, Maier, Breitner, Hoenness… Lo tuvimos en la mano, de estar casi celebrándolo pasamos a tener que jugar 48 horas después otro partido en unas condiciones malas porque ni dormimos. Viendo la repetición de aquella jugada, previa a la del gol de ellos, creo que me hicieron una falta clarísima. No la señalaron y segundos después nos metieron un gol desde 30 metros. Fue muy duro y uno lo tiene siempre en mente pero tampoco le das muchas vueltas porque no tiene solución.  

¿Tiene algún gol de los que metió que sea su favorito o del que guarde un recuerdo especial?

El mejor no lo sé, pero siempre recuerdo de forma especial el último que metí, en la final de Copa al Zaragoza en 1976.

Lo de su lesión fue algo nunca visto. Le trataron médicos de todas partes y fue tan raro que hasta hubo hechiceros que quisieron curarle.

Fue una infección de un hongo en la rodilla y me tocó vivir algo que no era normal. Vinieron médicos de varios sitios, brasileños…se hizo todo lo posible pero nadie sabía cómo combatir aquello.  Al final, afortunadamente, apareció un medicamento que estaba aún pendiente de homologación en Sanidad y en 15 días me curó. Pero como ya llevaba varios meses internado y con tratamientos que no me hacían ningún efecto la articulación quedó afectada. Tuve mala suerte porque me retiró del fútbol pero al mismo tiempo tuve buena suerte porque hubo serio riesgo de que perdiera la pierna.

Me hubiera gustado ser presidente de honor del club, pero no me lo han propuesto

Ha coincidido con muchos compañeros de gran renombre. ¿A quién admira más? ¿De quién aprendió más?

De mi niñez diría Garay, el defensa del Athletic, y luego Jorge Mendoza, que tenía una calidad extraordinaria, Ufarte que era inteligente, listo, me daba gusto jugar con él. Y en la selección me gustó coincidir con Amancio, con el que tengo buena relación. De Jorge Griffa aprendí muchísimo. Como profesional y como jugador. Con él había que ganar siempre, hasta en los entrenamientos. Le veo parecido a Godín por el liderazgo y los valores que transmite de liderazgo, de coraje.

Di Stefano siempre defendió que no había nadie más indicado para ser nombrado presidente de honor del Atlético de Madrid, como lo fue él del Madrid, que José Eulogio Gárate. ¿No se lo han propuesto nunca?

Pues ya me hubiese gustado pero nunca ha habido ninguna oferta ni ningún acercamiento. Yo estoy encantado con el club porque tengo todo tipo de atenciones pero en ese sentido no ha habido nada. Creo que en el aspecto de los veteranos el Atleti tiene algo pendiente, pero no conmigo sino a nivel general. Repito que no tengo nada que decir en sentido negativo del club hacia mi persona. Siempre que me he dirigido a los empleados o al presidente he tenido una respuesta positiva, pero sé que hay otros jugadores con menos raigambre que no es lo mismo. Entonces mis comentarios a nivel particular es posible que no se puedan emplear a nivel general.

¿A pesar de tener que hacer cola para lograr una entrada para la final de Lisboa?

No fue tanto como se contó. Yo llamé y me dijeron que las taquillas estaban abiertas a partir de las 18 horas. Pero cuando llegué, la cola daba la vuelta al campo. Entonces llamé al club y me dijeron “vente que no hay problema”. Y los aficionados que me vieron me decían “pero cómo es posible, venga que te dejamos pasar”. La verdad es que no estuve en la cola ni un minuto. Fue un malentendido.

 

Año 1976. Final de Copa. Se enfrentan el Atlético de Madrid y el Real Zaragoza en el Santiago Bernabéu. A los 26 minutos, José Eulogio Gárate Ormaechea (Sarandí, Argentina, 1944) consigue de espléndido remate de cabeza en plancha el único gol del partido que le da al club rojiblanco su quinto título en la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí