1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El gigante alemán se tambalea

Las dudas sobre la estabilidad de Deutsche Bank, el principal banco privado europeo, extienden la desconfianza en el sector financiero

Laura Alzola Kirschgens Hamburgo , 17/02/2016

Flickr / Björn Láczay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las dudas sobre la salud de la banca europea han crecido. Aunque la moneda única no está en entredicho y las variables macroeconómicas parecen esquivar la recesión, la semana pasada, la cotización del sector financiero cayó a su nivel más bajo desde agosto de 2012, aquel mes fatídico en el que Mario Draghi tuvo que jurar que no dejaría caer el euro. Quizá precisamente por este antecedente, han sido suficientes los crecientes temores por la estabilidad de Deutsche Bank para que la desconfianza se extienda a todo el sector.

Por su tamaño, las consecuencias de la caída de Deutsche Bank serían globales. Es uno de los bancos considerados too big to fail, demasiado grandes para quebrar, por el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB). El consejo al que el G20 encargó una reforma del sector bancario tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008, y el mismo que actualiza la lista de los bancos “demasiado grandes” cada año desde 2011.

La importancia de Deutsche Bank para Alemania solo se entiende mirando a su historia. El principal banco alemán se fundó en 1870 con el objetivo de impulsar el comercio exterior germano, financiado hasta entonces a través de bancos ingleses y franceses. Uno de los mayores proyectos fue la construcción de la red ferroviaria estadounidense. Tras el éxito de los primeros años, las dos guerras mundiales truncaron su trayectoria, desmembrándolo en diez entidades. Como muchas grandes corporaciones del país, Deutsche Bank había colaborado activamente con el régimen nazi, concretamente cofinanciando Auschwitz y beneficiándose de las transferencias de oro del régimen nacionalsocialista, que saqueó los bancos de los países ocupados.

Ya en democracia, la recuperación fue definitiva en 1992 y en 1999, cuando adquirió los bancos de inversión Morgan Grenfell de Londres y Bankers Trust de Nueva York. Con el cambio de siglo, otras grandes entidades germanas como Berliner Bank, Norisbank, Bankhaus Sal. Oppenheim o Postbank se unieron al que se ha convertido en el principal banco privado de Alemania, y también el mayor de Europa, pero que, desde la crisis de 2008, no termina de recuperarse.

Sigue siendo prematuro comparar el batacazo bursátil actual con la crisis financiera de 2008. Pero si el peor escenario, una recesión global como la de entonces, se materializarse, el financiero sería el sector que antes y en mayor medida sufriría. Esa idea ya ha calado en las bolsas, y bastó para desatar la crisis en los parqués europeos de hace unos días.

En 2015, el banco tuvo que publicar pérdidas de 6.700 millones de euros y anunciar que reducirá su plantilla en más de 35.000 puestos de trabajo

Los políticos de la Eurozona, sin embargo, cierran filas. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, afirmó el jueves 11 de febrero que aunque “hay volatilidad e incertidumbre, el euro es más fuerte ahora” y añadió que “con los bancos sucede lo mismo”. También el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, defendió “la solidez de la recuperación europea y del sistema financiero”.

“Hay cierto punto de exageración en los mercados”, valoró el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. Le secundó el ministro italiano de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan: “Esto está ligado a unas perspectivas de crecimiento global más débiles”. Tanto Schäuble como Padoan tienen sendos motivos para querer creer sus palabras, porque aunque los mercados no pierdan de vista la periferia europea, es decir, Grecia, Portugal o España, ahora apuntan sobre todo a Deutsche Bank y a la banca italiana.

En 2015, Deutsche Bank tuvo que publicar pérdidas de 6.700 millones de euros (2.000 millones en el cuarto trimestre) y anunciar que reducirá su plantilla en más de 35.000 puestos de trabajo. Antes de la crisis financiera de 2008, la acción del banco alemán cotizaba a 100 euros. Ahora oscila en torno a 17 euros, menos de una quinta parte.

Las primeras señales de alarma sobre las malas prácticas llegaron hace tres años, cuando se dio a conocer la alta exposición del principal banco privado de Europa a los derivados financieros: 75 billones de dólares, una suma que supera 20 veces al PIB de Alemania y cinco veces al de la zona euro. El gran problema reside en esta dependencia de la banca de inversión. Antes de la crisis financiera, generaba el 70% de los beneficios del grupo. Tras el hundimiento de Lehman en 2008, se ha desplomado y ahora produce pérdidas.

Las primeras señales de alarma sobre las malas prácticas llegaron hace tres años, cuando se dio a conocer su alta exposición a los derivados financieros: 75 billones de dólares

Por su tamaño, las consecuencias de la caída de Deutsche Bank serían globales. Pero aunque sea considerado uno de los bancos too big to fail, su historial de los últimos siete años ha dejado una estela de escándalos. Además de maquillar los datos en las hipotecas subprime americanas y multiplicar sin tasa los bonus de los altos ejecutivos, el buque insignia de los bancos germanos hizo trampas con el Libor en el mercado de Londres.

La erupción del escándalo del Libor data de 2012, pero sus efectos todavía duelen. Los costes son inmensos. Y no sólo monetarios. Manipular la principal referencia del mercado mundial de préstamo interbancario ha hecho mella en la confianza dentro del banco, en los empleados, y fuera del mismo, en los clientes. En 2015, Deutsche Bank acordó pagar a las autoridades de Estados Unidos y Reino Unido 2.300 millones de euros por su implicación en este escándalo, del que los grandes bancos implicados (Deutsche Bank, UBS, Citigroup, Barclays y JP Morgan) se defendieron argumentando que las faltas las cometieron algunos empleados, sin conocimiento de los superiores.

El escándalo del Libor hizo aflorar lo que ya podía adivinarse: la dependencia de Alemania de su principal banco para reforzar su economía es enorme. Las empresas alemanas de primer orden y las medianas han crecido muy dependientes de la financiación del banco más grande del país. Tanto, que líderes empresariales e incluso miembros clave del consejo de supervisión -- formado por accionistas y miembros de los sindicatos y encargado de supervisar las acciones del consejo de administración-- trataron de ayudar a los expresidentes ejecutivos de la entidad, Anshu Jain y Juergen Fitschen, a poner los escándalos en un segundo plano.

Cuando el regulador alemán debía publicar un informe sobre la presunta participación del banco en la manipulación del Libor, surgió una red de apoyo a Deutsche Bank. Directores financieros de algunos grandes grupos empresariales alemanes, como Burkhard Lohr, director financiero del Grupo K+S AG, proveedor de sal y fertilizantes, o Stefan Sturm, director financiero del grupo médico Fresenius SE & Co KGaA, declararon que la fortaleza del Deutsche Bank era vital.

En 2008, la entidad prestó 4.520 millones a las empresas alemanas. Cuatro años más tarde, ya era el segundo mayor proveedor de préstamos, con un volumen de 10.820 millones de euros

El presidente del consejo de supervisión de Deutsche Bank, Paul Achleitner, también apoyó la estrategia de Jain y Fitschen. Achleitner, exejecutivo de Goldman Sachs, había ayudado a la entidad en 1998 a hacer una de sus mayores expansiones en banca de inversión.

Datos de Thomson Reuters mostraron que el papel de Deutsche Bank como prestamista para las empresas alemanas había aumentado desde la crisis financiera. En 2008, la entidad prestó 4.520 millones a las empresas alemanas. Cuatro años más tarde, ya era el segundo mayor proveedor de préstamos en Alemania detrás de Commerzbank, con un volumen de 10.820 millones de euros.

La relación de Deutsche Bank con los políticos ha sido algo más difícil. La entidad enfadó a los legisladores en 2012 cuando se negó a enviar al entonces copresidente ejecutivo, Jain, a comparecer ante una audiencia parlamentaria sobre el escándalo Libor y mandó al jefe de cumplimiento de normas, Stephan Leithner, en su lugar.

El escándalo del Libor, aunque quizá el más sonado, no ha sido el único de Deutsche Bank en los últimos años. A finales de 2012, agentes de la Fiscalía de Fráncfort registraron las oficinas centrales de la entidad en el marco de una investigación por presunto fraude fiscal relacionado con la comercialización de certificados de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que habría permitido evadir centenares de millones de euros. Entre los investigados estuvieron el consejero delegado de Deutsche Bank, Jürgen Fitschen, y el director financiero de la entidad, Stefan Krause.

Los escándalos de corrupción y los procesos judiciales terminaron por poner a Jürgen Fitschen y Anshu Jain entre la espada y la pared. Fitschen y Jain, cuyos contratos expiraban el 31 de marzo de 2017, llegaron a la copresidencia de Deutsche Bank en junio de 2012. La dimisión de ambos se decidió el pasado 7 de junio tras una reunión extraordinaria del consejo de vigilancia de Deutsche Bank. El británico John Cryan comenzó a presidir Deutsche Bank. Hasta la junta general de accionistas de mediados de mayo de 2016, Cryan estará acompañado por Fitschen. Después, presidirá Deutsche Bank en solitario.

Hasta la fecha, limpio de escándalos, John Cryan, británico de 54 años, fue miembro del consejo de supervisión de Deutsche Bank desde 2013, presidente del comité de auditoría y miembro del comité de riesgos. Trabajó en Temasek, el fondo de inversión estatal de Singapur, desde 2012 hasta 2014, como director para Europa. Entre 2008 y 2011, había sido director de Finanzas del banco suizo UBS, donde realizó un importante saneamiento.

Conocedor, en definitiva, de la banca de inversión internacional, se ha ganado una buena reputación como un gestor de crisis competente. Necesita serlo ahora. Se enfrenta a la ardua tarea de aplicar importantes recortes de costes y recuperar la reputación de Deutsche Bank en un momento en el que los accionistas e inversores pierden la paciencia.

Las dudas sobre la salud de la banca europea han crecido. Aunque la moneda única no está en entredicho y las variables macroeconómicas parecen esquivar la recesión, la semana pasada, la cotización del sector financiero cayó a su nivel más bajo desde agosto de 2012, aquel mes fatídico en el que Mario Draghi tuvo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí