1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La tercera réplica de la crisis: no podemos exportar a Marte

Poco o nada se ha hecho para resolver las graves deficiencias de la economía mundial. Para mejorar la situación se hace necesario el rediseño del sistema financiero, el reequilibrio de las relaciones económicas internacionales y fomentar el crecimiento

José Moisés Martín Carretero 17/02/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un fantasma recorre los mercados: el fantasma de la tercera recesión. Desde enero, el IBEX 35 ha perdido un 17% de su valor, acompañando al desplome de la mayoría de las bolsas europeas. Los diferenciales de las primas de riesgo vuelven a estirarse, y han vuelto a aparecer dudas sobre la solvencia de varios sistemas financieros, incluyendo en este paquete bancos de otrora reconocido prestigio como el Deustche Bank o Société Generale. Las turbulencias en los mercados chinos han dejado al sistema financiero internacional con hipo, y Europa mira con preocupación la desaceleración de los indicadores de crecimiento económico para 2016. ¿Estamos al borde de una nueva crisis?

En realidad, no. No estamos al borde de una tercera crisis porque seguimos en la crisis sistémica de 2007-08. Lo que estamos viviendo no es sino una nueva réplica del terremoto financiero que asoló la economía internacional hace ahora ya la friolera de nueve años. Y es que mientras para las recesiones existe una revisión oficial expost que indica cuándo se sale de ella (tradicionalmente se considera recesión a dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, aunque hay otros indicadores que se tienen en cuenta, como el empleo o la inversión), no hay una versión oficial para certificar cuándo se ha salido de una crisis: no hay una fecha clara de salida de la crisis de 1973, o de la de 1929. La sensación de crisis suele diluirse en el imaginario al cabo de los años, pero lo que provocan las crisis es lo que algunos economistas como Nouriel Roubini denominan la “nueva normal”, es decir, un cambio en los fundamentos sobre los que se basa el desarrollo de la economía y los mercados.

No estamos al borde de una tercera crisis porque seguimos en la crisis sistémica de 2007-08

Esta transición hacia una nueva normal ha tenido –hasta el momento-- tres episodios: el colapso financiero y económico de 2007-2008, con el hundimiento de los mercados debido al fallo sistémico de los derivados de crédito y la banca en la sombra, la crisis del euro, con la puesta en marcha de políticas de austeridad y sus perniciosos efectos en las capacidades productivas y de crecimiento a largo plazo de la economía europea, y ahora nos enfrentamos a una nueva réplica, situada en los mercados emergentes, con sus propias características y condiciones.

En efecto, desde 2009 y hasta 2014, los mercados financieros utilizaron buena parte de los mercados emergentes como valor refugio donde poner a salvo de las turbulencias sus fondos. Esto supuso una importante entrada de capitales en dichos países, que relanzó su crecimiento, unido al precio de las materias primas. Sin embargo, el año 2015 fue el primer año desde 1988 en el que los mercados emergentes experimentaron salidas netas de capital hacia los países desarrollados, tendencia que se ha acelerado en el primer trimestre de 2016. La mejoría de las condiciones económicas en Estados Unidos y la salida de Europa de la recesión han hecho que los capitales “miedosos” vuelvan a los mercados tradicionales, provocando numerosos daños en las condiciones financieras de los países emergentes. A esta salida neta de capitales hay que unir, además, la bajada de los precios de las materias primas, principal fuente de ingresos fiscales de muchos de estos países –particularmente el petróleo- y los efectos de cierta desaceleración china provocada por sus ajustes internos –una economía más basada en servicios y menos en industrias de exportación de bajo coste- que han arrastrado también a los países que exportan hacia el gigante asiático. En 2015, el sector industrial chino creció un 1,5%, mientras que el sector servicios lo hizo un 11%.

Desde 2009 y hasta 2014, los mercados financieros utilizaron buena parte de los mercados emergentes como valor refugio donde poner a salvo de las turbulencias sus fondos

El empeoramiento de las condiciones fiscales de algunos países emergentes en dificultades ha llevado a que algunos fondos soberanos –fondos de titularidad pública donde los Estados invierten los beneficios de sus ventas de petróleo u otras materia primas-- se hayan visto obligados a vender títulos para ofrecer liquidez a sus países. Muchos de estos fondos tenían su dinero invertido en valores europeos y norteamericanos, por lo que ha impactado negativamente en la tendencia de estos mercados.

Esta situación descrita no pasaría de ser un pequeño resfriado en la economía internacional si no fuera por la debilidad en la que esta se encuentra. Las turbulencias de las semanas pasadas actúan como un virus “oportunista” en el cuerpo debilitado de un enfermo crónico, que es la economía internacional. La salida de la crisis y la ineficaz respuesta obtenida entre 2010 y 2015 por parte de las autoridades ha dejado la economía mundial muy debilitada, con crecimientos muy bajos y con fuertes vulnerabilidades sin resolver. Seguimos teniendo una demanda global muy debilitada (FMI dixit), un volumen global de deuda que amplifica mucho cualquier perturbación económica, no se ha producido una adecuada gestión de los riesgos inherentes a un mercado financiero que sigue ampliamente desregulado, y la ideología de la austeridad ha tirado al mar la llave que abre la política fiscal justo cuando la extrapermisiva política monetaria muestra signos de agotamiento en sus efectos, alcanzando tipos de interés negativos.

Esta situación ha generado que el sistema financiero europeo se encuentre muy debilitado. Todavía carga con numerosa deuda, y se enfrenta a tipos de interés muy bajos que hacen que sus beneficios sean muy limitados, en un contexto en el que prestar sigue siendo difícil –no tanto porque no haya liquidez, sino porque no hay quien invierta-- y tienen que mejorar sus condiciones de solvencia. La sospecha de existencia de activos tóxicos en sus balances no invita a confiar en su solidez, y los esfuerzos desarrollados por la unión bancaria europea son de un alcance tan limitado que casi podríamos obviarla.

Las condiciones estructurales no son mucho mejores. El envejecimiento de la población y el estancamiento en el crecimiento de la productividad, en un contexto de demandas muy débiles, como se ha encargado de señalar el Fondo Monetario Internacional, nos conducen a lo que Larry Summers, poco sospechoso de “dovish” (término que en inglés se refiere a las “palomas”, aquellos que son menos entusiastas de la austeridad), ha caracterizado como el estancamiento secular, esto es, un largo período de crecimiento débil y vulnerable. Su solución pasa por realizar un estímulo focalizado que permita a corto plazo incrementar la demanda agregada y a largo plazo fortalecer las condiciones de mejora de la productividad, invirtiendo en sectores como la I+D, las infraestructuras o la formación.

La agenda del G20 es la correcta pero más allá de sus declaraciones, poco o nada se ha hecho

Los gestores de la economía internacional, reunidos en el G20, se propusieron en 2008 reformar el sistema financiero internacional, con escasos resultados. En 2012 propusieron favorecer un reequilibrio macroeconómico global, haciendo seguimiento de los países con mayores desequilibrios, con un resultado nulo, y en 2014 lanzaron sus ideas para promover estrategias de crecimiento, sin que se conozca efecto alguno. En realidad, la agenda del G20 es la correcta: rediseño del sistema financiero, reequilibrio de las relaciones económicas internacionales y fomento del crecimiento. Pero más allá de sus declaraciones, poco o nada se ha hecho. Con las palancas de la política monetaria prácticamente agotadas, y con la llave de la política fiscal expansiva en el fondo del océano, es muy probable que los augurios de Summers se conviertan en realidad.

Para enfrentar adecuadamente esta situación, lo primero que debemos hacer es resistir los cantos de sirena de chamanes varios que insisten en el ajuste como vía de salida de la crisis. Entre estos chamanes del ajuste, la palabra de moda ahora es “sobrecapacidad”, esto es, que el sistema productivo global tiene más capacidad de producción que de venta. Otra forma de nombrar (sin hacerlo) la debilidad de la demanda global, porque con todos los países empeñados en vender más que en comprar, el resultado no podría ser más catastrófico. Para vender, alguien tiene que comprar. Lo que le pasa a la economía global es que su demanda es muy débil. Por ello es necesario recuperar estímulos coordinados para incrementar la demanda y reactivar la economía internacional. Si la economía global funciona como un todo, y mientras no tengamos relaciones comerciales con Marte, deberíamos fijarnos más en las recomendaciones de Keynes y menos en las de Hayek.

Un fantasma recorre los mercados: el fantasma de la tercera recesión. Desde enero, el IBEX 35 ha perdido un 17% de su valor, acompañando al desplome de la mayoría de las bolsas europeas. Los diferenciales de las primas de riesgo vuelven a estirarse, y han vuelto a aparecer dudas sobre la solvencia de varios...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Moisés Martín Carretero

Economista y consultor internacional. Dirijo una firma de consultoría especializada en desarrollo económico y social. Miembro de Economistas frente a la Crisis. Autor de España 20130: Gobernar el futuro. Autor de España 2030: Gobernar el Futuro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fel

    Vaya tela de artículo. O sea que la "solución" pasa por hacer algo que aumente la demanda que consuma la "sobrecapacidad" (Marx lo llamó sobreproducción, hace casi ¡¡150 años!! Menudos cracks los chamanes). O sea, consumismo, (hijo de la sobreproducción) endeudamiento para poder pagarlo (ya que los salarios no dan), desregulación para que los bancos puedan dar créditos, y vuelta a la misma mierda que nos trajo hasta aquí. No veas qué "solución". Ya estamos viendo décadas de progreso y riqueza para todos y todas....

    Hace 5 años 7 meses

  2. MS

    ¿Y el objetivo sigue siendo el crecimiento? Vamos de carrerilla hacia el precipicio. Los cenizos nos empeñamos en seguir señalando que el planeta nos proporciona recursos limitados. Pero los que predicamos que una vida mejor es posible con menor consumo somos eso, cenizos. Hasta que no veamos que la solución pasa por la solidaridad, la redistribución y el decrecimiento seguiremos acelerando hacia el desastre.

    Hace 5 años 8 meses

  3. Dubitador

    Estoy de acuerdo en que el sistema necesitaria crecer. Aunque no meramente crecer, pues con los mimbres actuales se repetiria el ciclo, ya que hay mucha deuda en derivados y cosas sucias por el estilo que se comerian en un plis plas el crecimiento, necesitando crecer mas y mas desprisa para permanecer en el mismo sitio. El caso es que no se puede continuar creciendo, pues equivale a continuar esquilmando, contaminando y destruyendo. Si esto es lo que necesita el sistema, entonces lo que necesitamos es otro sistema.

    Hace 5 años 8 meses

  4. Feministo

    ¿y el decrecimiento?

    Hace 5 años 8 meses

  5. Urbano

    Los últimos dos meses del mundo financiero resumidos fielmente.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí