1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La falta de armonización dificulta la lucha contra la elusión y la evasión fiscal

Pilar Solà Paños La Haya , 10/02/2016

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La lucha contra la elusión y la evasión fiscal de las corporaciones multinacionales es imprescindible pero compleja. Imprescindible porque la evasión detrae ingentes cantidades de recursos de las arcas públicas que podrían ser destinados a financiar la sanidad y la educación así como a disminuir la carga impositiva que soportan las empresas pequeñas y medianas de base nacional.

Resulta compleja no sólo porque las corporaciones abusan profusamente de las disparidades, las contradicciones y las carencias provocadas por el hecho de que los sistemas fiscales son de ámbito nacional --mientras que las corporaciones actúan a nivel transnacional--, sino también porque es una lucha que se desarrolla en dos frentes: en uno, claramente, las propias multinacionales que quieren preservar este statu quo dado que les reporta una enorme cantidad de beneficios. En el otro, y éste más difícil de combatir, un puñado de países, algunos europeos, que les ofrecen el marco legal necesario para que esta situación se perpetúe. Y este último es el más arduo, dado que estos países son también los que, en teoría, deben legislar y actuar para acabar con la evasión fiscal.

Esto es lo que estamos presenciando en estos momentos en la Unión Europea, acciones en los dos frentes.

El pasado 28 de enero el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, el francés Pierre Moscovici, presentó el Paquete de Medidas contra la Elusión Fiscal (Anti-Tax Avoidance Package) que implementa las directrices internacionales elaboradas y ratificadas por la OCDE para la lucha contra la Erosión de las Bases Imponibles y el Traslado de Beneficios (conocido como proyecto BEPS, por sus siglas en inglés).  

El proyecto BEPS establece las bases para la lucha internacional coordinada contra la evasión fiscal. Sin embargo, pese a su ambición, no es vinculante para los miembros de la OCDE. Es ahí donde se debe entender la iniciativa de la UE: las directivas europeas incluidas en el Paquete de Medidas sí serán vinculantes para los Estados miembros una vez presentadas en el Parlamento Europeo y aprobadas en el Consejo.

La importancia de la aprobación e implementación de estas medidas es obvia porque sólo la elusión fiscal detrae de las arcas públicas europeas entre 50.000 y 70.000 millones de euros anuales, según cálculos muy conservadores de la propia Union Europea (UE). La pregunta es si estas medidas serán adoptadas y si serán suficientes. 

Las medidas contra la elusión fiscal en Europa: el informe país por país

El principio general es que las corporaciones deben pagar sus impuestos donde se generan sus beneficios. Este principio se ha desarrollado con dos directivas.

La primera, contra la Elusión Fiscal, establece las medidas necesarias para ayudar a los países a bloquear las técnicas más habituales empleadas por las multinacionales para evadir impuestos. Éstas son jurídicamente vinculantes para los Estados miembros, como también lo son las recomendaciones que deben ser incorporadas a los convenios fiscales de los Estados miembros para prevenir los abusos de la grandes corporaciones.

La segunda directiva, la revisión de la referente a Cooperación Administrativa, se centra en asegurar la transparencia fiscal. Para garantizarla, la Comisión establece que las autoridades fiscales de cada país intercambiarán información fiscalmente relevante de las multinacionales (ventas, beneficios, número de empleados, impuestos pagados, etcétera) cada tres meses.

Este informe es fundamental dado que acabar con la opacidad fiscal es el requisito necesario para evitar que las multinacionales desvíen sus beneficios desde los países donde desarrollan su actividad y generan sus beneficios a otros (de la UE o extracomunitarios) con baja presión fiscal.

El hecho de que este informe no sea público, como sí lo son los estudios análogos relativos a la banca y a las empresas mineras, ha recibido numerosas críticas tanto por parte del propio Parlamento Europeo como de múltiples organizaciones ciudadanas. Tanto el comisario Moscovici como el propio presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya se han manifestado partidarios de ello. La decisión final debería conocerse el próximo mes de mayo.

La principal razón por la que el informe debe ser hecho público es que son los ciudadanos, a través de los medios de comunicación y de sus representantes en los parlamentos, los que, en definitiva, se constituyen en garantes últimos de que las corporaciones transnacionales cumplan con sus obligaciones fiscales. Recordemos que las acciones en Europa contra los convenios fiscales privilegiados y secretos (tax rulings en inglés) se iniciaron en noviembre de 2014 como consecuencia de la indignación causada por el Luxleaks, la filtración masiva de información relativa a los convenios tax rulings firmados por Luxemburgo con mas de 300 multinacionales, muchas de ellas estadounidenses, en la época en la que Jean-Claude Juncker era el primer ministro y ministro de Finanzas del país. Estos convenios permitían a las grandes corporaciones, asesoradas por Pricewaterhouse Coopers, tener una base legal para pagar unos impuestos de sólo el 1% de sus beneficios.

Las nuevas medidas impulsadas por la UE son, en muchos casos, un paso fundamental en la dirección correcta. Sin embargo, no serán suficientes para asegurar que las multinacionales no eludan impuestos hasta que no se consiga la armonización fiscal en la UE. Ésta permitiría disponer de un tipo impositivo común para el impuesto de sociedades válido para todos los Estados miembros de la Unión e impediría la carrera hacia el precipicio que supone que los Estados miembros de la UE compitan entre sí para atraer la inversión de las multinacionales mediante la reducción de la presión fiscal. Y esa competición tiene un claro vencedor, las corporaciones transnacionales, y millones de perdedores, los ciudadanos europeos.

Las sanciones: la consideración de ayuda estatal ilegal

Las sanciones destinadas a condenar la evasión fiscal pueden ser impuestas por la UE o por los países en los que opera la multinacional. En el primer caso, la UE puede sancionar al considerar que el convenio fiscal con la multinacional vulnera los principios de la normativa sobre ayuda estatal. Estos establecen que los Estados no deben vulnerar la libre competencia entre empresas concediendo ventajas fiscales a unas empresas sobre otras. Si esto ocurre, se considera que la ayuda estatal es ilegal y el Estado es condenado a recuperar los impuestos no pagados por la empresa beneficiada.

El Parlamento Europeo ha decidido también hace pocas semanas que el dinero recuperado no debe quedarse en el país que ha infringido la normativa europea de ayuda estatal, sino que debe ir a los Estados miembros que han sufrido las consecuencias de esa acción o a las propias arcas de la UE.

La sanción impuesta a Bélgica y anunciada a mediados de enero por la comisaria de la Competencia, Margrethe Vestager, entra en el ámbito de esta ayuda estatal ilegal. Bélgica ha sido condenada a recuperar más de 700 millones de euros en concepto de impuestos no pagados por parte de más de 35 empresas multinacionales, casi todas ellas europeas.

También Irlanda, está bajo el escrutinio de la Comisión por el tratamiento fiscal que ha proporcionado a Apple. En este caso, los impuestos no pagados por el gigante tecnológico que deben ser recuperados por Irlanda ascienden a 7.300 millones de euros. La resolución está prevista para marzo.

El caso de Apple es paradigmático de cómo operan las multinacionales en Europa con la ayuda imprescindible de algunos países comunitarios. El mecanismo es el siguiente: las ventas de los productos Apple en Europa se realizan a través de la filial en Irlanda. Las otras empresas subsidiarias de Apple en el resto de los países europeos sólo reciben una comisión por sus ventas. Este procedimiento permite al gigante tecnológico trasladar los beneficios generados en Europa a Irlanda, en donde el tipo impositivo es del 12,5% en vez de los tipos de alrededor del 30% que debería pagar en otros Estados miembros como Alemania, Francia, Italia o España.

La investigación sobre los convenios fiscales privilegiados y secretos entre corporaciones transnacionales y algunos países comunitarios se lleva a cabo por TAXE, el Comité Especial del Parlamento Europeo creado en 2014. TAXE se ha enfrentado a grandes dificultades para desarrollar la investigación no sólo debido a la negativa de las multinacionales a colaborar (algunas incluso a comparecer), sino también a la cantidad mínima de información facilitada por los países investigados.

Las sanciones: el caso Google

Los Estados miembros de la UE también pueden iniciar acciones legales contra compañías. Aunque algunos países no optan por esta vía --es el caso de España--, otros, como Italia, Francia o Reino Unido sí lo hacen. 

Examinando el caso de Google, Italia ha impuesto una sanción de 227 millones de euros a esta empresa por impuestos no pagados entre 2009 y 2013. Francia, por su lado, ya ha declarado que los impuestos impagados podrían ascender a entre 500 y 1.000 millones de euros.

En Reino Unido, el acuerdo alcanzado asciende a 175 millones de euros por impuestos no pagados entre 2005 y 2015. El modo en el que este importe ha sido calculado no ha sido hecho público infringiendo claramente el principio de transparencia.

La baja cuantía de la sanción impuesta ha sido ampliamente criticada, entre otros, por el Partido Laborista, que la ha calificado de irrisoria. De hecho, la Comisión confirmó que había recibido la petición del Partido Nacional de Escocia (SNP) de iniciar una investigación para establecer si este acuerdo podía considerarse una ayuda estatal ilegal. La comisaria Vestagen ya ha declarado a la BBC que estaría dispuesta a analizarla.

Las dificultades de luchar en dos frentes

Las normas comunitarias establecen que la normativa fiscal debe ser aprobada por el Consejo por unanimidad de todos los Estados miembros. En consecuencia, es fácil anticipar que, como ya ha sucedido en el pasado, existirá una oposición feroz a todas las acciones dirigidas a erradicar la evasión fiscal y caminar hacia la armonización fiscal en la Eurozona. Y esta oposición estará liderada tanto por los países bajo investigación como por las corporaciones transnacionales a través de sus poderosos lobbies.

El hecho de que sea Holanda la que ostente en estos momentos la presidencia de turno de la UE da pie a un mayor escepticismo puesto que, además de ser uno de los países bajo investigación, es la encargada de tomar la iniciativa y marcar el ritmo de las reformas que deben emprenderse. De todas manera, y siguiendo con el símil militar, es bien sabido que un buen general escoge sus batallas. Pues bien, atendiendo a lo que está en juego, la batalla por la armonización fiscal, esta es claramente una de ellas. 

La lucha contra la elusión y la evasión fiscal de las corporaciones multinacionales es imprescindible pero compleja. Imprescindible porque la evasión detrae ingentes cantidades de recursos de las arcas públicas que podrían ser destinados a financiar la sanidad y la educación así como a disminuir la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Solà Paños

Es economista, especialista en comercio internacional, y consejera editorial de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Beatriz Basenji

    Aún en países que baten récords de corrupción, son virtuosos en el accionar de hacienda. Cruzan datos de los ciudadanos y de ahí que tienen un panorama bastante limpio y organizado de los patrimonios de cada uno. Siempre, siempre, la incongruencia llega por el aparato gubernamental que facilita la evasión, como es el caso de los servicios hoteleros donde suelen pactarse tarifas mas bajas que las normales, a condición de no emitir factura por las prestaciones. Y de esa irregularidad que parte de los mismos funcionarios públicos, se favorecen a aquellos que llevan gente a los mitines partidarios, a los que toman nota para saber si tales y cuales vecinos están con el gobierno o con la oposición, etc. etc. Mas aún: se da el caso de bufetes de abogados que envían a una persona cualquiera a ofrecer alquilar una planta industrial ( un ejemplo) y le dicen al o los dueños: eso sí, esto se hace si los primeros 6 meses van en negro.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí