1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Inquisición 2.0

Si la libertad de expresión no queda protegida frente a voluntarismos judiciales y a interpretaciones imprevisibles, queda definitivamente herida

Miguel Pasquau Liaño 14/02/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los peores inquisidores son los que no sufren, sino que disfrutan con el pecado ajeno; los que necesitan encontrar motivos para rasgarse las vestiduras; los que buscan denodadamente el error y el escándalo ajenos para demostrar su virtud; los que se desinteresan por los yacimientos de oro, porque lo suyo es hurgar en los estercoleros y en los contenedores de reciclaje para solazarse con hallazgos malolientes; los carroñeros que se alimentan del detritus para mantenerse en la ideología de la pureza; los que, como el fariseo de la parábola, dan gracias a Dios por “no ser como los otros hombres” (Lc 8, 9-14).

Sin duda, el personaje principal del Auto de Fe relativo a los tuits del concejal Zapata, el que debería pasar a la historia (de la infamia) no es el concejal, sino alguien de quien no conocemos su identidad: el inquisidor. Alguien, algún día, quizás por encargo, se dedicó a excavar en los sótanos de la lista de tuits de este concejal (seguramente de algunos más); alguien encontró esos “tesoros” enterrados debajo de otros muchos (imagino que llevaría al menos una tarde de trabajo, no sé si remunerado); alguien se frotó las manos, y los comunicó a otro alguien, que gritó “eureka”, porque ya tenía algo con lo que generar una noticia para alimentar un objetivo diseñado no se sabe dónde ni por quién: denostar a un rival político (probablemente no al hasta entonces desconocido Guillermo Zapata, sino a quien lo designó como concejal) por el procedimiento de levantar una ola de indignación y escándalo, poco proclive, por naturaleza, a detenerse ante complicadas excusas y matices sobre el contexto o la intención. Y así, unos chistes que, precisamente por ser inadmisibles se habían puesto como ejemplo de hasta dónde puede llegar la osadía del humor, y que estuvieron expuestos apenas unos minutos en las pantallas de quienes habían decidido seguir en Twitter a Zapata cuando sólo lo conocían sus amigos (ya saben que la bandeja de Twitter va muy rápida), son rescatados de la papelera donde se hallaban olvidados y son exhumados, aireados y exhibidos triunfalmente como prueba de culpabilidad por un daño que, si alguien ha podido sufrir, habrá sido sólo por la publicidad que les dio el inquisidor, pues hasta que su mirada no se detuvo en ellos no habían pasado del ámbito de una charla entre amigos. Es obvio que no se trataba de encontrar al culpable desconocido de un daño cierto, sino de encontrar un daño, un error, una mancha, porque el guión exigía un culpable de algo: de cualquier cosa que pudiera merecer que alguien se rasgase las vestiduras. Por ejemplo, de ensalzar el terrorismo y el genocidio. O, como pontificó A. Elorza en un artículo que me cuesta olvidar (“El discurso del odio”, El País, 15 junio 2015), de hacer nada más y nada menos que un “llamamiento a la tortura y a la muerte”. Imagino cómo se quedaría G. Zapata al comprobar la magnitud de su maldad.

El resto seguro que no lo han olvidado: el inquisidor logra llevar a titulares de prensa su maloliente trofeo porque lo que pretende es justamente que “duela”, y el fiscal, movido por la inducida alarma social, presenta querella; el juez Pedraz la archiva; la Sala de la Audiencia Nacional le ordena reabrir el caso, porque no puede juzgar la intención del imputado sin oírle; el juez instructor vuelve a archivarla después de oír la declaración de Zapata; el Ministerio Fiscal queda conforme con el archivo (es decir, no ve delito alguno), pero dos inquisiciones privadas (con el título de acusación popular) recurren, y la Sala vuelve a ordenarle al juez reabrir el caso por un argumento procesal que constituye un repentino cambio de criterio respecto del seguido por la misma Sala en un supuesto anterior reciente (el caso de los vuelos de la CIA) sobre la posibilidad o no del instructor de descartar que exista el elemento intencional necesario para que la conducta sea delito (entonces dijo que sí, ahora dice que no), aunque en esta segunda ocasión uno de los tres magistrados (D. José Ricardo de Prada) suscribe un voto particular demoledor que debería estudiarse en las asignaturas de Derecho procesal, Derecho penal y Derecho constitucional (el auto y el voto particular pueden encontrarse aquí), hasta que finalmente el juez instructor, en cumplimiento del mandato de la Sala de apelación, acuerda continuar la causa.

***   ***   ***

Pero me gustaría no centrar esta reflexión en la suerte procesal del concejal Zapata, pese a que su imputación haya culminado una semana horribilis que comenzó con dos titiriteros en la cárcel, siguió con un duro escrito de acusación del fiscal contra César Strawberry (asunto cuyos detalles no conozco), continuó con la investigación policial (¡por injurias!) por un video de rap de otros artistas granadinos --cuyo pegadizo estribillo es “¿de qué sirven los maderos si no es para hacer fuego?”--, y concluyó con el obligado auto de continuación de la causa contra Zapata (aunque para él la semana aún habría de traer otra sorpresa, en un titular de primera página de un periódico digital que fue rectificado demasiado tarde).

Lo que me importa no es Zapata, sino el dedo acusador, los inquisidores, y de paso, empleando las duras palabras del voto particular del magistrado Sr. De Prada, una “justicia sectaria” que suplanta, con un “sesgo político o ideológico” determinado, la capacidad de la sociedad para “gestionar la diferencia, la disidencia y la heterodoxia” (esto es lo importante). Lo que se concreta en una exacerbación periodística, policial y judicial de algunas figuras delictivas que o bien reciben una interpretación estrechamente ceñida al verdadero bien jurídico que han de preservar (que no es la decencia, sino la lucha contra el terrorismo), o se convierten en una aparatosa y ruidosa distorsión del derecho fundamental a la libertad de expresión, expuesta al albur de la sensibilidad ideológica de los juzgadores a los que se turne el asunto.

Aquí es exactamente donde está el problema, porque si la libertad de expresión no queda protegida frente a voluntarismos judiciales y a interpretaciones imprevisibles, entonces queda definitivamente herida; y no me refiero sólo a la amenaza de sentencias condenatorias (que no van a producirse), sino también a la incoación y prolongación de procesos penales, porque como también dice el Sr. De Prada en su voto particular, “el mantenimiento innecesario del propio proceso penal supone un factor de censura y una traba evidente a la libertad de expresión”.

Cuando una norma penal conduce a resultados incomprensibles para buena parte de la sociedad y discutibles para la mayoría de los expertos, entonces el problema deja de ser propiamente judicial (y por tanto anecdótico), para convertirse en político, es decir, parlamentario. Es importante no creer que el problema está en quiénes y cómo son los jueces, porque eso sólo conduce a bucles y laberintos sin salida. Las normas penales no son propiedad de quienes han de aplicarlas, sino del Parlamento, y si el Parlamento comprueba que determinadas interpretaciones posibles de una norma producen efectos indeseables, puede y debe derogarla o modificarla sin pedir permiso ni a jueces, ni a fiscales ni a policías. La regulación de los delitos no cae del cielo o del Derecho natural, sino que brota de una decisión parlamentaria, y la voluntad parlamentaria está por encima de las interpretaciones judiciales de una norma, de manera que si un precepto del código penal provoca las disfunciones que hemos visto esta semana, ¿no es el momento de que el legislador modifique el precepto y lo redacte de manera tal que resulten imposibles imputaciones tan injustificadas y perturbadoras? No tengo duda de que existe en la actualidad una mayoría parlamentaria más que suficiente para ello, por lo que sólo es cuestión de voluntad política.

Estamos hablando, en lo sustancial, del artículo 578 del código penal, que considera delito (con penas de prisión de hasta tres años, después de la reforma del año pasado) el “enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión” de los delitos de terrorismo “o de quienes hayan participado en su ejecución”, así como la “realización de actos que entrañen desprecio, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares”. Entiendo que habría un amplio consenso según el cual esta norma tiene sentido si, pero sólo si, se interpreta en su sentido más estricto. Tiene sentido condenar “expresiones” o “actos” que directamente, y sin ningún equívoco posible, supongan un explícito aplauso a un atentado terrorista (más o menos actual, contemporáneo, no los que pudieran haber cometido Viriato o el cura Merino), o una jactancia pública deliberada del daño provocado por esos atentados (no podría poner ejemplos sin que me doliesen). Me refiero a conductas que permiten adscribir a su autor en la órbita del terrorismo aunque no haya ejecutado ningún atentado. Requieren algo más que insensibilidad o mal gusto: ha de apreciarse un dolo o voluntad específica de fortalecer la causa y los métodos terroristas, o de hacer sufrir doblemente a las víctimas. El problema es que los términos empleados para describir esas conductas filoterroristas son palabras cargadas por el diablo, porque permiten disparos hacia dianas equivocadas en las que sólo hay zafiedad, sarcasmo, risa floja, bobaliconería, trivialización de cosas graves, provocación, heterodoxia, o, lo que es peor, un malentendido minuciosamente construido por el inquisidor (como, en mi opinión, ocurrió con los titiriteros y con Zapata). ¿Por qué, entonces, no convertir en letra de ley la interpretación más ajustada de ese delito?

***   ***   ***

Todavía más. Este artículo, que en su día pudo servir eficazmente para un abordaje del entorno etarra (es decir, los no terroristas que procuraban cobertura social al terrorismo), se torna en un instrumento peligroso de confrontación entre “nosotros”, es decir, entre gentes que de ninguna manera se sintieron en el lado de los verdugos, sino en el de las víctimas (ya se llamen Miguel Ángel Blanco, Tomás y Valiente o Segundo Marey). En España estamos de nuevo en un momento de excesiva crispación y me da la impresión de que por alguna razón hay un interés en generar un ambiente de anormalidad y cercanía a no sé qué imaginarios precipicios. Y así, como si conviniera a algunos exagerar diferencias y amenazas, el recurso a la nítida frontera dibujada por el terrorismo (ellos contra todos, todos contra ellos) es tentador. Como si siguiéramos necesitando al monstruo para afirmar nuestra identidad. Podría ser simplona la conclusión de que se esté provocando interesadamente un juego de apariencias para que la atención del público no se centre demasiado en lo que por sí solo hiere los sentidos (la corrupción y la pobreza juntas). O quizás sea el vértigo por el posible hundimiento de una élite política y de algunas estructuras de poder: la normalidad de una alcaldía tan dignamente ganada por Manuela Carmena resulta, entonces, insoportable, y alguien ha decidido que es mejor buscar en la basura, agitar, provocar odios y alimentar miedos y convertir a España en el Callejón del Gato de Luces de Bohemia, antes que conformarse con perder limpiamente.

Ni Zapata ni los titiriteros van a ser condenados, pero los inquisidores (quien quiera que sean) sí han conseguido que “nosotros”, los que tan fácilmente nos pondríamos de acuerdo en buscar oro y despreciar el ruido y la escoria, nos enzarcemos en abruptas discusiones sobre quiénes de entre nosotros son galgos y quiénes podencos. Me temo que se trate de remover en el fango para discutir sobre pedigrís de pureza. Y me temo que la nueva inquisición añada a todos los defectos de la vieja un vicio peor: el de la mezquindad. Al menos aquellos creían estar defendiendo una ortodoxia: los inquisidores 2.0, más pequeñitos, sólo entienden de poder.

Los peores inquisidores son los que no sufren, sino que disfrutan con el pecado ajeno; los que necesitan encontrar motivos para rasgarse las vestiduras; los que buscan denodadamente el error y el escándalo ajenos para demostrar su virtud; los que se desinteresan por los yacimientos de oro, porque lo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nono

    Los lunes siempre como lentejas y merluza frita, hoy las he acompañado con este articulo, claro y pedagógico, sólo quiero añadir que la inquisión siempre ha sido y es por encargo y que, una vez más, consigue catapultar nuestro pais a las portadas de los diarios europeos... con la pandereta debajo del brazo. Que no decaiga, sabemos que la justicia es ciega, sólo falta que encima sea gilipollas.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí