1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Javier Olivares / Creador de El ministerio del tiempo

"No se produce mejor por menos dinero que en España"

Manuel Gare 15/02/2016

<p>Javier Olivares</p>

Javier Olivares

Mª Carmen Ruiz

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Javier Olivares lleva muchos años trabajando en televisión. Ha pasado por series como Los Serrano, Los hombres de Paco, Infidels o más recientemente, Isabel y Víctor Ros. Actualmente es el showrunner de El Ministerio del Tiempo, la serie de TVE que ha conseguido revolucionar el panorama: por primera vez existe un fenómeno fan en España con respecto a una serie. Y, por primera vez, la difusión a través de internet de la serie supera a los índices de su emisión en televisión. Un cambio con el que Javier parece mostrarse cómodo y dispuesto a seguir apostando por él.

Javier creó la serie junto a su hermano Pablo Olivares, fallecido poco antes del estreno. Sus ideas aún permanecen, y Javier no deja de señalar que El Ministerio del Tiempo es un logro de ambos. Ahora, cargada de nuevas caras e ideas, la serie se prepara para dar paso a la segunda temporada, que aumenta el número de capítulos con respecto a la primera y promete seguir fascinando a sus seguidores, que han encontrado en ella una serie para poner al lado de sus producciones favoritas extranjeras. Su estreno, esta misma noche en TVE. 

¿Se descargan en España 1.900 películas por minuto?

No sé los datos. Si son ciertos, me parece francamente preocupantes.

Lo dijo Resines en los Goya.

No soy quién para cuestionar los datos que dio. Solo discrepo de su discurso en dos conceptos. Uno, que ya es tarde para salvar a los videoclubs. Dos, que para hablar desde la moral, hay muchas cosas por las que también tendría que preocuparse. Entre ellas, el trato que se les da a los guionistas en el cine español, cuya Academia preside. Algo que viene de lejos, por cierto.

El Ministerio del Tiempo, durante su primera temporada, fue líder “en diferido”. Su emisión a través de internet fue determinante para su difusión y fama. ¿Es esto una sintomatología de un cambio en la forma de ver televisión por parte del público o tiene más que ver con un cambio en la forma de hacer televisión en España?

El dato que das, así como el gran número de visionados online o que se haya podido ver luego en Netflix (donde el otro día vi que éramos tendencia junto a series, entre ellas Breaking Bad o Narcos) o Movistar, indica que El Ministerio del Tiempo ha demostrado que se puede producir de otra manera en España y contar otras cosas, además de que hay otra manera de ver la televisión.

Aparte de eso, no creo que nuestra serie suponga un cambio de hacer televisión en España. Una serie no cambia la industria. Y nuestra industria está muy feliz como está. Con sus ingresos por publicidad y sus audiencias tradicionales. Cambiará cuando nuestras series no duren 70 minutos. Pero de momento hay ya cosas que han mejorado: ya se hacen series sin apenas plató y se hacen series de género. Eso, no hace mucho, era impensable. Ojalá sigamos avanzando. Pero si lo hacemos será porque las cadenas lo decidan. O porque Movistar llegue a buen puerto con su ficción. O porque Netflix produzca en castellano aquí… No por una serie. Y menos, la nuestra. Ahora mismo somos los niños raros del cole.

Es indudable que hay una parte considerable del público que ha ido abandonando progresivamente la televisión en favor de otro tipo de contenidos. ¿Es El Ministerio del Tiempo una respuesta ante esa gente?

Quiero creer que sí. Pero eso lo debéis decir los analistas y los críticos, no los que creamos series.

¿Qué ve Javier Olivares cuando enciende la tele en casa?

Enciendo más el ordenador que la televisión, quitando informativos y retransmisiones deportivas… Y cada vez menos, porque los informativos no son lo que eran (en general) y soy del Atleti. Y en este país de duopolios, parece que o eres del Barça o del Madrid o no existes.

El Ministerio del Tiempo se ha convertido en un auténtico fenómeno popular en España: jamás se había visto a unos fans tan entregados con una serie hecha en este país. ¿Qué tiene para haber llegado al fan habitual de producciones de la HBO o AMC?

Por un lado que mezcla la historia con un género de aventuras y de fantasía. Por el atrevimiento narrativo. Por la mezcla de géneros. Pero sobre todo porque es una serie hecha desde la verdad, la emoción y el cariño. Y eso siempre traspasa la pantalla. Pero supongo que es eso. Porque jamás habría imaginado un fenómeno así. También creo que la comunicación a través de las redes sociales y el proyecto transmedia que acompaña a la serie tiene gran parte de culpa en este éxito. Y de eso, el mérito es de Agustín Alonso (TVE) y Pablo Lara (antes TVE y ahora con nosotros) y del diálogo continuo que mantenemos desde antes de estrenar la serie.

No es fácil conocer a los que se dedican a hacer series en España y están detrás de la cámara. Sin embargo, creo que hay bastante gente que le reconoce por la calle, le para y le pide autógrafos. ¿Qué ha cambiado?

Si crees eso porque me lo has oído decir a mí, no es un criterio sólido. Porque a lo mejor a otros les pasa lo mismo y no lo dicen. No tengo ni idea. Sólo sé que escribo un tuit criticando algo que me parece infumable y se monta tal revuelo que tengo que dejar Twitter. Pero anécdotas y patios de vecinas aparte, no ha cambiado nada ni creo que cambie. El Ministerio del Tiempo es una serie que se ha hecho gracias a que TVE apostó por ella y por una nueva manera de producir. Esta serie es el final de un camino que Pablo y yo empezamos hace muchos años. En ese camino otras grandes ideas (no peores que ésta) no fueron aceptadas por otras cadenas. Es la excepción a la regla en un viaje lleno de “noes” y de fracasos.

La primera temporada de El Ministerio del Tiempo fue un soplo de aire fresco para la ficción española. Sin embargo, a pesar del despliegue de originalidad y buen hacer, los medios no dejaban de ser limitados. ¿Sigue siendo el presupuesto la gran barrera a batir a la hora de hacer productos de entretenimiento en España?

Sin duda. Hace poco hablé de ello en El Mundo. El problema es que por la transcripción parecía que Javier Olivares estaba pidiendo más dinero para él. Y lo que dije era una llamada de atención a la industria que todos los productores hablamos tomando café o cuando nos encontramos en algún evento: el techo de los 500.000 euros es insostenible. Y ya no damos más de sí. No se produce mejor por menos dinero que en España. Se nos pide cada vez más por menos. Fuera (y hablo de Europa, no de USA) los presupuestos son el doble. Y cuando no lo son (siempre superiores) la duración es de 40 o 50 minutos, no de 70. No podemos competir. Y deberíamos hacerlo. Tenemos un idioma maravilloso que hablan millones de persona fuera de España. No lo valoramos. Tenemos una industria que da de comer a mucha gente. Tampoco se valora. Para algunos somos mero entretenimiento. Y la ficción televisiva es más que eso. Es industria y seña de identidad de un país. Y necesita inversión y más grandeza de miras.

¿Cómo de difícil es venderle a una cadena española una serie como la suya y conseguir que la renueven por una segunda temporada?

Venderla fue fácil. Renovarla no tanto. Supongo que a lo primero ayudó que leyeron los guiones y les gustaron. Y que ya habíamos trabajado mucho con ellos creando Isabel o Víctor Ros. Lo difícil no fue venderla: fue buscar un socio inversor. Gracias a Dios, José María Irisarri y sus socios de Onza Partners entendieron el proyecto y se sumaron a él. Creyeron en la fórmula que Cliffhanger les proponía. Les estaré eternamente agradecido.

Respecto a la renovación, quiero creer que, aparte del apoyo de las redes sociales, alguien vio que El Ministerio era una serie que generaba prestigio, excelentes críticas y un perfil del público mucho más joven que el que tenía la cadena.. Y luego premios y reconocimiento, dentro de España y fuera. Pero son suposiciones que me hago. Quien deberían responder a esta pregunta son otros.

Todo en esta segunda temporada es crecimiento. Los capítulos aumentan hasta los trece, hay directores invitados, a los actores de la primera temporada se le unen otros como Hugo Silva... La cosa pinta muy bien. ¿Cómo se siente? 

Estoy satisfecho, pero todo es mejorable siempre. Sobre todo si dispusiéramos de más tiempo. No ya de más medios, sino de más tiempo. De lo que estoy encantado es de mi equipo. Hacer esta serie es muy duro y se han dejado el alma. Cada día. Hay un concepto de pertenencia, de creer en esta serie por parte de todos los que la hacemos.

Respecto al crecimiento, lo ha habido porque hemos aprendido mucho (no todo) de la primera temporada. Porque el presupuesto es el mismo que el de la primera temporada. Y esta serie amortiza poco el plató porque viajamos a una época distinta en cada capítulo con un promedio de un 75% de exteriores. Lo de los directores invitados, etc… es más un concepto creativo que un encarecimiento de producción.

Pero más que satisfecho, estoy agotado. Sin duda. Y replanteándome muchas cosas de cara al futuro, a nivel personal.

Para la segunda temporada cuenta en su equipo con David Sainz, responsable, entre otras cosas, de la webserie Malviviendo. Quería hablar de esto, porque tiene mucho que ver con el tema de la fusión entre televisión e internet. ¿Son plataformas como Youtube la cantera actual de creativos futuros de la industria?

Pueden serlo. O escritores de novelas. O columnistas. O gente a la que leo en Facebook cosas maravillosas. Donde hay calidad hay futuro. Y esa calidad no está necesariamente limitada a los que escribimos guiones. Se necesita apoyar a la gente que ha demostrado una calidad incuestionable (siempre pongo el ejemplo de Helena Medina, mi guionista preferida o del maestro Rodolf Sirera) mezclada con aire fresco y otras maneras de crear. Y que se les abran las puertas a las nuevas generaciones. Dicho esto, David Sainz tiene un talento excepcional. No conozco muchos como él. Y una escritora maravillosa es Paloma Rando. Algún día me encantaría trabajar con ella en algo. Soy fan de cada línea que escribe.

Entiendo que la incorporación en los guiones de David o de Borja Cobeaga y Diego San José (Ocho Apellidos, Vaya Semanita) pretende continuar y aumentar la línea humorística de El Ministerio del Tiempo.

Sin duda, si llamo a Borja y a Diego lo hago para que sean ellos no para que me escriban un Bergman. Pero me pasa lo mismo con Marc Vigil, Jorge Dorado, Abigail Schaaff, Paco Plaza o Javier Ruiz Caldera (que fue un fichaje de Marc). Las señas de identidad de esta serie son de Pablo y mías. Pero no son incompatibles con el sello de creadores de este nivel. O de Anaïs Schaaff. O de guionistas como Javier Pascual o Carlos de Pando… Trabajamos como un equipo. Los que estamos aquí siempre y los que vienen a trabajar con nosotros. Pero en el caso de Borja y Diego, decirte que no sólo se defienden de maravilla en el terreno humorístico. Son unos guionistas excelentes y con un oficio como pocos he conocido. Aparte de que sigan colaborando con nosotros -si la serie siguiera-, me encantaría crear una serie con ellos. He conocido poca gente que sepa escuchar mejor y con tanta generosidad creativa como ellos.

Hablaba al principio de Netflix. ¿Tiene cuenta?

Sí.

¿Se ve produciendo ahí algún día? Estrenando sólo en internet, sin pasar por televisión.

Aparte de TVE (creo en la televisión pública y en un modelo BBC o Danmarks Radio), Netflix y Movistar son apuestas necesarias y en las que me gustaría participar. Otra cosa es que a ellos les apetezca trabajar conmigo, con mi filosofía creativa, mi creencia en la necesidad del showrunner… Pero si así fuera, yo estaría encantado. Porque no es que crea que son el futuro. Es que, como espectador, creo que son el presente.

¿Podrá la televisión sobrevivir a internet?

Cambiará el espacio, la pantalla… Pero la ficción de calidad siempre sobrevivirá. Necesitamos que nos cuenten historias. Por eso leemos novelas y vemos series. Necesitamos vivir más vidas. No nos vale sólo con la nuestra.

Javier Olivares lleva muchos años trabajando en televisión. Ha pasado por series como Los Serrano, Los hombres de Paco, Infidels o más recientemente, Isabel y Víctor Ros. Actualmente es el showrunner de El Ministerio del Tiempo, la serie de TVE que ha...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí