1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Angela Davis, siempre revolucionaria

“Tenemos que actuar como si fuera posible transformar radicalmente el mundo”, afirma la activista afroamericana, que ha viajado a España para participar en la campaña ‘Free Otegi'

Isabel Camacho 8/02/2016

<p>Angela Davis, durante una charla en 2014.</p>

Angela Davis, durante una charla en 2014.

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Han pasado 50 años. Entonces, Angela Davis (Birmingham, Alabama, 1944) apenas tenía 22 años, pero ya era un icono del Black Panther Party, un partido nacionalista negro, socialista y revolucionario que en los años años sesenta y hasta principio de los ochenta se granjeó la admiración más allá de las fronteras norteamericanas. Una organización en la que sus miembros lucían pantalones ajustados, jerséis de cuello alto, abrigos de cuero, gafas de sol cubanas y peinados afros. Y las mujeres mostraban tocados estilo-yoruba, casi como turbantes. Sus peinados eran espectaculares “afros auténticos, naturales, al desgaire, salvajes”, según describe Tom Wolf en su celebérrimo ensayo La izquierda exquisita, del libro El nuevo periodismo

El texto buscaba narrar con sarcasmo una de las contradicciones de los años setenta en Estados Unidos. Cuando la intelectualidad de izquierdas, aburguesada, bebía los vientos por políticas radicales como las de los Panteras Negras.

Tantos años después y tantos caminos recorridos, recién cumplidos los 72, Angela Davis sigue siendo una mujer idealista. Sonríe más que en las imágenes y vídeos que recogen aquella época en que su nombre apareció entre las 10 personas más buscadas por el FBI.

En realidad, sonríe mucho. Y mira con distancia no exenta de cierta nostalgia los años en que todos los sueños revolucionarios estaban por cumplir. “No sé claudicar, siempre me empuja la esperanza”. Fue detenida en 1972 y pasó 16 meses en prisión acusada de cooperación en asesinato. Obtuvo la libertad gracias a la presión popular internacional en la campaña Free Angela Davis. Después sería absuelta de todos los cargos en el juicio.

Esta experiencia fue definitiva para lo que constituiría uno de sus ejes como activista política: “La lucha internacional por los prisioneros políticos del mundo”. 

Ha pasado tres días en el País Vasco invitada por organizaciones del entorno de la izquierda abertzale. Y lo ha hecho con un objetivo prioritario: visitar a Arnaldo Otegi en la cárcel de Logroño y pedir la libertad de “todos los prisioneros vascos”, en el marco de Free Otegi, “una de las campañas más importantes del mundo”, un remake de la que ella fue pionera.

A Logroño acudió el pasado domingo por la mañana pero “a pesar de que había pedido el permiso hace varios meses” no le permitieron el encuentro. Sí se reunió con la esposa y el hijo del líder abertzale, que saldrá en libertad el 1 de marzo próximo, según relata ella misma en un encuentro organizado por el diario Gara. Como antes, en las puertas de la prisión, Angela Davis declaró que era un “honor” poder estar allí como uno de los muchos firmantes del manifiesto que piden la liberación de Otegi y de “todos los presos políticos en el País Vasco”. Durante su estancia en Euskadi, ha comparado en varias ocasiones a los "presos políticos vascos" con los presos palestinos y la lucha de las personas negras y ha defendido la "creación de vínculos de solidaridad entre ambos".

La afroamericana puso como condición en su visita a Euskadi no conceder entrevistas a los medios de comunicación. Y ello a pesar de que acaba de publicar su libro Freedom Is a Constant Struggle. Una colección de ensayos, entrevistas y discursos de los que John Berger ha escrito: “Ella tiene ojos en nuestra nuca. Con ella, podemos sobrevivir y resistir”.

Así que lo que a continuación se relata es un extracto de dos intervenciones públicas que ha protagonizado en Bilbao estos días. Principalmente, la celebrada el domingo en el Museo Guggenheim de Bilbao. 

Aparece con 15 minutos de retraso en el auditorio del museo aunque ella ha llegado con media hora de antelación sobre el horario previsto. Viste enteramente de negro y con un largo pañuelo blanco enlazado al cuello. Su pelo sigue siendo afro, pero más corto y suave: los tiempos han cambiado. La sala se pone en pie y aplaude con ganas. El público pertenece al mundo abertzale y sobresalen las mujeres. Muchas, muy jóvenes. 

Junto a la invitada, el director de Gara, Iñaki Soto, y los entrevistadores: la periodista del diario Maider Eizmendi; Laura Mintegi, profesora de la Universidad del País Vasco, candidata a lehendakari en las elecciones autonómicas de 2012, y David Fernández, diputado y portavoz de la CUP-AE en el Parlament catalán entre 2012 y 2015 y ambos colaboradores del periódico organizador. Las preguntas se hacen en euskera y el sistema de traducción lo convierte de inglés-euskera y viceversa para la entrevistada.  

Durante más de una hora, Angela Davis --mujer, negra, feminista, revolucionaria y comunista, escritora, profesora emérita en la Universidad de Santa Cruz, en California, activista siempre y considerada como una de las mujeres que ha cambiado la historia-- hablará de la lucha por la liberación de la comunidad afroamericana, del feminismo, de género y clase, del movimiento internacional por excarcelar a todos los presos políticos, de la abolición de las prisiones. “Si no creemos en ello, seguiremos en un mundo que el capitalismo destrozará”. “Si no insistimos en la idea de otro mundo, alternativo al capitalismo, estamos claudicando ante él, y yo no sé claudicar”.

Y recordará que los 10 puntos que conformaban el ideario de Panteras Negras en 1966 siguen vigentes cinco décadas después “porque ha habido transformaciones, pero nada ha cambiado”. En su discurso, dos palabras aparecen a menudo: lucha y juventud.  “Las nuevas generaciones tienen interiorizado aquello que nosotros intentábamos explicar”. “Cada generación tiene que ir un poco más allá”.

En el frontispicio de su ideario se esculpe la necesidad de seguir luchando por un mundo nuevo, de imaginarlo. “Ahora que el capitalismo se ve vencedor, es imprescindible insistir en la idea de otro mundo alternativo”. Un mundo en el que no hay diferencias de clases, ni de razas. En el que las mujeres puedan caminar por las calles sin miedo a ser atacadas y en el que desaparezca la violencia de género. Prefiere definirse como revolucionaria. “Yo antes no me consideraba feminista, me parecía una cosa burguesa y de blancas”. Le gusta más conformar un concepto global en el que es necesario articular con acierto. 

Angela Davis sostiene que las mujeres son víctimas de la violencia estatal de una manera más compleja que los hombres “y especialmente las personas transgénero”. 

Comunista, votó a Obama en 2008, reconoce que los movimientos de izquierda actuales “son mucho más conscientes de la construcción del género y del patriarcado” aunque señala que el que tiene un privilegio le cuesta renunciar a ello. “Tenemos que aspirar a una sociedad sin violencia de género, igual necesitamos muchas décadas más, pero tenemos que pensar que conseguiremos construir esos otros mundos”. En el camino, la autodefensa es válida, pero no la solución. 

Los avatares y luchas vitales desde que iniciara su vida en el barrio Dynamite Hill (Colina dinamita), llamado así por los ataques continuos del Ku Klux Klan a sus residentes afroamericanos, no le hacen desfallecer. “Claro que todo el mundo se cansa, pero descansas un poco, respiras y te vuelves a levantar”. El yoga que comenzó durante su tiempo en prisión le ayuda. Recuerda con cierta sorna que cuando salió de prisión, tenía apuro de pedir cinco minutos a sus compañeros para practicarlo. Eran otros tiempos. “Antes todo eran sacrificios y renuncias, hoy en día, los jóvenes incluyen el cuidarse dentro de su lucha”.

La afroamericana lleva décadas involucrada en el trabajo relacionado con los derechos en prisión. Cree que la importancia de hacer un trabajo como activista reside en que “te permite considerarte a ti misma no como una persona individual que puede alcanzar lo que sea, sino como parte de un movimiento histórico imparable”.

Ha reiterado en sus intervenciones que es necesario hacer frente a lo que denomina “el complejo industrial penitenciario”, expresión que ha ayudado a popularizar y que ya criticaba en su obra  Democracia de la abolición. “Debemos pedir el fin de la encarcelación como la conocemos". Frente a ello, aboga por “visualizar nuevas formas de justicia que no sean lucrativas y que ayuden a construir una sociedad más empática".  

Ha denunciado que Estados Unidos está trasladando su modelo carcelario al mundo. “Los  centros penitenciarios son una de las instituciones centrales de la nueva democracia burguesa". Actualmente existen 200.000 presas en Estados Unidos, "un tercio del conjunto de reclusas en todo el mundo y tantas como presos y presas había hace 40 años".

Parece reírse un poco de sí misma y reconoce no saber qué decir, cuando se alude a aquellos tiempos en que su personaje trascendía a su propia persona. Se distancia, como si mirara el perfil de otra persona. 

De su pelo afro, recuerda “que todo el mundo lo llevaba así”. Su imagen inconfundible generó una explotación de productos con su rostro, como ocurrió con el Che Guevara o Malcolm X. Ante el riesgo de trivialización del mensaje, relata una anécdota que le sucedió con una joven que fue a visitar su universidad. La chica tenía unos 17 años y no sabía nada de su activismo. Pero lucía orgullosa una camiseta con la  imagen inconfundible de Angela Davis. Cuando la profesora le preguntó por qué lo hacía, le respondió: “Cuando llevo esta camiseta siento que pueda hacer lo que quiera”. 

Eso es lo importante. Y sonríe al recordarlo. Quizá porque una de sus sentencias más citadas es: “No voy a aceptar más las cosas que no puedo cambiar. Voy a cambiar las cosas que no puedo aceptar”. 

A sus  72 años, la Black Panther sigue en la lucha. De aquellos tiempos, hay un término que pervive y lo repite constantemente, “struggle” (lucha). “Tenemos que actuar como si fuera posible transformar radicalmente el mundo y tenemos que hacerlo todo el tiempo”. 

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Isabel

    Vegan, gracias por la información Lo desconocía y me hubiera encantado contarlo Entre otras cosas porque yo también soy vegana

    Hace 5 años 2 meses

  2. Vegan izan

    Se os olvida comentar que Davis es activista por los derechos de los animales también, vegana, ya que no entiende el feminismo desde la opresión de las féminas de otras especies, ni el encarcelamiento y explotación de las mismas (machos y hembras)

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí