1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los campos de refugiados vuelven a Europa

Dinamarca recluye a los hombres solteros en tiendas de campaña. Las ONG recuerdan que hay 150.000 casas vacías

Kathrine Storgaard Carlsen Næstved (Dinamarca) , 3/02/2016

<p>Una de las calles del campo para refugiados de Næstved.</p>

Una de las calles del campo para refugiados de Næstved.

K.S.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando a medianoche se despierta de sus pesadillas y ve la bandera danesa de papel que hay colocada encima de su cama, Mohamed Ali Saidi se relaja un momento. Hace 11 meses logró escapar del sótano en Afganistán en el que los talibanes le torturaron durante días con el objetivo de obtener información sobre la empresa norteamericana para la que trabajaba. Después de huir, dejó inmediatamente Mazar-i Sharif, su ciudad natal en el norte de Afganistán, junto con su esposa y el padre de ella. Su destino fue Dinamarca.

“Los talibanes están cogiendo fuerza en la provincia, me quieren matar por haber trabajado para The Task Force for Business and Stability Operations. Tuvimos que irnos. Mis compañeros de trabajo americanos me habían contado que Dinamarca es uno de los países más democráticos y pacíficos del mundo. Después de llegar aquí ya no tengo que temer las amenazas de muerte. Pero no sé hasta cuándo aguantaré vivir bajo estas condiciones,” cuenta Mohamed Ali Saidi, de 26 años. Está sentado en una cama apoyándose contra el lienzo de la tienda de campaña en un campamento en la ciudad danesa Næstved. La tienda, que comparte con otros siete hombres, ha sido su casa desde el 9 de enero.  

Forman parte del creciente número de hombres solteros que están viviendo en uno de los cuatro campamentos que han sido construidos para solicitantes de asilo en Dinamarca durante los últimos meses a raíz del aumento de migrantes y refugiados que llegan al país. Fue en noviembre de 2015, al mismo tiempo que el Gobierno minoritario del Partido Liberal, de centroderecha, presentaba 33 propuestas de medidas de asilo, algunas de ellas muy criticadas, como confiscar dinero y objetos de valor a los refugiados para costear su estancia o limitar la reagrupación familiar, cuando también declaró que iba a construir campamentos para los solicitantes de asilo.

En cuanto los primeros copos de nieve empezaron a caer, un mes después, se mudaron los primeros hombres solteros al primer campamento situado en Thisted, una ciudad en el norte de Dinamarca. Entre los solicitantes de asilo, sólo a los hombres solteros les instalan en tiendas de campaña. Las familias y niños no acompañados son alojados en casas.

La construcción de los campamentos ha levantado fuertes críticas entre políticos opositores al Gobierno, Cruz Roja, Amnistía Internacional y otras ONG que trabajan por los  derechos humanos, la acogida e integración de migrantes y refugiados en Dinamarca.

Mohamed Ali Saidi en el interior de la tienda de campaña en la que vive con otros ocho hombres.

Mohamed Ali Saidi en el interior de la tienda de campaña en la que vive con otros ocho hombres.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas danés y la asociación empresarial de la construcción Dansk Byggeri, hay más de 150.000 casas vacías en el país. Los críticos opinan que es absurdo, indignante y costoso construir tiendas de campaña cuando hay tantas viviendas desocupadas.

Dinamarca recibió en 2015 a 21.000 solicitantes de asilo, un tercio más que en 2014. Una cifra inferior, sin embargo, a la del resto de países escandinavos, sobre todo, Suecia, que con 163.000 peticionarios presenta la más alta tasa per cápita de la Unión Europea. Este año se espera la llegada de cerca de 25.000 refugiados.

El Ejecutivo danés afirma que levanta los campos de tiendas de campaña para asegurarse de que habrá alojamientos suficientes para los muchos migrantes y refugiados que están llegando y también para que Dinamarca "no parezca un destino atractivo".

”Tenemos muchas plazas vacías, y aun así se ha decidido alojar a la gente en campos en pleno invierno a pesar de que esté nevando. No tiene sentido, a no ser que sea para para espantar y disuadir a la gente,” ha declarado Anders Ladekarl, secretario general de Cruz Roja en Dinamarca, al periódico BT, refiriéndose también a las demás medidas polémicas.

Johanne Schmidt Nielsen, líder de la rojiverde Lista Unitaria –la cuarta fuerza parlamentaria--, acusa al Gobierno de hacer política simbólica para "atemorizar" a los solicitantes de asilo y aislarlos en la pobreza. ”Es tan cruel que dejemos ahora mismo a los refugiados vivir en tiendas de campaña. Y no es porque nos falten edificios vacíos. El Gobierno solamente ha instalado a los refugiados en tiendas de campaña para molestarles. Espera que el frío y las tiendas de campaña les disuadan. No lo aguanto,” escribió hace poco en su muro de Facebook.

Pero, según la ministra de Integración, Inger Støjberg, los campamentos son una solución excelente. “Las tiendas de campaña, bien calientes y equipadas, son del mismo tipo de las que duermen los enviados de la ONU en zonas de desastre”, ha explicado a varios medios.

Vista panorámica del campo de refugiados.

Vista panorámica del campo de refugiados.

La nueva política danesa sobre el tema incluye medidas polémicas como confiscar dinero y objetos de valor a los refugiados para costear su estancia y limitar la reagrupación familiar. Quienes reciban asilo temporal deben esperar tres años para solicitar la reagrupación familiar, en vez de uno como había sido hasta ahora.

La ley, una propuesta del Gobierno Liberal en minoría y aprobada por 81 votos a favor, 27 en contra y una abstención, contó con el respaldo de sus tres aliados de centroderecha y del Partido Socialdemócrata, primera fuerza opositora, que suman casi tres cuartos de la Cámara.

A Mohamed Ali Saídi no le apetece criticar al Gobierno danés. Está agradecido por el tratamiento recibido en el campamento, donde él y los otros 265 solicitantes de asilo procedentes de 18 países diferentes, que actualmente viven allí, tienen acceso a baños y duchas instalados en remolques, tres comidas al día, una clínica de salud, una sala con mesas de pimpón y billar y enseñanza de danés en una escuela fuera del campamento tres veces a la semana. Pero como la mayoría, no sabe hasta cuándo aguantará dormir en una tienda.

“No entiendo por qué tengo que vivir en una tienda de campaña cuando hay casas vacías. En Afganistán tenía un trabajo digno y vivía en una casa digna. Tuve que dejar mi país para no perder la vida. No vengo aquí para pedir dinero, quiero trabajar. En esa tienda me siento como un animal. En Afganistán sólo los animales viven en tiendas de campaña. No hay ventanas, nos duele la cabeza por las corrientes de aire y es difícil dormir con el ruido de ocho hombres en un espacio como este,” dice.

Lo peor de todo es, sin embargo, que su mujer ya no está con él.  No la ha visto desde que las autoridades lo arrestaron en Irán durante tres meses por una razón que sigue sin conocer. Cuando le dejaron salir de la cárcel, pasó dos meses buscándola. Ahora lleva siete meses sin verla. Espera encontrarla en Dinamarca, pero teme que haya muerto al cruzar el Mediterráneo, entre Turquía y Grecia.

“Lloro de desesperación y tristeza cada noche. No sé lo que me va a pasar mentalmente si me tengo que quedar aquí. No puedo quedarme en una tienda de campaña esperando durante meses.”

Hasta ahora 30 voluntarios de la ciudad de Næstved han venido al campamento para ofrecer comida, ropa y  otros tipos de ayuda y para invitarles a participar en actividades deportivas y culturales. Hace unos días una banda de músicos marroquíes vino a tocar voluntariamente en el campamento. A Henning Kristensen, uno de los asistentes que trabajan en el campamento, le alegra. “Es muy importante que algún evento les pueda alegrar y distraer”.

Cuando a medianoche se despierta de sus pesadillas y ve la bandera danesa de papel que hay colocada encima de su cama, Mohamed Ali Saidi se relaja un momento. Hace 11 meses logró escapar del sótano en Afganistán en el que los talibanes le torturaron durante días con el objetivo de obtener información...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Kathrine Storgaard Carlsen

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí