1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El síntoma Trump

En vísperas de las primarias de Iowa del lunes 1 de febrero, el precandidato republicano es el favorito en todas las encuestas. Demagogo de manual, ha llegado para dinamitar todas las normas de la política estadounidense

Diego E. Barros Chicago , 31/01/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Una de las anécdotas que mejor definen al personaje se remonta a la década de los ochenta, cuando andaba enfangado en Nueva York en la construcción de una de sus famosas Torres Trump. En constante enfrentamiento con el entonces alcalde de la ciudad, Ed Koch, de acuerdo con la biografía escrita por el periodista Wayne Barrett, Trump llegó a amenazar a un funcionario municipal que le había denegado un permiso en los siguientes términos: “No sé si puedes cambiar de opinión o no. Pero quiero que sepas que soy una persona muy rica y muy poderosa en esta ciudad y hay una razón por la que es así. Nunca olvidaré lo que me has hecho”. Sea como fuere, Trump, por supuesto, acabó levantando su famoso rascacielos en 1986, mientras que aquel funcionario acabó dejando la Administración local y pasó a engrosar la plantilla de Industrias Trump.

Donald Trump (Nueva York, 1946) es cualquier cosa menos una incógnita. Y no lo es porque el magnate se ha ocupado durante décadas de airear los detalles de su vida y milagros, lo que le ha reportado también un considerable beneficio económico. Trump es una figura familiar para los estadounidenses. Lleva tres décadas sin desaprovechar ni un segundo de protagonismo ya sea en televisión o en portadas de icónicas publicaciones bon-vivant. Durante 14 temporadas, Trump ha presentado un reality show en horario de prime-time en la cadena NBC, The Apprentice.

Casi década y media de presencia ininterrumpida en las pantallas son muchos años. Una serie histórica como Urgencias se mantuvo quince en antena mientras que una de las sitcom más recordadas, Seinfeld, finalizó tras su novena temporada. Las relaciones entre Trump y la NBC no pasan por su mejor momento desde que el año pasado, convertido en precandidato, comenzara con sus ataques racistas contra los hispanos. La cadena rompió lazos con Trump pero decidió renovar su show, ya transformado en The Celebrity Apprentice, para una decimoquinta temporada y con Arnold Schwarzenegger en labores de anfitrión.

Esa popularidad le ha llevado a amagar con una aventura presidencial en otras ocasiones. Crítico feroz con el presidente Obama ―fue el adalid de la conspiración nativista, lo que provocó incluso que su Administración hiciera público el certificado de nacimiento del presidente―, amenazó con enfrentarse a él en 2012 pero ha sido ahora cuando finalmente ha decidido tirarse al barro. Por lo tanto, no, Trump no ha sido una sorpresa.  

Sí es más problemático dilucidar cómo hemos llegado aquí y quiénes son sus seguidores.

Aquí es que el hombre del tupé irredento y la verborrea indomable se ha plantado ante los electores estadounidenses con verdaderas posibilidades de convertirse en el candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca en los comicios del próximo noviembre. Lo que al principio parecía una buena idea (para los que ven la política como espectáculo, y la estadounidense lo es), incluso un motivo de diversión, ha acabado convertido en una realidad incómoda para casi todos, menos para unos fieles que se dicen irredentos.

A día de hoy, con las primarias a la vuelta literalmente del fin de semana (escribo antes de la primera cita en Iowa, lunes 1 de febrero), Trump es el favorito en todas las encuestas. Solo ha tenido un respaldo de peso (y relativo), el vicegobernador de Carolina del Sur. Curiosamente, la gobernadora de ese mismo Estado, Nikki Haley, que suena en las quinielas como posible vicepresidenta en un eventual ticket republicano, ha sido una de las voces más críticas con la actuación del particular empresario.  

Tampoco ningún medio de comunicación le ha respaldado abiertamente. Por ejemplo, en el bando republicano Rubio tiene la bendición del Des Moines Register en Iowa, primer Estado en abrir la temporada de caucus (primarias) mientras que tanto The Concord Monitor (en New Hampshire) como un diario nacional como The Boston Globe han declarado públicamente su apoyo a John Kasich. Sin embargo, de cara a los electores y según las encuestas, tanto en Iowa (6 puntos por encima de Cruz) como en New Hampshire (18 puntos sobre Kasich) sus inmediatos perseguidores se encuentran lejos.

Más que un fenómeno, el caso de Donald Trump es un síntoma. Una señal anunciada desde hace años y que al otro lado del Atlántico ha derivado en el florecimiento de lo que algunos denominan peyorativamente como “populismos” (de derechas o izquierdas) y otros simplemente con el ambiguo y carente de significado apelativo de “nueva política”. Un síntoma de una enfermedad de fuerte carácter social: el enfado con lo establecido; por muchas y variadas razones, pero que se resume en la disolución de todo lo que en las respectivas sociedades se creía sólido.

Porque Trump es también nueva política (sea lo ésta sea) y, sobre todo, populismo, aunque en esta campaña no sea el único. Es el espectáculo convertido en líder de masas, el hombre que se maneja como nadie ante la cámara y que derrocha simpatía (hay que reconocerlo) pero también una mala educación que se concreta en ataques envenenados a discreción. Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Es un demagogo de manual que es adorado por unos televidentes acostumbrados a décadas de televisión basura y cansados (también de décadas) de discursos dominados por una corrección política que, de pretendida y exquisita, ha pasado a una (auto)censura que rige todos los ámbitos de la vida pública estadounidense. Se trata de una suerte de esquizofrenia oficial: la que va de contratar a un corrosivo humorista como Ricky Gervais para presentar la última gala de los Globos de Oro y después silenciar casi la mayoría de sus chistes a oídos de los telespectadores; a la polémica de los denominados “safe spaces” en los campus universitarios que amenaza incluso a la libertad de cátedra.

Trump, como elefante en cacharrería, ha llegado para dinamitar todas las normas que, hasta el momento, habían regido la política estadounidense. Y es quizás ahí donde radique parte de un atractivo que no se ciñe exclusivamente a las filas republicanas. Ha dedicado insultos a todo y a casi todos, incluyendo ataques visceralmente racistas (mexicanos, afroamericanos, musulmanes) y machistas (lo de la presentadora de FOX Megyn Kelly, con quien mantiene un agrio desencuentro desde el primer debate, y a quien acusa de no tratarlo de una forma “justa”, es solo la punta del iceberg). Ya sea ante la amenaza terrorista del ISIS, los atentados consumados (París y San Bernardino) o los tradicionales tiroteos masivos que sufre el país, Trump se ha comportado más como el protagonista de una mala película de acción de los años ochenta pidiendo venganza (y más armas en manos de la ciudadanía) que como alguien que aspira a presidir el gobierno de un país democrático. Todo lo que a cualquier otro político en otro momento le habría costado la carrera casi de inmediato, a Trump le ha funcionado.

No solo eso sino que ha contribuido a hacerlo más y más fuerte cada día ante la incredulidad de extraños y, sobre todo, propios. Porque esa es otra, la dirección del Partido Republicano se ha movido en estos meses del miedo y el asco que le provocaba el solo pensamiento de que una figura semejante pudiera hacerse con la nominación, a la resignación de pensar que, dado el panorama actual, Trump es la única bala con la que cuentan para derrotar a la que hoy por hoy parece la candidata demócrata: la muy odiada Hillary Rodham Clinton.

Una vez que la intentona de Jeb Bush necesita ya algo más que dinero y nombre y que Kasich es demasiado moderado para este Partido Republicano, en un eventual enfrentamiento con la exsecretaria de Estado algunos analistas creen que el histriónico magnate no levantaría tanto rechazo ideológico como Cruz o Rubio. Aunque las encuestas sobre enfrentamientos directos no son muy fiables todavía, a diferencia de lo que sucedería con estos últimos, la mayor parte del público sabe que el empresario no se cree la mitad de las cosas que dice y, aunque sobre la otra mitad está demostrando un desconocimiento supremo (circunstancias ya de por sí bastante inquietantes), al menos no provocaría un rechazo capaz de movilizar un voto contrario masivo. Eso en teoría.   

Sea como fuere, la estrategia destroyer de Trump no tiene mérito, básicamente porque es el único candidato que puede permitírselo. Y se lo puede permitir porque, como él mismo recuerda casi en cada intervención, es “asquerosamente rico”. Mientras que el resto de los contendientes hace equilibrios para contentar a seguidores y donantes, Trump presume de no necesitar el dinero de nadie para sufragar las muy caras campañas presidenciales en EE.UU. Mientras los demás candidatos se gastan su dinero en costosos anuncios televisivos, Trump no lo necesita. Él tiene la televisión para que le haga ese trabajo. Es omnipresente en las principales cadenas de noticias (CNN, MSNBC y FOX).

El tema es Trump. Incluso cuando no debería. El magnate declinó participar en el último debate, el pasado jueves en FOX. La excusa era mostrar su disgusto con la elección de los moderadores, en concreto con la presencia de Megyn Kelly. Lo cierto es que Trump no necesitaba ese debate antes de Iowa (con el del jueves iban siete), pues a estas alturas carecen de interés alguno para el telespectador, aburrido de escuchar siempre los mismos argumentos y con demasiados candidatos todavía en el estrado.

Al final, su negativa a participar acabó por otorgarle mucha más repercusión. Durante días, las mismas cadenas dedicaron tiempo a debatir lo acertado o no de su decisión y, el mismo jueves, Trump contraprogramó con una mezcla de mitin-acto-benéfico en favor de los veteranos de guerra que fue televisado en directo casi en su totalidad por la CNN. Y allí, en su casa y rodeado de seguidores y amigos (sacó a varios millonarios al escenario e incluso participaron dos excandidatos como Huckabee y Santorum), Trump no tuvo réplica. El resultado fue que, sin vencer a la FOX, es posible que le provocara alguna herida en la audiencia. Y eso a pesar de que aun sin estar presente fue Trump quien abrió las intervenciones de los demás. Además le sirvió para, de nuevo, apuntarse un tanto de cara a los suyos: anunció que en solo un día había conseguido seis millones para los veteranos. Parece, al menos, que por una vez hizo caso al consejo de Obama ─“Put your money where your mouth is”, pon tu dinero donde dicen tus palabras─, algo que no había hecho antes a juzgar por los datos de su propia fundación.

También sabía Trump un detalle no de menor importancia: Reagan, a quien todos en el campo republicano se pelean por imitar, se negó en 1980 a acudir al último debate republicano antes de Iowa. Reagan acabó perdiendo por muy poco la primaria ante Bush padre aunque finalmente ganó la nominación. Un antecedente que no ha amedrentado a Trump.

Está su popularidad, su megalomanía y su verborrea chabacana ─“What the hell!?”, “who the hell!?”, repite constantemente cuando algo no le gusta─. Un lenguaje directo y sencillo que en la mayoría de las ocasiones deja entrever su total desconocimiento de los asuntos de Estado, pero que acaba por emparentarlo con la mayor parte de sus potenciales votantes, quienes curiosamente se encuentran en el otro extremo de la pirámide social estadounidense: un yuppie neoyorquino adorado por una mayoría de blancos de clase trabajadora y de bajo nivel educativo.

Para responder a la pregunta de cómo hemos llegado hasta aquí, al menos en parte, habría que referirse a la identidad misma de lo que hoy es el Partido Republicano y que podría resumirse (mucho) como sigue. Sobre una variedad de grupos, intereses y facciones, tradicionalmente el PR ha recogido en su seno una doble alma: la liberal y economicista rockefelleriana (interesada sobre todo en la economía de libre mercado) si se quiere, por un lado; y otra más tradicionalista, nacionalista, conservadora ideológicamente y populista, por otro; que, en 1964 encontró a su héroe en la figura de Barry Goldwater. Su intento por llegar al poder fracasó, pero su recuerdo permaneció en el partido en un papel relativamente menor durante los 80.

Incluso aunque el hoy adorado Reagan no era su candidato perfecto (algo que es difícil de creer, pero los más conservadores se decepcionaron a menudo con su presidencia), era mucho mejor a ojos de aquellos que Richard Nixon o Gerald Ford. Este grupo de electores no necesariamente se preocupaban por las políticas económicas y en el caso de Reagan (o en el de su recuerdo) les gustaba que hablara su lengua, que pusiera en pie de nuevo los “valores tradicionales” ─concepto que no tiene necesariamente que ver con el fundamentalismo religioso (ese es el campo de Huckabee y sobre todo Cruz) o con el neopuritanismo de los 90 enarbolado por Newt Gingrich (y su heredero Santorum)─ y lo más importante: se enfrentó a la “principal amenaza’ para esos valores, la URSS.

De alguna forma, la de Reagan fue (o así al menos hoy es recordada) como una presidencia que sirvió para redimir al país que había perdido Vietnam. A los ojos de estos votantes, Reagan hizo grande de nuevo a Estados Unidos (recuerden que el lema de Trump es “Haz América grande de nuevo”). Hay otra frase de Reagan que Trump (y otros) repiten ahora en “Washington”, los “políticos profesionales” o “el establishment”  hasta la saciedad: “El Gobierno es el problema”. Pero sobre todo hay una pregunta con la que Reagan despachó a Jimmy Carter en la campaña de 1980: “¿Están mejor de lo que estaban hace cuatro años?”

La respuesta, no solo para los últimos cuatro años, para muchos de los seguidores de Trump es que no. Pese a que los indicadores macroeconómicos de EE.UU. son difícilmente mejorables (crecimiento al 2,4% y desempleo al 5,5%) hay mucha gente preocupada por la marcha de la economía real. Gran parte de la gente que sobrevive en empleos mal pagados, con las grandes factorías en las que solían trabajar cerradas o a punto de echar el cierre camino de países con sueldos más bajos (esa amalgama entre globalización-China-México), y cuyas condiciones y oportunidades de vida creen mucho peores que hace dos décadas, ve en las promesas de Trump (una América fuerte frente a China, Rusia y toda clase de enemigos incluyendo inmigrantes) “una nueva mañana” (de nuevo un lema de Reagan).

Frecuentemente se dice que “las bases” están con Trump y eso no es tampoco correcto dado que movimientos calificados “de base” como el Tea Party nacido a partes iguales con la crisis y la presidencia de Obama se ha difuminado y no limita sus simpatías a Trump (Cruz, Santorum e incluso Rubio compitieron por ellas en el pasado). Tampoco se puede decir que “la derecha religiosa” esté con Trump (de nuevo este es terreno fecundo para Cruz) pues, por otra parte, el empresario casi no se pronuncia en el campo de los valores.

Es seguro que una de las cosas que más adoran en Trump es su desafío al discurso de lo políticamente correcto y de alguna forma sienten que no solo el país (se ven “en minoría frente a las minorías”, discriminación positiva) sino su idioma (el lenguaje racial, sobre todo) ya no les pertenece. De ahí que tenga muy buen predicamento entre la América más oscura, extrema y racista. Determinar la identidad de esa “coalición” es la gran pregunta que nadie ha sabido dilucidar en estos meses. Incluso ha dado para chistes del tipo “yo no conozco a nadie que apoye a Trump”. Hasta ahora nadie ha podido hacerlo con seguridad más allá de constatar su variedad y una suposición: que una cosa es acudir a los actos de Trump y otra muy distinta votar, cosa complicada por una normativa farragosa y enciclopédica.

Trump es el síntoma. Está por ver si ha llegado para quedarse o si lo suyo es una de esas enfermedades estacionales que se curan con reposo.

Hace unos meses, un compañero del departamento de Filosofía en la universidad en la que trabajo me aseguró: “Al final, los electores estadounidenses siempre escogen guiarse por el sentido común”. Respondí si eso era aplicable a las primarias republicanas de 2016, dijo que sí. Hace poco le volví a formular la pregunta, sonrió y se encogió de hombros. “Vamos a ver”, dijo.

En agosto pasado nadie otorgaba a Trump ninguna posibilidad. Hoy está a punto de llevarse las dos primeras etapas hacia la candidatura.

Sobre el futuro, veremos.

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Vive en Chicago y es profesor universitario. Escribe donde le dejan y, en ocasiones, hasta le pagan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí