1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

De la desintegración de CiU a la agonía de Unió Democràtica

UDC, el partido que lideraba el veterano Josep Antoni Duran i Lleida, sufre por su existencia tras no conseguir ningún escaño en las elecciones

Joan Mas 13/01/2016

<p>Duran i Lleida.</p>

Duran i Lleida.

CDC, via Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Catalunya, principios de enero de 2016. El país vive en un escenario de ingobernabilidad que casi deriva en unas nuevas elecciones. El acuerdo, sin embargo, llega en el último último minuto. Durante tres meses, la investidura de Artur Mas como presidente del Gobierno catalán –que finalmente recaerá en la figura de Carles Puigdemont-- ha dependido de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), una organización independentista y de fermento anticapitalista que toma todas sus decisiones de forma horizontal y asamblearia. ¿Quién se hubiera imaginado un escenario así hace cinco años? Seguramente no lo hubiera predicho nadie.   

La crisis económica y el auge del proyecto independentista han cambiado el panorama político catalán de manera muy abrupta en sólo un lustro. En Catalunya, los partidos clásicos de corte constitucionalista van a la deriva y el régimen de la Transición se hunde a un ritmo acelerado: mientras las fuerzas independentistas dirimen sus posiciones y diseñan sus planes de ruptura con el Estado español en medio de las trabas para formar gobierno, el PP –hermético y reaccionario en todos sus planteamientos-- prosigue su caída en picado, el PSC-PSOE hace más profunda su decadencia con una propuesta de reforma constitucional poco creíble y Ciudadanos se erige como nuevo baluarte en defensa de la unidad de España a través de un discurso regeneracionista y de ambigüedad neoliberal.

En la metamorfosis del tablero político catalán, también hay varios partidos con una representación relevante en las instituciones de poder catalanas hasta hace poco tiempo que ya han empezado a quedar atrás. En el campo de la izquierda reformista, Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) y Esquerra Unida i Alternativa (EUiA, sucursal catalana de Izquierda Unida), se han sumergido desde los comicios municipales de mayo pasado en el nuevo magma de candidaturas ciudadanas que lideran partidos como Podemos o la Barcelona en Comú de Ada Colau.

Cambio de rumbo entre la derecha catalanista

La dinámica de cambio acelerada que sacude el escenario político catalán también ha afectado directamente a los partidos de derecha de tradición catalanista. La fractura de Convergència i Unió (CiU) tras más de 30 años de acción y legislaturas de gobierno conjuntas es el resultado más patente de ello. La alianza entre Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Unió Democràtica de Catalunya –UDC, una formación de matriz democristiana encabezada hasta hoy por Josep Antoni Duran i Lleida-- se formalizó en 1979. Desde entonces, ambos partidos lideraron codo con codo los últimos pasos de la Transición en territorio catalán y gozaron de una hegemonía casi absoluta en plena época pujolista que duró más de dos décadas. De hecho, las dos formaciones gobernaron mano a mano en la Generalitat durante la última legislatura hasta que se consumó su divorcio en junio de 2015.

En el interior de CiU, CDC siempre gozó de una posición preeminente con respecto a Unió. La coalición estaba integrada por las dos fuerzas políticas, pero Convergència tenía una presencia mucho más extendida y concentraba un mayor número de votos, militantes y cargos electos que su compañero de organización democristiano. Aun así, muchos altos dirigentes de Unió atesoraron cuotas de poder e influencia notables durante los años de gobierno más dorados de CiU. Duran i Lleida fue de los que se llevó algunas de las porciones de mando más suculentas: llegó a ostentar el cargo de secretario general de la federación y también se ocupó de la presidencia del grupo parlamentario de CiU en el Congreso de los Diputados.

Aunque los conflictos internos entre CDC y Unió eran recurrentes, las dos organizaciones acostumbraban a resolver sus diferencias y se ponían de acuerdo. En 2001, ambas formaciones estrecharon sus lazos con un pacto que convirtió la coalición de CiU en una federación. Sin embargo, la mutación política que vive actualmente Catalunya ha provocado que las diferencias entre los dos partidos catalanistas de ideología más liberal se hicieran insalvables a mediados de 2015.

La desaparición de CiU

Tras el impacto de las movilizaciones masivas en Catalunya que reclaman la independencia, Convergència se vio obligada a derivar de posiciones autonomistas a postulados independentistas. Aun así, el auge del soberanismo no hizo cambiar de postura a Duran i Lleida. Una parte considerable de la militancia de Unió se mostró a favor de la vía independentista, pero el líder de la formación democristiana se negó desde el inicio a aceptar cualquier apuesta de ruptura con el Estado español e instó al diálogo con el Gobierno central para encontrar una solución intermedia.   

En junio de 2015, Unió Democràtica celebró una consulta que dividió el partido en dos partes. La dirección, capitaneada por Duran i Lleida y Ramon Espadaler, hizo una propuesta de límites para secundar la hoja de ruta soberanista que habían pactado CDC y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). La proposición que presentaron los altos cuadros dirigentes de Unió abogaba por buscar un pacto con el Estado dentro del marco constitucional existente. También rechazaba cualquier estrategia independentista de desobediencia o unilateralidad que estuviera al margen de la legalidad española. El resultado de la votación fue ajustado: el 50% de la militancia aprobó las líneas rojas que proponía la dirección del partido, mientras que el 47% restante –favorable a la independencia-- rechazó la propuesta de Duran.

Duran i Lleida consiguió que su posicionamiento fuera la postura oficial de Unió, pero la  fragmentación interna ya estaba larvada. Una parte de la militancia abandonó la formación democristiana para integrarse en CDC y otros miembros que no aceptaron los resultados fueron expulsados del partido. La posición ajena a la independencia que se impuso en la consulta de Unió también fue la gota que colmó el vaso dentro de CiU. Después de 36 años de acción conjunta, los partidos de la derecha catalanista rompían la federación para ir cada uno por su lado.

La desorientación de la derecha catalanista

Desde la desintegración de CiU, CDC ha intentado reinventarse. Los casos de corrupción, la caída en gracia de Jordi Pujol y el fin del relato pujolista han perjudicado al partido. A su vez, las políticas de privatizaciones y de recortes del sector público que adoptó el Gobierno de Artur Mas han deslegimitado a la propia formación y al actual líder de CDC. Tras la pugna con la CUP, Mas no ha podido revalidar su cargo de presidente de la Generalitat y ha tenido que ceder su posición a Carles Puigdemont, un político en ascendencia dentro de Convergència que para muchos catalanes todavía es una cara nueva.  

La situación de Unió Democràctica es aún más complicada que la de CDC. Junto con Esquerra Republicana, el partido de Duran i Lleida es de las pocas organizaciones políticas catalanas que siguen en activo desde los tiempos de la II República. Sin embargo, la formación democristiana pasa actualmente por una travesía del desierto que podría culminar con su desaparición. Unió nació en 1931 como un partido catalanista favorable a la legalidad republicana que defendía el pleno autogobierno de Catalunya bajo unos valores inspirados en el humanismo cristiano. Entre los referentes de influencia del partido estaba Luigi Sturzo, padre de la democracia cristiana italiana. Más adelante, con el estallido de la Guerra Civil, los miembros de Unió recibieron palos por todas partes: muchos integrantes del partido fueron acosados por su ideología democristiana durante las persecuciones contra eclesiásticos y hombres de religión en la zona republicana. El destino del líder del partido, Manuel Carrasco i Formiguera, tampoco fue afortunado. Encarcelado en Burgos por las tropas franquistas y condenado a muerte tras un juicio sumarísimo, el político catalán fue ejecutado por orden de Franco pese a las quejas del Vaticano.

Después de la dictadura, Unió retomó la actividad política en el marco de la legalidad y en 1979 firmó su alianza con Convergència Democràtica. “Desde su retorno, la formación democristiana reivindicó su herencia ideológica fundacional y se articuló a través de un catalanismo conservador, pero no entró demasiado en la cuestión religiosa”, explica Joan Garriga, profesor y doctor en historia contemporánea.

La caída libre de Unió

Tras la ruptura de CiU, Unió concurrió sola por primera vez desde los años treinta en los comicios electorales de los últimos meses. El partido democristiano presentó su propia candidatura para las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre y también lo hizo para los comicios generales del 20 de diciembre. Su objetivo era sacar por lo menos algún escaño y así seguir visible en el mapa político institucional, pero sus resultados fueron desastrosos.

En las elecciones al Parlamento catalán, la lista que encabezaba el exconseller de Interior Ramon Espadaler llegó a conseguir 100.000 votos. Sin embargo, el número de sufragios no fue suficiente para superar el umbral del 3% que el partido necesitaba para lograr algún escaño. Aun así, Unió no tiró la toalla y también se presentó a las elecciones generales. Esta vez, las esperanzas estaban puestas en Duran i Lleida, primero en la candidatura y cara visible del partido en Madrid por su larga trayectoria como miembro del Congreso de los Diputados. No obstante, la formación democristiana fue sentenciada a muerte: no obtuvo más de 65.000 votos.

“Hoy en dia, Unió es un partido político que no motiva. Ha recibido tradicionalmente el apoyo de un sector de población catalanista y católica, pero se trata de un espacio social cada vez más reducido. Si no se hubiera juntado en su momento con CDC, sería una formación residual que habría desaparecido con el paso del tiempo”, apunta el historiador Joan Garriga. “Los planteamientos de Unió ya no tienen validez para la población catalana, están completamente desfasados. Desde los inicios de la Transición, el partido no se ha rejuvenecido en ideas ni en posturas”, añade el experto en historia contemporánea.  

Unió, un partido agonizante y endeudado

La desaparición de Unió del mapa político institucional también ha afectado a sus finanzas. La formación democristiana debe más de 16 millones de euros a las entidades bancarias con las que contrajo créditos. Se trata de una cantidad económica muy alta para un partido sin representación en los espacios de poder más relevantes de Catalunya y del Estado.

Para muchas personas, Unió es una fuerza política que durante sus etapas de gobierno ha ido de la mano de los intereses de los grandes poderes económicos y el empresariado. Cuando tenía representación en las instituciones, el partido recibía financiación procedente de subvenciones públicas de carácter estructural. Sin embargo, su fuente principal de dinero eran las donaciones privadas. Según un informe del Tribunal de Cuentas de 2013 que también contabiliza la deuda del partido, Unió recibió un total 4,8 millones de euros procedentes de varias empresas entre 2009 y 2013. Parte de este dinero lo obtuvo la fundación de la formación democristiana, el Institut d’Estudis Humanístics Miquel Coll i Alentorn (INEHCA), que se embolsó 2,6 millones de euros de origen privado.

Empresas constructoras y de servicios, grandes entidades bancarias e incluso algunas patronales están entre las corporaciones que financiaron la fundación de Unió con una cantidad total de 2,74 millones entre 2009 i 2013. BBVA es el grupo financiero que más dinero entregó a la entidad vinculada al partido de Duran i Lleida con una aportación de 580.000 euros. Entre sus donantes también están Banco Santander, la patronal Farmaindustria, la multinacional textil Inditex y las fundaciones de Iberdrola, de Gas Natural y del grupo constructor ACS.   

Créditos a interés cero

Más allá de la financiación privada, Unió Democràtica también ha conseguido préstamos de los bancos en muy buenas condiciones. Según el Tribunal de Cuentas, el partido democristiano consiguió 23 préstamos de varias entidades bancarias sin tener que devolverlos con ningún tipo de interés.  “Entre las élites económicas, los grupos de presión o la patronal, Unió es un partido que no da miedo. La tercera vía que planteaba Duran era una opción muy útil para sus intereses, pero no ha prosperado porque no es una propuesta que esté adecuada a los inicios del siglo XXI”, comenta Joan Garriga.

Con todo, después del fracaso de las pasadas elecciones generales, Unió se encuentra en un proceso de renovación interna. El pasado 16 de enero, Josep Antoni Duran i Lleida fue de los primeros en mover ficha: el líder democristiano renunció a la presidencia del partido y declaró que abandonaba la primera línea política después de varias décadas al frente de la organización. ¿Podría Unió Democràtica resurgir de sus cenizas? El futuro en la centralidad política de la formación parece estar muy crudo a día de hoy, pero el tiempo lo dirá. *

-----------------------------------

* El último párrafo del artículo se añadió el 20 de enero, tras la dimisión de Duran i Lleida. 

@jmasautonell

Catalunya, principios de enero de 2016. El país vive en un escenario de ingobernabilidad que casi deriva en unas nuevas elecciones. El acuerdo, sin embargo, llega en el último último minuto. Durante tres meses, la investidura de Artur Mas como presidente del Gobierno catalán –que finalmente recaerá en la figura...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí