1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Daniel Raventós / economista

“El trabajo no dignifica, dignifica la existencia material garantizada”

Nuria Alabao 13/01/2016

<p>El economista Daniel Raventós, en San Sebastián.</p>

El economista Daniel Raventós, en San Sebastián.

Cedida por Raventós

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Daniel Raventós (Barcelona, 1958) trabaja de profesor de Economía en la universidad y es, sobre todo, un partisano de la Renta Básica Universal (RBU). Terco, lleva más de quince años investigando, dando charlas y peleando para popularizar esa idea que ya asomó en el programa electoral de Zapatero, en 2004, pero fue descartada cuando los socialistas alcanzaron el Gobierno. Podemos recuperó este sueño de cara a las elecciones europeas aunque, poco después, abrazó propuestas de subsidio más moderadas: un paso atrás que no pocos reprochan al partido de Pablo Iglesias. 

Este debate ha vuelto a la vida en tiempo de elecciones, en que se dirime públicamente qué ayudas son mejores para acabar con la pobreza o paliar las peores consecuencias de la crisis. Raventós defiende la RBU desde el Comité de Redacción de SinPermiso, la presidencia de la Red Renta Básica, el comité científico de ATTAC y la Basic Income Earth Network (BIEN) –una suerte de internacional de la RBU.

¿Qué es la Renta Básica?

Es una asignación monetaria incondicional a toda la población. Cualquier tipo de subsidio, de los que tenemos en España, pero también en Europa, está siempre sujeto a unas condiciones: ser pobre, no llegar a determinado nivel de renta, estar en el paro. Tenemos que demostrar que estamos en una situación concreta para tener derecho a él. La RBU es como el derecho al sufragio universal allá donde existe, sin condiciones: hombre o mujer, rico o pobre, heterosexual u homosexual, católico o ateo.

¿Qué aporta esa incondicionalidad?

No tiene casi costos de administración, o son simbólicos. Los costos de cualquier subsidio son muy grandes. Hay estudios que dicen que en un subsidio a la pobreza, incluso siendo este eficiente, por cada euro que va a un pobre otro va a parar a la administración del sistema, porque hace falta un personal y una estructura que controle los requisitos. 

¿Se podría dar, entonces, que el costo de administración fuese igual o incluso superior al del subsidio condicionado?

Podría darse. En cualquier caso, uno de los datos contrastables de las rentas condicionadas de todas las comunidades autónomas es el pequeño porcentaje de los receptores respecto a los que tendría que llegar. Un caso que me impresiona es el que explica en un artículo Iñaki Irrubari sobre las rentas mínimas de Euskadi; son las más generosas, no cabe duda. Después de 26 años, no han llevado a los objetivos de reducción de la pobreza marcados.

Incluso en un subsidio a la pobreza eficiente, por cada euro que va a un pobre otro va a parar a la administración del sistema

Por ello, creo que no es una buena idea trasladarlas, como pretende Podemos, al conjunto de España. Incluso para el objetivo de acabar con la pobreza es mejor la Renta Básica. Pero la RBU –y aquí podríamos establecer aunar las razones políticas, filosóficas y técnicas– va mucho más allá que las rentas de inserción: incrementa la libertad de la mayoría de la población, como han puesto de manifiesto muchas feministas como Carole Pateman.

¿Por qué aumentaría nuestra libertad?

No hace falta tener mucha imaginación para entender que, si todas las personas tuvieran garantizada una asignación, estas podrían enfrentarse al mercado laboral con un poder de negociación superior: hay quienes ven en la RBU una caja de resistencia, que es la única manera de aguantar largas huelgas.

Después de los cambios de discurso del 15M, ¿qué oportunidades prevé para la adopción de medidas de este tipo?

Cada vez hay más gente interesada en la RBU, de hecho el 15M ha supuesto una revitalización. Juan Ramón Rallo, un ultraneoliberal de la escuela austríaca ha escrito un libro contra la Renta Básica de 500 páginas. Yo le pregunté por qué y el me dijo: “Es una idea que está cogiendo fuerza y dentro de poco será imparable. Intento desde ya, frenarla”. De hecho, lo que me sorprende es la cantidad de gente de Podemos favorable a la Renta Básica y lo frustrada que se ha quedado por eso que han ofrecido a cambio.

¿Por qué cree que Podemos lo abandonó? ¿Es por la dificultad de defenderla públicamente, por su carga utópica?

Algunos dirigentes de Podemos me han asegurado que han abandonado la idea por un motivo político, no por ninguna razón técnica. Es muy fácil hacer demagogia con la RBU. Cuando se ha discutido en los parlamentos autonómicos, y ya dos veces en el Parlamento español, el nivel de demagogia ha sido impresionante. Algo increíble ocurrió en el Parlamento Vasco, cuando un diputado del PNV preguntó allí: “¿Quién de ustedes trabajaría con una renta básica?”. Nadie levantó la mano. ¡Con la cantidad de pasta que tiene la inmensa mayoría de los que están allí! Demagogia de la más despreciable.

Esa es una crítica que le suelen hacer sus detractores: que mucha gente dejaría de trabajar.

La RBU no desincentiva el trabajo como pueden hacer otros subsidios condicionados. Porque un subsidio condicionado lo pierdes cuando encuentras un trabajo, e igual es un trabajo para dos meses. En cambio con la RBU claro que pagarías más impuestos a partir del euro número uno que ganas por encima de la RBU, pero en total, no pierdes.

¿Qué cree que despierta una reacción tan visceral contra la RBU?

La RBU implica que toda la gente tiene la existencia material garantizada. Evidentemente, como dicen algunos críticos, no acaba con el capitalismo, como tampoco acaba con el capitalismo un buen convenio, ni unas mejores condiciones laborales. Pero viviríamos en un capitalismo diferente al que conocemos ahora. Esto es lo que la derecha política entiende perfectamente. La izquierda, o alguna izquierda, no. Una parte cree que el trabajo dignifica, pero lo que dignifica es tener la existencia material garantizada y no, por ejemplo, tener un trabajo de mierda mal pagado y en unas condiciones asquerosas. Habrá trabajos gratificantes, pero no es la norma. Marx consideraba, siguiendo a Aristóteles, que el trabajo asalariado es “esclavitud a tiempo parcial”. Y otro tema del que hablan todos los economistas ortodoxos y heterodoxos: de aquí a veinte años no habrá “aún” pleno empleo.

¿Cómo se podría defender públicamente, entonces?

A Pablo Iglesias le decían que era imposible financiarla, pero eso se responde muy fácilmente. Se puede financiar mediante una reforma fiscal, y mediante la integración de la política fiscal con la política social. Esto es lo que hemos demostrado en un proyecto de financiación. No tocaríamos ni un céntimo de partidas fundamentales, como las de sanidad y educación, pero sí otras, como la de la Casa Real. Las prestaciones inferiores a la renta básica desaparecerían, pero no las superiores: los beneficiarios de estas cantidades no ganarían ni perderían. La reforma significaría una gran redistribución de la renta de los sectores más ricos al resto de la población. Lo contrario de lo que se ha producido a lo largo de las últimas décadas, especialmente en los últimos años.

Si todos tuviéramos garantizada una asignación, podríamos enfrentar el mercado laboral con más poder de negociación

Hay una encuesta de Cataluña cuyos resultados son impresionantes, porque un 80% de los entrevistados está a favor. Y en esta encuesta hay otra cosa interesante, porque se preguntaba: “Según su situación actual, usted dejaría de trabajar si la recibiese?” Y había el doble de hombres que mujeres que con una RBU dejarían el trabajo y es un tanto por cien muy pequeño.

Otra objeción “clásica” es que podría producir un desembarco de emigrantes masivo.

Los inmigrantes que vienen desde países pobres no lo hacen porque conozcan las condiciones que van a encontrar al llegar, sino porque no tienen las condiciones de existencia material garantizadas en sus países de origen. Con renta básica o sin ella, van a seguir viniendo.

¿Qué partidos la tienen en su programa?

Uno que la llevaba, y que yo sepa no ha renunciado, es Anova, en Galicia, y Bildu.

¿Todas las propuestas de renta básica son progresistas?

Una mera defensa de la renta básica, sin mencionar más –qué cantidad, cómo la va a financiar, a cambio de qué–, no está encuadrada políticamente. Yo no estaría de acuerdo en que a cambio de la RBU se socavaran servicios públicos, como la sanidad o la educación. Ahora, que se suprimiese parte del ejército o de la Casa Real, ahí no tendría ningún problema.

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JotaeleRS

    La inmensa mayoría de las ventajas de una RBU que detalla el entrevistado, por no decir todas, se obtienen igual con el Trabajo Garantizado que proponen los hermanos Garzón, Eduardo principalmente. El TG puede ocupar a toda la población en paro y con ayudas ínfimas o trabajos míseros, hay trabajo que realizar a mansalva en España a todos los niveles y lo pagaría el Estado igual. Ningún empresario podría aprovecharse del parado, etc... y, por supuesto, lo que muchos temen y comentan, que dos personas que convivan en una pequeña población (la mayoría de las españolas) y perciban 600 euros de RBU cada uno, no necesitan ni querrían aportar nada a la sociedad que les paga esos 1.200 euros y no tendrían interés alguno en aceptar trabajos de 1.000 o 1.300 euros Y dejar de percibir la RBU de 600. El TG suponen mayores ingresos en jornadas completas e implica mucho mayor consumo y consecuente incremento en la recaudación de impuestos que, a su vez, permite pagar el TG con mayor holgura.

    Hace 4 años 4 meses

  2. angel perdiguero perdiguero

    Que problema hay en que todo el mundo la reciba? No disciminas a nadie. El efecto es que a los trabajadores les das mas libertad para poder negociar sus condiciones de trabajo. Eso es lo que jode a los neoliberales ( hay que allanar el camino a los capitalista,que engorden,que alguna migaja les caera a los curritos - Hayek-). Solo incidiría en la felicidad de los desfavorecidos, en tener la libertad para lo que uno mejor quiera hacer. Tiempo para pensar, para foermarse o para crear. Nos daría tiempo, al fin y al cabo vida. Como dice Mugica, que no te quítenla vida. Te daría dignidad.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Bob

    Cuanto troll de intereconomia

    Hace 4 años 4 meses

  4. Alfredo

    Claro que todo el mundo está a favor de la renta básica, yo el primero. Al día siguiente de que esté disponible dejo de trabajar, me dedico a la música, a leer, a pasear y estar con la familia y los amigos. Crío gallinas y ovejas, planto algo,... y a vivir. Y que trabaje su p...., ya está bien de levantarse a las seis de la mañana, reventado de un sitio para otro, se acabaron los 340 euros/mes de autónomos, los 300 de IRPF, los impuestos de la gasolina,.....Lo sentiría por el resto de pringados a los que expoliarían para pagarme mi renta.

    Hace 4 años 4 meses

  5. sergio

    La explicacion de donde y como se financia es facil, la pagan aquellos que se benefician del trabajo de la gran mayoria de la poblacion y que tambien se benefician de la gente en paro y de que nadie pueda decir que no a un trabajo. Es simplemente devolver a la gente una parte de lo que produce y otros se quedan. El 80% de la poblacion recibe dinero con la renta basica universal y el 20% mas rico la paga

    Hace 4 años 4 meses

  6. Damian

    Los neo-comunistas, después de los éxitos del Siglo XX, nos tren nuevas recetas mágicas... La RBU ya existe, en Cuba por ejemplo se compone de unos paquetes de arina, arroz y 25 $ mensuales, tanto si Ud es medico, contador de nubes o economista utópico...

    Hace 4 años 4 meses

  7. Jaleo16

    El trabajo no dignifica.., sobre todo cuando quieren pagarte una miseria con la que ni siquiera puedes vivir por trabajar 8h (o las que se le pongan en las narices al empresario, que ya sabemos que en España las horas extra las pagan al 0%) Y eso si tienes trabajo. Más vale que nos plantemos, porque esta gente no tiene fin.

    Hace 4 años 4 meses

  8. Mentalmente

    Convertir las piedras en pan no dignifica. No solo de pan vive el hombre. ¿Y la libertad? La democracia dignifica.

    Hace 4 años 4 meses

  9. Carlos

    Yo no sé mucho de economía pero el problema tiene pinta de ser que subirían los precios...

    Hace 5 años 4 meses

  10. Federico

    No generen mas parásitos, a cada uno lo que corresponde por el esfuerzo que ha realizado, quien va a costear los subsidios, los que trabajan??? No se puede generar medios económicos sin el trabajo, ganas de vivir del aire!!!!!!1

    Hace 5 años 4 meses

  11. Pep

    La sanidad... es un agujero sin fondo que alimenta a industria farmacéuticas con nuestro dinero, A ver si de una vez por todas, dejáis de asociar dinero con salud. Se hacen ricos a costa de nosotros y venga a decir que necesitamos dinero en "sanidad". Más bien será en enfermedad en lo que se invierte... Ya puede cambiar de cabo a rabo esta sociedad para eliminar sanguijuelas que se alimentan con dinero público, para que la gente realmente no se deje engañar.

    Hace 5 años 4 meses

  12. Ester

    Hay gente que dice que si tuviéramos una Renta Básica Universal, todo el mundo dejaría de trabajar ... La mayoría de gente de mi entorno vive con una especie de Renta Básica financiada por sus familias, han podido estudiar sin trabajar y saben que si un día se quedan sin trabajo tendrán comida y techo sin tener que recurrir a un comedor social, y eso no hace que dejen de trabajar, al contrario, eso es lo que les da el impulso y la seguridad para seguir llevando a cabo todos sus propósitos cada día. Pero no todo el mundo tiene esa suerte, y cada vez menos familias pueden garantizar esa seguridad a sus hijos... Las personas no dejarían de trabajar si cobraran 600 euros cada mes incondicionalmente, quizá trabajarían menos horas en trabajos que no les gustan o no les pagan lo suficiente –que mejoraría las condiciones laborales de todos–, pero también dedicarían más horas a trabajar voluntariamente para su comunidad, también se formarían para trabajar en lo que siempre han soñado, otros dedicarían más horas a cuidar de sus abuelos o de sus hijos, algunos se atreverían a emprender sus propios proyectos. Lo que es seguro es que habría menos gente deprimida en casa sin hacer nada de la que hay ahora porque no encuentran trabajo, o no pueden pagar los gastos básicos, o se están quedando sin casa; también habría menos gente trabajando en negro o evitando encontrar trabajo –que ahora tienen miedo de perder la ayuda que reciben si siguen siendo pobres. La Renta Básica Universal sólo cubre las necesidades vitales de las personas que viven en un país como el nuestro, donde se paga por respirar, y eso es un derecho universal que debería estar garantizado.

    Hace 5 años 4 meses

  13. Nacho

    Este señor vive en los mundos de yupi.

    Hace 5 años 4 meses

  14. dsfsdf

    Todo dereco para uno significa la obligacio de trabajarlo de otros lo que uno recibe sin haberlo trabajado , otro lo ha trabajado y no ha recibido compensacion “Todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado. Olvidan que el Estado vive a expensas de todo el mundo.” Frédéric Bastiat (1801-1850) Mientra mas gasta el gobierno, menos puedes gastar el ciudadano. Las obras publicas no se hacen con el poder maravilloso de una varita mágica. Son pagadas con los fondos arrancados a los ciudadanos. Ludwid von Mises

    Hace 5 años 4 meses

  15. dsfsdf

    Todo dereco para uno significa la obligacio de trabajarlo de otros lo que uno recibe sin haberlo trabajado , otro lo ha trabajado y no ha recibido compensacion “Todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado. Olvidan que el Estado vive a expensas de todo el mundo.” Frédéric Bastiat (1801-1850) Mientra mas gasta el gobierno, menos puedes gastar el ciudadano. Las obras publicas no se hacen con el poder maravilloso de una varita mágica. Son pagadas con los fondos arrancados a los ciudadanos. Ludwid von Mises

    Hace 5 años 4 meses

  16. Mkr

    @Aries Falso, no es obligación, es derecho. Derecho que no se cumple y que está recogido en la carta de derechos humanos.

    Hace 5 años 4 meses

  17. César

    Para los que dicen que así no trabajaría nadie: ¿Es que no trabajan ya los que son ricos? Así lo que sería es más equitativo, revalorizándose aquellas profesiones que por ahora sólo los más pobres cogen por necesidad. Nadie vendería sus principios por un plato de comida que por otro lado se tiraría porque sobra.

    Hace 5 años 5 meses

  18. jasev

    Un partisano es un guerrillero. Utilizarlo como "partidario" es un barbarismo, traduciendo mal del inglés "partisan".

    Hace 5 años 5 meses

  19. Aries

    Para tener el derecho a tener las necesidades materiales garantizadas, alguien tiene que tener la obligación de producirlas.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí