1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

¿Quieren PSOE y Podemos servir a la sociedad?

14/01/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En España, en estos momentos hay decenas de miles de personas que trabajan diez u once horas diarias, seis días a la semana por salarios que rondan los 800 euros, cuyos contratos se renuevan por quincenas o por meses y que no disponen de ningún poder o fuerza para modificar esas condiciones de trabajo, porque han sido desposeídas de los instrumentos necesarios para ello. Hacer frente a la pérdida radical de derechos laborales que parecían haberse consolidado en los años setenta-ochenta del siglo pasado exige un cambio de política, algo que solo es posible con un cambio de gobierno.

De eso se trata ahora. De saber si existen fuerzas políticas capaces de formar ese gobierno, un gobierno que afronte simultáneamente los escandalosos niveles de paro (47% de los jóvenes de menos de 25 años que quieren trabajar y dos millones de parados de larga duración sin prestaciones sociales) y la fuerte devaluación salarial de quienes logran mantener, precariamente en muchos casos, un puesto de trabajo. Y que tenga entre sus objetivos prioritarios empujar la política económica europea fuera del marco estrictamente neoliberal en el que se ha venido desarrollando desde el inicio de la crisis.

El Congreso de los Diputados y el Senado quedaron constituidos formalmente esta semana. Ya hay presidentes de las dos cámaras y Mesa capaz de ordenar los debates. Pero ningún acuerdo parlamentario puede llevarse a efecto sin un Ejecutivo que ponga en marcha esas decisiones legislativas. Hay prisa, urgencia en que el Parlamento comience a hablar de pobreza, de salarios devaluados, de desempleados sin protección alguna. Pero esa prisa y esos debates no servirán de mucho, no incidirán en la realidad cotidiana, si no existe un gobierno con capacidad para ir cambiando el día a día, desde los ministerios y las direcciones generales. Y el único gobierno que puede hacer eso, en las actuales circunstancias, es uno que se forme en torno a PSOE y Podemos. Esa es la realidad. Así que la cuestión es bastante más simple de lo que se nos quiere hacer creer: ¿Quieren PSOE y Podemos iniciar ese cambio ahora mismo, desarrollando rápidamente las políticas necesarias para ello, o tienen otros intereses prioritarios? ¿Puede el PSOE comprometerse a esos cambios? ¿Está Podemos más interesado en provocar unas nuevas elecciones para mejorar sus resultados?

De las respuestas que se den los propios ciudadanos a esas preguntas dependerá el juicio que se merezcan los dos. La propaganda, la simple agitación, no debería de determinar esas respuestas, porque los ciudadanos ya están escarmentados del bla-bla-bla de políticos incapaces de transformar su poderoso verbo en mejoras reales.

Las primeras señales no son alentadoras, pero son solo eso, primeras señales. Podemos lanzó toda su artillería contra el acuerdo para el nombramiento del socialista Paxti López como presidente del Congreso: Pablo Iglesias bramó contra la “vergüenza” de un acuerdo a tres bandas PSOE, Ciudadanos y PP, pero es evidente que hubiera bastado con que Podemos, que sabía perfectamente que su candidata no podía salir elegida, negociara con el PSOE para escenificar la primera derrota total del PP y la presencia de nuevas fuerzas en el Parlamento. Podemos se precipitó a negarse a participar en ningún acuerdo con el PSOE si no se aceptaba su exigencia de cuatro grupos parlamentarios, algo que afecta a sus intereses como partido o alianza de partidos, pero que a los ciudadanos les trae perfectamente al fresco. Una actitud menos empecinada hubiera servido además para atajar el papel que se atribuye Ciudadanos como centro político muñidor de acuerdos.

El PSOE, por su parte, necesita definir más sus posiciones negociadoras, porque la falta de concreción resulta cada día más inquietante. ¿Qué cambios puede realmente incorporar Pedro Sánchez? ¿Hasta dónde puede cambiar las políticas del PP sin despertar el miedo en su propio partido? ¿Tendría su respaldo para llevar a cabo una velocísima transformación en el capítulo social y laboral?

Cualquiera que haya asistido a una negociación, diplomática, política o empresarial, sabe que lo importante no es respetar las líneas rojas o los puntos de desacuerdo, sino encontrar los puntos de acuerdo capaces de justificar plenamente la firma del pacto. Los ciudadanos tenemos mala memoria, pero aun así sabemos que necesitamos un acuerdo que permita abrir el debate de reforma constitucional (sin prefigurar en este momento cuál debe ser su resultado posterior), que establezca muchos más y mucho mejores mecanismos de rendición de cuentas, que busque el crecimiento económico dando al mismo tiempo más poderes y más derechos a los trabajadores, que ataje radicalmente la pobreza infantil y que paralice la presión para privatizar los servicios públicos. Si todo esto está en la mano de un acuerdo levantado en torno al PSOE y a Podemos y finalmente no se lleva a cabo por el miedo, el oportunismo o la soberbia de unos o de otros, el 15-M y la renacida esperanza de que la política es el mejor instrumento para afrontar los problemas habrá realmente fracasado y, lo que es peor, habrá colocado no solo a muchos españoles, sino a muchos europeos, en un callejón de imposible salida.  

El éxito o el fracaso de un gobierno, explica el profesor Peter Schuck, de la Facultad de Derecho de Yale, se basan en conceptos relativos y personas que son muy razonables difieren, sin embargo, en sus apreciaciones. Lo que parece más importante a la hora de valorar ese éxito o fracaso es la capacidad de generar políticas o programas que hayan producido efectos claramente beneficiosos para la población. Los buenos principios no producen necesariamente buenas políticas. Son los programas concretos, las políticas concretas, las que dejan huella en la vida ciudadana y los que se recuerdan al cabo de los años.

Pagarle los estudios universitarios a los veteranos que volvían de la II Guerra Mundial trasformó a la clase media norteamericana durante los años 1940-50 y cimentó el hoy olvidado “American dream”. El Sistema Nacional de Salud puesto en pie por el político laborista galés Aneurin Bevan transformó durante décadas la sociedad británica y su percepción de lo justo. El tratado del Acero y del Carbón, ideado por Jean Monnet y Maurice Schumann, dio origen al periodo más pacífico y fecundo de la historia europea. Cada día más, los ciudadanos de hoy descubren que los instrumentos tradicionales, los programas que facilitaron su vida y la hicieron más amable y esperanzada, han quedado rotos y vacíos, han perdido su poder de transformación. No hacen falta nuevos principios, sino nuevos programas, nuevas políticas concretas, perfiladas y determinadas que atajen los nuevos problemas. Y los partidos que no sean capaces de comprenderlo y de poner todo de su parte en ese camino no habrán servido a la sociedad.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Spheror

    Me resulta muy difícil concebir que un partido que se mantiene en la defensa de la hegemonía de los grupos parlamentarios de representación territorial en el Congreso sea capaz de promover una verdadera reforma de la misma ley electoral que la favorece. ¿Acaso apoyarán estos grupos de Galicia, Catalunya o Valencia la ley que los entierre? Y si... como ciudadano del resto de España me la trae al fresco este tipo de tejemanejes

    Hace 5 años 3 meses

  2. Rodundo

    Y a mí me traen perfectamente al pairo ya las opiniones de medios burgueses como CTXT, Jot Down o eldiario.es. CTXT huele cada día más a ElPaís 2.0, osea, a un medio que promulga la responsabilidad (la suya) desde un prisma futbolero neoliberal que considera al PSOE un partido progresista.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Miguele

    Es terriblemente desternillante ver como se asemeja este periódico al personaje del doctor Jekyll y mr Hide. Un día poneís un artículo de Guillém M. y al día siguiente poneís estos editoriales. ¿Vosotros sois una jodida operación mediática del PSOE?¿Os pagan por estos artículos? NO.Yo creo que simplemente os descojonais de los comentarios y os echais unas risas a costa de los seguidores de Podemos. Si no, no haríais estos insultos. De verdad, que conseguir el derecho civil de la libertad de expresión para hacer esto es un insulto a todos aquellos que han dado su vida por la libertad de la información.Por suerte para vosotros hay tropecientosmil medios digitales basura que ya hacen esto, por lo tanto... Posdata:Si hacéis esto para que los seguidores del PSOE os donen unas perras estáis perdonados,solo en ese caso os merecéis que me quite el sombrero.

    Hace 5 años 3 meses

  4. Fernando

    Completamente de acuerdo con José Bembibre +1

    Hace 5 años 3 meses

  5. Miguel

    Muy acertada tu respuesta Jose. Seguiremos confiando en la independencia de medios como CTXT. Un saludo

    Hace 5 años 3 meses

  6. Ibai, otro votante de Podemos.

    @Jose Bembibre, Acertado, educado y audaz. Casi había pasado por alto el "trae al fresco" del periodista, dando por buena la supuesta tozudez de Podemos, y la moderación política que ha experimentado como formación. Gracias por hacer de antorcha y hacer ver que lo que dicta un programa electoral o político concreto no queda en saco roto.

    Hace 5 años 3 meses

  7. Jose Bembibre

    Antes de empezar y para ahorrar la lectura a los que busquen opiniones neutrales “full disclosure” Soy miembro y votante de Podemos. Si no se tratara de un editorial, la verdad es que no haría comentario alguno. Pero, desde su inicio, me he tomado en serio a CTXT hasta el punto de colaborar, dentro de mis posibles, a que siga vivo. Hace muchos años también confíe en El País, suscripción incluida, para descubrir que el desastre actual ya estaba en su semilla fraguista fundacional y que su director Cebrián, ya era entonces lo que es hoy y no lo que nos hizo creer a muchos entonces. No hubo, aunque se empeñen, años dorados en El País. Bueno, si lo fueron para aquellos que desde sus pupitres de redacción hacían y deshacían en la política del país sin más título que su habilidad con la pluma. Y esto, claro, crea adicción. A la vista de este editorial uno se pregunta si CTXT, por su origen, no se habrá desintoxicado del todo. Me explicaré: Después de abroncar, y con razón, a Artur Mas por su "corrección de los resultados de la urnas", resulta que ahora propugnan que Podemos haga lo mismo con los grupos parlamentarios. La justificación es que esta cuestión “les trae al fresco a los ciudadanos”. Bueno, pues los millones de ciudadanos, no solo los que votaron a Podemos en toda España, sino a la segunda fuerza en Galicia y la Comunidad Valenciana y la primera en Catalunya, votaron tener una representación específica en el Parlamento. Algo que iba explícitamente en sus programas y no una línea roja sobrevenida. No parece que esto sea “traer al fresco”. ¿Quizás los ciudadanos se equivocaron en lo que les interesaba? Puede ser, pero desde luego CTXT no tiene ninguna credencial especial para contradecir a las urnas y si un tufillo dirigista y de orientación que nos recuerda los años dorados de El País. Está bien lamentarse del despego de los ciudadanos por la cosa pública, pero es la consecuencia lógica de enmendarlos continuamente fuera de las urnas, en lugar de buscar soluciones para implantar lo que han decidido. Una actitud soberbia y farisaica, que luego alguien teorizará como Desencanto 2.0. Lo de los grupos parlamentarios no es un asunto ideológico, ni económico, ni de violación de las normas, como acontecimientos recientes demuestran. Es la utilización cicatera de un reglamento para obtener ventajas políticas, en contra de la voluntad explicita de los ciudadanos que votaron enMarea, BcnEnComú o Compromís. Ampararse en clausulas reglamentarias, que además se han retorcido hasta el sonrojo, en la sede de la soberanía popular es un fraude democrático y punto. Sorprende la ligereza de CTXT al despachar este asunto acusando a Podemos de “bramar” o precipitarse, asumiendo así las tesis de las otras partes. Pero hay algo más. ¿Qué ventajas políticas obtiene el PSOE de un acuerdo que entrega el control de la agenda parlamentaria y, por tanto, de las reformas a los que aquí mismo se ha tildado como los del IBEX? Si aplicamos la medida Schuck, no parece que estas ventajas vayan a producir “efectos beneficiosos para la población”. Se trata solo de cartas para el juego de poder interno del PSOE. Y de esto si que se podría afirmar, sin muchas dudas, que trae al fresco a la mayoría de la población, votantes del PSOE incluidos. Les dejo una pregunta: ¿Qué credibilidad como socio tiene el PSOE para la realización de reformas de calado, que van objetivamente en contra de los intereses representados por PP y Cs en el Parlamento, cuando entrega a estos partidos la capacidad de limitar el alcance de las mismas? Si para CTXT y colaboradores ilustres, lo más importante es lo que imaginan como un abrazo del oso, domesticar a Podemos y volver a un paisaje añorado, están en su derecho. Pero harían bien en decirlo. Las separaciones de mutuo acuerdo dejan muchas menos secuelas que la infidelidad sorprendida. Y sobre todo, ahora que todos gustó a Bowie, más elegantes.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí