1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Y ahora qué?

Tras el No de la Cup a Mas, las mentiras y el fracaso informativo, Cataluña parece caminar hacia la implosión de CDC y la hegemonía de la izquierda

Guillem Martínez Barcelona , 4/01/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lenin, autor de grandes frases como "todo es ilusión, salvo el poder", "gobernar es sencillo, puede hacerlo una cocinera" o, mi favorita, "rayos, me estoy quedando calvo", también es el autor de la frase que da título a este artículo, propuesta por CTXT para que les haga un dibujo en caliente de la situación resultante de que la CUP dijera, hace pocas horas, no a Mas de manera definitiva.  Y, sí, es una frase con empaque. Lamentablemente, antes de explicar el qué, es conveniente explicar el ahora. ¿Qué ha pasado? No es tan sencillo explicarlo cuando, desde 2012, no ha pasado nada/ha sucedido un discurso no verificado en la realidad en ningún momento, y donde la propaganda y la presión mediática son tan densas que, en ocasiones, parecen una suerte de realidad.

La CUP, en efecto, ha dicho no a la investidura de Mas. Por los pelos y, al parecer, eludiendo en su última reunión un debate inicial. Pero, ojo, no ha dicho no a un President de Junts pel Sí, candidatura que agrupaba a CDC, ERC e independientes fuertemente dependientes de las dos siglas anteriores, hasta tal punto que aún es el momento que abra la boca de la cara y digan algo. En principio, por tanto, no sería mayor problema jubilar a Mas y poner a un suplente, equipado de serie con la misma cosmovisión que Mas. Es preciso señalar que hay la tira. Mas y su suplente, de haberlo, pertenecen a una generación de líderes post-Transición, cuyo patrimonio no es tanto ideológico o programático, como el dominio de los resortes internos de su partido, y los resortes culturales de su sociedad. Mas, en ese sentido, es Susana Díaz, otro ejemplo de que el deber de un líder local es seguir vivo y en el piso más alto. Pero por lo visto, y sea como sea, es imposible prescindir de Mas. Por dos razones. A saber: A) y B).

Sobre la cosa A). Hay --o, al menos, se ha aludido a ello en varias ocasiones para acallar, con absoluta efectividad, mosqueos internos en el seno de JxS-, un pacto por escrito, entre ERC y CiU, que fija quién debe de ser el candidato a President. En lo que es un indicio de que la cultura política catalana no está muy alejada de la española, nadie ha visto ese documento secreto en su vida. Sobre la cosa B). Mas necesita ser President. Es imprescindible. ¿Es imprescindible para el Procés? No. Es un líder quemado. Es impopular en un amplio target de la sociedad catalana. Pese a los informativos públicos y concertados, en efecto, no es un nombre unido a la intensificación de libertades, algo dramático en un proceso de independencia de un Estado que no sea Beverlly Hills. Carece de crédito alguno en Europa. Por lo que veo en la prensa internacional, es un gobernante más del Sur --no se percibe, por lo que leo, mucha diferencia con Rajoy, o con José María El Tempranillo-, esos gobernadores del Gran Estado de Mississippi cuya honestidad pública y financiera no es muy valorada en el Norte. Parece que tampoco tiene crédito entre sus similares españoles --cabe suponer que por otros motivos, alejados de la ética--, por lo que, a priori, no puede aportar nada en la nueva fase de la cosa catalana.

Nueva fase de la cosa catalana: el 20D quedó claro que la mayoría de la sociedad está por un referéndum, claro y vinculante. Quizás, eso pueda llegar a ser, incluso, la piedra angular de un proceso constituyente en todo el Estado, la garantía de que va en serio, y de que la palabra clave será democracia, y no unidad-nacional, esa cosa de la que, a diferencia de la primera, varias generaciones vamos bien servidos. 

Y aquí, inciso: en petit comité, las élites de CiU y ERC reconocen que esa es la actual fase. Es decir, en petit comité se desmarcan --con una profusión única desde 2012-- de sus dos campañas electorales anteriores, y de las declaraciones cotidianas, en las que orientan a la afición sobre el hecho de que Catalunya ya es independiente, es una República, y ha culminado su proceso de independencia, salvo un par o tres de firmas en algún documento. O, lo que es lo mismo, desde 2012 son conscientes, abiertamente, de que mienten. La deshonestidad, en fin, es un componente llamativo y efectivo de la política española, por lo que será difícil que un político local deje de utilizarla mientras resulta tan útil y económica. Fin del inciso.

Si Mas está amortizado, ¿por qué es necesario? Es necesario para refundar CDC. Le falta poco. En las negociaciones con CUP, por ejemplo, Mas sólo pedía una legislatura de 18 meses, que en algún momento quedó, incluso, rebajada a 10. En una sociedad paleolítica, el amor acostumbra a durar 2 años, que es el tiempo que necesita una pareja para dejar en el mundo un niño/a que se aguante en pie. Mas, a su vez, necesitaba menos tiempo --no se trataba, en fin, de una historia de amor, sino de mera reproducción-- para crear un partido que recogiera el patrimonio conservador de la Lliga y de CDC, dirigido por otro líder, que también se aguantara de pie, y que estuviera plásticamente alejado de sus casos de corrupción --incluso, de los más recientes--, y de sus políticas --incluso, de las actuales--. Importante, tomen nota para el futuro: ese partido conservador, que seguiría con las medidas de austeridad y, a la vez, con la especulación de medidas rupturistas y democráticas, unilaterales y nunca llevadas a término, iba/va a tener aspecto de partido socialdemócrata. La socialdemocracia española es, en fin, una mina.

¿Qué es lo que ha pasado? Si todo sigue su curso previsto --curso previsto: JxS no presenta ningún otro candidato; ERC no se pira de JxS, al permanecer los parlamentarios de CDC fieles a su Presi ausente; elecciones en marzo, en las que CDC se estrella, ERC recoge, sin muchas ideas nuevas y efectivas, la antorcha del independentismo, y En Comú, otra mayoría social y emergente, recoge una antorcha, aún más nítida, de la ruptura, vía derecho a decidir--, CDC implosionará.

En breve vivirá un espectacular 11M, un momento Acebes en el que su discurso, certero y que lo abarcaba todo, dejará de tener relación con la realidad. O, incluso, crédito. Esa implosión puede ser espectacular. Puede afectar, incluso, a la viabilidad del discurso del nacionalismo conservador --cuando eso pasa, es bestia; la última vez que pasó, fue en 1931, y el nacionalismo conservador estuvo en barbecho hasta principios de los 80's--. Puede afectar, incluso, al futuro del independentismo. El independentismo CDC --y, me temo, el de ERC; ERC, el futuro gran partido nacionalista, tiene, en ese sentido, un problemón: comparte, sin muchas originalidades, el discurso, ya gastado, de Mas--, tiene similitudes mecánicas, aunque pueda sorprender, con el discurso del PP de principios de siglo. Ambas escuelas hacen de conceptos no ideológicos --la democracia, en el caso del PP; Catalunya, en el caso del ulterior independentismo JxS style--, su ideología. Algo espectacular, pero que no suele durar mucho, y que no se puede hacer sin propaganda.

Y CDC es, básicamente, una máquina propagandística, que difícilmente cesará de emitir en breve. Tras el 11M, el complejo armamentístico-periodístico español no sólo no dejó de emitir, sino que no implosionó. Tuvo, incluso y con un par, su largo momento de gloria/titadine. Por lo demás, el staff del periodismo español no se refundó, sino que siguió inamovible y fiel a sí mismo. De hecho, aún nos informa, fiel a si mismo y cada mañana, de una realidad que, desde 2011, parece que tenga serios problemas para oler. Cabe esperar que lo mismo ocurrirá en Catalunya, otra sociedad hispana a la que se le ha negado el derecho a la información, y en la que no habrá ninguna meditación o crítica sobre el fracaso periodístico e informativo que ha supuesto la cobertura del Procés.

Este cambiazo de información por dramatismo irá a más próximamente --una clase política y periodística, en fin, se está jugado la vida--. Se unirá, más, la figura de Mas a Catalunya, y la de otras opciones políticas, incluso independentistas, al españolismo más rancio. Y ello tendrá un influencia inmediata. ERC, por ejemplo, es muy sensible a esa presión mediática, que incluso ha afectado a su individualidad política. Y supongo que influenciará en el futuro inmediato de la CUP, una organización de malos-catalanes, opuesta a los intereses de Catalunya, etc. Supondrá la dimisión de algunos de sus miembros y, tal vez, su ruptura. La presión sobre la CUP, ha sido, en fin, tan descomunal que ha estado a punto de realizar una pirueta espectacular: que un partido que aboga por un frente social o/y popular, haya valorado más tiempo de lo deseable todo lo contrario, un frente nacional.

Quizás, en este proceso que se inició en 2012, un proceso gubernamental gestionado por CDC, lo único que tenga futuro sea eso. Tal vez en Catalunya se ha experimentado con la derecha del futuro. Una derecha ultraliberal, no muy preocupada por derechos y democracia y, a la vez, patriótica, con un discurso horizontal, con léxico radicalmente democrático y de movilización social. Tenemos dos y ambas son frutos del Procés: la futura CDC, y C's. El resto de partidos de la Transición en Catalunya empiezan a tener más aspecto residual del deseado. ERC puede acabar siendo el heredero, también ético, de CDC y de PSC. Y hay dos nuevas izquierdas, rupturistas y con una agenda democrática y de derechos, una indepe, y otra por el derecho a decidir. Pueden llegar a ser hegemónicas y gobernar una sociedad empobrecida, y unas instituciones sin recursos, intervenidas, y sin posibilidad efectiva de establecer políticas propias y diferentes a la austeridad.

Catalunya, el punto más avanzado de la crisis política, económica y de Régimen española, empieza a ser una metáfora.  

           

            

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miquel Porta Serra @miquelporta

    Me parece particularmente interesante que un comentarista / periodista intente relacionar a) la llamada "política", que los viejos partidos venden masivamente en los medios con b) la realidad, tan ausente de ella / ellos. Ruge la galerna globalizadora, voraz, desregulada, injusta, insostenible, y amplios sectores de Catalunya (o Andalucía, o "Madrid" o...) hacen como que vivimos en el XIX. Los costes: millones de proletarios postmodernos sin acceso a un trabajo digno ni a la Cultura ni al Estado del Bienestar ni a gran cosa que merezca la pena, entre otros ítems de la terrible factura que nos pasa esta huída a ninguna parte. Pero hay una vitalidad enorme en los nuevos movimientos que construyen políticas positivas a favor de la justicia, la libertad, el trabajo, la educación, la salud pública, el medio ambiente...

    Hace 5 años 3 meses

  2. Zql

    A hablamos del asunto esta mañana en LaCloaca https://nohaycloacas.wordpress.com/2016/01/05/relaxing-cup-of-cafe-con-leche/

    Hace 5 años 3 meses

  3. El bus de l'Estatut

    Los independentistas hemos sidos engañados por el procesisme, que era decir que se avanzaba cuando no se daba un paso de forma efectiva hacia la soberanía de Catalunya. Totalmente acertado el análisis. Pero al mismo tiempo un analista político tan inteligente, mordaz y poco crédulo como usted es capaz de escribir ""Quizás, eso pueda llegar a ser, incluso, la piedra angular de un proceso constituyente en todo el Estado, la garantía de que va en serio, y de que la palabra clave será democracia, y no unidad-nacional." "En Comú, otra mayoría social y emergente, recoge una antorcha, aún más nítida, de la ruptura, vía derecho a decidir" Perdone pero no se si reírme o llorar, esta proponiendo acabar con un procesisme, el independentista, por el del referéndum. El que usa ese discurso tan cultura de la transición que apela a la pedagogía, al pactismo, a tejer alianzas, no se exactamente con quien, a esperar dos o tres generaciones Rabell dixit, a que se nos pueda dar la graciosa libertad de obtener un derecho básico como es el el votar. Al no levantemos mucho la voz no vaya a ser que en Madrid se enfaden, en el fondo esto no pasa por querer volar demasiado alto, teje que tejeras(por algo catalunya tubo una potente industria textil), conseguiremos pequeños avances.(Este ultimo párrafo podría resumir el 90% de los artículos de Enric Juliana). Si consideramos que el discurso autonomista de Pujol era rupturista, si se puede decir que el de En Comu negándose a un referéndum unilateral, es tope rupturista. Sabiendo de las capacidades del autor, no entiendo a que se debe esta suspensión de la incredulidad. Supongo que todos tenemos un pequeño procesista dentro que vive de ilusiones. Por que todos necesitamos abstraernos de la única realidad política que no es procesista, que es el neoliberalismo y el sistema de poder en la UE. Que hace igual de irreales las ilusiones de independentistas que las de creen en un mundo mas justo. Esperemos que me equivoque (lo hecho por Tspiras no invita a pensar lo contrario) y de aquí un tiempo no tenga que reconocer en un articulo que usted también fue procesista

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí