1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El gobierno de los comunes

La política de los afectados irrumpe tras el 20D

Antonio Girón / Lucio Compau 30/12/2015

<p>La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.</p>

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Es la vivienda, estúpido!

En plena burbuja inmobiliaria, la profesora de economía Blanca Gómez López, entre otras tantas personas, lo planteó con claridad. Cuando la burbuja pinchara sus efectos supondrían un seísmo tan brusco en nuestra economía que destruiría todos sus equilibrios.

Y vaya si acertó. Como todas las burbujas especulativas, la española explotó justo en el peor momento: cuando más inflada estaba. Así atesoramos paisajes devastados, infraestructuras y urbanizaciones abandonadas, cientos de miles de casos por estafa o ejecución hipotecaria amontonándose en los juzgados. Entre 2008 y 2011, sencillamente, vivimos la bancarrota más sonada en la historia de nuestro sistema económico y financiero.

Después la historia es de sobra conocida. La crisis crediticia e hipotecaria se saldó con el rescate público de la banca, la reforma del 135 y un encantador programa de austeridad para las clases medias y populares. De ahí surgen de inmediato las voces de los afectados por el estallido de la burbuja. Entre ellas, la voz de los afectados por las hipotecas.

Desde sus orígenes en Barcelona, en febrero de 2009, la PAH se ha convertido en uno de los autores colectivos centrales de nuestra historia social y política. Incluso, para esbozar un relato sobre los cambios políticos que experimenta nuestro país, tenemos que acudir al “Sí se puede” de la PAH.

La política de los afectados

Desde sus orígenes, la PAH se ha convertido en uno de los autores colectivos centrales de nuestra historia social y política

El estilo y la estrategia de la PAH, lejos de reducirse a una política de la conmiseración con los desahuciados, se expresa como un salto cuántico desde los fondos emocionales producidos por la socialización de la crisis financiera. La PAH es un espacio abierto y múltiple de cooperación vecinal y reinvención vital, que ha sido y será medular para muchas de aquellas personas afectadas por el colapso, en todos los órdenes, de la España del ladrillo.

En esta política de los afectados, en lugar de la política de los representantes, aparecen toda una serie de innovaciones y cambios respecto a la política tradicional, la tan denostada y citadísima vieja política. Las ortodoxias dejan paso a las ortopraxis. Es decir: se expresa una forma de hacer y vivir la actividad política centrada en la propia vida y no en la representación parlamentaria.

Desde sus orígenes, observamos cómo en la Plataforma de Afectadas por las Hipotecas la acción colectiva no se delega. Tampoco se busca afuera. Ya lo dice un viejo proverbio chino: “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”.

2011, el año en que soñamos peligrosamente

Durante 2011 participamos en una secuencia de protestas globales. La primavera árabe arrancó en Túnez en enero de 2011 y podríamos decir que inicia una profunda fase de reactualización de la política que alcanza hasta la revuelta de los paraguas en Hong-Kong, durante el invierno de 2014. Así se conectan realidades en principio tan diferentes como las de Egipto, Brasil, Siria, Turquía, Estados Unidos o el sur de Europa.

Una fase de emergencias y descomposiciones que posibilita un cambio en los imaginarios tan potente que ha invitado a muchos miles de personas de todo el mundo a hacer de otra manera, mucho más que a decir cosas nuevas. En ese sentido, las transformaciones de 2011 no se han sofocado, ni mucho menos, a fines de 2015.

Las encuestas son papel mojado

Cuanto más “representativo” (tradicional) pretende ser Podemos, menos representa a una sociedad tan diversa como desencantada con la política entendida como delegación

Resulta interesante comprobarlo: en nuestras sondeocracias televisadas, la vivienda casi nunca aparece entre los principales problemas detectados por las encuestas. Según el CIS, centramos desde 2009 nuestra preocupación en el paro y la corrupción.

Sin embargo, todo parece indicar que el desempleo masivo y la precarización laboral han llegado a Europa para quedarse. Sobre todo mientras sus instituciones de gobierno obedezcan a las grandes corporaciones y a poderes financieros transnacionales. Y la corrupción de aquellas figuras que detentan el poder en Europa y en España no puede ser prohibida, perseguida, purgada. Se trata de una forma de hacer, de gestionar la economía y la política, que en el caso español funciona como un reloj desde los tiempos del Conde Duque de Olivares.

El gobierno de cualquiera

Así, nos preocupa lo que a tantos cualquiera: no queremos que la crisis de representación pueda ser cerrada en falso por Podemos. Cuanto más “representativo” (tradicional) pretende ser Podemos, menos representa a una sociedad tan diversa como desencantada con la política entendida como delegación, como algo separado de nuestras propias vidas.

Lo anterior lo observamos cuando, en paralelo a la concurrencia del partido morado a las elecciones autonómicas, se fraguaron las candidaturas municipalistas que ganaron las elecciones en mayo de 2015.

Su éxito primaveral ha sido uno de los covers más repetidos por Pablo Iglesias durante la campaña electoral de diciembre. En cuatro de las cinco ciudades más grandes de España --Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza--, además de en A Coruña, Santiago, Ferrol y Cádiz, los procesos de confluencia y apertura a la participación fueron interruptores fundamentales para explicar el éxito de las candidaturas ciudadanas.

Estos gobiernos, dispares como son, son interpretados mayoritariamente como el gobierno de cualquiera. Aun siendo asfixiados de las maneras más inverosímiles por el establishment patrio. Sus políticas son calificadas desde arriba como inviables, ocurrencias, desastrosas. Y, sin embargo, la apreciación de las vecinas y vecinos (que los eligieron de manera algo azarosa) es muy positiva. Se abre así un terreno de posibilidad complejo y magnífico en las escalas municipales.

El gobierno de nuestras vidas

Las alianzas con los afueras de Podemos son la sustancia adhesiva que ha permitido obtener casi un empate técnico con el PSOE

En la reciente carrera electoral, en el momento en que entra en juego la política de los afectados, el estado mayor de Podemos tiene que asumir el desborde desde sus periferias para no protagonizar el patinazo electoral que descompondría todas sus expectativas. Se enfrentan además al fenómeno más genuinamente lampedusiano de 2015: el globo naranja de Albert Rivera. El exabogado de La Caixa no solo le ha comido la tostada a Pablo Iglesias en las elecciones catalanas y en el debate televisado de Salvados. Además le disputa el monopolio de la política de los cualquiera, esos otros cualquiera afectados por la crisis económica y laboral, que se proyectan como clase media respetuosa con el orden político e institucional fraguado en esa “ruptura pactada” que, en palabras de Julián Marías, fue nuestra inmaculada transición.

Sin embargo, doblando los votos de C’s en Cataluña, los comunes de Ada Colau han sido quienes más han ganado tras el 20D. Y con una perspectiva alejada de la inmediatez y la delegación, con una fórmula proyectada hacia el medio plazo que podría conllevar una radicalidad democrática que envejece a toda velocidad el modelo de liderazgo fuerte construido desde el cimborrio de Podemos. El programa político y de gobierno de los comunes ofrece otro estilo, otros gestos y señales. Frente al silencio táctico de Manuela Carmena en la capital, mareas gallegas, Coalició Compromís y Comunes catalanes deciden su participación en las elecciones generales junto a Podemos, previa descentralización del modelo dispuesto en el partido morado desde su congreso fundacional de VistalegrZZzzz.

En el discurso y la práctica de la alcaldesa de Barcelona nos parece observar otro punto destacado. La experiencia y los conocimientos de la sociedad en movimiento son el know how organizativo y la potencia transformadora de su proyecto, no una pesada carga de conflictos y discusiones de la que es necesario prescindir para volar alto y llegar lejos. Sin pararse a echar otras cuentas electorales o sociológicas, Colau llama a las cosas por su nombre: los cualquieras, los afectados, reclamamos el gobierno de nuestras propias vidas, de modo que no queremos ponernos en manos de nadie, sea éste “amigo” o “enemigo”.

Así las cosas, la lógica de los comunes ha ganado protagonismo tras las elecciones generales. Frente a un escenario de ingobernabilidad y fragmentación, de pactos y acuerdos entre elites viejas y nuevas promovido desde múltiples frentes, Ada Colau crece mucho de cara al futuro.

El partido de Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y sus crooners irrumpe como tercera fuerza en la escala estatal. Pero sus alianzas con los afueras de Podemos son la sustancia adhesiva que ha permitido obtener casi un empate técnico con el PSOE, ese partido centenario condenado a desaparecer en una gran coalición o a refundarse en cofradía de la Semana Santa andaluza.

En términos electorales, la base del régimen del 78 es el voto pensionista al bipartidismo allí donde María Teresa Campos y Ana Rosa Quintana son los animales totémicos de nuestra posmodernidad. Jaén, Ciudad Real, Segovia, Ávila, Cuenca. La España interior, envejecida y demográficamente mayoritaria, sostiene el turnismo entre populares y socialistas, una precariedad que está exacerbando las diferencias internas en el seno de los partidos tradicionales.

En el fondo, el problema sigue siendo enorme y magnífico. Apelar a la altura de estado y al diálogo y los pactos entre viejas y nuevas élites no tienen mucho que ver con nuestras vidas cotidianas. Y encarar eso quizás sea la auténtica remontada del 2016.

¡Es la vivienda, estúpido!

En plena burbuja inmobiliaria, la profesora de economía Blanca Gómez López, entre otras tantas personas, lo planteó con claridad. Cuando la burbuja pinchara sus efectos supondrían un seísmo tan brusco en nuestra economía que destruiría todos sus equilibrios.

...
Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antonio Girón

Es director y productor de contenidos audiovisuales e investigador en sociología política y ecología.

Autor >

Autor >

Lucio Compau

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí