1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Santiago Agrelo / Arzobispo de Tánger

“Europa permite que se violen los derechos humanos en Ceuta y Melilla"

José A. Cano Tánger , 23/12/2015

<p>Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger.</p>

Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger.

Archivo personal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Monseñor Santiago Agrelo, nacido en Rianxo, A Coruña, en 1942, franciscano formado en Santiago de Compostela y arzobispo de Tánger desde 2007, se ha desmarcado del discurso que se esperaría de su cargo en cuestiones como el divorcio o el papel de la Iglesia en la política española, pero sobre todo es conocido por su denuncia de la situación de los inmigrantes subsaharianos en la frontera entre España y Marruecos.

Este julio vio cómo la Catedral de Tánger se convertía en improvisado refugio de casi 200 inmigrantes desalojados de sus viviendas en el barrio de Boukhalef por la policía marroquí. Su estancia apenas duró unas semanas, pero puso de nuevo de relieve la situación de estos migrantes a los que la diócesis tangerina lleva años atendiendo.

Agrelo insiste en que sus opiniones o el trabajo de su diócesis “no existen a raíz de este verano, sino desde siempre, simplemente después de este episodio me preguntan más”. En 2014, Agrelo ya envió una carta a la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, pidiendo una comisión de observadores para el respeto de los derechos humanos en la frontera española.

Admitía hace poco que ser arzobispo de Tánger cambió su opinión sobre la inmigración ilegal.

Antes de venir aquí tenía una opinión muy clara, pero equivocada. Me lo planteaba como un problema legal. ¿Puede un ciudadano de un país atravesar las fronteras de otro sin permiso de las autoridades? Pues no. Pero luego ves el problema en forma de personas que pasan hambre y frío huyendo de situaciones terribles. Y entiendes que es razonable que arriesguen la vida. Pero para eso me hacía falta venir hasta aquí.

Los inmigrantes subsaharianos son la gente con la que nadie cuenta nunca y que siempre paga por todo. Con cualquier cosa, su situación empeora

¿Y cuál es la realidad con la que se topó y ahora denuncia?

Que los inmigrantes subsaharianos son la gente con la que nadie cuenta nunca y que siempre paga por todo. Con cualquier cosa, su situación empeora. ¿La crisis de los refugiados sirios? Pues se crea esa doble categoría perversa de refugiados políticos y emigrantes económicos. ¿Europa aumenta su seguridad por los atentados? Se endurecen las leyes contra la inmigración ilegal, aunque no tenga nada que ver. También que Europa permite que en Ceuta, Melilla o el Estrecho de Gibraltar se violen los Derechos Humanos. Lo que el papa Francisco denunció desde Lampedusa en 2013 se llevaba denunciando desde esta diócesis desde antes de que llegase yo, pero nuestra voz no es la del Papa, aunque ahora nos acompañe.

Y esa violación de los derechos humanos se extiende a Marruecos…

Es que en Marruecos los subsaharianos han estado siempre en situación crítica. Legalmente son una especie de humanidad de última categoría. Desalojos en Boukhalef hay todos los años, la única diferencia este verano es que un grupo de desalojados quiso refugiarse en el atrio de la catedral, pero fue un episodio que sólo duró quince días de julio. Ha sido muy puntual, pero sirve para que me pregunten más por el problema. En este caso, se trató de marroquíes que habían vuelto para el Ramadán desde Europa y se encontraron a subsaharianos como ‘okupas’ de sus casas. Algunos habían pegado la patada a la puerta, pero a otros los había estafado un vecino realquilándoles la vivienda del de al lado mientras este no estaba… Los que se refugiaron con nosotros fue para que no les ocurriese lo que sucede en otros momentos o le que les paso a otras personas en ese momento: que la policía marroquí los traslade en autobuses a otras zonas del país o incluso a la frontera con Argelia. Su situación es aún peor que en Europa, también porque Europa ha delegado en Marruecos ese papel.

Es más importante la influencia en la sociedad que influir directamente en un político, porque si se consigue cambiar la opinión de la calle, a los políticos no les quedará más remedio que cambiar ellos

En 2005, mi antecesor, monseñor Antonio Peteiro, se encontró con una serie de redadas en las que se utilizó la antigua plaza de toros como campamento de refugiados y centro de detención improvisado. Monseñor Peteiro pidió permiso para que el personal de Cáritas pudiese entrar en la plaza a atender a quien necesitase atención médica o psicológica, pero se lo denegaron. Ese caso también fue excepcional

¿Qué trabajo hace ahora su diócesis?

Muy limitado. De hecho, durante la crisis de julio estuvimos colapsados. Hay un equipo de Cáritas, con psicólogas y asistentes sociales, que trabaja y atiende a quien quiera venir desde la cripta de la catedral. Los ayudamos a conseguir permisos o atención médica, a la que no tienen derecho. Y también acudimos a los campamentos que se han creado en el bosque de Bellones o en el Gurugú, a llevar comida o comprobar si alguien necesita atención de cualquier tipo. Quiero dejar claro que aquí en Tánger yo soy el que no hace nada, el que sólo habla. Es la gente que trabaja en Cáritas o en la diócesis la que lleva años luchando en esto, antes de que yo llegase. También tengo que aclarar que nuestro trabajo sólo es posible con la complicidad de las autoridades, con las que tenemos muy buena relación, porque la legalidad aquí no permite ni siquiera llevar comida a los campamentos.

¿Complicidad?

Complicidad humanitaria, la llamaría yo. Al fin y al cabo, les quitamos un problema al atender a esas personas que podrían estar tiradas en la calle sin ninguna ayuda si se cumpliese la legalidad de aquí a rajatabla. Nuestra relación es buena porque aquí, por ejemplo, yo puedo caminar por la calle con mi hábito de franciscano con más respeto del que recibo en España. Tenemos incluso un programa para ayudar a chicas con problemas que nos envía la policía marroquí. Hay colaboración.

Todos somos conscientes de que la mayor parte de la inmigración llega a Europa desde países diseñados y explotados por las potencias europeas

Si cada vez va a peor, ¿tiene la sensación de que sus denuncias no son escuchadas? Por ejemplo, su carta a la Defensora del Pueblo.

Uno diría que la denuncia no sirve para nada, pero no es verdad. No sirven con los políticos, pero sí con la sociedad. Es más importante la influencia en la sociedad que influir directamente en un político, porque si se consigue cambiar la opinión de la calle, a los políticos no les quedará más remedio que cambiar ellos. Hay políticos que se han molestado en visitar a un preso famoso en Venezuela, que seguro que merece todo el respeto y atención y vive una situación denunciable, pero, ¿por qué estas personas que se hacinan junto a sus fronteras no merecen el mismo respeto y atención? ¿Por qué ese doble rasero? Vivimos con muertos importantes y muertos que no lo son y pobres importantes y pobres que no lo son.

¿Y qué soluciones propone?

Están las medidas que se pedían en aquella carta, como los observadores para el respeto de los derechos humanos en la frontera pero, aun así, sería como ahora mismo, que nos estamos dedicando a poner remiendos. A mí me da paz que la gente que pasa necesidad en Tánger pueda venir a una casa donde se siente acogida, pero aunque merezca la pena, es casi nada. No soluciona nada. A estas alturas todos somos conscientes de que la mayor parte de la inmigración llega a Europa desde países diseñados y explotados por las potencias europeas. En África se da la paradoja de un continente rico poblado por la gente pobre. La solución es que la riqueza de África revierta en el bienestar de los africanos. No sé exactamente cómo serían los pasos, pero soy pesimista. Haría falta renunciar a parte de nuestro bienestar para que otros tengan más, y para eso en primer lugar hace falta ser capaz de ponerse en el lugar del otro y cambiar de opinión. Y eso lo veo muy difícil.

Usted lo hizo.

Porque siempre había vivido de espaldas a esta situación, pero me he pasado la vida intentando conocer las pobrezas a mi alrededor. Formó parte de mi formación como sacerdote. Iba todos los domingos a visitar la cárcel y conocer las vidas de quienes estaban allí. En Santiago atendía a los sin techo que venían a nuestro refugio. En Roma trabajé en los suburbios. Si no te mueves en esos espacios, corres el riesgo de traicionar el Evangelio.

¿Sus opiniones le han causado alguna vez problemas dentro de la Iglesia?

Mis opiniones nunca han sido un problema. Al contrario. Me he sentido siempre respaldado por la Iglesia en su conjunto. Supongo que habrá otros sacerdotes, u otros obispos, que no compartirán lo que yo digo, pero eso es natural. Ni yo represento una amenaza para ellos ni ellos para mí.

Monseñor Santiago Agrelo, nacido en Rianxo, A Coruña, en 1942, franciscano formado en Santiago de Compostela y arzobispo de Tánger desde 2007, se ha desmarcado del discurso que se esperaría de su cargo en cuestiones como el divorcio o el papel de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José A. Cano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí