1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

La izquierda irresponsable

29/12/2015

<p>Daños colaterales (o no se rompe España, se rompe el PSOE). </p>

Daños colaterales (o no se rompe España, se rompe el PSOE). 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT apostó tras el 20D por una alianza a la portuguesa. La realidad no parece ir en esa dirección. Aunque la izquierda obtuvo un millón de votos más que la derecha y se dibujó la opción de un pacto entre PSOE, Podemos y Unidad Popular, con el apoyo de algunos partidos nacionalistas e independentistas, los movimientos de socialistas y podemitas están convirtiendo esa oportunidad, ilusionante para muchos votantes tras cuatro años de nefastas políticas conservadoras, en una quimera.

Da la impresión de que a los dos partidos les atemoriza la posibilidad de formar un gobierno de izquierdas. Y que ambos identifican al otro, como ha pasado tantas veces en la historia, con el gran enemigo a batir, olvidando que el principal objetivo debería ser desalojar a la derecha del poder y liderar un frente progresista de los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España), capaz de empezar a moderar la deriva ultraliberal de la Unión Europea.

La responsabilidad mayor del improbable acuerdo entre la nueva y la vieja cultura izquierdista corresponde al PSOE, un partido que vive instalado en el establishment desde hace décadas y que ha perdido la conexión con buena parte de la sociedad. El PSOE carece de empuje, y ha perdido la capacidad de ilusionar a un electorado que ansía un cambio profundo en el funcionamiento de la política y la economía. Muchas de sus propuestas son razonables, pero la gente apenas les presta atención. Lo que necesitan los socialdemócratas es recuperar la credibilidad perdida, pero si la socialdemocracia europea parece haber tirado la toalla durante la crisis económica y democrática, el PSOE parece no tener ni toalla que arrojar. Cada vez más reduccionista en sus análisis, desconoce las dimensiones de los cambios sociales que ha ocasionado el 15M. Lleno de temor, se refugia en su feudo andaluz y en un discurso plagado de apelaciones a un pasado glorioso que ya no es suficiente y no volverá (“Nosotros universalizamos la sanidad, creamos las pensiones no contributivas, extendimos la educación”).

El lunes 28 de diciembre, el partido todavía liderado por Pedro Sánchez tomó el camino del suicido en un comité federal marcado por la rebelión de Susana Díaz y otros barones regionales, que, entre acusaciones de bolchevismo a Podemos --formación que ha aupado al poder a varios de esos dirigentes autonómicos--, pusieron por delante de cualquier opción política el simplista “España se rompe”. En la práctica, se trataba de negar toda posibilidad de negociación real a Sánchez, convertido en líder interino.

El secretario general, atacado por todos salvo desde Izquierda Socialista, el PSE y el PSC, tuvo que asumir las tesis de la ambiciosa presidenta andaluza, que condenó al líder --elegido, recuérdese, por los militantes-- a emprender una no negociación abocada al fracaso. A Díaz, que exige la rápida celebración del congreso que debe auparla a la secretaría general, no parece importarle lo mas mínimo ninguna otra circunstancia, ningún otro interés.

La segunda responsabilidad de la ausencia de diálogo real entre los partidos progresistas se debe a Podemos. El partido que más fortalecido salió de las urnas apenas ha escondido su deseo de que las elecciones se repitan: su objetivo real y poco disimulado consiste en adelantar al PSOE y colocarse como primer partido de la oposición. Vista la situación interna del PSOE, y la fragilidad de un Rajoy que, como Berlusconi, ya solo confía en el salvoconducto que le libre del caso Bárcenas, Podemos ha lanzado a la arena de Sánchez algunas medidas provocadoras (un presidente de prestigio elegido por el Parlamento y no por las urnas), otras duras de tragar (el final inmediato de las puertas giratorias) y alguna vacía de contenido real (blindaje constitucional de la sanidad y la educación) o imposible de negociar con un PSOE escorado hacia el populismo españolista (referéndum catalán). Y luego ha doblado la oferta con una propuesta de ley de Emergencia Social (la Ley 25), que requeriría de un Gobierno que la aplique para que no se quede en simple humo.  

La síntesis pactada por las cuatro almas de Podemos parece más electoralista que basada en el interés general, más teatral que realmente dirigida a buscar el entendimiento con Sánchez. Iglesias fantasea abiertamente con que unas nuevas elecciones serán la panacea. Y en el partido berenjena muchos admiten que prefieren que sean otros quienes gestionen los nuevos recortes que la UE exigirá en enero. La intuición de Iglesias puede ser cierta, y quizá convierta a Podemos en la segunda fuerza. Pero parece difícil que le lleve a ganar los comicios, como afirmó tras visitar a Rajoy. Más bien, lo lógico es que, si se celebran nuevas elecciones, el PP reagrupe fuerzas a costa de Ciudadanos: tras la fragmentación del 20D, es posible que muchos votantes de centro y de derecha quieran un gobierno fuerte. 

La conclusión es que Podemos prefiere adelantar al PSOE y liderar la oposición antes que evitar a los españoles una nueva legislatura del PP. Y lo mismo cabe decir del PSOE: prefiere seguir con sus luchas internas y obedecer los deseos del IBEX antes que garantizar un gobierno que desaloje a Rajoy y los suyos del poder. Los dos partidos, que representan ya dos culturas distintas, han encontrado el pretexto ideal para la inacción en el referéndum catalán. Se trata de un asunto importante, sin duda, pero para nada es el más urgente. La derecha lleva tres años utilizando el anhelo independentista de una parte de los catalanes como cortina de humo de los recortes y la corrupción. Resulta decepcionante que PSOE y Podemos repitan el mismo esquema y no sean capaces de ofrecer una alternativa plausible a un tema que según las encuestas del CIS es la preocupación número 16 de los españoles. 

España tiene en este momento dos opciones. La primera es que los partidos tradicionales desprecien el mensaje de cambio de las urnas y miren hacia otro lado con la bendición de Merkel. La segunda, que es por la que apostó CTXT, es luchar por esa alianza de izquierdas que mezcle la vieja cultura política con la nueva, y se proyecte hacia Europa haciendo frente común con los países de la periferia sur, los más castigados por la crisis económica y política. Conviene entender que un país solo no podrá mover un centímetro los cimientos neoliberales de la UE, ni dar una salida positiva al exceso de miedo y a la crisis de democracia y solidaridad que vive la Unión Europea. 

La duda es, ahora mismo, ¿hay alguien ahí fuera?

CTXT apostó tras el 20D por una alianza a la portuguesa. La realidad no parece ir en esa dirección. Aunque la izquierda obtuvo un millón de votos más que la derecha y se dibujó la opción de un pacto entre PSOE, Podemos y Unidad Popular, con el apoyo de algunos partidos nacionalistas e independentistas,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

22 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Luis

    Claro que es urgente un cambio de rumbo en Europa -TTIP-. El "triste PSOE" obligado a mirar a sus orígenes, puede y debe ser una ayuda para instalar otras políticas del "sur" en Europa como políticas posibles. La caja de las pensiones o los refugiados son problemas que no se pueden solucionar en Madrid aunque se quiera vivir en la ilusión de la soberanía. La posibilidad de fuerza en Europa depende en gran medida de recuperar elementos que habían perdido su fuerza de resistencia, si se agreden hasta hacerlos desaparecer se disipan fuerzas que luego son muy difícil de reunir.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Carlos Ávila

    Estoy en absoluto desacuerdo con ese editorial.¿ Alguien es capaz de imaginar un gobierno fruto del pacte del PSOE, Podemos, UP y ERC? Yo desde luego no. Sería un auténtico desastre en muchos sentidos. Claro que hay que desalojar al PP, pero si se hace una chapuza como esa, puede que consigamos tener PP por otro par de decenios.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Travindoke

    Francamente, tenía de vosotros una buena opinión como medio independiente. ¿Pero esto? ¿En que año vivís?.Estoy alucinado de que todavía haya gente que cree en el PSOE y ademas se autodenomine medio independiente.¿De donde habeis salido? No tenía ni idea de que pensabais así. ¿Pacto a la portuguesa?¿Hola? Yo prefiero pasokizacion, sorry. Por cierto, no me parece justo que no se incluya en este artículo al PNV, ya que desde un artículo vuestro(lo que faltaba) decís que también pone la linea roja que pone Podemos, ¿entonces? Pues lo de siempre, que solo pensáis como casta, tenéis claro(clarisimo) quién os va a cerrar el chiringito y tenéis la poca vergüenza de hacer este editorial.Os seguire leyendo pero otra como esta y no me volveréis a ver. PSOE,PP LA MISMA MIERDA ES.

    Hace 5 años 9 meses

  4. Dani

    Sinceramente, me parece que este editorial no tiene ni pies ni cabeza. Cuál debe ser el objetivo ¿desalojar al PP del gobierno o poder llevar a cabo políticas en pro de las mayorías sociales? No entiendo de qué serviría un pacto entre PSOE y Podemos, como pide este editorial, si las medidas propuestas por Podemos en favor de los trabajadores, como las que aquí se ridiculizan, no se podrían llevar a cabo. Acaso ahora el PSOE sí va a aceptar la reforma de la ley electoral ¿por qué?, y la derogación del 135 ¿por qué? y dejar atrás toda la red clientelar que ha ido tejiendo durante años y que tiene su mayor exposición en las puertas giratorias ¿por qué?... La gran equivocación que comete este editorial es seguir entendiendo el eje tradicional derecha-izquierda con el PP a un lado y el PSOE al otro. Aquí tenemos que hablar de políticas concretas, y no de ejes del tablero preconcebidos

    Hace 5 años 9 meses

  5. Chencho Alicante

    No tenemos que desenfocar el problema. Cuál es el objetivo principal en la situación actual para la izquierda. ¿Desalojar del gobierno al PP o actuar con un verdadero programa de izquierda?. Parafraseando al ignorado y marginado Julio Anguita, lo realmente importante es PROGRAMA, PROGRAMA, PROGRAMA. Todo lo demás es humo.

    Hace 5 años 9 meses

  6. Rodrigo

    El PSOE pacto un acuerdo de investidura en Aragón con Podemos y desde entonces lleva incumpliéndolo. El problema del PSOE no es que haga años que no es de izquierdas, es que no es de fiar, ya no es creíble. Claro que es de desear un acuerdo de izquierdas que ponga fin a la austeridad, pero resulta que el programa del PSOE incluye 40.000 millones de nuevos recortes. ¿Alguien se cree de verdad que esa gente va a plantar cara a la troika europea? ¿Nos acordamos del 135? ¿Acaso alguien piensa que el PSOE va a asumir las 5 demandas de la PAH para acabar con los desahucios, perjudicando a los bancos a los que tanto dinero debe? Antes de sentarse a negociar nada, el PSOE debería firmar ante notario el fin de las puertas giratorias, la derogación del 135 y la relajación de los objetivos de déficit para asegurar que no hay más recortes, la remodelación del sistema eléctrico o el plan de rescate ciudadadano. Otra cosa no es mínimamente creible, son unos trileros y llevan demasiados años vendiendo motos.

    Hace 5 años 9 meses

  7. Fernando

    Un pacto a la portuguesa es peligroso, ya se ha visto en portugal, a los pocos días de confirmarse el pacto los socialistas ya lo han traicionado pactando con los conservadores un rescate bancario de 2000 millones de euros con la oposición del resto de fuerzas parlamentarias. Sin duda aqui pasaría lo mismo en cuanto Europa reclamara los recortes por valor de 10000 millones que tienen pensado pedir en cuanto haya gobierno y que tendrían el apoyo de PP, PSOE y Cs

    Hace 5 años 9 meses

  8. Francisco

    Demasiada gente que se cree la verdadera izquierda. Me recuerdan a los comunistas alemanes de los años treinta: el enemigo era el partido socialista, "socialfascista", y no Hitler. Después pasó lo que pasó. Pero siempre hay palabras para justificar que nosotros teníamos razón y ellos no.

    Hace 5 años 9 meses

  9. José Pacheco Sevilla

    Desde hace dos semanas he percibido un giro a la izquierda en sus editoriales -principalmente-, considero excesiva su defensa de la "izquierda" una acción fuera de contexto. No soy quien para hacer un zasca porque les escribo desde México. Pero si puedo recomendarles algo para comparar, en mi país hay símiles entre PP, PSOE u C´s, a saber: PAN, PRI y el movimiento ciudadano -incluso en los colores; no es el proyecto hegemónico que se parezcan a Venezuela sino un equivalente con mi país, desastrozo - no se los deseo -. Recomendarles la pedagogía que ha hecho Podemos, que en mi caso es harto de agradecer, y que evidencia que en su caso el discurso de izquierdas es inútil. No lo digo yo, lo hizo J.C. Monedero desarticulando a los férreos y siniestros (contrario al diestro) defensores de la pureza intelectual, que habían desactivado muchos Círculos y que sin duda propiciaron la "remontada", es en mi juicio el mejor ejemplo. Claro que Pablo, Iñigo, Carolina y demás son claramentede izquierdas, pero no lo es Podemos, y como aporte final tanto el PSocialistaObreroEspañol, PPopular y Ciudadanos aluden a sustantivos y adjetivizaciones, el otro en la primera persona en Plural de un verbo que además alude al fin de la política: Poder. Bien por "mojarse", pero en su caso las aguas son más útiles desde la objetividad y crítica (lo de izquierdas es un secreto a voces innecesario). ;)

    Hace 5 años 9 meses

  10. Miguel Angel Lopez

    Decepcionante socialdemócrata-editorial. Para medios bipartidistas sin objetividad ya están los que existen. CTXT da error. Los siguientes xfvr...

    Hace 5 años 9 meses

  11. Ángel

    El problema es que Podemos tampoco es de izquierdas y no pienso que se enfaden porque lo han pregonado a los cuatro vientos. Son "transversales". Como dijeron sus dirigentes son una máquina para la guerra electoral...fallida. En todo el período pre-electoral no ha habido ningún intento de movilizar a la "gente" porque se perdía el maquillaje de partido "sensato". No nos engañemos la situación es terrible.

    Hace 5 años 9 meses

  12. Jegos

    Es un artículo escrito más con el corazón que con la cabeza. No sé que más hace falta para darse cuenta que la única manera de progresar y vencer al neoliberalismo es que el psoe desaparezca de una puta vez. Podemos hace lo correcto, lo coherente y lo sensato. En portugal cuando a los socialisos les ha onteresado, votaron con los conservadores, después de la coalición. Nada nuevo, nunca van a cambiar.

    Hace 5 años 9 meses

  13. EndEd

    Dicen ambas partes que las lineas rojas estan en el referendum. Ja. Me gustaria ver como el PSOE actua frente a las demás cuestiones que ha puesto PODEMOS encima de la mesa. Vease, Puertas Giratorias, Abusos de las electricas y de la Banca. El PSOE no puede hacer nada contra eso... Al PSOE lo que le interesa es culpar a PODEMOS de una supuesta fallida negociación de pactos.

    Hace 5 años 9 meses

  14. Flavio Martinez

    Miren si han seguido las elecciones muncipales de mayo, observaran que en España el PP gobierna en varios ayuntamientos con el beneplácito de Podemos e IU, bien por apoyo directo o por abstención, cosa que no pasa a la inversa, el PSOE donde han hecho falta sus votos para que el PP no gobierne los ha puesto a disposición de la izquierda sin condiciones. Ahora cada uno podrá decir misa y además que nadie se moleste en contestarme porque no los voy a leer. Yo hablo con datos en la mano, en las anteriores Autonómicas el Extremadura y Castilla la Mancha gobernó el PP con apoyo de IU. Anguita ya en el pasado se puso a disposición del PP para derrotar al PSOE. Pablo, Pablito, Pablete es una calcomanía de Anguita, su ilusión no es ganar una elecciones, es derrotar al PSOE y eso los militantes del partido socialista no lo van a consentir, porque sería regalar España a la derecha. Hasta el día de la fecha los únicos que han demostrado ser de Izquierdas es el Partido Socialista, lo demás son ladridos de los perroflautas minoristas. Agur.

    Hace 5 años 9 meses

  15. Bernini

    Dejen de insistir en que el PSOE es de izquierdas. Hace mucho que viraron al famoso centro. Una coalición con PODEMOS serviría para que los socialistas llevasen a cabo una legislatura de lavado de cara en base a políticas que jamás practicarían si no estuviesen los morados tirando de las orejas. El cambio en este país no merece ser liderado por un PSOE neoliberal y traidor a sus principios. Por otro lado, es normal que a PODEMOS le preocupe el tema del referéndum; los catalanes han sido muy claros en las urnas sobre cuáles son sus expectativas con ellos. Y tampoco veo por qué califican de "vacío de contenido real" a que terminen las privatizaciones en la sanidad y educación.

    Hace 5 años 9 meses

  16. Rodundo

    Que se dejen de zarandajas y entreguen todo el poder a Sultana Díaz: Joaquín Leguina como ministro de Interior y Cristina Alberdi como vicepresidente. Por ir dando ideas.

    Hace 5 años 9 meses

  17. Jose Bembibre

    La verdad después de lo visto en el PSOE estos días, CTXT además de insistir en un gobierno de izquierdas, debería de editorializar acerca de su viabilidad. Y no, no se trata de la supuesta inestabilidad de los aliados de Podemos, sino del propio PSOE, que hoy no está en condiciones de garantizar nada. Por último despachar el asunto de la cuestión territorial con una referencia a la lista de preocupaciones de los españoles es, como poco, una frivolidad. No es solo Cataluña, es Euskadi también y en menor medida la Comunidad Valenciana y Galicia. La solución del problema territorial es urgente, mantenerlo latente solo favorece a los que lo quieren en la recámara, para agitar la unidad de la patria para justificar toda clase de desafueros.

    Hace 5 años 9 meses

  18. Quique

    Vistos los comentarios se ve lo acertado del artículo. Los de Podemos que prefieren una repetición de elecciones para pasar al PSOE, pero que conseguirá que vuelva a ha ganar el PP con mayoría absoluta al recuperar los votos que se fueron a C's y que gran número de votantes del PSOE se queden en casa hartos del juego de tronos interno y la poca afinidad con muchas de las actitudes de Podemos. Como diría Forges ¡País!

    Hace 5 años 9 meses

  19. Malaquías

    Repitan conmigo, señores de CTXT: "El PSOE no es de izquierdas", "el PSOE no es de izquierdas". Si ese partido de "extremo-centro-derecha" no es capaz de atender demandas como la emergencia social o las puertas giratorias, es que debería estar en condiciones de "pasokizarse" cuanto antes y dejar de molestar al personal. Y que se quiten de una maldita vez la palabra Obrero de sus siglas, por favor, que es un escupitajo en toda la cara de millones de trabajadores de este país desde hace lustros.

    Hace 5 años 9 meses

  20. Jmillar

    Dar prioridad a la cuestión social no es ser de derechas. La 'cuestión nacional' (vertebración territorial) bien puede esperar un poco. Lo primero es lo primero. Si Podemos consigue convencer a sus fuerzas coaligadas, que no controla, los aspectos sociales, los prioritarios, serán atendidos. Tiempo habrá para lo otro cuando se emprenda la reforma de la Constitución.

    Hace 5 años 9 meses

  21. EndEd

    Tristemente, totalmente de acuerdo con iose. Para mi, la ilusión pasa por nuevas elecciones si realmente queremos que las iniciativas reales de cambio, se produzcan.

    Hace 5 años 9 meses

  22. iose

    Ahí fuera hay muchísima gente, hombre. Y todos sabemos de sobra (excepto ctxt, parece) que el psoe hace demasiado tiempo que no es de izquierdas. Insistir tanto sí que es irresponsable por vuestra parte. Parad un poco, que me bajo.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí