1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Editorial

Periodistas corruptos

23/12/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los periodistas sabemos bastante bien dónde poner el listón para descalificar a un político: la mentira reiterada, el engaño deliberado, la deshonestidad económica, el servicio a intereses ajenos a los ciudadanos que dice representar… Pero ¿dónde se pone el listón para descalificar a un periodista indigno del oficio que dice practicar?

En la gran mayoría de los casos, los periodistas que tan bien sabemos hablar de los políticos nos callamos como muertos a la hora de hablar en público de periodistas deshonestos, que mienten y engañan deliberadamente, que sirven con cinismo otros intereses que los de sus lectores o seguidores. ¿Por qué sucede eso? Muchas veces, por miedo a que la denuncia pública de esos personajes se considere o aliente un ataque a la libertad de expresión. Por miedo a que se aprovechen esas denuncias para recortar la libertad de expresión y, por consiguiente, para recortar la ya debilitada democracia. Quizás también por simple miedo a no poder defenderse de sus mentiras y ataques. La realidad es que es ese silencio lo que perjudica la libertad de expresión y lo que debilita la democracia. Quienes callan, participan del juego y de la trampa.

No se trata ya solo de denunciar los intereses y tejemanejes de las empresas periodísticas y de sus responsables ejecutivos, incapaces de hacer frente a las presiones de los bancos o empresas con los que mantienen deudas. Eso es cierto y tiene un efecto demoledor sobre la credibilidad de esos medios. Pero también es cierto que los periodistas no son empleados de una mercería, y que al iniciar su oficio adquieren una serie de compromisos profesionales y éticos. Y que existen periodistas infinitamente más deshonestos, venales y sobornables que los políticos que denuncian.

La campaña electoral que acaba de terminar es un buen espejo para analizar lo que está ocurriendo. Programas de radio, programas de televisión, espacios en diarios digitales y en diarios tradicionales han sido vendidos, comprados y colocados al servicio de algún candidato particular, de manera casi siempre encubierta y tramposa. No se trata de que esos medios o periodistas hayan declarado su apoyo a un candidato o un partido particular, algo perfectamente legítimo, sino precisamente de lo contrario, del engaño con el que se han manejado. Por no hablar de la frivolidad insoportable con que esos medios se han comportado en un momento social tan grave, obviando toda referencia a la corrupción, la desigualdad o la pobreza. 

No se trata de extender la sospecha sobre todos los profesionales. Hay centenares, miles de periodistas españoles que hacen su trabajo día a día, defendiendo las reglas del oficio. Periodistas, reporteros y simples informadores, que indagan los hechos y los relatan, mejor o peor, pero con la mayor honestidad que pueden. Columnistas que intentan argumentar sus opiniones con datos y razonamientos y que no apelan a las pasiones. Redactores jefes y directores que intentan mejorar la calidad de sus medios y la excelencia en el relato. No merecen ser confundidos ni mezclados con esos periodistas de otro pelaje, algunos de los cuales traspasan la frontera del fanatismo y se convierten en empleados a sueldo de partidos o empresas afines a esos partidos. Sumarios judiciales recientes, como el de la Púnica, revelan nombres de profesionales cercanos a esas tramas de corrupción política, así como la creación y / o financiación de medios y redes sociales locales, regionales y nacionales con fondos públicos y publicidad más o menos encubierta. Que se sepa, ninguno de esos profesionales y medios ha sufrido el menor contratiempo por participar en esos entramados. 

El problema es que, a veces, periodistas que han acreditado sobradamente su profesionalidad aceptan mezclarse en esos programas o en esos medios con periodistas que saben perfectamente que son corruptos. Lo hacen sabiendo que con su mera presencia y su intento de mejorar el debate, legitiman a los comprados e indecentes. Si esos periodistas no encontraran ninguna legitimidad entre sus colegas, se verían obligados a conversar entre ellos y seguramente acabarían por desaparecer o, al menos, a verse obligados a analizar la situación política con Kiko Matamoros o Kiko Hernández.

Es verdad que hace ya mucho tiempo que se denuncia la deriva del periodismo hacia el espectáculo y el amarillismo, pero la cuestión no se plantea ya en esos términos. No es que los programas informativos se mezclen con bailes o con entrevistas de celebridades. La verdad es que algunos de estos programas espectáculo han dado origen a magníficos espacios llenos de verdadera y sustanciosa información. Pero esos programas o espacios han quedado ya completamente rebasados por este otro tipo de espectáculo manipulador y mentiroso. Algunos periodistas españoles han llevado el debate político al nivel de Donald Trump, y habría que reconocer que las declaraciones y actitudes de Trump están provocando un auténtico escándalo en Estados Unidos, mientras que en España un debate político degradado a propósito por periodistas infames se considera casi una broma, una gracia. No lo es. Tomarse a broma ese tipo de periodismo es un peligro y una desgracia para la democracia.

Las pretensiones del periodismo son enormes, pero sus logros casi insignificantes, decía un conocido periodista inglés del siglo XIX. Seguramente sigue teniendo razón. Pero aun así, por muy pequeños que sean los logros del periodismo profesional y de los periodistas que ajustan su trabajo a determinadas normas y reglas, su presencia en una sociedad democrática es fundamental. Que el periodismo honesto quede aplastado o encubra a los periodistas indecentes supone un precio demasiado alto para el oficio y un peligro inmenso para la democracia. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Enrique Marín

    Felicidades buen debate para un buen articulo

    Hace 3 años

  2. Gloria

    ​​​​​En Centro de Acogida de San Isidro con su directora Maribel Cebrecos violan de los Derechos Humanos; Derecho de Intimidad; El Derecho a la alimentación; Trato de esclavos; Los delitos contra la seguridad colectiva y salud pública. ​Envenenan la comida (seguramente no compran este veneno con dinero de sus bolsillos) . Porque los trabajadores violan constantemente todas las Normas y Leyes: 1. Por que no hay ningún control sobre los gastos del Centro, incluyendo los gastos para la comida. Porque Ayuntamiento no sabe nada sobre este enorme ahorro de dinero con comida. No son 100 euros y puede llegar hasta 3 000 000 cada año. Robar es algo indigno, pero robar ala gente que entra en Centro porque no tiene la comida y donde dormir, luego amenazar, abusar constantemente, meter la gente sana en psiquiátrico esto pasa todos los campos permitidos. Y con "reinado" de Maribel empezó un envenenamiento de la comida muy fuerte. 2. No hay ningún control sobre comportamiento de los trabajadores. Con tres denuncias puestos el trabajador debe abandonar su puesto. Indica claramente que no es capaz trabajar en este campo. 3. No hay ningún control sanitario sobre la comida. 4. Cada tres meces (como mínimo) un responsable debe venir en Centro y hablar con la gente. Sobre todo ahora y sin presencia de las directoras para que la gente no tiene miedo. Con este veneno se ve mucha gente con dificultad de andar, la gente hablan que pierden la vista (por la misma causa). Y cantidad de las personas con dolores de estomago y órganos femeninos debe ser muy elevad. las cosa que estoy diciendo es muy fácil de comprobar. Con todo esto se crecía y fortalecía un grupo de los abusadores, que no paran de amenazar la gente usando todos los métodos, llegando hasta constantes intentos de asesinar la gante con las "sanciones". A ninguna persona normal no hará lo que hacen los trabajadores del Centro. Somos capaces ver lo que tiene cada uno. Si la persona tiene honradez- verá honradez en los demás. Pero si Maribel no ve en mi más que locura estoy segura (y sus actos y comportamiento) indican claramente que tiene la mente enferma.

    Hace 3 años 11 meses

  3. jarote 61

    Artículo carente de interés corporativismo a la máxima exponenente quisiste hacer de héroe y te quedas en nada si quieres dar opinión no lo consigues y de información menos aun ya que no das nombres la historia solo la hacen los valientes los cobardes nunca se recuerdan y eso es lo que haré yo cuando termine de escribir estas palabras

    Hace 5 años 2 meses

  4. anna blanch

    los sobornos de una empresa, un club deportivo, o el regalo de un concejal a un periodista son asuntos risibles comparados con el arbitrio de licencias de radio, televisión, directivas tecnológicas o de comunicación, planes editoriales o educativos, de gobiernos españoles o latinoamericanos, en favor del grupo que hizo a su presidente el hombre más rico de España: Prisa; y ello entre la aceptación y -hasta hace 3 años- devoción de todo el sector periodístico en conjunto que lo consentía, sabiéndose mientras preterido y ninguneado. O la propio creación del grupo MediaPro a la sombra de un secretario de estado de Moncloa. Por citar un mero ejemplo: al País y al Abc no los han separado sólo la visión distinta de sus editoriales sobre la sociedad española sino cuentas de miles de millones, y cientos de contratos, conferencias, prólogos y bolos de toda índole. El otro gran ejemplo sin comparación posible en la prensa occidental es el de la catalana, literalmente comprada por las instituciones políticas: desde TV3 al último medio, pasando por la otrora señera Vanguardia. El silencio de la prensa sobre la burbuja periodística y los restaurantes caros ha sido similar al silencio cómplice de la sociedad sobre la burbuja financiera: Mientras hubiera pasta y circulara, se miraba a otro sitio

    Hace 5 años 3 meses

  5. anna blanch

    los sobornos de una empresa, un club deportivo, o el regalo de un concejal a un periodista son asuntos risibles comparados con el arbitrio de licencias de radio, televisión, directivas tecnológicas o de comunicación, planes editoriales o educativos, de gobiernos españoles o latinoamericanos, en favor del grupo que hizo a su presidente el hombre más rico de España: Prisa; y ello entre la aceptación y -hasta hace 3 años- devoción de todo el sector periodístico en conjunto que lo consentía, sabiéndose mientras preterido y ninguneado. O la propio creación del grupo MediaPro a la sombra de un secretario de estado de Moncloa. Por citar un mero ejemplo: al País y al Abc no los han separado sólo la visión distinta de sus editoriales sobre la sociedad española sino cuentas de miles de millones, y cientos de contratos, conferencias, prólogos y bolos de toda índole. El otro gran ejemplo sin comparación posible en la prensa occidental es el de la catalana, literalmente comprada por las instituciones políticas: desde TV3 al último medio, pasando por la otrora señera Vanguardia. El silencio de la prensa sobre la burbuja periodística y los restaurantes caros ha sido similar al silencio cómplice de la sociedad sobre la burbuja financiera: Mientras hubiera pasta y circulara, se miraba a otro sitio

    Hace 5 años 3 meses

  6. Juan Antonio

    Y yo, que no soy periodista y comparto su opinión, le pregunto algo: ¿por qué, ya que con tanto acierto se atreve a escribir sobre el asunto, no facilita algunos nombres y el fundamento de su acusación, para que los ignorantes nos podamos enterar y contrastar cuando dice?.

    Hace 5 años 3 meses

  7. Jacobo Jacobino

    "Por no hablar de la frivolidad insoportable con que esos medios se han comportado en un momento social tan grave, obviando toda referencia a la corrupción, la desigualdad o la pobreza." Se han "olvidado" Uds las referencias los silencios sobre la voladura del estado-nación España, única seguridad para los que no tienen grandes capitales ni posibilidad de empezar de nuevo en otro sitio. Mal se puede arreglar la corrupción y la pobreza en el barco si el propio barco se vuela. Y es una frivolidad insoportable (además de una hipocresía) clamar contra la "desigualdad" a la vez que se pide conceder falsos derechos "de autodeterminación" para legitimar los afanes insolidarios de las regiones más ricas y dar carta de naturaleza a la desigualdad de estatus terrirorial. También es corrupción periodística hacer la ola (¿gratis o con pago?) a quienes intentan lavar el cerebro al pueblo y convencerlo del "progresismo" de semejantes maniobrar.

    Hace 5 años 3 meses

  8. José Pacheco Sevilla

    Celebro la valentía de tocar un tema importantísimo y no menos contradictorio. Mi comentario es continuación a otra editorial más reciente dónde "os mojais con la izquierda", a mi parecer fuera de contexto pero, honesta acción. Ejemplo es la mas clara y eficiente forma de comunicar y como reacción a su posición me permito una sugerencia: El pasado día 9 de los corrientes Podemos, presento su "Consejo Asesor experto sobre derecho a la información y comunicación", nota que de la que entiendo seis medios españoles hicieron eco - y tres en forma escueta-, ¿ que dijo CTXT.es ?. Habría forma que nos aclarasen: ¿ en que puede beneficiar o perjudicar ?, ¿ tiene alguna utilidad ?, ¿ hay que esperar alguna reforma o que haya gobierno que promueva tales planteamientos ?, ¿ es requisito declararse país bolivariano, bananero, social-demócrata o democracia avanzada ? y/o ¿ tendrá alguna aportación democrática ?. Gracias por su periodismo, les he propuesto un contexto, respetuosamente agradeceré su acción.

    Hace 5 años 3 meses

  9. Flavio Martinez

    Un periódico norteamericano acuñó el término de Prensa amarillistas a aquella que de una forma servil y panfletaria, pisoteaba los más elementales códigos deontológicos, decencia intelectual e higiene democrática. Hoy me voy a referir a los periodistas serviles al servicio de oscuros intereses de una ideología, sin reparar en los medios indecentes que fueran preciso, para la consecución de sus fines. Hay que sacar a la luz a esa caterva de plumillas que hacen de la difamación, la tergiversación, la mentira y la deformación de la verdad, su profesión panfletaria que diariamente inundan los medios audiovisuales y escritos; muchos de los cuales han sido condenados repetidas veces por deformar la verdad y manipular los medios y la noticia. ¿Son todos? No, por supuestos, pero son tantos que cuesta distinguirlos, cuando uno escucha hablar a algunos, solo puede pensar y este tío es capaz de dormir por las noches? Es que no tienen vergüenza ni dignidad?

    Hace 5 años 3 meses

  10. Jesús

    "Que el periodismo honesto quede aplastado o encubra a los periodistas indecentes supone un precio demasiado alto para el oficio y un peligro inmenso para la democracia". Bla, bla, bla... Oiga, diga quiénes son esos periodistas, qué cosas son las que hacen, explique por qué creen que son indecentes, y deje que los lectores saquemos nuestras propias conclusiones.

    Hace 5 años 3 meses

  11. Claudio U.

    Claro como el agua, todos lo sabemos. Los periodistas corruptos o indignos, esos que no son todos, pero que los hay, quedan en evidencia ante este artículo. Pero como siempre, falta la valentía de nombrarlos. El texto es un ejercicio de salón, vacuo y estéril. Al final, lo de siempre: perro no come perro.

    Hace 5 años 3 meses

  12. Javier Pol

    Me faltan nombres, aunque todos o casi todos sabemos que nombres serian, y están a derecha o izquierda del arco político y también en ese periodismo amarillento en el que se ha convertido el deportivo. Aunque reconozco que cualquier periodista debe tener su ideología como cualquiera de nosotros, creo que hay lineas que no se deben cruzar y que en este país se sobrepasan un día sí y al otro también, sobretodo en televisión y radio, acusaciones, tergiversaciones, manipulación o teorías de la conspiración por doquier. Pero bueno, quizás sin todo esto España no sería España y Rajoy y sus amigos no estarían gobernando como antes lo estuvo Zapatero. Al menos poco a poco, por las circunstancias que todos sabemos surge en internet periodismo libre e independiente, que poco a poco se va haciendo un hueco en la información de este país-

    Hace 5 años 3 meses

  13. Luis Vazquez

    Efectivamente, el artículo se queda en intento, en chapuza. Se queda a medias, y eso es peor, creo, pues salva el expediente. Teniendo en cuenta la línea editorial declarada de este medio, me quedan dudas de si se refiere a medios de izquierdas o de derechas. Porque aunque yo me sitúo en el primer universo, más indecente me parece el juego de La Sexta que el de La Razón, que va de frente. Por cierto, igual que si comparamos el ABC con El País, de donde salieron después de décadas a su servicio, buena parte de la plantilla de ctxt. Gracias y ánimo!

    Hace 5 años 3 meses

  14. María Carrera

    Estupendo artículo, dede hace tiempo se puede contar con los dedos de la mano los periodistas que informan correctamente y de forma imparcial, solo con leerlos y escucharlos en radio o TV se sabe que están defendiendo a quién, ña falta de ética de las cadenas y las empresas de la información en este país están ausente de la verdad y solo obedecen a sus clientes anunciantes y paganinis para que siga el tapón de la desinformación, hoy no hace falta que haya censura de prensa, ya el poder económico implanta la suya……..y además como no tienen vergüenza solo bolsillo ni se sonrojas, a ver quien es más complaciente con el poder y la derecha.

    Hace 5 años 3 meses

  15. karlggest

    Hola. Ésta me la sé, pero afortunadamente alguien con más sentido del humor que yo lo ha escrito mejor: https://nomejodasquemeincomodas.wordpress.com/2015/11/25/pueden-las-corporaciones-compra-el-consenso-los-medios-de-comunicacion/

    Hace 5 años 3 meses

  16. Patricia F.G.

    Un artículo que pone el dedo en la llaga. Pero, ¿hasta donde llega esa corrupción? ¿Qué niveles ideológicos tiene?... Aunque se conozca poco, en Catalunya tenemos el ejemplo de tv3, la televisión pública, que se ha convertido en correa de transmisión de Mas y Junqueras únicamente. Su falta de pluralidad es escandalosa pero se ha convertido en una "anormalidad" aceptada por todos. Y los tertulianos habituales de los medios públicos o bien subvencionados, con alguna excepción, parecen estar a sueldo de Mas, por ejemplo Pilar Rahola, Toni Aira, Francesc-Mar Álvaro etc.... Asimismo, los afines al independentismo copan cualquier proyecto audiovisual generado con presupuesto público. Los que no son de las "familias" no tienen nada que hacer. Se sabe pero no se dice.

    Hace 5 años 3 meses

  17. Jordi hernandez

    A mi también me faltan ejemplos. Piensa el editorialista en Inda y en lasextanoche? Y como algunos primeras plumas aceptan estar ahi?Añadiría a marhuenda y alrojovivo? Y los colaboradores de Griso? No poner ejemplos es como hablar de las montañas lejanas de Aznar

    Hace 5 años 3 meses

  18. Jesús Pedrosa

    Pues para intentar hacer un artículo sobre periodistas corruptos no veo que se mencione ningún ejemplo. Será por los motivos que se citan en el mismo artículo. Hay hechos, y Nombres y Apellidos detrás de esos hechos. Por haber hay hasta sentencias judiciales. A ver si tenemos el valor de aplicarnos más la receta.

    Hace 5 años 3 meses

  19. Marisol Martínez de Irujo

    Magnífico artículo, considero que la corrupción periodística es tan o mas importante que la política ya que los periodistas son los que intermedian entre políticos y ciudadanos y tienen el poder de orientar opiniones que si no lo hacen honestamente, como es el caso actualmente en España, dañan y corroen la libertad y la democracia. Es realmente imposible limpiar la bazofia que se ve en la televisión de periodistas rastreros y ruines? Supongo que será una mafia muy poderosa puesto que los pocos periodistas decentes que hay no los denuncian abiertamente.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí