1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Miguel Indurain: del 'jat' al 'sejem'

En el Antiguo Egipto se decía que cuerpo y alma se componía de siete elementos diferentes. Solo con los siete podía trascender, alcanzar la eternidad. ¿Qué elementos componen la leyenda de un campeón?

Marcos Pereda 23/12/2015

<p>Miguel Induraín durante una contrarreloj en el Tour de Francia de 1993.</p>

Miguel Induraín durante una contrarreloj en el Tour de Francia de 1993.

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dice Ray Loriga en uno de sus artículos (o, mejor dicho, dice Ray Loriga que dice Paul Bowles, si no recuerdo mal, y es para mí certeza suficiente) que en el Antiguo Egipto se consideraba que cuerpo y alma estaban compuestos por siete elementos diferentes, seis de ellos espirituales, que solamente considerados en su conjunto garantizaban el acceso a territorios ultraterrenos. Es decir, que si no se contaba con alguno de ellos era imposible completar satisfactoriamente el juicio del pesado de almas, y se estaba abocado a caer en las fauces de Ammyt, la devoradora de muertos, una especie de leviatán monstruoso con cabeza de cocodrilo, piernas de hipopótamo y cuerpo de león, que mastica y diluye en el éter sin permitir vida más allá de la muerte.

Cualidades de ser humano, cualidades de ciclista. A Miguel Indurain le fotografiaron durante el Tour de 1990 tendido sobre una cama con los brazos cruzados, al modo de las antiguas momias egipcias. Quizás pensaba, él también, en trascender. Quizás pensaba en esa eternidad que iba a empezar a ganarse sobre carreteras francesas. Siete elementos diferentes, siete.

El ren es el nombre de la persona, la forma en la que se le conoce en el mundo y en la que se le conocerá por toda la eternidad. No hay sobrenombres con Indurain. Si acaso, a todos les gusta llamarle Miguel, o Miguelón, pero él sonríe y niega, “solo Miguel, por favor”. No es El Caníbal, no es Maître Jacques, no es Le Blaireau. No es, claro il Campionissimo, ni El Monje Volador, ni El Piadoso, ni siquiera El Ángel de la Montaña o los cariñosos Poupou o Nanard. No, solo Miguel, por favor. Nada más que Miguel. Todo lo que es Miguel. Así pasa a la leyenda.

El jat, el cuerpo físico, la cualidad tangible, palpable, la que se puede medir, pesar, tocar. La prodigiosa fortaleza del ciclista, encerrada en corpachón grandote de campesino navarro, en manos enormes, como las de Ocaña, en piernas que son columnas y acaban en unos tobillos diminutos, que se pueden abrazar con los dedos, que, parece mentira, puedan sostener los vatios que genera este hombre tranquilo, tantos como para iluminar los sueños gastados de varias generaciones de rivales. Un corazón que late pausado, que apenas parece moverse. Unos pulmones que pueden meter dentro el aire suficiente para derribar un castillo. Músculos de acero sobre los riñones, para escalar sentado; en los brazos, para tensionar el cuerpo. El cuerpo. Jat.

El tercer elemento es la encarnación espiritual, el sahu, un concepto etéreo que parece encerrar algo muy similar a lo que hoy denominamos como ‘alma’. El alma del campeón, del ciclista tranquilo. Esa que le lleva a no rendirse nunca, a no dar nada por perdido. El alma de Luz Ardiden, del Mortirolo, de aquel Tourmalet de 1991, cuando acelera a pocos metros de la cima y se lanza como un poseso en el descenso, jugándose la vida, coqueteando con la inmortalidad hasta conseguirla. Almas de sus rivales, las que devora el monstruo glotón en que se convierte Miguel Indurain bajo el julio francés. La de Bugno, tumbado en el diván del psicoanalista. La de Rominger, superado por las palabras propias, por los hechos que son ajenos. El alma de Chiapucci, el diablo inconsciente, irreductible, inaprehensible. Y, por encima de todas, el alma de sus antecesores, de ese Lemond, de ese Fignon, incluso de ese Pedro Delgado a los que Miguel mandó para siempre a los libros de historia. Alma propia, almas ajenas. Latidos y mordiscos, que dicen, también, en su tierra.

Después viene el ib, representado simbólicamente por el corazón. Pero el ib es mucho más en la cultura egipcia. Es el lugar de donde surgen nuestros pensamientos, nuestras emociones. Es el elemento clave de nuestro comportamiento en el mundo terreno. Gafas oscuras sobre tez morena para ocultar lo que pasa por su cabeza, para cegar el sufrimiento, para no darle pistas al dolor, quizás si se esconde no llegue a encontrarle. Un corazón templado, han llamado a Indurain, una emoción contenida. Sereno en la victoria, respetuoso en las derrotas. Apenas se vio enfadado al coloso afable, apenas dos o tres pinceladas de su fuerza real, de su genio, de esa cólera que nadie en el pelotón desea despertar. Apenas dos o tres. “No transmite”, dice de él Tarangu, escalador asturiano entre anarquista y loco que se las tuvo con Merckx en los setenta. “No emociona, a veces tiene cosas de globero”, argumenta, obstinado. Fignon va más lejos, “gana sin panaché, sin grandeza”. Guimard argumenta que no hay una era Indurain, que nunca la habrá. Él, sereno, calla. Controla sus emociones. Y, después, aplasta los pedales con ellas, hablando sobre el asfalto, escribiendo mil versos.

Shuet es la sombra, los elementos negativos, oscuros. Las zonas menos luminosas. El Tour de 1996, reptando aparatosamente por las pendientes de ese Larrau para siempre maldito. La sensación de abandono sobre las clásicas, siempre tan esquivas. El desapego con el maillot arco iris, viejo amor que nunca pudo materializarse. Las caídas, casi siempre en la Vuelta a España, casi siempre en Asturias. Esa Vuelta que no le quiso, que jamás le amó. Caminos encharcados, mal tiempo, alergias, equipos a tope, falta de dureza, de fondo. Lo intentó, lo intentó Miguel antes de ser Indurain, pero no pudo ser. Lo intentó después, una vez, obligado, después de haber sido todo, y tampoco lo consiguió. Espina clavada. Sobras. Y más: el Tour de l´Oise de 1994, los rivales del Giro de ese mismo año, la época que nos tocó vivir. Sombras.

El sejem es la fuerza y voluntad divina que existe en cada persona, que habita en cada ser. Era Indurain católico, sí, no hasta el extremo de Merckx, arrodillado en misa, maillot y culotte, antes de la salida de una etapa. No al modo del místico Pantani, con esa aureola de ser el escogido, de poder sobreponerse a todas las desgracias; ni con la pátina de santidad, de representatividad sobre la Iglesia que tenía Gino Bartali, el hombre de la Democracia Cristiana, el ciclista de los que iban a la iglesia. No, en Indurain todo es discreto, todo es pausado. Es católico porque así se fue siempre en aquella zona de navarra, en aquella Villava que antaño fue pueblo y hoy en día está casi absorbida por la Pamplona más urbana. “Creo en Dios”, dijo un día Miguel para después añadir en voz bajita, como no queriendo asustar a nadie, “pero también creo en mis propias fuerzas”.

Por último, el ba y el ka son dos fuerzas complementarias, que se han de buscar en la vida trascendente para acabar conformando el aj. El ba es el alma no visible, mientras que el ka, sublime presencia, es el principio de la inmortalidad, de lo ulterior. De lo que quedará, de la memoria. Indurain ya es leyenda, ya es letras de molde, ya es relatos de esos que se cuentan a los más pequeños. Ya está en un Olimpo diminuto, el de los grandes campeones, donde no hay más de diez o doce ciclistas. Allí, en el lugar que le corresponde. Callado, seguramente, atendiendo a las conversaciones de los demás, a las fanfarronadas de Hinault, a la sublime seguridad de Merckx, a la agresividad apenas contenida de De Vlaeminck. Allí, leyenda. Ha trascendido, estará aun cuando no esté. Estará siempre, y vivirá lo que viva su recuerdo y aun más allá. Ka y Ba unidos.

Un campeón es siempre una personalidad compleja, compuesta de muchas piezas diferentes. Cada una de ellas vale mucho menos, claro, que todas juntas, y solo cuando se unen puede acabar surgiendo aquello que realmente hermana al deporte con lo sublime. Lo bello. Lo etéreo, lo hermoso. La delicada grandeza.

Dice Ray Loriga en uno de sus artículos (o, mejor dicho, dice Ray Loriga que dice Paul Bowles, si no recuerdo mal, y es para mí certeza suficiente) que en el Antiguo Egipto se consideraba que cuerpo y alma estaban compuestos por siete elementos diferentes, seis de ellos espirituales, que solamente considerados en...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcos Pereda

    El objetivo es siempre ser original, intentar hacer cosas que no se hayan hecho antes. Que oye...no se puede gustar a todo el mundo. Y sí, un poquito pedante sí, je. Eso sí, amigo Pianegonda, no deje de leer la revista porque este juntaletras le parezca pedante o soberbio, por favor. El resto son majos. Prometido.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Alí Caté

    Grandes historias. Otras maneras de recordar el pasado. Uno debe ser fiel a su estilo. No dejarse intimidar por ese juicio ajeno tan gratuito que brota de envidiosos y acusicas jjjjj. Sigue Pereda. No dejes de escribir.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Gianluca

    Larraya*

    Hace 5 años 9 meses

  4. Pianegonda

    El nivel de pedantería rebasa los limites establecido. No sea fan rebuscado para decir que Miguel indurain Larrañaga fue el puto amo.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí