1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Julio Lleonart / Número 2 de UPyD por Madrid

"La gente sabe que estamos vivos"

Óscar Sainz de la Maza / Ainhoa Campos 18/12/2015

<p>Julio Lleonart, número dos de UPyD por Madrid.</p>

Julio Lleonart, número dos de UPyD por Madrid.

Twitter @juliolleonart

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Julio Lleonart (Valencia, 1979) es uno de esos ejemplos de pequeño genio que no acaba sus estudios de Ciencias Políticas pero sabe del tema más que muchos. Este especialista en redes sociales se afilió a UpyD en 2007, año en que también trabajó en el área de Urbanismo de Bétera hasta 2012. Cuando las primarias en el partido no dieron la victoria a Toni Cantó, Lleonart ocupó su escaño. Ahora, se sienta frente a nosotros en la elegante sala que la sede del partido en Madrid --convenientemente pegada al Congreso de los Diputados-- tiene para conferencias de prensa. Su barba denota la subcultura a la que pertenece, así como sus espesas gafas de pasta. Su voz adquiere el aire del intelectual que divaga sin prisa, y se hace agradable de escuchar. Hablamos de series preferidas. Naturalmente, El Ala Oeste de la Casa Blanca, House of Cards, The Newsroom... Clásicos del poder y la comunicación.

Para muchos periodistas es tan solo "el diputado hipster", un cómodo titular, pero para nosotros claramente es mucho más. Es el nuevo sheriff de la comunicación, en una era en la que las redes sociales comienzan a ser bastante más importantes que la prensa de cara al electorado. Su irrupción ha marcado un cambio de estrategia en UpyD, y no es para menos. Las encuestas más recientes y crueles amenazan con que estas elecciones generales les echen del Parlamento, lugar adonde llegaron en 2008. 
 

¿Cómo ve la irrupción de los nuevos partidos en la política del Gobierno valenciano?

Realmente, no ha habido irrupción de nuevos partidos en la Comunidad Valenciana. Compromís, que lleva mucho tiempo ahí, es una amalgama: está el Bloc, cercano al regionalismo conservador. Luego, Iniciativa, que es la parte de Mónica Oltra. Y finalmente, Gent de Compromís, que es gente que se afilia directamente, sin pertenecer a ninguna de las dos corrientes. Todo esto supone un guirigay a la hora de tomar decisiones. Y cuando han decidido coaligarse con Podemos, ser su marca allí de cara a las generales, la verdad es que casi salen a hostias. Ya teniendo tres corrientes oficiales, puede ser complicado formar parte de una cuarta que representa ideas con las que igual ni siquiera estás de acuerdo. En las Cortes, trabajaban bien, eso sí, vigilando la labor de un PP que en la Comunidad Valenciana se había convertido en una familia que lo controlaba todo, desde la opacidad y el nepotismo. Eso, dejando a un lado su aspecto más ideológico, nacionalista, que plantea aquello de "los valencianos primero" (eso, trasladado a "los españoles primero", sería tildado de xenófobo, pero parece que los nacionalistas tienen carta blanca para decir que molan más que el resto). Así que su irrupción se vio por parte de la ciudadanía como algo bueno, que traería cambios: en los meses que llevan, han demostrado que no lo son, con declaraciones del alcalde Ribó diciendo que no se pueden liberalizar los domingos y permitir que la gente abra sus negocios porque los domingos son para ir a misa con la familia. Esto lo dijo, tal cual. Y en cuestión de sanidad mental, han continuado las políticas del PP, cerrando el psiquiátrico de Bétera y llevándose a sus pacientes de las habitaciones especializadas y en contacto con la naturaleza a hospitales generales, y  haciendo que los especialistas médicos se dediquen a hacer pruebas o extracciones de sangre en lugar de aprovechar sus conocimientos. Al final, el pretendido "cambio" ha sido más bien un lavado de cara.

Ha dicho que los nacionalistas "tienen carta blanca para decir que molan más que el resto". ¿Eso no les pasa a los socialistas, a la derecha; incluso a ustedes?

Le ha ocurrido sobre todo a Izquierda Unida. Y en cierto momento le ocurrió también a Podemos; ahora no tanto. Pero sí es cierto que la izquierda se arrogó en determinado momento aquello de que la progresía mola, que si estás contra los controles en aduanas, la guerra y la religión, pues molas. Y que si no defiendes eso, entonces eres un carca. No digo que sea bueno ni malo; entiendo que los controles aduaneros actuales no son correctos, que las cuchillas de Melilla tienen que desaparecer, que la religión ha de quedar fuera de las escuelas. Defiendo muchas posturas de "progre", pero nunca me he considerado una persona moralmente superior al resto. A más a más, los nacionalistas tienen un discurso que si lo pronunciaran a nivel nacional, saldríamos apedreados: es decir, dado que su grupito comparte una serie de rasgos comunes como lengua, historia, etc, mola más que el grupito formado por aquellos que se orientan hacia la integración europea y a favor de abandonar estas cuestiones que nos llevan a la caverna. Un pensamiento que mire al futuro y sea integrador. Civilizaciones del XXI y no del XIX. Pero no, lo del XIX debe de molar; debe de ser por aquello del romanticismo. 

Trabajó como administrativo del área de Urbanismo, de 2007 a 2012. ¿Qué partido gobernaba?

El Partido Popular.

Urbanismo suele ser un área particularmente corrupta. Siempre que alguien necesita un permiso ilícito para construir, tiene que "pasar" por ahí. ¿Llegó a ver algunas de estas malas prácticas?

He tenido la suerte de que el concejal para el que trabajaba era una persona muy recta en ese sentido, Javier Alapont. Antes había sido director del psiquiátrico, y su desempeño no fue igual de bueno. Pero gestionando Urbanismo, celebraba sus reuniones con  puertas abiertas o dotaba de infraestructuras, alcantarillado, teléfono, electricidad, etc, a urbanizaciones cuyos ocupantes no podían financiar por sí solos la operación... Cierto que después de pasar yo por ahí, se hizo una investigación sobre años anteriores y ahí sí aparecieron cuestiones algo extrañas, pero venían de un partido municipal, sin representación a nivel autonómico o nacional; esas escisiones que se dan en los pueblos y que luego terminan siendo un problema para la mayoría.

La prensa le conoce como el diputado hipster. ¿Podría decirnos qué significa eso de ser hipster? ¡No tenemos ni idea!

Si quieres que te diga la verdad, no tenemos ni idea ni aquellos que lo somos. Al final, creo que es una corriente contracultural, indie, alternativa, que se preocupa especialmente por las enseñanzas artísticas. Cultura, literatura, cine... Una sensibilidad en la forma de verlo que otras personas no tienen.

Hay fuentes que señalan su cercanía a Rosa Díez. ¿Cómo está llevando lo de reengancharse a un proyecto que ella misma lideró?

Si te digo la verdad, lo lleva muy bien. Rosa es una persona que, lejos de la imagen que se ha querido construir a su alrededor, de persona rígida o autoritaria, es muy cercana y se pliega mucho al criterio de los técnicos. Ella dio un paso atrás, y ahora está a nuestro servicio completamente.

Es responsable de RRSS y Comunicación en general. UpyD suele argumentar que presenta hechos frente al marketing vacío que tienen otros solamente y que eso resta apoyos. ¿Acaso no se pueden conjugar ambos y traducir logros en votos?

Sí que se pueden conjugar ambos, claro, pero el fallo fue considerar que la gente se iba a dar cuenta por ella misma de todo lo que hacíamos nosotros. Por decirlo finamente, fuimos un poco ariscos con los medios de comunicación. Actuando de esta forma, generamos también un rechazo por su parte. No acudíamos en muchas ocasiones a los debates y a las tertulias. Si el público no visualiza tu trabajo, si no vas a contarlo donde tienes que ir a contarlo... Cuando un estudio te dice que el 80% de las personas se informa sobre política única y exclusivamente en televisión, y el otro 20% con televisión y otros medios, no estás yendo a por la gente donde espera recibirte. En UpyD, no hemos sabido explotar nuestros logros con anterioridad, y eso nos ha llevado a que otras formaciones políticas se hayan atribuido éxitos que realmente no les corresponden.

Al sustituir al responsable, ¿cambió también la estrategia de comunicación?

En el momento en que me hago cargo, una de las primeras cosas que se decide junto con la jefa de prensa es un acercamiento mayor a los medios de comunicación, entendiendo que eso forma parte de la estrategia global; que ahora prensa forma también parte de comunicación. La estrategia incluye medios, redes sociales, todo. Primero se decide qué tema se quiere tocar, y entonces se mueven todos los canales posibles para que esa misma idea llegue al máximo número de personas.

Aparte de esta unificación, ¿alguna otra estrategia que haya servido para mejorar la comunicación de UpyD?

Lo hemos hecho. Por un lado, cambiamos las caras de las personas en el Consejo de Dirección y en el equipo. Aparte, la forma de comunicar se ha vuelto más accesible, buscando un lenguaje más cercano al que se usa en la calle, más claro y directo, sin renunciar por ello al trabajo que habíamos realizado --teníamos muchos libros escritos-- pero intentando acercar esa política a la gente que está hastiada de la política. Se le ha colgado a la política la mochila de un montón de cuestiones negativas y trabajar contra ello es complicado. Por otra parte, hemos realizado un cambio de imagen muy grande en cuanto a logos e imagen corporativa en el que hemos invertido mucho esfuerzo, para mostrar nuestro cambio de estrategia de comunicación.

¿El cambio de logo tiene efectos reales? ¿Sugiere inconscientemente al votante que el partido ha cambiado?

Sí, creo que sí. Casi todas las compañías que pueden atravesar un bache en un momento dado afrontan un rebranding. En nuestro caso, fue más bien un restyling, dado que el nombre de la compañía no cambió, sino lo que lo envolvía. Trasladar la información de manera menos arisca, evitando los conceptos negativos. Y quieras que no, el nuevo logo redondeado, evitando aristas... es algo que tiene que ver con como quieres que se te perciba. 

UpyD es muy activa en redes sociales, sus seguidores también lo son. ¿Qué alcance real tiene este medio? Un elevado porcentaje todavía usa la televisión como medio principal de comunicación.

Debemos entender que Twitter forma burbujas estancas, que no alcanzan realmente a la mayoría de la población y que muchas de las personas que se encuentran ahí tienen ya una opinión formada. Pero los medios entendieron que Twitter les proveía de información y contenidos, así que se convirtió en un canal muy directo para comunicarte con periodistas: se puede lanzar algo y, a partir de ahí, generarse noticias. Facebook, aunque pueda parecer lo contrario, es un campo de batalla mucho mayor. Internet ha penetrado en el 80% de los hogares, y Facebook es un mercado cada vez más amplio cuya interfaz simple (es más visual y su ritmo menos vertiginoso que en Twitter) hace que la gente se sienta más cómoda.  Aun así, sin el apoyo de la televisión, está complicado. Lo que sí te permiten las redes sociales es evitar el sesgo: el mensaje que das es el que se recibe, sin intermediarios que lo alteren. No digo que los periodistas manipulen, pero cualquier mensaje que pase por varias manos se puede pervertir, por error, fallo de transcripción...

En cuanto al tour de la corrupción...

Es lo que hemos comentado antes: sacar pecho de nuestras acciones. ¿Las preferentes de Bankia? Fuimos a una sucursal en Moratalaz donde se las habían vendido a una pareja de jubilados, uno de ellos con alzhéimer. Ese caso basta por sí solo para rebatir la justificación que se ha dado de que los compradores sabían lo que estaban firmando. ¿Las tarjetas black? Fuimos a un restaurante del Teatro Real propiedad de Arturo Fernández, que estaba en Caja Madrid como miembro de la CEOE. En un momento dado, Fernández pagó 4000 euros de su propia tarjeta black para cuadrar la caja. La autocuadraba con dinero público. Luego nos pasamos por delante de una tienda de lencería Etam, donde un consejero se gastó en pocos meses la friolera de 8000 euros, y el sitio al que Rato fue a hacerse la manicura por 70 euros. Cosas, como se puede ver, muy necesarias para su labor como consejeros, todo muy ligado a la obra social de Caja Madrid.

Cuando el debate a cuatro, se presentaron allí con caretas de Herzog.

Sí, fuimos al debate en la sede de Antena 3 con caretas de Andrés Herzog, al más puro estilo Cómo ser John Malkovich. Todo desde el respeto, hablando con el consejero delegado, que nos dijo "si no vais a montar ningún pollo, pues bien". Le contestamos que no íbamos a hablar, directamente. Sólo una treintena de personas con caretas en torno de Andrés, que se acercaba a los líderes para pedirles que no contribuyeran al apagón mediático. La única que se acercó fue la vicepresidenta, fue llamativo.

La última encuesta del CIS mostraba que sólo un 8% de los encuestados había sabido quién era Herzog. Cuéntenos alguna anécdota suya que ayude a conocer a la persona detrás del candidato.

Antes de nada, llevamos meses haciendo repartos y acercándonos a la gente, y debe ser que siempre nos encontramos con ese 8%, porque nos dicen "¡Ese es Herzog, el de Bankia!"

¿Se saben el apellido?

¡Se saben el apellido! Donde fallan es en el nombre pero, quieras que no, creo que eso del 8% --sin llegar a un 40, ni mucho menos-- se nos queda bastante corto. Hoy hemos estado repartiendo por Toledo. La gente se paraba y venía a hacerse fotos: "Sois los de las caretas". Así que parece que nuestras acciones están cambiando algo, y que la gente nos va resituando en el mapa político y dándose cuenta de que estamos vivos, que es el primer paso para poder contarles luego qué pretendemos.

Una anécdota.

La verdad es que bastantes: es un tío muy cercano y con el que te ríes mogollón. En determinado momento, decidimos que nos lo íbamos a pasar bien en esta campaña, que íbamos a disfrutarla a tope. El día que estábamos en la sesión de fotos para la web y el cartel electoral, se lo pasó poniendo poses de interesante [hace una mueca de intelectualidad exagerada]. Y se me oye a mí, de fondo: "¡Que no poses!". Nuestra relación es superfácil. 

Ahora, una virtud y un defecto que le sacaría.

Es una persona recta y honesta. Así que cuando considera que hay algo que es una injusticia, reacciona poniéndose serio ante la actitud que le parece intolerable, puede llegar a resultar seco. Lo que puede ser una virtud, se puede convertir en un defecto: esa reacción instintiva de proteger a los débiles frente a las injusticias puede hacerle quedar como alguien arisco.

Pero eso no es un defecto; está asociado a una virtud. Denos un defecto.

Pues... mira, que no sabe posar. Y cuando estás como responsable de comunicación, y la figura que se ha elegido como líder --y que tú secundas-- se pasa mucho tiempo haciendo al ganso a la hora de hacer fotos... es complicado, a la vez. Hay que decirle: "Venga, céntrate".

Julio Lleonart (Valencia, 1979) es uno de esos ejemplos de pequeño genio que no acaba sus estudios de Ciencias Políticas pero sabe del tema más que muchos. Este especialista en redes sociales se afilió a UpyD en 2007, año en que también trabajó en el área de Urbanismo de Bétera hasta 2012. Cuando las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Óscar Sainz de la Maza / Ainhoa Campos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí