1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Dimitrovgrad, la frontera de los olvidados

A esta localidad serbia llegan aquellos refugiados que eligen la ruta por tierra a través de Turquía y Bulgaria, más barata. Son unos 400 al día y casi todos afganos

Carmen Rosa Dimitrovgrad (Serbia) , 16/12/2015

<p>Dos jóvenes afganos se protegen del frío con mantas en localidad serbia de Dimitrovgrad, en la frontera con Bulgaria.</p>

Dos jóvenes afganos se protegen del frío con mantas en localidad serbia de Dimitrovgrad, en la frontera con Bulgaria.

Sven Markus Richter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dimitrovgrad, Serbia, justo en la frontera con Bulgaria. Son las siete de la tarde y ya hace tres horas que es noche cerrada, culpa del desbarajuste nacional que se traen con el huso horario. Temperatura menos cinco grados, aunque ya no llueve ni nieva como ocurrió la semana pasada, cuando llegó oficialmente el invierno para los serbios y para los 2.700 refugiados que todavía entran cada día al país por la tristemente famosa ruta de los Balcanes occidentales. 

La mayoría de estos expatriados forzosos que llegan a Serbia lo hacen por Presevo, desde Macedonia. Son los que han sufrido el calvario de cruzar las aguas griegas pero también son los que en mejor (o menos mala) situación se encuentran. Pertenecen a las tres nacionalidades permitidas tras la criba instaurada por Macedonia, Serbia y Croacia desde el 19 de noviembre: sirios, iraquíes y afganos que aún tienen algo de dinero para pagar el triple del precio normal por el autobús que les lleva directos a la frontera con Croacia sin pasar, como hasta hace poco, por Belgrado. En Presevo, pese a la precariedad que ofrece un país como Serbia, con sus propias estrecheces económicas, la avalancha de personas que llegaron en los últimos meses llevó hasta allí a muchos voluntarios de todo el mundo, se instalaron centros de asistencia y también los mediáticos barracones de Ikea para Acnur. 

A Dimitrovgrad, localidad de 6.200 habitantes a cuatro horas en coche de Belgrado, llegan los que eligen la ruta por tierra a través de Turquía y Bulgaria, más barata. Son muchos menos, unos 400 al día y casi todos afganos, aunque este es también el único punto donde el flujo de personas ha ido a más debido, según el International Rescue Committee, al deterioro de la situación en el sur de su país. Los que aquí aparecen colina abajo llegan en una situación deplorable, son los refugiados más pobres y por ello mucho más vulnerables a los abusos. Aquí no hay techos suecos y la espera transcurre en un campo improvisado pegado a la comisaría, donde deben registrarse para poder seguir su camino. Las tiendas que se han levantado no son suficientes y decenas se ven obligados a dormir a la intemperie en este lugar entre montañas donde el frío en las noches de invierno llega hasta los diez grados bajo cero. La mayoría de los que aquí esperan son hombres muy jóvenes, no se ven casi mujeres y niños, es una opción demasiado dura, y los pocos que hay se resguardan muy bien por temor a la cada vez más común hipotermia y a enfermedades que puedan llevar al peor de los desenlaces: tener que parar su viaje. 

La mayoría de los que aquí esperan son hombres muy jóvenes, no se ven casi mujeres y niños, es una opción demasiado dura

Los organismos y ONG no consideran Dimitrovgrad un punto caliente así que van y vienen mientras cientos de personas esperan en este rincón de una de las regiones más pobres de Serbia. Es la situación soñada para las mafias, esos grupos de fornidos hombres rapados vestidos de chándal que durante el día fuman y bromean junto a los taxis aparcados al lado del campo. Buscan dinero fresco. “Los autobuses, los taxis y los policías forman la red de extorsión que les espera en Serbia tras pasar el infierno de Bulgaria”, cuenta un voluntario local que prefiere no dar su nombre. “Les piden 200 euros por llevarles en taxi a Belgrado. El precio del bus son unos 35 euros (el billete para la ruta Dimitrovgrad-Belgrado cuesta normalmente 17) y lo peor es que la policía les cobra por registrarlos”. Lo confirma Adbul, afgano de 25 años. “Si pagas 25 euros vas a la cola rápida, si no tienes dinero debes esperar en la lenta durante días. Pero no pasa nada, está bien. Al menos nos tratan como personas”. El problema para los extorsionadores es que a sus potenciales víctimas les han dejado sin blanca en el país vecino.

Bulgaria bad people. Very bad people”. Ismad agacha la cabeza con el ceño bien fruncido, casi oculto bajo el gorro de cuadros con orejeras que acaban de entregarle. Camina envuelto de pies a cuello en dos mantas marrones. Tiene quince años y lleva dos meses caminando junto a su grupo, casi todos también menores, desde Afganistán. Hace un par de semanas al menos tenía aún algo de dinero. También su mochila y el móvil, su posesión más preciada, con la que se comunicaba con los familiares que dejó atrás para tranquilizarles, para decirles que seguía vivo. El teléfono es sobre todo el único medio con el que los refugiados pueden contactar con los que les esperan en Alemania, Austria o el país que hayan ubicado como destino final. “La policía búlgara nos detuvo, nos colocó a todos en el suelo de rodillas y comenzó a golpearnos. Trajeron a los perros”. Sus compañeros comienzan a levantarse perneras y mangas para mostrar las señales de mordiscos. Lo hacen con una sonrisa. Son adolescentes enseñando sus heridas de guerra, orgullosos por haber sido tan fuertes como para cruzar el país número uno a evitar en la ruta de huida hacia Europa, según los comentarios en las redes sociales de los que han conseguido llegar a puerto seguro. Fue en Bulgaria, durante aquel asalto policial, con un arma de electrochoque en la sien, cuando Ismad y su grupo se enteraron de los ataques que casi un mes antes habían aterrorizado París, de que las pesadillas que les despertaban a ellos en casa también perturban ahora los sueños de los europeos. 

“Nos gritaban “¡terrorist!”, nos dijeron que dejásemos todas nuestras cosas y el dinero en el suelo, lo cogieron y se lo quedaron. A él y sus 14 años le metieron además en una celda durante siete días en condiciones que le hacen torcer su sonrisa y vuelven a mandar sus ojos al pavimento. 

“Nos gritaban “¡terrorist!”, nos dijeron que dejásemos todas nuestras cosas y el dinero en el suelo, lo cogieron y se lo quedaron”

“Mi país ahora es un horror, pero es más humano que Bulgaria”. Interviene Abdul, de 25 años, el silencioso hermano mayor dentro de este grupo de niños adultos varados aquí desde hace tres días. “Me golpearon durante varios minutos y ni siquiera se quedaron el teléfono. Lo cogieron, sacaron la batería, pisotearon todo y me lo devolvieron. No son humanos”. Cuando les liberaron, les ordenaron que regresasen a Turquía pero ellos lo volvieron a intentar por “la jungla”, como llaman a las zonas boscosas de Bulgaria donde pasaron cuatro días sin comer ni beber, durmiendo sobre el barro, huyendo de los perros policía y buscando el hueco por el que cruzar a Serbia.

Abdul era policía en la provincia de Nimruz, limítrofe con Irán, pero el trabajo solo le duró tres meses, hasta que una carta “de los barbudos” le dio 48 horas para que se largara del país. “Daesh, Al Qaeda, son todos iguales. Odian a la gente por cosas como escuchar música extranjera, hablar inglés o haber viajado, como era mi caso. Aquí todos hemos sufrido su violencia. En Afganistán no se puede vivir seguro en ninguna parte. Este chico vio cómo pasaban por el cuchillo a sus hermanas”. Señala a Muhammad, de 13 años, que nos sonríe sin entender. 

Esta es la segunda vez en su vida que Abdul va a pedir asilo.  La primera fue en 2008, cuando viajó en tren hasta Alemania, y de allí a Reino Unido. “La gente no se cree que fuera tan sencillo llegar a los sitios. Al final en Brighton me denegaron el asilo, pero me trataron muy bien, incluso me ayudaron a pagar el billete de vuelta. Era otro mundo. ¿Cómo han permitido que lleguemos a esto?”. Solo se le alegra la mirada al pensar en su destino final, Hamburgo, donde el plan era instalarse con un amigo de la infancia. Ya no tiene ni su número ni su dirección, todo lo llevaba dentro de un teléfono. “Pero lo principal es conseguir llegar”, sonríe por primera vez. “Mi cumpleaños es el 20 de diciembre. ¿Te imaginas poder celebrarlo bajo un techo en Alemania?”. En ese mismo momento, mientras él hablaba en la heladora penumbra de Dimitrovgrad, en un despacho austriaco, seguramente calentito y luminoso, señores en traje decidían levantar otra valla, esta vez en su frontera con Eslovenia. Y en Alemania el ministro del Interior, Thomas de Maizière, aprobaba la “repatriación de afganos a zonas seguras de su país”. ¿Qué harán estos chicos si les cortan el paso? “Nuestro país es muerte segura así que volveríamos a intentarlo. Siempre”. 

Dimitrovgrad, Serbia, justo en la frontera con Bulgaria. Son las siete de la tarde y ya hace tres horas que es noche cerrada, culpa del desbarajuste nacional que se traen con el huso horario. Temperatura menos cinco grados, aunque ya no llueve ni nieva como ocurrió la semana pasada, cuando llegó...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carmen Rosa

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí