1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL ESPEJO EUROPEO (y IV)

Dinamarca y la retórica de los nuevos partidos

José Manuel Márquez 16/12/2015

<p>Albert Rivera</p>

Albert Rivera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al igual que ha ocurrido en otras latitudes, Dinamarca también se ha puesto de moda en España durante este año electoral. No hay formación política de espíritu reformista que se precie que no se haya visto tentada a intentar vincular sus propuestas a las implementadas en los países nórdicos. Estos Estados –y especialmente Dinamarca- parecen haberse convertido en el modelo a seguir, lo cual se ha hecho evidente sobre todo en el caso de Ciudadanos, para quienes, en voz de su gurú económico Luis Garicano, "España se encuentra en un cruce de caminos en el que le toca decidir si quiere ser Dinamarca o Venezuela".

Frente a este discurso, no han sido pocas las críticas que han hecho mención no solo a las distintas falsedades o incongruencias en las que estos partidos han incurrido a la hora de asociar sus propuestas al llamado ‘modelo nórdico’, sino también al carácter simplista e ingenuo de dicha retórica. Partiendo de esta crítica, el objetivo aquí es destacar lo que estos nuevos partidos sí que pueden y deben aportar si realmente deciden tomar estos países como referencia. Esto pasa, entre otras cosas, por minimizar el uso de conceptos abstractos, como “sistema” o “modelo” y descender a la discusión de las alternativas políticas concretas.

En primer lugar, cada vez que una formación política afirma que para resolver cierto problema ‘nosotros proponemos el modelo danés’ o ‘apostamos por esta solución, al igual que hacen los países nórdicos’, se desprenden dos ideas que pueden generar confusión. La primera es esa argumentación implícita de que solo por ser de implementación en estos países es más probable que esa sea la respuesta más apropiada a ese (nuestro) problema. La segunda es ese silogismo también implícito y falaz de que el particular cherry-picking de políticas públicas escandinavas –unas me interesan y otras no-- ofrecido por ese partido en concreto vaya a acercarnos algo más a los niveles de bienestar disfrutados en estos países.

Recaudación de impuestos como porcentaje del PIB en 2014: 

Sabemos que en Escandinavia, junto con medidas tan populares como, por ejemplo, la gratuidad de las tasas universitarias, coexisten (o lo han hecho en el pasado) multitud de políticas que serían altamente impopulares en España a día de hoy, y que parece evidente que ni Ciudadanos ni Podemos se plantean proponer. Algunos ejemplos son los copagos, el despido libre, la ausencia de salario mínimo, la existencia de actores privados en el sistema sanitario público, un número mucho mayor de trabajadores públicos pero sin estatus de funcionario, o unos altos niveles impositivos que recaen especialmente sobre el consumo y que soportan sobre todo, no los ricos o las grandes empresas, sino las clases medias.

Curiosamente, es precisamente esto último lo que parece explicar el éxito de estas naciones a la hora de alcanzar grandes niveles de redistribución y, consecuentemente, de igualdad y bienestar. El primer objetivo es recaudar mucho, y luego la redistribución llega vía gasto. En la actualidad, esto no resulta complicado en países con una gran clase media que, gracias a su alta cualificación y elevados niveles de productividad fruto de décadas de mucha inversión en educación e I+D, produce bienes y servicios de mayor valor y recibe a cambio salarios muy elevados. No obstante, aunque no cabe duda de que en el largo plazo España debería aspirar a mirarse en ese espejo, salta a la vista que a día de hoy nuestro país parte de una situación muy distinta. Por ello, el diseño y la financiación de políticas que pretenden atajar en el corto-medio plazo problemas que afectan a las generaciones actuales (paro de larga duración, pobreza, dualidad, baja cualificación, etc.) no tienen por qué tener nada que ver con las vistas en estos países.

¿Por qué entonces se nos insiste tanto con el modelo nórdico? El problema puede tener que ver con la retórica que rodea el debate público. A diferencia de lo que ocurre en estos países, en España esta sigue centrándose en exceso en hablar de ‘modelos’ y otros entes abstractos, y poco en la discusión de alternativas determinadas para solucionar problemas concretos, que tienen unos costes directos y de oportunidad conocidos, y un plan de financiación y evaluación claro y detallado. 

En relación al debate sobre políticas públicas, y más allá de sus a menudo desacertadas referencias al ‘modelo nórdico’, las críticas hacia los nuevos partidos se han dirigido sobre todo al poco rigor mostrado por estos a la hora de presentar algunas de sus propuestas, el coste de las mismas y el modo de financiarlas. En el caso de Podemos, estas críticas fueron especialmente intensas durante su primer año de existencia, aunque han disminuido a medida que el paso del tiempo y la competencia electoral ha llevado a la formación que lidera Pablo Iglesias a ser cada vez más concretos y riguroso en relación a sus propuestas y al modo de financiarlas.

Por su parte, Ciudadanos tampoco se ha visto exento de críticas en lo relativo a la financiación de sus propuestas, especialmente por parte de aquellos que siguen sin ver como la formación naranja pretende pagar sus políticas sociales sin subir impuestos, incumplir el déficit o sin una importante reconfiguración del gasto público. Más allá de esto, la aportación de ambos partidos al debate de las políticas públicas en España parece haber tenido un carácter contradictorio. Si bien ambas formaciones han contribuido a enriquecer dicho debate, al mismo tiempo también parecen haber ayudado en muchas ocasiones a su infantilización, especialmente con unas imprecisas referencias al ‘modelo nórdico’ cuyo único objetivo parece ser el de explotar la percepción que existe de este en el imaginario colectivo de los españoles. 

Un ejemplo del glamour de estos países suele escenificarse al hablar de educación, donde el referente más atractivo que un político puede citar si quiere ganar simpatías de unos y otros es, sin duda, Finlandia. Sin embargo, de igual o mayor interés para atajar problemas que afectan a nuestro sistema educativo podría ser fijarse en distintos aspectos de la exitosa reforma educativa llevada a cabo en Polonia hace algo más de una década. Algo similar ocurre en materia de lucha contra la pobreza infantil, donde los logros conseguidos con la introducción de la Asignación Universal por Hijo en Argentina podría ofrecer lecturas muy interesantes. O, sin necesidad de irse tan lejos, tenemos el ejemplo del País Vasco y el gran éxito de su Sistema de Garantía de Ingresos a la hora de reducir pobreza en comparación con otras CC.AA. más ricas. Pero por desgracia, aún nos cuesta creer que uno de los candidatos pudiera citar en un debate una reforma argentina sin que se le acusara de ‘querer implantar el modelo argentino, en lugar del modelo nórdico que nosotros proponemos’. Continúa existiendo un problema de retórica política.

Si hay una obra de referencia que aborde el problema de la retórica política en torno al debate de las políticas públicas y, a la vez, describa cristalinamente qué ha caracterizado realmente el éxito de las naciones escandinavas, ese es el libro de reciente publicación El retorno de los chamanes (Península), de Víctor Lapuente. En él se explica que las diferencias entre las buenas y malas políticas reside en quién controla la retórica política existente en un país. En un extremo encontraríamos a los chamanes, y en el otro a las exploradoras. Los primeros son los de las grandes expectativas, los grandes cambios, los que buscan ir a la raíz de los problemas y ofrecer grandes soluciones. Las segundas se basarían en la solidaridad, los consensos, las alternativas factibles, las pequeñas expectativas y los cambios incrementalistas. En su retórica, la exploradora evita las grandes generalizaciones sobre los problemas y las soluciones, y desagrega las políticas a unidades tratables mínimas. En opinión del autor, aunque los países nórdicos también han vivido episodios puntuales dominados por el chamanismo, el éxito de estas naciones ha derivado de una aproximación al debate de las políticas públicas desde una retórica mucho más cercana al punto de vista de las exploradoras.

En este contexto, la clásica división izquierda-derecha tiende a centrarse en los fines a perseguir, más que en los medios para conseguirlos. Así, su éxito también ha residido en una –dolorosa y polémica en el corto plazo– renuncia a la pureza ideológica en la defensa de estos medios (impuestos progresivos, sanidad y educación 100% públicas, etc. en el caso de la izquierda), para poder conseguir los fines (menos pobreza, desigualdad y mayor igualdad de oportunidades, por ejemplo). Los medios para alcanzar estos fines se basan en la evidencia que surge de la experimentación y evaluación de distintas políticas públicas, sin importar que estos encajen o no con nuestra cosmovisión ideológica del mundo. Mediante la técnica de ensayo y error, la pragmática exploradora apuesta por ‘laboratorizar’ los sectores públicos, forzando de alguna manera a los políticos a ser ideológicamente más impuros, pero también más efectivos a la hora de implementar aquellas políticas públicas que sí que permiten solucionar problemas. Y parece haberles funcionado.

En el debate sobre políticas públicas, emular a los países nórdicos comienza por todo esto. Como hemos visto, la aportación de las nuevas formaciones políticas en este sentido parece estar teniendo un carácter ambivalente. No obstante, aunque quede mucho camino por recorrer, tampoco parece sensato desdeñar los avances que ya se han producido en la mejora del debate público. Un reflejo de estos avances puede verse en un cada vez más pragmático Pablo Iglesias que, ante la realidad de las encuestas, cada vez habla menos de asaltar los cielos y más de construir consensos en torno a temas importantes que afectan a los ciudadanos.

Que líderes de nuevos y viejos partidos con visiones tan contrapuestas y que tienen detrás grupos de votantes con intereses tan dispares sean capaces de reconocer puntos de encuentro en torno a temas tan importantes como la necesidad de una educación universal y gratuita de 0-3 años o la conciliación laboral y familiar, nos acerca sin duda a una retórica más propia de exploradoras que de chamanes. Y en un país donde la brecha generacional cada vez se hace más evidente y parecen cada vez más necesarias políticas capaces de suscitar consenso entre colectivos con intereses muy distintos, este parece ser el camino para conseguir un debate público más informado, riguroso y centrado en lo esencial que favorezca a su vez la implementación de mejores políticas públicas que puedan solucionar los problemas que nos afectan a los españoles. Y de paso, si realmente nos preocupa, parecernos un poco más a Dinamarca.

 

 

Autor >

José Manuel Márquez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Andrés Sanz

    Que maravilla de artículo, mis felicitaciones al autor. Que visión tan profunda y bien expuesta. Felicidades, necesitamos estos artículos como agua de mayo. Ojalá algún día lo leamos obligados en la escuela jejeje.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí