1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hasier Arraiz / Portavoz de EH Bildu

“La nueva legislatura va a ser en Euskal Herria la de la soberanía y la decisión”

Isabel Camacho 16/12/2015

Archivo personal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo que inmediatamente sorprende de Hasier Arraiz (Vitoria-Gasteiz, 1975) es que rompe con la imagen más abrupta y conocida de dirigente abertzale. Es afable en la distancia corta y se muestra dispuesto a hablar de todo. Solo deja entrever cierta inquietud ante la posibilidad de que la entrevista sea “el 80% de ETA, porque  ETA es pasado”. Como el actor que se siente encasillado en un papel pero sabe que puede interpretar otros registros. Licenciado en Filología Románica, le atrapó de joven la literatura hispanoamericana y de su mano se sumergió en la  política latinoamericana y los movimientos revolucionarios. Su primer compromiso fue la insumisión militar. Muchos años después, ya como miembro de Batasuna, fue detenido por participar en una reunión de su Mesa Nacional y pasó dos años y medio en prisión. Está pendiente de juicio. Arraiz representa el rostro y la voz de los nuevos tiempos sin violencia.

Lejos quedan aquellos en que los dirigentes de la izquierda abertzale vetaban a periodistas en sus ruedas de prensa y sus acólitos les insultaban con aquello de “a ver qué ponéis” o eran directamente objetivo etarra. El  portavoz de la coalición  EH Bildu, integrada por  los partidos Sortu, la izquierda abertzale, del que es presidente; EA; Aralar y Alternatiba,  “cuatro culturas políticas capaces de trabajar conjuntamente”, prefiere mirar hacia adelante. “El pasado tiene su importancia, no hay que olvidar la historia pero que no condicione el desarrollo”, sostiene.

Recuerda que han expresado de una forma “clara y concisa” que su posición es de rechazo a todas las violencias vengan de donde vengan “y hemos dicho, incluso, que si viniera por parte de ETA”. 

La entrevista se realizó poco después de los atentados yihadistas de París, que algunos equiparan con el dolor infligido por el terrorismo de ETA.  La campaña electoral aún no había arrancado oficialmente. “Es una actitud despreciable. (...) Todavía se sigue usando la violencia como arma arrojadiza en el debate político pero con fines electoralistas”. Así que, por ahí comenzó la entrevista. Y terminó cuando el jefe de prensa le avisó de que llevaba casi dos horas de charla. “Estamos resolviendo el conflicto vasco”, le espetó. Lo que contó durante ese tiempo es lo siguiente.

¿Qué piensa cuando se asocian las masacres yihadistas con el terrorismo de ETA?

Si tengo que ser sincero, creo que hay una utilización obscena de una cuestión tan delicada y tan dolorosa como pueden ser los ataques en París por parte de ciertos partidos políticos y algunos medios de comunicación. No solo se ha unido el yihadismo con ETA sino que también ha habido un intento de unirlos con Mas y el proceso catalán. En Euskal Herria ha sido sobre todo, y es una gran decepción, el partido socialista el que ha abanderado esa utilización política de los ataques de París para tener algún tipo de rédito electoral. No solo lo ha utilizado en contra de nosotros sino también del PNV, con el que gobierna en la diputaciones y en los ayuntamientos de las capitales vascas. En cualquier caso, me parece una actitud despreciable. Y que eso se traiga a Euskal Herria, a la propia situación política vasca, que se pretenda utilizar los ataques terroristas de París para de alguna forma tratar de recordar a la gente el dolor sufrido en la etapa política anterior, para tratar de rascar algunos votos, es rechazable. El dolor generado por la violencia ha sido utilizado muchas veces de forma política y en estos momentos, cuando por suerte es una etapa que ha quedado atrás, todavía se sigue usando la violencia como arma arrojadiza en el debate político pero con fines electoralistas. 

¿Qué efecto tiene en plena carrera preelectoral al 20D la psicosis que vive Europa tras los ataques yihadistas en París?

Es completamente obsceno porque el pacto antiyihadista que se ha firmado en Madrid tiene un objetivo electoral. La actitud de Mariano Rajoy con respecto a Siria es también electoralista. Si no hubiera elecciones el 20D, seguramente tomaría otra. 

Hemos dicho de una forma clara que nuestra posición es de rechazo a todas las violencias vengan de donde vengan, incluso, si viniera por parte de ETA

¿Si la izquierda abertzale rechaza todas las violencias, está  rechazando también la de ETA? ¿Hasta qué punto es imprescindible condenar, hasta dónde llegan  las palabras?

Lo dije en el Parlamento vasco y fuera. Nosotros creemos que las palabras son muy importantes, y para mí que he estudiado Filología lo son mucho. Las palabras pueden ser utilizadas como trincheras para que de alguna forma cada uno se refugie en su propia posición política y seguir estando contra el otro; o las palabras se pueden utilizar como puentes para buscar espacios de encuentro entre personas que  hemos estado en posiciones políticas diferentes. Nosotros estamos en esta última. Y, lo digo muy sinceramente. En los últimos tiempos, creo que lo estamos demostrando. Lo hemos demostrado en el Día de las víctimas, hicimos una declaración al efecto, estuvimos allí demostrando con nuestra actitud y nuestras palabras que estamos a favor del reconocimiento, el respeto y la reparación a todas las víctimas sin distinción. En cualquier caso, creo que ya  hemos dicho de una forma clara y concisa que nuestra posición es de rechazo a todas las violencias vengan de donde vengan y hemos dicho, incluso, si viniera por parte de ETA.

Hasier, durante una intervención en el Parlamento Vasco.

Hasier, durante una intervención en el Parlamento Vasco.

  

¿Qué están dispuestos a hacer por las víctimas además de reconocer el daño causado?

En nuestra coalición, que venimos de distintas trayectorias políticas, reconocemos que hemos tenido distintas actitudes con respecto a diferentes víctimas. La actitud política que ha tenido la izquierda abertzale con respecto a las víctimas de ETA y la que, por ejemplo, ha tenido EA con respecto a víctimas de la izquierda abertzale que no las ha reconocido de la misma manera que reconocía a las de ETA. Y hemos sido capaces de hacer esa reflexión. Es evidente que es muy difícil ponerse de acuerdo sobre lo que ocurrió en el pasado porque cada uno tiene sus propias vivencias y es difícil que de todas ellas se pueda construir un solo relato…

No habrá un relato único. 

Nosotros apostamos por un relato poliédrico, por un relato compuesto por todos los relatos y en el cual uno no pueda estar por encima del otro. Y ese relato tiene que contener todos los relatos que han existido.

¿Y las 850 víctimas mortales de ETA? ¿Cree que todas las víctimas son iguales? ¿Se merece el mismo reconocimiento quien muere al explotarle una bomba mientras prepara un atentado que alguien asesinado por pensar diferente?

Nosotros creemos que a misma vulneración de derecho humano, a quien le ha quitado la vida otra persona, merece el mismo reconocimiento. 

¿Qué vulneración sufre quien muere manipulando una bomba?

Creo que la vulneración es si alguien te quita la vida. No creo que sea lo mismo que tú la pierdas pero es evidente que si pierdes la vida también es un sufrimiento que se ha generado en ese conflicto. No todas se deben valorar igual pero todas deben estar reconocidas. Todo el sufrimiento debe ser reconocido porque todas las madres tienen que tener derecho a que el sufrimiento que les ha generado la pérdida de su  hijo o de su hija esté reflejado en algún lugar y reconocido. Eso no quiere decir que uno deba estar por encima del otro.

¿Y socialmente?

Creo que socialmente, todo esto nos tiene que servir para, como sociedad, teniendo en cuenta las heridas que todavía tenemos, ser capaces de superar esta situación y aprender que esto no tiene que ocurrir nunca más. Que nunca más pueden generarse situaciones de sufrimiento como las que hemos vivido.

¿La izquierda abertzale ha reconocido ya el daño causado? 

El colectivo de presos sí. Nosotros lo que hemos reconocido es que nuestra actitud política como movimiento agravó durante mucho tiempo el dolor de las víctimas de ETA. Creemos que nuestra responsabilidad  es esa. Nosotros no hemos generado ese sufrimiento pero sí es cierto que nuestra actitud política durante un tiempo lo agravó. Lo reconocemos y lo lamentamos y sobre lo que preguntabas de qué se puede hacer con las víctimas, nosotros si quisiéramos, y en algún caso hemos tenido oportunidad de hacerlo, dialogar también con las propias víctimas. Nuestra actitud es muy respetuosa. Solo nos hemos acercado a aquellas que mostraban una actitud receptiva. Por desgracia, de las víctimas se habla demasiado pero con las víctimas se habla demasiado poco.

¿Ha hablado usted con alguna?

Yo, personalmente, no. Pero, compañeros míos, sí.

¿No resulta paradójico que los presos de ETA, incluidos algunos jefes, con condenas de 20 y 30 años de cárcel, reconozcan que fue incluso inútil su lucha y los dirigentes de la izquierda abertzale y militantes que, a fin de cuentas estaban ahí como los generales tras la mesa, no sean capaces de decir que se ha causado un daño? 

Creo que los dirigentes políticos no tienen que reconocer un daño que no han causado.

Usted, no sé. Pero otros que estuvieron antes quizá  sí. En los tiempos en que ETA mataba, se justificaba, nunca se condenaba. Algunos alentaban y en la calle se gritaba “ETA mátalos”. No me lo han contado. Lo he escuchado yo.

Yo eso no lo he vivido y como dirigente político de este tiempo y de esta época, aspiro a que todo lo que se ha sufrido nos sirva para aprender para los nuevos tiempos. En este sentido, cuando dices que este sufrimiento ha sido baldío…

Lo han dicho dirigentes de ETA después de pasar 30 años en la cárcel.

Quisiera creer que todo ese sufrimiento, no el de una sola parte, sino el de todas las partes, vaya a servir para que la sociedad vasca del futuro será mejor que lo que ha sido la del pasado. Llevamos casi 200 años en este país de violencia y de conflicto y me gustaría que fuera el momento de que ese conflicto que permanece permanente se pudiera llevar a una mesa o a una cámara institucional y que se pudiera dar un final dialogado y que todo ese sufrimiento quedara en el pasado. Pero vamos a otros lugares del mundo, con experiencias más o menos cercanas: Irlanda. La lucha mereció o no la pena.  O en Sudáfrica.  

La sociedad vasca en su mayoría cree que vivimos un tiempo de paz. ¿Usted qué cree?

Creo que la paz, además de ausencia de violencia, y para eso tienen que ausentarse todas las violencias,  también es el respeto a todos los derechos de todas las personas. Y creo que esa situación todavía no se produce. Benito Juárez  hablaba de que la paz es justicia y eso solo se puede entender como el respeto al derecho de todas las personas. Yo en esa paz creo y esa paz quiero construir. Todavía no hemos llegado a ella.

¿Tiene que entregar ETA las armas?

Sí.

¿Tiene que reconocer el daño causado?

Sí. Yo creo que todas las partes tienen que reconocer el daño causado. Quiero oír al PSOE decir que ellos montaron los GAL y quiero oírles opinar sobre la impunidad  que han tenido quienes organizaron los GAL y quienes lo llevaron a cabo. ¿Por qué esos están todos en casa cuando cometieron crímenes, cuando torturaron y asesinaron a personas y otros que han hecho lo mismo o mucho menos siguen a día de hoy en prisión? (Enrique) Rodríguez Galindo, que fue condenado a 75 años en prisión, solo pasó cuatro años en prisión y en unas condiciones que ya quisieran otros. (José) Barrionuevo, (Rafael) Vera.

¿Cómo contempla la reconciliación en los pueblos? El dirigente del PP vasco Borja Sémper lo ilustra diciendo que uno de su partido no puede abrir una tienda de  ultramarinos porque no le compra nadie. 

A día de hoy, lo que veo y también en los pueblos es que los escenarios de convivencia entre personas que piensan diferente son mucho más naturales. Y que muchas situaciones se han superado mucho más rápido de lo que se podría pensar. Creo que lo que es la política formal va bastante por detrás de la sociedad. Hay muchas páginas que la gente ya ha pasado. Y lo ha hecho por propia necesidad. Porque quería vivir otro tiempo y no anclada a ese enfrentamiento y quería vivir y disfrutar de la convivencia. Y luego  unos se gustarán más o menos. A los del PP les gustaremos más o  menos pero eso también está dentro de la normalidad que vamos construyendo poco a poco.

Así que si un ciudadano del PP entra en una Herriko Taberna no le van a mirar raro.

Yo creo sinceramente que ese tipo de situaciones se van superando. Me gustaría citar pueblos que han vivido de forma tan cruda el conflicto, como Renteria o Hernani, con alcaldías ahora de EH Bildu y en donde se están dando episodios de reconocimiento de todas las víctimas y de generación de diálogo y de espacios de convivencia democrática entre diferentes que no se dan en otros ámbitos. Son casos ejemplares y se está haciendo con la participación de todos los partidos políticos del consistorio. Algo que no hemos sido capaces de hacer todavía en el Parlamento vasco donde el PP ha preferido ausentarse porque no está dispuesto a reconocer a otras víctimas.

¿Qué significa su anuncio de que su nuevo documento sobre el  'suelo ético' en la ponencia de paz incluirá una revisión crítica novedosa sobre su apoyo a ETA?

Estamos dispuestos a llegar a acuerdos pero algunos no quieren salir con nosotros en la foto. Nos ponen unos textos para que nosotros nos quedemos fuera. A pesar de ello, les hemos dicho que los aceptamos aunque no estemos totalmente de acuerdo para poder sentarnos en torno a esa mesa y hablar de todos esos contenidos. No tenemos problema en hablar en abierto sobre cada cuestión. Lo que decimos es que tiene que haber un ejercicio compartido de revisión crítica del pasado. Nosotros no pretendemos esconder ninguna de nuestras responsabilidades pero creemos que los otros también tienen que hacer su propio ejercicio autocrítico. Y no decimos que el de nadie tenga que ser igual al nuestro. Pero entendemos que a día de hoy el resto de las partes no ha hecho el que les corresponde.

¿Y criticarían a ETA?

Nosotros estaríamos dispuestos y ya hemos dicho en concreto que  hay que hacer una reflexión sobre lo que ha supuesto la violencia en este país.  Todas las violencias.

¿Le da envidia la declaración de independencia catalana?

Catalunya está haciendo su propio camino arduo y difícil. Nadie puede poner en duda la sensación de que se está construyendo en el aire pero creo que el Estado español no le ha dado otra opción. Nosotros aplaudimos el coraje que se está demostrando por parte de las fuerzas políticas independentistas catalanas y sí lo observamos con cierta envidia porque aquí, ahora mismo, falta entereza para afrontar una situación que tenemos que asimilar. El Estado español nunca va a reconocer al pueblo vasco como  sujeto de decisión. No va a aceptar que decidamos libre y democráticamente nuestro futuro. Por lo tanto, creemos que tenemos que hacerlo. Tenemos que comenzar a ejercitar nuestro derecho a decidir y para eso necesitamos una mayoría social, que entendemos que sí la hay. Pero esa mayoría social se tiene que transformar en una mayoría política activa, que es la parte que falta.

¿Estaría representada por el PNV?

Quien dice que está a favor del derecho a decidir lo tiene que demostrar. No solo puede poner en su programa electoral que iba a hacer una consulta en 2015  sino que en algún momento tiene que dar el paso y hacerlo. 

¿Está criticando al PNV? 

No, pero si se pone como excusa que esto solo se puede hacer de una manera acordada con el Gobierno de Madrid, ello quiere decir que no se va a hacer nunca porque no va a haber nunca un Gobierno de Madrid similar al del Reino Unido que está dispuesto a negociar y a acordar cómo se hace ese referéndum con el pueblo escocés. No va a haber ese David Cameron español. No lo va a haber si gobierna el PP, no lo habrá si gobierna el PSOE y tampoco si lo hace Ciudadanos.

Es aquí donde entra su estrategia de “elevar la confrontación política al máximo nivel”.

Entendemos que hay un choque entre la legalidad española y la legitimidad democrática vasca. Es decir, se utilizan las leyes españolas: la Constitución, para aplastar los derechos democráticos de la ciudadanía vasca; de la mayoría de sus ciudadanos. Y, ante esto, anteponemos los derechos de la mayoría por encima de leyes que consideramos injustas y entendemos que ahí surge un escenario de confrontación pacífica y democrática, pero confrontación. Parece que el PNV está rehuyendo en este momento, como si no existiera esa confrontación, pero existe  y la estamos viendo a cinco horas en coche de aquí: en Barcelona. 

El presidente del PNV ha declarado que hasta que en Euskadi no se cierre bien la herida de la violencia, no hay posibilidad de unión abertzale. 

El tema es que la herida que menciona él no sé hasta qué punto no es también una excusa para no emprender ese camino como lo es también el no querer ver que en Madrid no va a haber nunca un Gobierno dispuesto a negociar y acordar un referéndum para dar la palabra y la decisión al pueblo vasco.

Planteamos tres procesos constituyentes con puntos de partida diferentes y velocidades y procedimientos distintos, dentro de un proceso unificador de mutuo acuerdo entre cada una de las tres partes para poder configurar un Estado vasco

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar en esa confrontación política?

Euskal Herria está dividida en tres ámbitos jurídico administrativos, uno en el Estado francés y  otros dos en el Estado español: la comunidad autónoma vasca y la comunidad foral navarra. Por eso,  planteamos tres procesos constituyentes con puntos de partida diferentes y deben tener velocidades y procedimientos distintos pero tienen que estar dentro de un proceso unificador de mutuo acuerdo entre cada una de las tres partes para poder configurar un Estado vasco.  

¿Están dispuestos a ir en solitario, sin el PNV?

En la siguiente legislatura, no solo falta que nos completen el Estatuto de Gernika sino que las competencias que este nos daba permanecen pero se están vaciando de contenido y de recursos por efecto de la recentralización impulsada desde el Gobierno de Madrid. Nosotros lo que planteamos es: si estamos de acuerdo con que tenemos que tener una seguridad social vasca, por ejemplo, para garantizar las pensiones, que desde Madrid ya han dicho que no van a garantizar, a un montón de gente de nuestro país,  lo que planteamos si hay voluntad política para ello es crear la seguridad social vasca y mediante ella poder garantizar pensiones a todos esos sectores sociales más desfavorecidos. 

Lo haríamos con quienes estemos de acuerdo  y el resto qué va a decir, ¿que no?  Que se lo cuenten a la gente, que se lo cuente el PSOE o el PP vascos a los suyos que no quieren garantizar las pensiones.

Entendemos que la soberanía, dando pasos prácticos, ejerciendo el derecho a decidir para alcanzar esa soberanía, tiene que redundar necesariamente y de forma imprescindible en la garantía del bienestar  para la ciudadanía vasca. No queremos la soberanía para poder decir que solo nos sentimos vascos y que estamos mucho más a gusto.  No se trata solo de la bandera o de un concepto identitario, se trata de que la soberanía puede ser  una herramienta útil y eficaz para garantizar a la sociedad vasca un bienestar del que no va a poder disfrutar si sigue dentro del Estado español. 

¿Tratarán de llegar a acuerdos, será una iniciativa parlamentaria?

Las instituciones que tenemos están limitadas porque están subordinadas a las instituciones del Estado español, entendemos que se puede dar un paso y que esas instituciones  pueden tomar otro carácter. Instituciones  que han sido diseñadas para subordinación al Estado pueden convertirse en instituciones para la emancipación.

¿Es una llamada a la rebeldía?

Es una llamada a la insubordinación democrática: ya que no nos dejan y nos imponen políticas neoliberales desde Madrid, que afectan a los derechos sociales de las personas que viven en nuestro país,  nuestro deber y obligación es para con las personas de nuestro país y si ellas nos dan el mandato democrático, nos comprometemos a hacer que el Parlamento de Gasteiz se convierta en una cámara que no se limite a gestionar las competencias que nos da Madrid sino que se dé la capacidad para obtener competencias y poder desarrollarlas. Es decir, que el Parlamento de Gasteiz deje de ser un parlamento autonómico para convertirse en una asamblea constituyente y soberana. Y todo ello en base a acuerdos políticos que se tomen en esa cámara. Y si no hubiera acuerdo político cada cual que dé cuentas ante la sociedad vasca.

¿A quiénes van a embarcar?

Nosotros vamos a llevar ese planteamiento en su conjunto no solo al Parlamento vasco, a través de la ponencia de autogobierno ya existente, sino, además, crear un debate social, un proceso ciudadano para que la gente nos diga si la propuesta tiene o no sentido. La intención es que la propuesta no sea solo de EH Bildu sino de otros muchos sectores de este país para tejer complicidades porque si Madrid no nos deja, nosotros lo vamos a tomar. 

¿Volvemos al PNV?

No solo el PNV. Esperamos que en la próxima cámara, tras las próximas elecciones autonómicas, pueda entrar Podemos. Creemos que es posible llegar a estos acuerdos con todos aquellos que están a favor del derecho a decidir. Y se lo preguntaremos al PNV y a Podemos. ¿Va estar el PNV en contra de una seguridad social vasca? ¿Va a estar en contra de que nosotros, por nuestra cuenta, completemos el Estatuto de Gernika, incluso lo superemos?  ¿Qué va a argumentar?

¿Qué van a defender en Madrid tras las elecciones del 20D? A muchos de sus militantes y seguidores les sigue sin gustar su presencia allí.

Esta legislatura que se abre en Madrid, en nuestro pueblo Euskal Herria va a ser la legislatura de la soberanía y la decisión. Queremos ir a Madrid a hacer saber cuál es la decisión del pueblo vasco y a defender la decisión y los derechos del pueblo vasco. Y también tenemos claro que nosotros no queremos para ningún otro pueblo lo que no queremos para el nuestro. Creemos que, por desgracia, el cambio político no va a ser posible en el Estado español pero no queremos para el pueblo español lo que no queremos para el vasco. 

Así que no confían en que un nuevo gobierno abra posibilidades para el avance de la soberanía ni para desbloquear relaciones con Euskadi.

Hace un año, cuando se empezó a formar Podemos sí que se creó cierta ilusión en el Estado de que toda aquella fuerza que se percibía que había en torno al 15M; toda esa rabia y hastío se podía transformar en ilusión y posibilidad de cambio real en el Estado español. Observábamos desde la distancia pero con ciertas dosis de esperanza y ya entonces y después nos hemos manifestado a favor de poder incidir en ese cambio político en el Estado español porque era positivo para la propia sociedad española y para los pueblos que vivimos en el Estado porque se podría generar un escenario de diálogo político, de negociación y de ejercicio del derecho a decidir de forma consensuada. A día de hoy, creemos que esas expectativas de cambio son prácticamente nulas y un exponente de ello es el propio cambio que se está experimentando dentro de Podemos, lo que decían hace un año y la ilusión que ello generaba y las cosas que dicen solo un año después y el escepticismo que generan. Todo ello nos da a entender que el cambio político en el Estado español se va a generar desde fuera, obligando al Estado.  

¿Habrá alianzas con Podemos?

A la izquierda del PNV, en este país, existe un espacio social y político muy amplio en el que EH Bildu ocupa una parte importante pero no toda. Somos conscientes de que  es posible tejer alianzas con partes de todo ese espacio para realmente construir una alternativa. Creemos que Podemos y nosotros no deberíamos estar demasiado lejos. Hoy día, en muchas instituciones la colaboración es algo natural. Desde una óptica de izquierdas y de la defensa de los derechos de la ciudadanía, lo más lógico es estar juntos. 

Arnaldo Otegi sería el mejor lehendakari. Va a poder mostrar su liderazgo político en su plenitud en esta etapa política por la que él ha peleado tanto para que pudiera crearse

¿Por qué está en la cárcel Arnaldo Otegi? El fallo de Estrasburgo daba un pequeño varapalo a la Audiencia Nacional pero le deja en prisión.

Está en la cárcel por un impulso claramente político del Gobierno del PSOE y ha seguido en la cárcel por venganza porque en Euskal Herria y me atrevería a decir que fuera todo el mundo reconoce que al margen de toda su trayectoria política se ha distinguido, sobre todo en los últimos tiempos,  por su apuesta por la paz y su compromiso con el escenario que estamos viviendo hoy. Otegi es una referencia política que traspasa los límites de la izquierda abertzale. Se le considera un actor político a favor de la paz y creo que es uno de los líderes políticos fundamentales de este país.

¿Están preparándole el camino para que sea candidato a lehendakari en los próximos comicios vascos? ¿Estaría él dispuesto?

Será la militancia y los simpatizantes de EH Bildu quienes tendrán que decirlo. Sería el mejor lehendakari. Arnaldo Otegi va a poder mostrar su liderazgo político en su plenitud en esta etapa política por la que él ha peleado tanto para que pudiera crearse.  Ha sido un gran líder político, la gran referencia de la izquierda abertzale desde Lizarra-Garazi y las referencias políticas no suelen ser tan longevas. A partir de ahora, él va a poder demostrar esa capacidad de liderazgo en toda su plenitud precisamente en el tiempo político que él ha contribuido a crear. Me gustaría que fuera el primer lehendakari del primer Estado vasco. Pero si antes me tengo que conformar con que sea el lehendakari  de la comunidad autónoma vasca, me conformaré con ello.

¿Y estaría el proceso de paz, las secuelas de la violencia cerradas para entonces?

No quiero ser frívolo ni situar en el carril electoral cuestiones que quizá pueden necesitar más tiempo. No lo sé. Por supuesto que me gustaría que cuanto antes todo aquello que queda del ciclo viejo se pueda cerrar para que el nuevo ciclo emerja con toda su potencialidad.  Yo creo que la propia sociedad vasca tiene todo que ganar en ese nuevo ciclo político y por eso mismo, nosotros somos los primeros interesados  y que Arnaldo Otegi lidere esa etapa puede ser una manera de cerrarlo bien. 

Lo que inmediatamente sorprende de Hasier Arraiz (Vitoria-Gasteiz, 1975) es que rompe con la imagen más abrupta y conocida de dirigente abertzale. Es afable en la distancia corta y se muestra dispuesto a hablar de todo. Solo deja entrever cierta inquietud ante la posibilidad de que la entrevista sea...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí