1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Vivos de milagro

2015: soviets, fango y Gatopardo78

Miguel Mora 12/12/2015

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El año político más intenso de las últimas décadas se acerca a la meta. Por capricho de Mariano Rajoy, el segundo peor presidente de la democracia (el peor fue, sin duda, aquel ménage a trois entre Aznar, Bush y Rato), las generales más importantes desde 1977 se van a celebrar en una fecha estrambótica, el 20 de diciembre. Millones de ciudadanos empezarán sus vacaciones un día antes, algunos con la extra en el banco (nacional o suizo); otros muchos votarán (o no) sin paga ni alegría, pensando en cómo salir de la exclusión generada por lustros de Marca España: capitalismo de amigotes, burbujas y mala política, coronados en el último quinquenio sadomaso con la estocada del austericidio en todo lo alto de la Constitución.

Fuera del país, cerca de 1,7 millones de emigrantes y exiliados no podrán votar aunque quieran, gracias al pucherazo en diferido perpetrado en 2011 por el PSOE con la ayuda del PP y otros grupos nacionalistas menores. La Ley orgánica que regula el sufragio extranjero convirtió un derecho fundamental en una trampa que ha resultado imposible de superar para el 95% de los expatriados. Apenas 110.000 personas entre los 1,88 millones de residentes ausentes han logrado la hazaña de solicitar el voto para las primeras generales del post-bipartidismo. Y una parte de estos tampoco conseguirá votar. Así se las gasta con la democracia el sistema de partidos nacido en 1978, aquel sueño de justicia, igualdad y libertad que degeneró en régimen neoliberal de partido cuasi único, débil con los poderosos y fuerte con los débiles. 

Como solía decir ese gran cómico llamado Berlusconi, no se puede pedir a los pavos que adelanten la Navidad. Pero la primera premisa de la cita con la “nueva política” es esa tara de legitimidad democrática. Los partidos que alternan en el poder desde hace 37 años no han querido resolver –intuyendo quizá que medio millón de votos pueden decidir la partida, confiando en que el clientelismo o el miedo bastarán para ganar aunque sea por la mínima-- esa situación impropia de una democracia avanzada.

Ya ni sorprende que los grandes medios hablen tan poco del voto rogado / robado. Pero es como si, de repente, a todos los censados en Barcelona se les impidiera ejercer el sufragio el 20-D. Cabe imaginar qué habría dicho la prensa venezolana que tiene hoy su sede en España si Maduro hubiera cometido semejante fraude.

Una segunda carencia es, precisamente, el papel que han jugado los medios públicos y concertados desde que, allá por enero de 2014, naciera en el Teatro del Barrio de Madrid ese partido bolchevique llamado Podemos.

El único agente político nuevo, surgido de las plazas del 15-M y de la disgregación de Izquierda Unida, ha sido tratado por la mayoría de la prensa nacional como el Atleti de Madrid cuando juega la Champions contra el Madrid: como un equipo extranjero, poco fiable, peligroso para el statu quo.

Ese desprecio resulta incluso lógico –-a la Generación del 78 siempre le costó avalar cualquier experimento que no fuera idea suya—, pero también intrigante, porque Podemos, pese a sus candores y excesos doctrinarios y tácticos, no parece ese submarino nuclear bolivariano que tantos han tratado de pintar, sino más bien la destilación institucional y sin recursos económicos del 15-M, quizá el movimiento ciudadano más necesario y rompedor que ha vivido Europa desde Mayo del 68.

Pese a su bisoñez, Podemos ha logrado resistir el odio y las infamias de la caverna y de la maquinaria mediática controlada por la élite financiera, y llega a la recta final con posibilidades de ser la tercera fuerza, según estiman las encuestas --aunque la inconsistencia de los otros aspirantes y la volatilidad inducen a pensar que casi cualquier resultado es posible.

Con un programa económico de corte socialdemócrata clásico y un mensaje de cambio algo menos radical del apuntado hace unos meses –-el proceso constituyente se cayó del cartel—, el partido liderado por Pablo Iglesias ha tratado de mantenerse fiel al espíritu transversal y al "sentido común" de las manifestaciones de 2011: más democracia participativa, lucha contra la corrupción, blindaje de los derechos sociales, plurinacionalidad.  

Tal vez antes de ir a votar convenga fijarse un poco más en nuestro entorno cercano y menos en Venezuela, para poder comparar sin confundir: el supuesto populismo de Podemos no es, ni de lejos, parecido al del Frente Nacional o al del Movimiento 5 Estrellas. En su ADN no hay asomo de xenofobia o demagogia a lo Marine Le Pen, ni apelación alguna a la vacua antipolítica de Beppe Grillo.

Y quizá convenga recordar lo que fue el 15-M: millones de jóvenes sin presente ni futuro se sumaron a millones de ciudadanos expulsados del sistema por las contrarreformas de Merkel, Zapatero y Rajoy, y reclamaron un cambio radical a una clase política demasiado promiscua con la oligarquía empresarial. Las protestas no atentaban contra el sistema democrático (al revés), ni llamaban a la revolución o a la violencia. Simplemente afirmaban que los partidos tradicionales ya no les representaban, y exigían el regreso a un modelo social y económico más igualitario y decente.

Sigue pareciendo raro que un programa tan sencillo y asumible provocara tremenda escandalera... Pero la reacción de las élites a esas exigencias de apertura, participación y transparencia fue el pánico. La agitación callejera, los escraches y las tomas simbólicas de los Parlamentos fueron durísimamente reprimidos, primero a palos, un tiempo después con la impresentable Ley Mordaza. 

Nada más nacer, Podemos se convirtió también en la mayor amenaza para el sistema bancario, político y mediático, no solo español, también europeo. El golpe de Estado de Berlín y Bruselas contra el Gobierno de Alexis Tsipras, adobado con una puesta en escena siniestra y defendido mediante una campaña de manipulación masiva en la que participaron insignes economistas y politólogos, fue, sobre todo, una advertencia del bloque neoliberal europeo a las encuestas que situaban a Podemos como primera fuerza española. No hay alternativa. Voten lo que quieran, nosotros seguiremos haciendo lo de siempre. Viva el pensamiento único. 

Mientras tanto, en casa, los medios de la banca y del IBEX, rendidos al capitalismo depredador que aspira a abolir hasta el derecho al pataleo, represaliaban a los periodistas incómodos (11.000 despidos en tres años, y un 50% de desempleo en 2014), y lanzaban a sus sabuesos contra el nuevo partido-movimiento.

De una parte, acosando a sus líderes (todavía civiles sin cargos institucionales) con puras falsedades o magnificando hechos antes considerados irrelevantes –la máquina del fango--; de otra, etiquetando al nuevo proyecto político –-aún en construcción— como totalitario, filoetarra, fascista, comunista.

La barrera anti-Podemos (y ya de paso, también anti-PSOE) se amplió luego con otro recurso clásico: cuanto peor mejor, y España se rompe. Las derechas integristas de Madrid y Barcelona, dueñas del orden bipolar económico, mediático y futbolero nacional, forjaron un pacto ideológico / electoralista y lo disfrazaron de confrontación institucional irresoluble, aprovechando primero el malestar de una parte de la sociedad catalana con los recortes, y elevando poco a poco el tono del conflicto para construir la mejor (y más irresponsable) maniobra de distracción que ha inventado el hombre blanco peninsular: el Gibraltar catalán.

Aunque el CIS revelaba mes a mes que el nacionalismo era la preocupación número 16 de los españoles, los medios públicos y concertados, todos a una, solo tenían ojos para el soberanismo Kumbayá (Alfons López Tena) y el españolismo mariano, gallego y taimado. Declaración histórica de Mas. Rajoy manda a la Fiscalía Motorizada. Kumbayá convoca un referéndum de cartón. Mariano recurre al TC. Mas es un héroe. Rajoy un estadista. Rivera el garante de la unidad de España. Bla, bla, bla.

Caspa. / La Voz del Sur. 

Al reducir el debate a un único asunto interior e imponer el disco rayado de los banderazos, la derecha sabía bien que iba a quedar poco espacio para la política de verdad, es decir para trazar el indispensable balance de las decisiones y omisiones que afectan directamente a la calidad de vida y al futuro de todos.

Ahí va una enumeración incompleta del penúltimo milagro Marca España (se recomienda a los menores y los asmáticos que salten al siguiente párrafo): el artículo 135; la emigración masiva de jóvenes y el voto rogado; el paro juvenil más alto de Europa; el crecimiento de la desigualdad más elevado de la OCDE; la abolición del Estatuto de los Trabajadores y la negociación colectiva; el suicidio de los sindicatos; la inopia de los reguladores y la inacción de los jueces ante los desmanes de partidos, constructores, bancos y cajas; las concesiones millonarias a los colegios concertados y otros feudos ultracatólicos; el incumplimiento doloso de la ley de dependencia; la sepultura de la ley de memoria histórica; el despilfarro de miles de millones de euros (200.000 anuales, según un informe de UPyD); las decenas de miles de desahucios sin vivienda alternativa ni dación en pago; la privatización de hospitales y otros servicios médicos; las tramas de saqueo sistemático y clientelar montadas por partidos e instituciones financieras, locales y autonómicas (Púnica, Gürtel, Pujol e hijos, ERES, Preferentes, Caixa Catalana, Bankia, Rato, Valencia, Palma Arena, Nóos, Murcia, Ciudad de la Justicia…); el obsceno aumento de la población en riesgo de pobreza (más de un tercio a finales de 2014), la generalización del empleo esclavista, precario o basura (95% de los nuevos contratos), las colas en Cáritas y los bancos de alimentos; en fin, la ruptura del pacto social del 78 y el desmantelamiento del colchón de seguridad.

Pese al ninguneo mediático a muchos de estos asuntos, las autonómicas y municipales de mayo confirmaron que no hay políticos más ineptos que los que se creen las trampas y mentiras que cuentan sus gabinetes de prensa. 

El 15-M y las mareas ciudadanas tomaron el poder en las principales ciudades del país sin que Podemos diera del todo la cara. Fue un 24 de mayo memorable: la primera vez que un movimiento municipalista conquistaba Madrid, Valencia, Barcelona, Cádiz, Zaragoza, A Coruña. La primera vez desde 1982 que la gente salía en masa a las calles a festejar la llegada al poder de sus cargos electos. Y la primera que unos candidatos alejados de la política profesional (una jueza, una activista antidesahucios, un profesor de universidad, un comparsista carnavalero) cogían el bastón de mando.

Quina hostia, tú.

Por supuesto, la trituradora del Ilmo. Colegio de Tertulianos (Guillem Martínez) y los medios púnicos no dieron un segundo de tregua a esa “basura” (Inda) que osaba desalojar del poder a los encargados desde 25 años atrás de repartir el botín público entre los amigos. La cacería del nonato concejal Zapata por unos tuits bocazas de 2011 copó las primeras páginas y los telediarios, reduciendo el análisis de un fenómeno político inédito (¡los Soviets!) a la categoría de reyerta sálvame. Recuerden de nuevo a Inda, ese rabino de la concordia, mostrando fotos de Auschwitz en riguroso directo.

Ahí se vio que el blindaje del sistema ante el recambio político tenía menos cemento que yeso, que el desgaste era mayor de lo previsto. De forma que tuvo que acudir el Séptimo de Caballería de Ciudadanos al rescate: el flamante campeón anticorrupción salvó los muebles bipartidistas en Andalucía y Madrid, dos turbinas clientelares capaces de mirar de tú a tú al mismísimo Toni Soprano.

En realidad, la Operación Ciudadanos llevaba siendo cuidadosamente preparada por los poderes en la sombra desde dos años antes, como recuerdan los colaboradores de CTXT Pep Campabadal y Francesc Miralles en su reciente libro De Ciutadans a Ciudadanos: la otra cara del neoliberalismo (Akal), del que este medio publica hoy un adelanto

El 28 de mayo de 2013, dos pesos pesados del PPSOE, Eduardo Zaplana y José Bono, los más hábiles muñidores del bipartidismo, escoltaron en el emblemático Club Siglo XXI (el mismo en el que Fraga presentó a Carrillo) el debut madrileño de Albert Rivera, al que ambos saludaron como “paladín de la lucha contra el tsunami independentista catalán”.

Bono y Zaplana, indemnes pese a todo lo vivido y lo muñido, son los impulsores de la Fundación España Constitucional, que mezcla a exministros de varias sensibilidades y a directivos de Telefónica, Iberdrola, Gas Natural, Endesa, Prisa, Aldeasa, Everis o Deutsche Bank, en “la defensa de los valores constitucionales y de la Corona”.

Aquel día, el líder emergente pidió a los empresarios que se mojaran en política. Los bancos y los florentinos, que lo saben todo, sabían que lo de Bárcenas, Chaves, Pujol y el rey Juan Carlos tenía mala solución, y debieron ver en Rivera un buen pagaré a futuro. “Le conocí en el año 12 o 13, y me pareció un chico muy fresco y muy preparado”, me confesó hace unos meses lleno de fervor un banquero vasco afincado en la capital.

La ruta que iba convertir a Rivera en muleta del régimen y antídoto atildado de Pablo Iglesias arrancó cinco meses después, el 17 de octubre de 2013, cuando el extrabajador excedente de La Caixa volvió a Madrid y lanzó la Plataforma Movimiento Ciudadano para dar el salto a la política estatal.

Ciudadanos no era exactamente nuevo. La cosa consistía en que pareciera lo más nuevo posible, y algo más presentable e integrador de lo que era en realidad. El pasado de Rivera estaba hecho de mítines en L'Hospitalet, de manifestaciones el Día de la Hispanidad en Plaza Catalunya, y de una aventura muy turbia en las europeas de 2009, financiada por el millonario irlandés Declan Ganley y por Miguel Durán, exdirigente de la ONCE y abogado del número dos de la Gürtel, Pablo Crespo.

El gran problema del régimen era que la ciudadanía negaba terca, una y otra vez, el deseo poco secreto del viejo PSOE y de una parte del PP: la Gran Coalición llamada a salvar los muebles de la Transición solo era aceptada por un 5% de los electores. 

Para disgusto de Felipe González, frenar a los chavistas iba a requerir más madera, una tercera pata que sostuviese la desvencijada mesa sistémica. Ya que no podemos formar un bipartito como los alemanes, acabemos con UPyD, que dan mucha lata, y hagamos un tripartito sin que se note mucho.

Los avalistas tardaron en fiarse del líder sensato. Pero llegado el momento de la verdad, se volcaron. CTXT descubrió hace unas semanas que las finanzas de C’s mejoraron tanto y tan rápido tras las europeas de 2014 que el partido del 10 en transparencia aún no ha podido justificar 850.000 euros de origen privado, dentro de un presupuesto total de tres millones de euros. El número tres, José Manuel Villegas, despachó así el asunto: “Es que solo tenemos dos personas en contabilidad”.

En las catalanas, Rivera se aupó al segundo puesto, al ritmo danés de “yo soy español”, y se consagró como alternativa multiusos. La Operación Converse (copyright, Gerardo Tecé) empezaba a cuajar, salvo por las cuentas y las purgas, realizadas a discreción por todo el país, discretamente silenciadas por la prensa oficialista.

Hoy, ante el abrasamiento de lo que queda de Mariano Rajoy y la debilidad de Pedro Sánchez, Rivera es la gran esperanza blanca, el Señor Lobo de esta tarantiniana Segunda Transición: portavoz del capitalismo voraz, freno de la izquierda radical, pulmón artificial del bipartidismo, Gatopardo del 78ismo.

Y así estamos. A una semana del voto, soñar es gratis. Lo único que parece claro es que, gane quien gane, será por poco margen y tendrá que navegar a vista, transando con esa santa alianza financiera, mediática y política que no tolera que un partido joven y de izquierdas le cante las verdades del barquero y que en cambio parece sentirse cómoda en la ciénaga de la corrupción, la desigualdad, la manipulación, las puertas giratorias y la impunidad de los evasores y delincuentes económicos.

Lo cierto es que el sistema nacido en 1978 ha llegado a 2015 lleno de fango hasta las orejas, herido, desprestigiado y muy asustado, sujeto con alfileres prestados. Su drama es que no tiene más proyecto para el país que el de garantizar su propia supervivencia. Pero la democracia demediada no necesita una regeneración, un lifting o una capa de maquillaje naranja a lo Berlusconi, sino un reseteo a fondo. Un cambio radical y profundo. 

Para que vuelvan la esperanza, la igualdad y la justicia es preciso que gane la izquierda y que los principales responsables del atropello a las instituciones pierdan las elecciones y se renueven desde la base.

Las instituciones democráticas son demasiado valiosas como para dejarlas en manos de quienes no solo no han sabido cuidarlas y hacerlas más sólidas sino que se han permitido el lujo de utilizarlas en beneficio propio, retorcerlas y despojarlas de sentido, anulando todos los reguladores y contrapesos independientes, concentrando el poder en cada vez menos manos, y condenando a una generación (o más probablemente, a dos) a pagar la inmensa deuda (económica y ética) generada por sus errores, tropelías y delitos. Con el aval y la inestimable colaboración de unos votantes que demasiadas veces prefirieron mirar hacia otro lado.

Disculpas por la sábana y feliz navidad a tod@s. Pavos incluidos. 

 

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dolmen

    http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/podemos-y-el-capitalismo-del-futuro-i.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/podemos-y-el-capitalismo-del-futuro-ii.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/podemos-y-el-capitalismo-del-futuro-iii.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/podemos-y-el-capitalismo-del-futuro-iv.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/podemos-y-el-capitalismo-del-futuro-y-v.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/psoe-e-iu-los-aliados-de-podemos.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/psoe-e-iu-los-aliados-de-podemos_14.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/psoe-e-iu-los-aliados-de-podemos_15.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/07/psoe-e-iu-los-aliados-de-podemos_16.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/10/vidas-paralelas-evo-morales-y-pablo.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/10/vidas-paralelas-evo-morales-y-pablo_23.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/10/vidas-paralelas-evo-morales-y-pablo_24.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/10/vidas-paralelas-evo-morales-y-pablo_25.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2014/10/vidas-paralelas-evo-morales-y-pablo_27.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/05/han-pasado-cuatro-anos-nostalgia-y.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/05/podemos-el-lacayo-de-los-ricos-1.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/05/podemos-el-lacayo-de-los-ricos-2.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/05/podemos-el-lacayo-de-los-ricos-y-3.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/07/podemos-no-no-podemos-notas-sobre-grecia.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/10/a-los-40-anos-de-la-muerte-de-franco.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/10/la-cup-o-el-anticapitalismo-al-servicio.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/11/a-los-40-anos-de-la-muerte-de-franco-la.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/11/podemos-el-partido-del-ejercito-del.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/11/6-de-diciembre-de-2015-el-no-la.html http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/12/elecciones-20-d-la-lucha-esta-en-la.html

    Hace 5 años 3 meses

  2. Mauricio

    El autor suelta que Podemos cuenta "Con un programa económico de corte socialdemócrata clásico" y uno en lo comentarios suelta que "No hay espacio para una alternativa socialdemócrata clásica.". A ver si os ponéis de acuerdo... Lo que denota es que ni autor ni comentarista entienden muy bien de qué va Podemos... o no les da la gana entenderlo, claro.

    Hace 5 años 4 meses

  3. todomorao

    Excelente repaso. Gracias, MoraOh!!!!!!!

    Hace 5 años 4 meses

  4. Pablito

    Pues que vivan los Soviets.

    Hace 5 años 4 meses

  5. Diego

    En líneas generales estoy de acuerdo con el artículo. No obstante, entre los contenidos sale a relucir un clásico: la contraposición izquierda/derecha como herramienta discursiva de cambio político y social. El poder político, económico y financiero se encuentra excesivamente cómodo en un contexto actual en el que el espectro ideológico se encuentra manifiestamente desplazado hacia la derecha y donde la izquierda clásica no entiende que la realidad es la que es y no la que uno quiere que sea. Esto no lo digo yo, son los resultados electorales de después del 78 y las consecuencias derivadas de los mismos los que lo evidencian. Tampoco estoy de acuerdo con otra máxima de la izquierda clásica: sólo desde la calle se hace democracia. En mi opinión, este pensamiento es catastrófico. Desde las instituciones políticas se crea y se destruye sociedad civil. Esto tampoco lo digo yo, a los hechos me remito: por un lado, hemos vivido recientemente la pérdida de derechos sociales de forma sistemática que van de la mano de la corrupción legal e ilegal institucional; por lo contrario, desde las elecciones municipales hemos visto como esto ha empezado a cambiar en algunas ciudades con la aplicación de la voluntad política desde las instituciones (vivo en A Coruña y lo veo de cerca). A mi me gustaría que la realidad fuera de otra manera pero como pensaba Lenin lo fundamental es intervenir con los instrumentos que disponemos en la realidad que tenemos.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Gonzalo

    Fantástica la crítica al bipartidismo caduco PP-PSOE, pero la alabanza fácil a Podemos, cuando ellos mismos han traicionado el espíritu del 15M y a los que les votamos pensando que iban a ser un verdadero revulsivo de izquierda, es muy exagerada.

    Hace 5 años 4 meses

  7. Fer

    Me gustaría saber qué pensaría el señor Mora si el programa del PSOE o de cualquier otro partido diese los bandazos que dio el de Podemos (que presentaron un programa electoral del que se desdijeron en dos meses) y que a fecha de hoy, no sabemos qué van a defender en el Parlamento cuando lleguen. Además hay otro punto muy curioso; el señor Mora pone a Ciudadanos de vuelta y media porque sostiene al PSOE en Andalucía y al PP en Madrid ¿me quiere decir que el apoyo de Podemos en Aragón o en Castilla La Mancha al PSOE son ejemplos de no sostener al bipartidismo?

    Hace 5 años 4 meses

  8. Beatriz

    Bravo, Miguel Mora!!!

    Hace 5 años 4 meses

  9. Ángel

    La crítica al sistema y al PPSOE magnífica, la defensa de Podemos floja, porque la transversalidad es oportunismo electoral y la democracia no se consigue en el Parlamento. El mundo ha cambiado, está cambiando, a peor, y no se deben crear ilusiones basadas únicamente y principalmente en el voto. Hay que organizar la resistencia y saber que los de enfrente son muchos y poderosos, no solo la oligarquía y los amiguetes, el capitalismo tiene base social. La combinación del poder es represión e ideología. Pero falta otra ideología. Ese es el punto débil de la izquierda. No hay espacio para una alternativa socialdemócrata clásica. Ese es el gran error de los de Podemos que se consideran de izquierdas.

    Hace 5 años 4 meses

  10. pedripol

    Para enmarcar.

    Hace 5 años 4 meses

  11. libro de Pau Ribas secretos del franquismo

    le recomendamos la lectura del libro del periodista y escritor de la vanguardia Pau Ribas "secretos del franquismo.."" informa y describe como se acordo la transicion politica española ...y el por que..... gana siempre el ppsoe

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí