1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Felipe, Sánchez y el chavismo

El expresidente del Gobierno ha irrumpido en la campaña electoral citando a Venezuela y socorriendo a Pedro Sánchez

Javier Valenzuela 12/12/2015

<p>Felipe González en una foto de archivo de 2014.</p>

Felipe González en una foto de archivo de 2014.

Wikipedia.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Felipe González ha irrumpido en la campaña electoral del 20-D citando, cómo no, a Venezuela, su obsesión de los últimos tiempos. No es que dijera nada nuevo –ya sabíamos que algunos fundadores de Podemos efectuaron trabajos de asesoramiento para el chavismo--, pero quiso así vengarse de Pablo Iglesias por haber recordado en el debate televisivo de Antena 3 la pertenencia del expresidente al consejo de administración de Gas Natural (cuatro años y medio, 566.000 euros). De paso, Felipe voló en socorro de un Pedro Sánchez en dificultades, tal y como lo hizo simultáneamente su amigo Juan Luis Cebrián en un pintoresco editorial de El País.

Tal vez el episodio no tenga demasiada influencia electoral. Si lo traigo a colación es porque confirma, como observó Rosa María Artal en Twitter, lo mal que está envejeciendo Felipe González. Envejecer físicamente es inevitable –a mí lleva pasándome un tiempo y me temo que la cosa sólo puede ir a peor--; envejecer ideológica y moralmente puede resultar patético si, como es el caso de Felipe González, uno pretende seguir yendo de progresista. Nada está escrito en las estrellas; ni tan siquiera que es ineluctable que un sexagenario, un septuagenario, un octogenario o un nonagenario se convierta en un Abuelo Cebolleta gruñón y conservador.  El arte de envejecer bien, decía Nietzsche, es recuperar la frescura de los juegos infantiles. Ahí están los ejemplos de los fallecidos Stéphane Hessel y José Luis Sampedro, líderes espirituales de los jóvenes indignados; ahí sigue estando Juan Goytisolo, el rebelde de Marrakech, y que Alá o quien sea nos lo conserve muchos años.

Me temo que a este artículo le ha llegado la hora de lo que Miguel Ángel Aguilar llamaría los “gritos de rigor”.  Sí, proclamo en voz alta, la Transición Democrática y la Constitución de 1978 estuvieron bastante bien para cómo estaban las cosas en aquel entonces. Pero permítanme añadir que no creo que sea denigrarlas constatar que se hicieron con una determinada correlación de fuerzas y hace cuatro décadas, cuando existía el Telón de Acero pero no Internet y la mayoría de los españoles de hoy llevaba pañales o no había nacido. Me parece más bien que el verdadero respeto al espíritu de aquellos tiempos es reconocer que esta España es manifiestamente mejorable en lo político, lo institucional y lo socioeconómico, y que, como diría Thomas Jefferson, la mayor arrogancia de una generación es pretender que las siguientes no pueden mejorar su obra.

Prosigo con los gritos de rigor. Certifico para los que no lo vivieron que los gobiernos de Felipe González le dieron un estupendo repaso a la España heredada del franquismo, nos metieron en Europa y fueron positivos para la gran mayoría de la gente hasta, más o menos, 1992. Pero, francamente, no veo que ese reconocimiento sea contradictorio con recordar que terminaron mal, con los GAL, la corrupción y el triunfo de lo que entonces no se llamaba Capitalismo de Amiguetes sino Beautiful People. No sé ustedes, pero servidor no es de los de adhesiones incondicionales, inquebrantables, eternas. Fundamentalismos, ni en pintura.

A bastantes progresistas nos gustó que el mejor Zapatero –el de la primera legislatura, el de la respuesta inteligente y eficaz al 11-M, la retirada de las tropas de Irak, el matrimonio gay, la defensa de los derechos de las mujeres, la corrección de algunas injusticias sociales y el intento de conseguir un final más rápido de ETA y un mejor acomodo de Cataluña-- no fuera un hooligan del felipismo. Zapatero lo pagó con la hostilidad de la Vieja Guardia socialista y de la cúpula de El País, pero, aun así, obtuvo en dos ocasiones consecutivas --2004 y 2008-- 11 millones de votos. ¿Saben qué? Si yo fuera militante del PSOE, que ni lo soy ni lo he sido, me fijaría más en ese antecedente que en el de la entronización de Rubalcaba en 2011. Rubalcaba se hizo con el PSOE por la debilidad de un Zapatero crepuscular, la presión del felipismo y el apoyo de aparatchiks temerosos de perder su estatus.

Intuyo que el PSOE de Pedro Sánchez está pagando el coste de la desconfianza e incluso el rencor que provocaron las políticas del Zapatero terminal entre millones de electores progresistas; unos sentimientos agravados por el maniobrerismo y el acatamiento a la razón de Estado de su último vicepresidente y su sucesor al frente del PSOE. Este partido, no es ningún secreto, tiene un serio problema de credibilidad. Y sospecho que el PSOE de Pedro Sánchez también abona el precio de no haberse refundado por tierra, mar y aire tras la triste experiencia de Rubalcaba. Sánchez se sintió feliz cuando el felipismo le dio el abrazo del oso; quizá hubiera hecho mejor sintonizando con el espíritu del 15-M, convirtiéndose inequívocamente en el referente socialdemócrata de una Nueva Transición.

Vuelvo a Felipe González. Jamás me gustó el chavismo, pero me parece un disparate decir, como hace el expresidente, que es más dictatorial que los regímenes de Franco y Pinochet. Sé que algunos fundadores de Podemos colaboraron con la Venezuela de Chávez, pero me cuesta encontrar en el programa de esta formación la propuesta de una España bolivariana; lo veo, más bien, socialdemócrata a la europea, a lo, digamos, Olof Palme. Y, sobre todo, me resulta difícil concederle autoridad en esta materia a un señor que lleva años trabajando como conseguidor de grandes empresas españolas, de Carlos Slim y puede que otros magnates latinoamericanos, del reino de Marruecos y quizá alguna monarquía del Golfo. Si Felipe quiere ocupar su vejez –e, imagino, dorarla económicamente-- con esas actividades, allá él. Está en su derecho, pero creo sinceramente que debería ser más discreto.

Termino. Lo de Venezuela no tiene buena pinta, ciertamente, pero hay sitios peores en el mundo –a mí, por ejemplo, me parece más grave la influencia ideológica y financiera de Arabia Saudí en el ascenso del islamismo y hasta el yihadismo--. En todo caso, aquí y ahora, en vísperas del 20-D, confieso que me preocupan más los problemas domésticos: la corrupción y el paro, los bajos salarios de los jóvenes y el incierto futuro de las pensiones, los desahucios y el empobrecimiento de la mayoría, el retroceso de las libertades y los derechos, el agotamiento del sistema de 1978, cosas así. Felipe podría ser un sabio a lo Mandela si expresara empatía con los sufrimientos de tantos españoles y, desde su experiencia, sugiriera fórmulas para ir solucionando algunas de esas lacras. Quizá me haya perdido algo, pero la impresión que tengo es que no va por ahí.

Felipe González ha irrumpido en la campaña electoral del 20-D citando, cómo no, a Venezuela, su obsesión de los últimos tiempos. No es que dijera nada nuevo –ya sabíamos que algunos fundadores de Podemos efectuaron trabajos de asesoramiento para el chavismo--, pero quiso así vengarse de Pablo Iglesias por haber...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Valenzuela

Hijo y ahijado de periodistas, se crió en un diario granadino sito en la calle Oficios. Empezó a publicar en Ajoblanco y Diario de Valencia. Trabajó en El País durante 30 años, como corresponsal en Beirut, Rabat, París y Washington, director adjunto y otras cosas. Fue director General de Comunicación Internacional entre 2004 y 2006. Fundó la revista tintaLibre. Doce libros publicados: tres novelas negras y nueve obras periodísticas. Su cura de humildad es releer “¡Noticia bomba!”, de Evelyn Waugh.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pol E. Mista

    Yo que tanto te admire, hoy te veo convertido en la concubina de slim.

    Hace 5 años 10 meses

  2. Menina

    Pedro Sánchez, neoliberalismo feroz. Felipe, asesino... ¿¿?? Cómo están las cabezas...

    Hace 5 años 10 meses

  3. manuel zapata garcia

    Enhorabuena Javier por este excelente articulo que pone los puntos sobre las ies

    Hace 5 años 10 meses

  4. Amazigh

    ¡¡¡Dios mío!!! Nada explica mejor la España actual que el comentario de Felipe Gavilán. Gracias por exponer lo que otros intuimos...

    Hace 5 años 10 meses

  5. Felipe Gavilan

    Me mentiste en Copenhagen Felipe Gonzalez, estas fueron tus palabras: "compañero, hemos heredado una Justicia decimonona y eso no se arregla en dos días, te prometo que voy a hacer todo lo posible por mejorarla, han pasado 29 años y mira como esta la Justicia, bueno yo tampoco te he votado. Así estamos empatados, pero que me engañaste y lo sabes........

    Hace 5 años 10 meses

  6. Marcelo

    Por el amor de dios, que Felipe González fue aquel que iba a crear 800.000 puestos de trabajo, que desmanteló casi por completo el tejido industrial del país -la eufemísticamente llamada "reconversión"- para darle el gusto a sus socios europeos y entrar por todo lo alto en la CEE para hacer de España el país de camareros y hosteleros que ha acabado siendo. Que Pedro Sánchez no tiene nada que ver con la socialdemocracia y sí con el neoliberalismo más feroz. ¿A quién pretendéis engañar a estas alturas?

    Hace 5 años 10 meses

  7. Idea

    ¡¡¡ £€lipe traidor !!! ¡¡¡ FUERA POLÍTICOS CORRUPTOS Y ASESINOS !!!

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí