1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

El futuro de los acuerdos con la Santa Sede: un debate abierto

Mientras unos anuncian su modificación (UPyD) o revisión (Ciudadanos), otros proponen su anulación (IU) o denuncia (PSOE y Podemos), pero en todos los casos es una cuestión compleja que obliga a la prudencia y el consenso

JOSÉ MARÍA CONTRERAS Mazarío 12/12/2015

<p>Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano.</p>

Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano.

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1.- Hablar en España de los Acuerdos con la Santa es hablar de una cuestión debatida y debatible, tanto por lo que se refiere a las materias en ellos tratados como a la continuidad de su vigencia. Las elecciones generales del próximo 20 de diciembre han hecho reaparecer el tema y las posiciones de los distintos partidos políticos que concurren a las mismas, recogidas en sus respectivos programas (con excepción del Partido Popular, que no dice nada al respecto), se han incorporado al debate de la campaña electoral y su continuidad está puesta en duda. Así, mientras unos anuncian su modificación (UPyD), o bien su revisión (Ciudadanos), otros proponen su anulación (IU) e, incluso, su denuncia (PSOE y Podemos); y todos lo hacen sobre la base de acomodarlos al modelo constitucional en materia religiosa, que no sería otro que el de un Estado laico. Sin embargo, lo que resulta curioso es que el prototipo de Estado laico al que la mayoría desea asemejarse, sobre todo los partidos de izquierdas, no es otro que el francés, olvidando --primero-- que el modelo francés se aproxima más al laicismo que a la laicidad consagrada en nuestra Constitución (Art. 16.3 CE), y --segundo-- que la “muy laica” Francia, aunque solo sea para Alsacia y Lorena, tiene EN VIGOR un Concordato con la Santa Sede, que data de 1801. En todo caso, dichos Acuerdos son criticados por múltiples motivos, entre los que cabe destacar la afirmación de que resultan una reminiscencia del pasado y una continuidad del poder y de los privilegios de la Iglesia católica en la España actual o la de que constituyen un factor de desigualdad respecto de otras iglesias o confesiones religiosas así como respecto de otras creencias. Por todo ello, desde ámbitos ideológicos muy diferentes, se alza la voz solicitando su denuncia o, al menos, su revisión. No cabe duda, por tanto, de que se trata de una cuestión que, a juicio de la mayoría de los partidos políticos, requiere una respuesta en la próxima legislatura, cuyo contenido dependerá de los resultados electorales.  

No obstante, para adoptar dicha respuesta –de fuerte calado ideológico-- el futuro Gobierno y las Cortes Generales salidas de las urnas habrán de tener en cuenta igualmente otros elementos de carácter técnico cuyo significado no es menor. Las opciones sobre cuál sea el futuro de los Acuerdos con la Santa Sede son múltiples y, para tomar una decisión que tendrá consecuencias (jurídicas y políticas) tras su adopción, conviene clarificar algunos conceptos sobre los que se proyecta de forma constante una nebulosa que, lejos de beneficiar a la solución del problema, la complica sobremanera.

¿Qué entendemos como “Acuerdos con la Santa Sede”? Con dicha expresión se hace referencia a un conjunto de convenios, todos ellos tratados internacionales, adoptados en  distintas fechas, que han de contemplarse cada uno de ellos de manera aislada e independiente, lo que les aleja de lo que tradicionalmente se ha denominado “Concordato”. En la actualidad, hay en vigor siete Acuerdos (entre los que no está el Concordato de 1953) entre el Estado español y la Santa Sede, a saber: el Convenio sobre reconocimiento, a efectos civiles, de estudios no eclesiásticos, realizados en Universidades de la Iglesia, de 5 de abril de 1962; el Acuerdo relativo a la renuncia de los privilegios de fuero y nombramiento de cargos eclesiásticos, de 19 de agosto de 1976; los cuatro Acuerdos, de 3 de enero de 1979, sobre Asuntos Jurídicos (AAJ), Enseñanza y Asuntos Culturales (AEAC), Asistencia Religiosa a las Fuerzas Armadas y Servicio Militar de Clérigos y Religiosos (AAR) y sobre Asuntos Económicos (AAE), y el Acuerdo sobre Asuntos de interés común en Tierra Santa, de 21 de diciembre de 1994.

2.- En cuanto a las propuestas realizadas, se trata de cuatro soluciones distintas que se concretan en las siguientes fórmulas: enmienda parcial de los Acuerdos, modificación total de los acuerdos que serían sustituidos por nuevos tratados, denuncia de los Acuerdos sin que sean sustituidos por otros y declaración de nulidad de los Acuerdos. Cada una de ellas responde a distintas características y producirá diferentes efectos jurídico-políticos, incluido el modelo de relación de España con la Santa Sede y, por tanto, con la Iglesia católica.

En la práctica, las dos primeras opciones responden a un mismo modelo y responden a una misma problemática. Así, tanto la  “enmienda parcial” como la “revisión completa” de los Acuerdos, en tanto que tratados internacionales, implican una modificación sustantiva en tratados internacionales ya existentes y, por tanto, su celebración deberá tener en cuenta las normas relativas a la celebración de los tratados que obligan a España, tanto de derecho internacional como de derecho interno. El procedimiento en estos dos casos sería el mismo que el seguido en 1978 para su aprobación, esto es, la conformación de delegaciones diplomáticas por ambas Partes que abordarían la materia o materias a modificar o revisar y, tras alcanzar el acuerdo en la nueva redacción del Acuerdo (o de alguna de sus disposiciones), habría de procederse por ambas partes a su ratificación. En el caso de España, el nuevo tratado deberá ser sometido a la autorización de las Cortes para su ratificación por tratarse de una categoría de tratados incluida en la lista del artículo 94.1 de la Constitución. Sólo tras obtener la citada autorización, que se producirá en votación única de cada una de las Cámaras mediante mayoría simple, el ejecutivo estará habilitado para ratificar el nuevo Acuerdo.

La opción de la denuncia, por su parte, nos sitúa ante una modalidad de terminación de los Acuerdos, mediante la cual “España [haría] constar su consentimiento para dar por finalizadas respecto de sí misma las obligaciones derivadas del [Acuerdo]” (Art. 2 Ley de la 25/2014). Para poner en marcha el mecanismo de la denuncia resulta necesario que el Ministro de Asuntos Exteriores, en coordinación con el Ministro de Justicia, lo proponga y que el Consejo de Ministros lo acuerde (Art. 37.1 Ley 25/2014), y que las Cortes Generales mediante mayoría simple de cada una de las dos Cámaras autorizase la denuncia, ya que conforme al derecho español aplicable la denuncia debe seguir el mismo procedimiento que se siguió en su día para tramitar el tratado que se pretende denunciar (Ley 25/14) (Art. 94.2 de la CE).

En todo caso, la denuncia deberá ser conforme a las normas previstas en el Derecho Internacional, ya que el artículo 96.1 de la Constitución española obliga a ello. A este respecto, resulta especialmente relevante el artículo 56 del Convenio de Viena sobre los Tratados, en el que España es parte, conforme al cual

1. Un tratado que no contenga disposiciones sobre su terminación ni prevea la denuncia o el retiro del mismo, no podrá ser objeto de denuncia o de retiro a menos:

a) que conste que fue intención de las partes admitir la posibilidad de denuncia o de retiro: o

b) que el derecho de denuncia o de retiro pueda inferirse de la naturaleza del tratado.

2. Una parte deberá notificar con doce meses por lo menos de antelación su intención de denunciar un tratado o de retirarse de él conforme al párrafo 1”.

Teniendo en cuenta que los Acuerdos con la Santa Sede no contemplan expresamente la posibilidad de denuncia, será preciso identificar si “fue intención de las partes admitir [tal] posibilidad”. En este sentido, la práctica seguida por la Santa Sede respecto de la denuncia de los concordatos o acuerdos e, incluso, la propia práctica bilateral España/Santa Sede, ponen en cuestión que ambas partes previeran en su día la posibilidad de la denuncia. En consecuencia, parece difícil que la denuncia pueda ser ejercida unilateralmente por las autoridades españolas. En todo caso, si las Cortes Generales dieran su autorización al Gobierno para proceder a la denuncia, éste debería notificarlo a la Santa Sede y dicha denuncia no produciría efectos en ningún caso antes de transcurrido un año.

La cuestión que se plantearía, entonces, es la posición que respecto a la denuncia adoptaría la Santa Sede, ya que ésta podría alegar la invalidez de la misma conforme al Derecho internacional y por tanto la no aceptación de sus efectos. En este sentido, ha de tenerse en cuenta que la práctica de la Santa Sede se orienta a favor de la no aceptación de las denuncias unilaterales como medio jurídicamente válido para terminar sus acuerdos, decantándose en los casos en que se ha producido por la presentación de una protesta formal ante el Estado en cuestión. Este fue, v.gr., el trámite seguido por Pío XI, a través de las Encíclicas Mit brennender Sorge, en 1937, ante Alemania en tiempos del nazismo y Non abbiamo bisogno, en 1938, ante Italia en tiempos del fascismo, respecto a los Concordatos alemán e italiano, de 1933 y 1929, respectivamente.

Finalmente, la propuesta de proceder a la declaración de nulidad (“anulación”) de los Acuerdos supone reconocer la existencia de un vicio en el consentimiento manifestado por una de las Partes, en este caso, el Estado español, de tal manera que los Acuerdos (de 1979) nunca habrían existido. En este sentido, algunos expertos entienden que los Acuerdos de 1979 son plenamente nulos porque fueron elaborados al mismo tiempo que la Constitución española de 1978 y no se acomodan a los principios y reglas de la misma. En efecto, es un hecho que los Acuerdos con la Santa Sede se tramitaron al mismo tiempo que la Constitución española, pero desde un punto de vista formal se cumplieron todos los requisitos establecidos en la Constitución para su válida celebración (Art. 94.2 de la CE).

Además, las autorizaciones parlamentarias para celebrar los Acuerdos obtuvieron una muy amplia mayoría en las correspondientes votaciones en las Cortes Generales, lo que pone de manifiesto el consenso alcanzado al respecto. Así, el AAJ fue aprobado por el Congreso con 293 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones, y por el Senado con 186 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención; el AAR fue aprobado por el Congreso con 294 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención, y por el Senado con 188 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención, y, por último, el AAE fue aprobado por el Congreso con 279 votos a favor, 21 en contra y 5 abstenciones y por el Senado con 188 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención. La única excepción a esta amplia mayoría se produjo en relación con el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, donde los votos en contra alcanzaron una relevancia importante: en el Congreso fue aprobado por 178 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención, y por el Senado con 126 a favor, 61 en contra y ninguna abstención.

Junto a ello, ha de precisarse que España no prestó el consentimiento hasta 4 de diciembre de 1979, tras el oportuno procedimiento parlamentario conforme a la Constitución de 1978, entonces ya en vigor, siendo válidamente publicados en el Boletín Oficial del Estado de 15 de diciembre de 1979. Desde esta perspectiva, resulta difícil concluir la existencia de un vicio de nulidad por incumplimiento de las reglas constitucionalmente previstas para determinar la competencia y el procedimiento para la celebración de los tratados. A ello se une el hecho de que el propio Tribunal Constitucional, en las ocasiones en que ha tenido que pronunciarse sobre alguna cuestión relacionada con los Acuerdos (matrimonio canónico, capellanes castrenses, enseñanza de la religión católica, idoneidad del profesorado, régimen económico de la Iglesia católica), nunca ha puesto en duda su constitucionalidad, lo que de haberse producido sí hubiera hecho necesaria una revisión, ya que su declaración de inconstitucionalidad implicaría su inmediata inaplicación en España. Sin embargo, no es este el momento ni tenemos espacio para abordar las materias reseñadas que están o que han dado lugar al origen del problema.

3.- Una última cuestión es la relacionada con las consecuencias que las medidas propuestas supondrían. A este respecto, es necesario precisar que no es lo mismo que la medida que se adopte sea la modificación o revisión a que ésta sea la denuncia. Las dos primeras suponen el mantenimiento y la continuidad del modelo bilateral pacticio de relaciones entre España y la Iglesia católica, ya que lo que se produciría es una mera sustitución bien de un precepto bien de un acuerdo por otro. Aunque con un contenido nuevo, las relaciones bilaterales seguirían en vigor.

Situación distinta es el supuesto de la denuncia, ya que ésta afectaría a todos y cada uno de los Acuerdos ahora en vigor que desaparecerían sin ser sustituidos por otros. En consecuencia, el sistema pacticio tal y como ahora se entiende tocaría a su fin, lo que es perfectamente constitucional. Puede darse el caso de que éste sea sustituido por una nueva Ley general y común de Libertad Religiosa, en cuyo caso el modelo podría ser calificado de “estrictamente unilateral”. También se podría optar por relegar las normas pacticias a un papel secundario no sólo dentro del sistema de fuentes del ordenamiento jurídico español, sino también en cuanto a las materias abordadas en éllas.

Aunque ambas fórmulas son compatibles con la Constitución, en las páginas precedentes se ha puesto de manifiesto que la revisión o denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede no resulta una cuestión simple, y que la complejidad de las relaciones internacionales obliga a ser prudente. Amén de que las materias en ellos abordadas obligan a un consenso que, teniendo en cuenta las prospectivas demoscópicas y los programas electorales, resulta difícil pensar que se pueda alcanzar en la próxima  legislatura.

Un buen número de cuestiones sustantivas relativas al futuro de los Acuerdos con la Santa Sede se han quedado en el tintero, pero el necesario reducido espacio de este artículo aconseja dejarlas para una mejor ocasión.

José Mª Contreras Mazarío es catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado en la Universidad Pablo de Olavide, Sevilla.

Autor >

JOSÉ MARÍA CONTRERAS Mazarío

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí