1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Katalunyasutra

Compendio y manual de posturas ante las terceras elecciones del año en el sur de Andorra

Guillem Martínez 12/12/2015

<p>Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior</p>

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Empieza a ser un lugar común oír que la sensación es que la campaña en Catalunya está siendo menos intensa que en el resto del Estado. Si se fijan, ahora que me fijo, lo importante de esta frase es el palabro sensación. Lo que nos lleva al peligroso mundo de las sensaciones. Es decir, del humo. Como ya sabrán, en fin, salvo unas cuantas sensaciones --las únicas objetivas: la sensación de hambre, de frío, o de cariño-estoy-más--caliente-que-el-asfalto-en-Écija--, el resto de sensaciones humanas son relativas o, incluso, permeables a la sugestión. Y, por todo ello, deconstruibles. Si se deconstruye la sensación de desconexión de la sociedad catalana frente al 20D uno encuentra, a), lo que sea/lo que quiera, sí, pero más aún, b), una desconexión notoria por parte de los medios públicos y concertados, que están viviendo una Edad de Oro creativa, únicamente comparable a la Atenas de Pericles, o a la Brunete durante su época azul/titadine. Lo que es una pena. Los medios barceloneses gozaban de una mayor amplitud y posibilidades --relativas, si bien en ocasiones gratificantes-- que los madrileños. Por supuesto, eso no se debía al ADN, o a una cultura más abierta. Símplemente, a que los medios barceloneses estaban más alejados físicamente del poder. Unos 600 Km. Por lo que sea, snif, eso ya no es así. Verbigracia --no se lo pierdan--: medios como TV3 --durante años, aun a pesar del Pujolato, una especie de BBC latina, el único acceso razonable a una tele pública en un país católico--, no dijo ni mu sobre el debate de Atresmedia. Únicamente aludió al asunto más tarde, rapidito y presentando la cosa como debate entre "els candidats espanyols"/un horizonte lejano De la realidad catalana, fiel a otro poder. Esa misma alocución la utilizó también La Vanguardia, un diario fiel a sí mismo desde el siglo XIX, cuando fue fundado por dos pollos de uno de los partidos de la alternancia que, precisamente, querían ganar unas elecciones.

Bajo la sensación de baja intensidad fluye, por tanto, una intensidad mayor y más divertida. Incluso trascendente. Lo que pase el 20D será determinante para ver si el Procesismo --esa industria político-periodística-- muere de risa o de llanto. El Procés, en fin, es una construcción cultural vertical, únicamente posible en España. Es, por tanto, algo tan español como esos cubitos de hielo gigantescos que te ponen para ahorrarse el Seagram's. Y, por ello, más relacionable con el 20D que con las legislativas mexicanas. El Procés, tal y como se ha ido arrastrando desde 2012, necesita saber qué pasará el 20D para determinar si puede seguir como opción dramática y teatral, o si puede empezar a replegarse o a formalizarse, bien hacia un referéndum pactado --una opción de ampliación de la democracia, que entrañaría cambios estructurales, no prevista por ningún partido de la Restauración 2.0, incluido a CDC, el más cachondo--, bien hacia todo lo contrario: un pacto a la baja en las alturas --única opción de vida para CDC--. Sobre esas posibilidades reales, que ignoran la épica y los unicornios que los medios catalanes del ramo power ofrecen al hablar del Procés, está transcurriendo la campaña en Catalunya, que les resumo en todos sus tramos, empezando por la siempre entrañable derecha.

PP, O HACER CAMPAÑA VÍA WIJA. El candidato del PP no es otro que Jorge --o Jordi, según la consigna del día-- Fernández-Díaz. Ese hombre, que ya ha delegado algunos negociados de su ministerio a la Virgen, parece que también ha delegado piadosamente en ella esta campaña. No se le ve mucho en campaña, al menos. De hecho, su partido no es muy perceptible. Sí, vale, en los 90's descubrió que era el único partido que podía acceder al Gobierno sin votos en Catalunya, y que para ser mayoría sólo necesita la sorialización de España, un servicio, por otra parte ofrecido desinteresadamente por la Ley Electoral. Pero lo de esta campaña ya es de película de miedo. La sensación es que ha sido abducido. O, más plausiblemente, que es un partido residual. Una especie de UPyD gestionado, a su vez, por la Virgen. La Cámara de Turismo de Barcelona, en ese sentido, podría ganar una pasta vendiendo packs de fin de semana, para que ciudadanos españoles pudieran ver una sociedad sin PP, y sacarse fotos y explicárselo a su cuñado. El PP sólo existe en los medios. Y desde ahí se comunica. Es así como va colando en esta campaña las ocurrencias, que le vienen vía Comisariado de Propaganda madrileño, en la prensa. La última, para troncharse: supresión del IRPF para los mayores de 65 que aún trabajen. Una lastima que en Catalunya sólo haya un Fainé --presi de La Caixa, cercano ya a esa edad indefinida propia de la mojama; es tan rico y viejo, en fin, que cualquier mañana, cuando le vayan a despertar, descubrirán que se ha convertido en andorrano--, que si no arrasan.

C's CON LA BOCA CERRADA ESTÁ MÁS MONO. La campaña de C's, como la de otras entidades ambiguas que en el mundo han sido --recuerden el KKK--, parece apostar por el silencio. En toda la geografía. Un partido que nació, explícitamente, para realizar una batalla lingüística en Catalunya --una cruzada, ese mito de la ultraderecha local-- ha tenido, de hecho, que inventarse un discurso a toda leche para expandirse por el Estado. Aunque cueste creerlo, es más dulce que el fundacional, pero en contrapartida no es muy amplio, y al parecer se está agotando en esta campaña, en la que Rivera, si no quiere someterse a significados no previstos, tendrá que acabar hablando por señas. O, en su defecto, seguir metiendo la pata, ese efecto colateral de tener como uno de sus principales patrimonios el corpus léxico del PP de entre siglos, que protagonizó aquella revolución lingüística que le permitió acometer temas y mitos pendientes de la derecha, a través del vocabulario de la izquierda. La apuesta por el silencio y la discreción es, por otra parte, una táctica absolutamente acertada y pertinente si pensamos que su número 1 por Barcelona no es otro que Juan Carlos Girauta. Una joya, pero, a la vez, una muestra estadística del cuadro medio de C's, ese partido que ha superado el récord mundial de formación de profesionales, antes en poder de Top Chef. Girauta ha sido candidato en varias ocasiones por el PP, tertuliano en aquella época en la que la derecha española le dio por la alocución hay-que-decirlo-sin-complejos y, glups, en el ya citado periodo titadine, que tanta literatura experimental creó. Consecuentemente a toda esa trayectoria intelectual, ha acabado siendo eurodiputado, concretamente --según me señala Josep Campabadal, ciudadanólogo, coautor del libro De Ciutadans a Ciudadanos--, del subsector que cuando toma la palabra en el hemiciclo, te hace comprender de repente que Europa se empezó a construir, no por el tejado, sino tal vez, snif, por el culo.

UDC, DE REPENTE EL ÚLTIMO VERANO. Duran i Lleida también se presenta. Es posible que, si le votan los mismos que en las autonómicas, entre. Si no entra, UDC desaparecerá. Si entra, no está claro que no lo haga. Parece ser que este partido, fundado en 1932, pero cuyo principal rol se produce desde los 70's, será el primer partido de la Restauración 2.0 en desaparecer. De una forma u otra, tiene que suceder lo mismo con el resto. La pregunta es ¿en qué partido serán depositados sus cuerpos?

EL ARTISTA ANTERIORMENTE CONOCIDO COMO CiU. La otra parte contratante del concepto CiU también está de campaña bajo el nombre artístico Democràcia i Llibertat. Los argumentos para concurrir a unas elecciones españolas no son muy claros. Ni su programa. Tan sólo sabemos que, en esta ocasión, CDC es socialdemócrata radical, que se sitúa a la izquierda de cualquier otro objeto, y que quiere, por tanto, defender a la ciudadanía de su obra anterior/de sí misma. Lo que tiene guasa. De hecho, su campaña consiste en explicar que todo lo que hizo fue obligado por el pack España. Se prevé un bajón de votos y de representación. Pero eso no es nada si pensamos que lo que antes fue CiU, en otra democracia, ya hubiera desaparecido, judicialmente, como la Democracia Cristiana italiana, o hervida en su jugo, como cualquier partido de gobierno que haya aplicado la austeridad en el Sur. Curiosidades: en la campaña de Democràcia i Llibertat se habla más de las CUP que de ningún otro partido. Y eso que las CUP no se presentan a las elecciones --parece ser, en ese sentido, que el grueso de la CUP votará a ERC, y que otras proporciones de voto se irán a En Comú Podem y a la abstención--. Esa fijación con la CUP es otro indicio de que esta campaña sirve a CDC para fijar marcos y verbalizarse. La cosa es que el Procés era imparable, siempre y cuando CUP hubiera votado a Mas. No lo ha hecho, por lo que las CUP deben entrar en el pabellón de catalanes poco ilustres, y el canon de la catalanidad debe seguir dentro del campo semántico CDC. Sobre el Procés, por cierto: a) este jueves pasado se cumplió, sin pena ni gloria, el plazo de 30 días, fijado en la resolución indepe del Parlament para, en efecto, emitir tres leyes que confirmaban que esto era un proceso, en efecto, indepe. No se han emitidoZzzzz. Ningún medio, por cierto, ha dicho nada. Por otra parte, este mismo jueves b) CUP y Junts pel Sí --qué lío, ¿no?-- retomaban la mesa negociadora para votar a Mas. Y parece que, c), no.  

EL PSC, O VUELVEN LOS 80's. Si el PP opta por Fernández Díaz y la Virgen, el PSC va más lejos y apuesta por Carme Chacón, introductora en el biotopo del entrañable concepto desahucio exprés. En otra cultura política, la relación de Chacón con el PSOE no sería a través de una lista, sino a través del francotirador del PSOE. Su entronización como número 1 o es un error, o es  otro indicio de que, como ocurre en los cuerpos terminales, el pack PSOE parece estar más gobernado por la dinámica que por la voluntad. El único partido del Sur que llevó a cabo una reforma constitucional para garantizar el pago de deuda, tal vez sin calcular que eso no sólo sería su fin, sino el fin del Régimen del 78, realiza su campaña como si nada hubiera cambiado desde 1978, si exceptuamos la legislatura de Rajoy. El resultado es una campaña --otra; lo hicieron ya en las catalanas-- de los 80. Con coreografías de los 80, con vocabulario de los 80 y con público de los 80 que, como le pasa a todo el mundo periódicamente, no puede creer que hayan pasado 30 años desde que era chachi. El PSC se ha centrado en el área metropolitana. Literalmente. Es decir, ha desaparecido de Barcelona, una ciudad en la que, al parecer, tiene poco que decir. Curiosidades: el PSC ha pasado un tanto, como todo el mundo, de Pedro Sánchez --ya tienen suficiente con lo suyo--, ha confiado más, se diría, en Susana Díaz --esa mujer que es tan de los 80 que se le está poniendo cara de Michael J. Fox-- y, en todo este periplo, ha descubierto una estrella, Miquel Iceta. Brilla en los actos, habla para todos los públicos, comunica --los grandes partidos no dicen, comunican. Diciendo lo mismo que los demás, no habla ni mueve las manos como todos los cuadros del PSOE desde los 80. Y es la pera, francamente divertido. Una especie de Antonio Baños del inmovilismo. Por todo ello --o vete a saber por qué; el PSOE ya no se explica a través del análisis-- el PSOE se lo rifa para hacer actos fuera de Catalunya. Se espera, por otra parte, un batacazo importante de la cosa PS en Catalunya. Si se confirma que también se producirá en Euskadi, en Valencia, en Galicia o en Madrid, el PSOE empieza a ser un partido con presencia sólo en donde puede costeárselo. Es decir, en Andalucía. Indicio de los análisis y estadísticas de que dispone el PSC: desde el minuto 1 de campaña, el PSC arremetió contra Podemos, mientras que el PSOE aún tardó unos días.

ERC, EL PELIGRO CATALÁN. En lo que puede ser un acierto o un error, ERC es el partido que más ha apostado por las posibilidades comunicativas del Procés. Es decir, por el humo. Su eslogan es 'Som República', que viene a confirmar que Catalunya ya es una república, que ya es indepe, y que van al Congreso como en su día tendrán que ir al Parlamento Europeo o a bombardear Siria. Por imperativo internacional. La cosa remite al Sinn Féin de Michael Collins, que sólo consiguió la independencia cuando empezaron a denominar a Irlanda República de Irlanda, y al Sinn Féin Gobierno de la República. Pero también remite a esa tradición española de confianza absoluta en el léxico, consistente en cambiar las cosas cambiándolas el nombre, es decir, no cambiando nada. Si Catalunya es el laboratorio más avanzado del fin del Régimen en España, no se debe descartar que esta tradición lingüística sea la que al final tenga éxito entre las izquierdas, ese objeto que, en ocasiones, se contenta mirando cual largo tiene el léxico, esa cosa más infinita que la realidad. La opción de triunfo a través de, únicamente, el léxico, sería el peligro catalán, exportable a otras izquierdas del Estado. Otra novedad es el cabeza de lista. Gabriel Rufián, otro producto del Procés. Es decir, alguien familiarizado con la creación de léxico como motor y como solución. Miembro de Súmate, asociación de castellano-hablantes por la indepe --coincidió allá con Baños--, su éxito indica el éxito profesional del procesismo, esa escuela léxica, esa manera de elaborar política en los medios --y, snif, en ningún otro sitio más--. Supone, de pasada, el éxito del charnego --esa cosa que antes sólo existía en la literatura, ahora existe también en la política, otra esfera irreal--. Será divertido --opción inglesa para decir que es muy posible que no lo sea-- ver cómo evoluciona el charneguismo en política, máxime si se piensa que el charneguismo no es una identidad, no es una lengua, no es un origen. Es, precísamente --al menos fue así en literatura--, rebeldía y ausencia de identidad, dos puntazos penalizados en la política española.

EN COMÚ PODEM, LA SORPRESA. En Comú Podem es una doble sorpresa. Su existencia ha supuesto un cambio vital en Podemos, que, zas, ha abandonado VistalegreZzzz y ha optado por la descentralización y la confluencia con cacharros extraños, en la tradición democrática local del siglo XIX --desde entonces, snif, no ha habido otra--. Y por la ruptura, palabro que había desaparecido un tanto del discurso. La otra sorpresa es la que está vertebrando la formulación catalana de la cosa en esta campaña, a través de actos sin el staff de Podemos --al contrario que en las autonómicas--, y con tecnología local, y en los que se percibe cierto desbordamiento. En los actos brilla con luz propia Xavier Domènech, cabeza de lista, historiador. Un hombre familiarizado con el republicanismo federal de Pi i Margall, aquella vía al Estado propio no por criterios nacionales o identitarios, sino democráticos, por pura desconfianza ante un Estado unitario y fuerte. La formación apuesta por un vocabulario diferenciado, que parece comerse con patatas las descripciones del Régimen --PP, PSC, C's y CDC-- y las Procesistas --ERC y, otra vez, CDC--, por una descripción de la crisis que no aparece ni en los medios ni en las instituciones. Y por una agenda de ruptura, por fin formalizada. Esta misma semana, Pablo Iglesias ha sacado articulete en El País explicando la cosa en 5 puntos: 1) ampliación de las vías de participación democráticas, 2) refundación de la justicia, 3) reformulación de lo que es corrupción, 4) ampliación de derechos sociales y su garantía en Constitución, y 5) plurinacionalidad y derecho efectivo a decidir, es decir, referéndums claros y vinculantes. La agenda no difiere mucho de la que formuló el 15-M. Las encuestas hablan ya de victoria de En Comú Podem en votos. Algunas sitúan a ERC como ganadora en escaños.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eduard

    Mucha retorica en el texto, denso hasta caer en la pendateria, para no reconocer que una parte importante de la sociedad catalana vive de otra manera la realidad politica estatal (ni mejor ni peor) tal vez por que escapa al poder absoluto de los medios de comuncacion de ambito español a traves de la denostada i unica tv3 o tal vez por su capacidad asociativa i de crear un relato propio i deferenciado. El cual es continuamente silenciado o sustraido al marco español i analizado desde este punto de vista central (i no internacionalista), silenciando todo relato disidente. Pero es curioso q solamente se les pida a los mismo continuamente que sean los q deban canviar de marco, cuando es el marco general el q falla estrepitosamente. I en este nuevo marco alguno ja tienen tentaciones de generar los dos viejos nuevos 2 discursos (un relato en Barcelona y otro en Madrid), algunos cayeron del cavallo para volver a subir immediatamente, pero no seran los procesistas (en mi caso indepentista desde siempre) el que tenga que dar explicaciones pues no se ha cambiado un apice el discurso i el relato, es mas bien como dice el articulo cuestion de sensaciones i subjetividades, i tal vez el autor del discurso debiera pensar que ha hecho los medios mella en el para tal cambio. wink emoticon

    Hace 5 años 3 meses

  2. Josep

    Creo que al independentismo le falta contundencia No hablo de violencia El Estado nunca se sentará a negociar una hipotética independencia porque no tiene nada que ganar y si mucho que perder. No hay 9N ni elecciones en clave plebiscitaria que valgan. Esta estrategia ha dado de si todo lo que podía. Hemos constatado la frialdad institucional de medio mundo y Europa al completo. Se sigue reconociendo al Estado Español como un país democrático y a los anhelos ibdependentistas en Catalunya como un sarpullido causado por la crisis económica. La estrategia debe cambiar su objetivo ,el Estado Español,reconociendo los enemigos políticos internos verdaderas correas de transmisión del sistema actual. Como dice la canción de Llach , la gallina diu que prou , i no hace falta ninguna revolución

    Hace 5 años 3 meses

  3. Isabel Aragona

    Pues a mí me parece que lo mejor del texto es el texto. Y lo veo claro por las descripciones de los artistas que están actuando ante nosotros. Lo que no explica, porque no se puede, que va a pasar en el momento en que vayamos al hipnotizador a ver si nos despierta.

    Hace 5 años 3 meses

  4. Daniel Bueso Blasco

    Creo que lo mejor del texto es su ingenio y su viperino estilo, no estoy de acuerdo en muchas cosas pero me gusta leerlo, creo que en el proces se deja de nombrar, no sé si expresamente, una opción que como indepe que soy creo que es la que sucederá es la de que tanto no hacernos caso al final se hará realidad, no os lo creéis y es lo mejor que nos puede pasar, ya os lo encontraréis.Saludos

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí