1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alexander Lukashenko perpetúa su régimen autoritario

“Es mejor ser dictador que homosexual", afirma el presidente de Bielorrusia, en el poder desde hace 21 años. En los comicios del pasado octubre se impuso con el 84% de los votos

Nacho Temiño Varsovia , 2/12/2015

<p>El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.</p>

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

Zachary Harden

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dicen de él que es el último dictador de Europa, a lo que responde que "es mejor ser dictador que homosexual". Y añade, por si quedan dudas sobre su cosmovisión: "Si una mujer es lesbiana, es siempre por culpa de un hombre". Sus conciudadanos le quieren y le odian, pero sobre todo le temen, porque Alexander Lukashenko controla Bielorrusia como un padre severo, el “padrecito”, como le llaman con cariño sus partidarios, y todo apunta a que así seguirá siendo por muchos más años.

En su país sobran las presentaciones. Alexander Lukashenko, el hombre que protagoniza los telediarios y acapara las portadas de los diarios, gobierna la exrepública soviética desde 1994. Victorioso en todas las elecciones, siempre con más del 70% de los votos, en los últimos comicios, celebrados el pasado octubre, se impuso nada más y nada menos que con el 84% de los sufragios y una envidiable participación cercana al 90%. En Bielorrusia, por si quedaba alguna duda, el pueblo adora a Lukashenko, al menos a la hora de votar porque, dicen algunos, “¿a quién más se puede votar?”.

¿Y cuál es la receta para ese cóctel de amor y votos? Quizá una de ellas sea el peculiar estilo de gobierno de Lukashenko, además de sus mensajes contundentes sobre la homosexualidad y la afeminación de Europa. Él se considera un gobernante de corte autoritario, y rechaza las acusaciones de medios occidentales que insisten --en muchos casos sin conocer la realidad local-- en que el país se encuentra bajo una dictadura. "Tengo un estilo autoritario de gobierno, y siempre lo he admitido. Creo que es necesario controlar el país, pero con la prioridad de no arruinar la vida de las personas con malas políticas".

Si bien es cierto que en sus inicios gozaba de amplio apoyo popular, los años en el poder y los problemas económicos de Bielorrusia, incluidas repetidas devaluaciones de su moneda, han desgastado ese apoyo, especialmente entre los jóvenes y los profesionales liberales. Para sus detractores, la verdadera explicación del repetido éxito electoral de Lukashenko no es el apoyo popular, sino la represión de la oposición, la manipulación de los medios de comunicación y el control sobre los votantes. Los observadores occidentales son más comedidos, aunque reconocen que los comicios bielorrusos no cumplen con los estándares democráticos.

Después de la pasadas elecciones y tras el gesto de gracia de Lukashenko de liberar a un puñado de opositores encarcelados, la UE decidió “normalizar” las relaciones con la exrepública soviética y suspender cuatro meses las sanciones impuestas en 2004

Sea como sea, Lukashenko volvió a demostrar su poderío en la pasadas elecciones, en las que la oposición apenas se dejó notar. Los comicios de octubre de este año se celebraron sin disturbios, a diferencia de los de 2010, cuando grupos de opositores intentaron asaltar la Casa de Gobierno de Bielorrusia, y la policía (que en este país aún se llama milicia, como en tiempos comunistas) tuvo que emplearse a fondo para reprimir las protestas.

Unas elecciones estas últimas sin apenas voces disonantes, a pesar de que poco antes de la votación se anunciaba que la bielorrusa Svetlana Alexievich era la nueva premio Nobel de Literatura 2015. Esta escritora se considera cercana a grupos de la oposición, y de hecho el Gobierno bielorruso se ha negado hasta ahora a publicar sus libros. Se creía que su elección podría servir de acicate para movilizar a los opositores como ya sucedió en 2010; aunque sea por temor o resignación, finalmente no sucedió nada y el presidente pudo saborear con calma una nueva victoria.

Después de la pasadas elecciones bielorrusas y tras el gesto de gracia de Lukashenko de liberar a un puñado de opositores encarcelados, la Unión Europea decidió “normalizar” las relaciones con la exrepública soviética y suspender cuatro meses las sanciones que se impusieron en 2004, con la posibilidad de eliminarlas permanentemente si Minsk se porta bien y respeta los derechos humanos.

Las sanciones alcanzan a 175 personas y 14 entidades bielorrusas. Incluyen la congelación de activos financieros, la prohibición de visados para la cúpula dirigente (el presidente no puede viajar a ningún país de los 28 de la UE) y el embargo a la venta de armas y equipamiento que pueda ser utilizado para reprimir manifestaciones.

Este acercamiento entre Minsk y Bruselas es un paso más en el equilibrio de trapecista que el Gobierno de Lukashenko se esfuerza en mantener en las dos últimas décadas: coqueteos con la Unión Europea, a pesar de haber calificado de “zoológico”  las democracias occidentales, y amor incondicional para la gran madre Rusia. A esa dualidad de afectos hay que sumar idilios pasajeros con otros aliados como Venezuela, Ecuador, Irán y, sobre todo, China. Al otro lado, Estados Unidos, que llegó a incluir a Bielorrusia en el Eje del Mal de George Bush.

La relación entre Minsk y Moscú podría atravesar horas bajas, ya que al acercamiento a Europa se sumaban las recientes críticas de Lukashenko a la decisión rusa de ubicar una base militar aérea en suelo bielorruso

Sin duda es la Rusia de Putin la gran valedora de Minsk, tanto en términos políticos como en económicos, sin contar con el gas y el petróleo que Moscú ofrece a sus amigos bielorrusos a bajo precio. Sin embargo, la relación entre ambos países podría atravesar horas bajas, ya que al acercamiento a Europa se sumaban las recientes críticas de Lukashenko a la decisión rusa de ubicar una base militar aérea en suelo bielorruso, dentro de los planes de Putin de reforzar su flanco occidental ante el avance de la OTAN en la región. Nunca antes el presidente de Bielorrusia había cuestionado públicamente una decisión del Kremlin.

También la historia de amor con la Venezuela chavista, donde curiosamente empresas bielorrusas desarrollan proyectos energéticos y de construcción de viviendas, podría tener las horas contadas si Maduro no logra la reelección, lo que a la postre reforzaría las relaciones con Ecuador. Ecuador cerró meses atrás su embajada en Varsovia para abrir misión diplomática en Minsk, una muestra del interés de Correa por estrechar lazos con la Bielorrusia de Lukashenko, donde ya se forman cadetes militares ecuatorianos.

Pero son las relaciones con China la otra gran piedra angular de la política exterior de una aislada Bielorrusia, al menos en los últimos años. Más allá, el gigante asiático se ha convertido en el salvador de la maltrecha economía bielorrusa, lastrada por devaluaciones (el rublo bielorruso sufre las fluctuaciones de su hermano mayor, el rublo ruso), y ahora ultima un megaproyecto en la exrepública soviética: una gigantesca ciudad china en los alrededores de Minsk, capaz de acoger a 155.000 personas, con su complejo industrial y centro tecnológico. Esta localidad bielorrusa se convertirá en la Chinatown más grande de Europa.

Ya sea con el apoyo de unos o de otros, Lukashenko, de 61 años, ha logrado mantenerse en el poder desde 1994, cuando pasó de ser el director de una granja colectivista y miembro del partido comunista bielorruso a convertirse en el presidente de la joven república gracias a un discurso contra la corrupción y el caos de los años 90, con un programa socialista y mensajes cargados de añoranza de la antigua Unión Soviética, disuelta apenas tres años antes.  

China se ha convertido en el salvador de la maltrecha economía bielorrusa, y ahora ultima un megaproyecto en la exrepública soviética: una gigantesca ciudad china en los alrededores de Minsk, capaz de acoger a 155.000 personas

Sus partidarios, que desde luego no son pocos, aunque parece complicado que sumen el 84% de los votantes, dicen que Lukashenko ha convertido Bielorrusia en la exrepública soviética más estable y segura (los índices de delincuencia en Bielorrusia son realmente bajos), donde el desempleo es casi inexistente y, aunque los sueldos son reducidos, existe mayor redistribución de la riqueza y las diferencias sociales son menores que en otros países que también pertenecieron a la URSS. Una Arcadia feliz, desde luego, al menos si se compara con la vecina Ucrania o con otras exrepúblicas soviéticas como Georgia o la mayoría de las de Asia Central.

"No hay enfrentamientos en nuestro país --ni racial ni religioso--. No hay guerras en nuestra tierra... Nombre otro estado postsoviético que pueda presumir de lo mismo. Bielorrusia es un país seguro", decía Lukashenko en una reciente entrevista con un medio occidental. Como él, muchos bielorrusos destacan que su país es seguro, no hay terrorismo (el único episodio reciente fue el atentado en el metro de Minsk en 2011), se puede caminar con calma a cualquier hora de la noche, se mantienen muchos de los valores soviéticos y la vida transcurre apacible. Pero, al mismo tiempo, cada vez son más los bielorrusos que viajan a la UE o tienen amigos o familiares residiendo en algún país europeo, lo que puede acabar con el dulce cuento de hadas de un país feliz donde la KGB sigue llamándose KGB y la seguridad prima sobre todo lo demás.

Pero, por ahora, que no cunda el pánico: hay Lukashenko para rato y, si algo fallase, su hijo Kolya se postula como su posible sucesor. Kolya, diminutivo de Nicolai, tiene sólo once años, aunque ya acompaña a su padre en la mayoría de actos oficiales, incluida la última sesión plenaria de Naciones Unidas o el encuentro de Lukashenko con la familia Obama. Kolya es el tercer hijo del presidente Lukashenko, nacido de una relación extramatrimonial, aunque es con diferencia el favorito de su padre. “Ni siquiera puede dormir si yo no estoy cerca”, ha dicho de él Lukashenko, para justificar que su hijo menor le acompañe en importantes actos internacionales. Cualquiera podría pensar que el “padrecito” prepara a Kolya para sucederle un día al frente del país y perpetuar así la dinastía de los Lukashenko. Habrá que esperar a que el muchacho crezca para ver de qué madera está hecho.

Dicen de él que es el último dictador de Europa, a lo que responde que "es mejor ser dictador que homosexual". Y añade, por si quedan dudas sobre su cosmovisión: "Si una mujer es lesbiana, es siempre por culpa de un hombre". Sus conciudadanos le quieren y le odian, pero sobre todo le temen, porque...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nacho Temiño

Periodista en Europa Oriental, adonde llegó fascinado por el mundo postcomunista. Desde ahí trabaja como corresponsal y colabora con diversos medios españoles y locales. Ahora está embarcado en un doctorado. Veremos qué será lo próximo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí