1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El rey de tréboles y el armario de Blair

El proceso de desbaazificación que impuso la Administración Bush ha acabado con la irrupción del Daesh en esa amplia zona sin ley en la que campa entre Irak y Siria

Joan Cañete Bayle 25/11/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Cuando uno busca en los cajones corre el riesgo de encontrar algo. El otro día estaba en ello y tropecé con la que probablemente es la baraja de cartas más infausta de la historia: la que creó Estados Unidos en el 2003 con motivo de la guerra de Irak para ayudar a sus tropas a identificar a las figuras más prominentes del régimen de Sadam Husein. Mi baraja no es la oficial, es una versión de baratillo que compré en un mercado de Bagdad en abril del 2003. Extraje un naipe al azar y allí estaba, mirándome con su bigotito pelirrojo, saludando marcialmente a la cámara, de uniforme y con una boina militar, el rey de tréboles, Izzat Ibrahim al Douri. Fue un golpe de efecto del azar, ya que la vida de Al Douri --el dirigente de mayor rango del régimen de Sadam que logró escapar de los soldados de Estados Unidos a pesar de que sobre su cabeza pendía una recompensa de diez millones de dólares-- es historia viva de Oriente Medio, de lo que fue y de lo que es ahora. Confieso que cuando me enteré de lo que parece su definitiva muerte el pasado mes de abril pensé que me encantaría titular un perfil suyo como “Tal vez el hombre más influyente del Oriente Medio actual”, aun a sabiendas de que es un mal título y de que sería una licencia tal vez excesiva, puesto que hay muchos que compiten por ese puesto con argumentos muy sólidos.

Por ejemplo, Paul Bremer. Muchas veces he imaginado a Bremer, en el atuendo de traje, corbata y botas militares que lo hizo famoso, sentado en su despacho de la zona verde de Bagdad con una pluma en la mano y ante él dos documentos. El 16 de mayo del 2003, el jefe de la ocupación estadounidense de Irak firmó la llamada Orden Número 1 de la Autoridad Provisional de la Coalición, por la que prohibió el partido Baaz y que sus miembros trabajaran en la administración del nuevo Irak. El 26 de mayo, firmó la Orden Número 2 de la Autoridad Provisional de la Coalición, por la que desmanteló el Ejército iraquí. No se entiende lo sucedido desde entonces en Irak (y después en Siria) sin la firma de estos dos documentos. El proceso de desbaazificación que impuso la Administración Bush y que empezó con esas dos firmas ha acabado con la irrupción del Daesh en esa amplia zona sin ley en la que campa entre Irak y Siria. Del Baaz al Estado Islámico, por decirlo en formato de tuit. A eso se refería Tony Blair cuando recientemente, y adelantándose a la que probablemente le va caer encima cuando se publique el denominado Informe Chilcot, dijo: “Pido disculpas por nuestro error en entender qué sucedería después de derrocar el régimen” (en Irak).

Lo que sucedió fue, entre otras cosas, Izzat Ibrahim al Douri. Tikriti de origen como Sadam y superviviente del núcleo que protagonizó el golpe de Estado de 1968, cuando empezó la guerra Al Douri era el número dos del régimen (vicepresidente del Consejo del Mando de la Revolución) y, como tal, era conocido por su mano dura en la represión y asesinato de miles de kurdos y chiíes. Con la caída del régimen, Al Douri, junto a muchos de esos cuadros medios suníes y sufíes del Baaz con formación militar (o exmilitares) que los dos papelitos firmados por Bremer habían dejado fuera del Estado, sin trabajo ni posibilidad de tenerlo, se pasó a la clandestinidad y empezó a formar la insurgencia bajo dos premisas: su carácter suní (por lo tanto, enfrentada a los chiíes que se disponían a gobernar el país junto a los invasores con su propia dosis de sectarismo larvada durante décadas de sangre, discriminación y represión) y su rechazo a los ocupantes.

Con sus contactos en Siria intactos, Al Douri formó muy pronto el núcleo del Ejército de los Hombres de la Orden Naqshbandi, y se convirtió en el líder de lo que quedaba del Baaz en Irak

Con sus contactos en Siria intactos, Al Douri formó muy pronto el núcleo de lo que sería su milicia, el Ejército de los Hombres de la Orden Naqshbandi, y se convirtió en el líder de lo que quedaba del Baaz en Irak. Entre el 2003 y la salida de las tropas estadounidenses ordenada por Barack Obama, el rey de tréboles se convirtió, a ojos del espionajes estadounidense, en uno de los hombres clave de la insurgencia. Washington considera que desde el principio Al Douri trabajó con Al Qaeda, formando esa alianza entre islamistas, líderes tribales suníes y exmilitares y cuadros del Baaz que en algunos aspectos era antinatura pero que se sustentaba en su carácter suní, su oposición a Estados Unidos y su odio a las milicias chiíes y, por tanto, al Gobierno de Irak y a Irán, un actor clave. En la red de redes de la insurgencia, Al Duri proporcionaba experiencia, organización y reputación. En esos tiempos, varias veces se informó, erróneamente, de su muerte.

El pacto con el islamismo, decíamos, era antinatura. Primero porque el ideario del Baaz es laico, y tradicionalmente sus principales enemigos interiores habían sido los islamistas. Segundo porque Al Duri era sufí, una corriente del Islam que el fundamentalismo al estilo Daesh rechaza. Pero Al Duri había construido después de la primera guerra del Golfo vínculos con elementos religiosos de Irak al dirigir lo que se llamó la Campaña de Regreso a la Fe que impulsó el régimen después de la derrota en la aventura belicista en Kuwait. En aquellos tiempos se construyó la mezquita de la Madre de Todas las Batallas en Bagdad, se incorporó a la bandera de Irak la inscripción Allahu Akbar y Al Duri permitió a los religiosos sunís mayor radio de acción política al mismo tiempo que endurecía la represión contra los chiíes. El Baaz se encerraba en sí mismo y sacrificaba sus principios ideológicos de panarabismo laico (a aquellas alturas, prácticamente inexistentes, todo hay que decirlo) por pura superviviencia ante los que había señalado como enemigo exterior e interior. Tras la invasión, cuando los suníes se vieron amenazados por los chiíes, sus milicias y el nuevo Gobierno, los jefes tribales se convirtieron en aliados naturales de Al Duri. Pero el germen estaba allí antes de la invasión para quien quisiera verlo. Obviamente, ninguno de los que intercambiaron chascarrillos en la cumbre de los Azores quiso. Lo siento por Tony Blair, pero ni la ignorancia ni los famosos “informes erróneos del espionaje” son eximentes ni atenuantes.

Tras la invasión, cuando los suníes se vieron amenazados por los chiíes, sus milicias y el nuevo Gobierno, los jefes tribales se convirtieron en aliados naturales de Al Duri

Problemas de salud parecieron sacar a Al Duri de la escena (que no a su milicia) hasta que el Daesh hizo su entrada triunfal en la escena internacional al ocupar Mosul y Tikrit en el verano del 2014. Entonces, Al Duri reapareció en una cinta de audio en la que animaba a los suníes a unirse a las filas del Estado Islámico.

A partir de entonces, mucho se ha escrito sobre la relación (sujeta a altibajos) de Al Duri en particular y de lo que queda del baazismo en general con el Daesh. En un famoso reportaje, The Washington Post afirmaba que el Baaz aportaba líderes militares, entrenamiento y las redes de contrabando construidas en los 90 para romper el bloqueo internacional a Irak. En otro artículo, The New York Times cita directamente al Ejército de Naqshbandi del rey de tréboles. En una especie de reivindicación a posteriori, los servicios de espionaje establecen ahora el vínculo entre el Baaz y el islamismo de Al Qaeda y Daesh que esgrimieron erróneamente en el camino a la guerra cuando relacionaron el 11-S con Sadam Husein. Entonces erraron, y ahora también erran al considerar que el vínculo que pueda haber hoy es la prueba de que entonces acertaron. Lo de ahora es consecuencia de ese error garrafal, de esa baraja en la que Al Duri era el rey de tréboles y que encontré el otro día en uno de mis cajones.  

Se puede discutir la medida de implicación de lo que queda del baazismo en Daesh, no que existe. Ambas partes consideran como enemigos a los chiíes, Irán, el Gobierno de Bagdad y las potencias extranjeras, y ambas partes cuentan con el apoyo de los suníes iraquíes que se consideran abandonados por el Gobierno en la última década. El pasado abril, se anunció la muerte de Al Duri otra vez en un combate entre sus milicianos y guerrilleros chiíes en las montañas de Talal Hamrin, cerca de Tikrit. Para probar su muerte, los milicianos chiíes organizaron un marcha por Bagdad para mostrar su cadáver, con su identificativa barba pelirroja, dentro de un ataúd de cristal. El desfile fue retransmitido por la televisión iraquí en directo.

El Baaz, entre otras iniciativas, decidió nacionalizar los pozos de petróleo para que dejaran de estar en manos de empresas de antiguas potencias coloniales

Las fotos de Al Duri en el féretro transparente poco tienen que ver con la altivez con la que saluda marcialmente en la fotografía que ilustra el naipe del rey de tréboles. Algo similar sucede con el propio Sadam Husein, de quien la última imagen que tenemos es la de su ejecución en la horca en el 2006. Es inevitable al repasar uno a uno los naipes de la baraja recordar las voces que se alzan desde Occidente tras barbaridades del Daesh como la de París exigiendo al mundo árabe su Ilustración, un proyecto modernizador. Nadie parece recordarlo, pero ese era justamente el proyecto fundacional del Baaz. El inconveniente es que, entre otras iniciativas, decidió nacionalizar los pozos de petróleo para que dejaran de estar en manos de empresas de antiguas potencias coloniales. Si hablamos solo de Irak, este país lleva en guerra ininterrumpida con Estados Unidos desde la primera guerra del Golfo. Cambian los presidentes (Bush, Clinton, Bush, Obama), los enemigos y los ‘casus belli’, lo que no cambia es EE. UU. haciendo la guerra en Mesopotamia (y eso si no contamos que la guerra Irán-Irak también fue una guerra que Washington combatió de una forma u otra, que es ser muy generoso no hacerlo). ¡Así cualquiera se vuelve ilustrado! Como decíamos antes: del Baaz al Estado Islámico, ese es el resumen del proceso de involución que tan bien personifica el rey de tréboles.

Cuando Blair pide perdón, cuando se habla del vacío político en el que ha nacido el Daesh, cuando se establece un vínculo entre la invasión del 2003 y los atentados de París, la tendencia es pensar que esa relación es emocional: los musulmanes y árabes humillados, empobrecidos y furiosos que se echan en brazos del Estado Islámico porque ya no tienen nada que perder. Hay mucho de eso, sobre todo, como motivación. Pero también hay consecuencias, causas y efectos, correlaciones de fuerzas. Mover una pieza en un tablero tan complejo equivale a la redistribución de todas las demás y a la creación de nuevos escenarios en la partida. Por ese motivo pide perdón Blair, porque en efecto fue un error no entender qué sucedería después de derrocar el régimen. Pero la ignorancia, decíamos, no es eximente ni atenuante, al margen de que es muy generoso considerar que quienes asistieron a las Azores eran unos ignorantes y no unos dirigentes políticos con unas ideologías e intereses concretos que en el mejor de los casos eligieron qué informes oír y cuáles desechar y en el peor, ni eso. De la misma forma, el perdón y la justicia son asuntos diferentes. Porque si yo rebuscando en mis cajones encuentro una versión de  baratillo de la famosa baraja, ¿qué aguardará a Blair cuando abre su armario?

Autor >

Joan Cañete Bayle

Periodista y escritor. Redactor jefe de 'El Periódico de Catalunya'. Fue corresponsal en Oriente Medio basado en Jerusalén (2002-2006) y Washington DC (2006-2009). Su última novela publicada es ‘Parte de la felicidad que traes’ (Harper Collins).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí