1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna / Tomando partido

De la democracia constitucional en España

No se trata de volver a empezar sino de seguir adelante en la discusión sobre las debilidades de las instituciones y de la sociedad civil, la clase política y el entramado democrático español

Juan Antonio Cordero 25/11/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas, se publicó en El País el manifiesto La legitimidad de nuestra democracia. Lo firmábamos personas de diversas ideologías y profesiones, con un rasgo común: todos nacimos entre 1978 y 1993, “hijos de la democracia”, si queremos ponernos un poco estupendos. La idea era simple: queríamos reconocer explícitamente el esfuerzo de las generaciones que nos precedieron en la construcción de una democracia constitucional y europea, imperfecta pero operativa, y reafirmar nuestro compromiso con su perfeccionamiento, que entendemos inseparable de su preservación. No sólo porque constituye el mejor legado político del accidentado --y en gran medida siniestro-- siglo XX español, sino porque es también el patrimonio más valioso con el que contamos para encarar el futuro.

¿Por qué era pertinente un manifiesto así? ¿Por qué había que insistir en consideraciones que en otros momentos habrían resultado innecesarias, por obvias y conocidas? Hay varias razones. Las más evidentes son generacionales: algunas de las causas generales que se han instruido últimamente contra el entramado institucional, al calor de las graves crisis que siguen sacudiendo España, han querido apoyarse en segmentos demográficos como el nuestro, que por razones biológicas no participó en su alumbramiento. Pero que no estuviéramos allí entonces no implica que no nos sintamos vinculados con sus valores ahora; la democracia constitucional no es un momento puntual al que se asiste o no se asiste, sino una dinámica cotidiana, constantemente renovada, a la que nos sumamos --y en la que tomamos parte-- desde que nos incorporamos a la vida social.

Otras razones son más personales. Las notas que siguen pertenecen a esta categoría; no vinculan ni pretenden representar a los demás firmantes, pero sí abordan algunos aspectos que me llevaron a considerar oportuna la iniciativa y sumarme a ella.

De la democracia como anomalía a la democracia como normalidad

La generación de la Transición triunfó allí donde las tentativas previas habían fracasado, poniendo a España en hora de Europa

La Transición de 1975 no fue el primer tránsito en España de un régimen autoritario a una promesa democrática. Pero ha sido el único que no ha tenido vuelta atrás. La última restauración democrática no se limitó a poner fin al franquismo; también consiguió sacar a España del bucle melancólico en que llevaba atrapada durante generaciones, bloqueada en una espiral de enfrentamientos cainitas, fanatismos varios y bandazos estériles que le impidieron tomar a tiempo ninguno de los trenes de la modernidad y el progreso europeos. En esa espiral habían naufragado ya las dos grandes tentativas democráticas precedentes, el Sexenio de la Gloriosa y la Segunda República, recordada pero breve, que sólo puede idealizarse porque no sobrevivió lo suficiente como para ser blanco de nuestras exigencias. La generación de la Transición triunfó allí donde las tentativas previas habían fracasado, poniendo a España en hora de Europa. Lo hizo rodeada de amenazas e incertidumbres, pero con un Pacto Constitucional --no sólo escrito, sino también ampliamente interiorizado-- democrático y no sectario, con el compromiso tácito de no rehacer la Guerra Civil, con la determinación silenciosa, probablemente más instintiva que reflexionada, de no seguir perdiendo el tiempo histórico.

Si España aborda hoy problemas comparables --todo lo agravados que se quiera-- a los que sufren nuestros vecinos, es en buena medida porque la Transición permitió encauzar los viejos conflictos enquistados en la llamada “singularidad española”. Ése fue el legado de unas generaciones que, lejos de acomodarse al papel apocado y sumiso que les prestan los nuevos impugnadores del "régimen del 78", supieron sobreponerse a la fatalidad y apartar a España de algunos de sus lastres históricos: el ruido ensordecedor de sables y sotanas, la tentación revanchista y fanática, el aislamiento internacional. Otros problemas siguen presentes o han aparecido recientemente, y algunos han adquirido dimensiones insoportables a lo largo de la crisis: la desigualdad social, las dificultades del proyecto europeo, el caciquismo que no deja de reinventarse, las tensiones ligadas a la globalización, la escasa calidad cívica y democrática, los rebrotes xenófobos, esencialistas e identitarios, las tensiones territoriales, el irregular desarrollo del país. No hay, por tanto, lugar para la complacencia o la idealización. Pero tampoco para el desdén ni el fatalismo: el salto social y cívico, político y económico que dio la generación de la Transición no es el de un país agarrotado sino el de una sociedad dinámica y ambiciosa.

La legitimidad no es ni épica ni estética

La observación no tiene sólo vocación de desagravio a las generaciones precedentes. Supone también una concepción de la legitimidad y la democracia distinta a la de los sectores que impugnan el “régimen del 78”. Para ilustrarla, es útil detenerse en el tipo de reproches que llueven desde esos sectores. No son, en general, críticas sustantivas, sino recriminaciones sobre la coyuntura histórica en la que el Estado constitucional vio la luz. No es que se considere deficiente, por ejemplo, la protección que éste brinda a los derechos y las libertades ciudadanas, equiparable a la de las grandes democracias europeas. Garantizadas éstas, las deficiencias --que las hay-- pueden abordarse con normalidad, sin rupturas.

Es distinto cuando los reproches a las instituciones son más metafísicos. Uno de los más recurrentes es la falta de épica en su génesis, su estética decepcionante para los aficionados a las grandes estampas históricas. Y puede entenderse la queja: no se tomó ninguna Bastilla, como en el París revolucionario; ningún Rey tuvo que tomar el camino del exilio mientras las calles se llenaban de banderas tricolores, como en abril de 1931. Pero la legitimidad de un régimen no la da ni la épica ni la estética. Se acusa al nuevo régimen constitucional de haber surgido de la transacción con los poderes existentes y no de la confrontación abierta con las viejas estructuras franquistas. Es una crítica llamativa, porque el hecho de que un proceso tan delicado como el alumbramiento de una democracia europea estable e inclusiva, homologable a otras más antiguas, se desarrollara sin traumas apreciables en un país aún partido, pese a verse rodeada de fuerzas hostiles y dotadas de notable capacidad de violencia, tanto dentro como fuera del perímetro del Estado, parece más un mérito mayor que un motivo de sonrojo.

El paso “de la ley a la ley”, de la ley de una dictadura surgida de una victoria militar a otra ley democrática, respaldada por la voluntad popular; tiene otra razón sobre la que asentar su legitimidad: fue también el paso de la paz a la paz. Algo que demostró no ser incompatible con la profundidad de los cambios operados, y que probablemente tiene algo que ver con su perdurabilidad: los descendientes de quienes pusieron en pie de nuevo el frágil edificio democrático en España pueden --podemos-- seguir disfrutando hoy de su cobertura, reclamando y materializando su mejora. Un privilegio que los republicanos de 1931 vieron rápida y trágicamente desvanecerse, sin que la épica del 14 de abril fuera entonces de ningún consuelo, cinco años después del aparente derrumbamiento --sin transacciones-- de la vieja Monarquía autoritaria.

El pecado original nos redime de los nuestros propios

El lamento por ese supuesto vicio de origen de la actual democracia española es recurrente de un tiempo a esta parte. Es comprensible, porque “el pecado original” presenta una importante ventaja, la de liberarnos de responsabilidad por los pecados propios. No por casualidad, el reproche ha ganado en intensidad desde que la crisis económica disolvió la “España que iba bien”, ese conjunto de perspectivas materiales con las que habíamos crecido y que nos habíamos acostumbrado a dar por supuestas. Mientras seguían en pie, las disquisiciones sobre la política y la calidad democrática española tenían un recorrido más bien limitado en la sociedad española. Las deficiencias que ahora se juzgan, con razón, inaceptables --la opacidad de los partidos, el amiguismo de las Administraciones, la tolerancia ante la corrupción, la escasa valoración del mérito-- ya estaban ahí y no eran secretas, pero no valía la pena prestarles demasiada atención. Parafraseando al Padrino de Coppola, la vida nos iba bien, la policía velaba nuestro sueño con la ley y no necesitábamos más. Fue cuando la crisis llamó a la puerta y quedó claro que venía para quedarse, que toda una generación --la mía-- pareció descubrir, escandalizada, que en el casino que era España, ¡oh!, se jugaba y se hacían trampas. Y, pese a que llevábamos ya treinta años de democracia, y por tanto de instituciones y políticas expuestas al escrutinio popular --al nuestro--, pareció más adecuado buscar las razones de su baja calidad cívica en algún otro lugar. En el origen sospechoso y vergonzante del “régimen del 78”, con el que por supuesto no tenemos nada que ver. En una conspiración de poderes para arrebatarnos un futuro al que se suponía que estábamos plácidamente destinados. En la insuficiente virilidad democrática de nuestros padres y abuelos, que dejaron a Franco morir en la cama y transigieron con una democracia de cartón-piedra. Que sólo tolerábamos, al parecer, mientras creíamos que podría mantener sus promesas de bienestar siempre creciente.

Es una caricatura, pero no más injusta que algunas de las simplificaciones sobre la Transición que han circulado profusamente en los últimos años. Desde luego, la democracia actual tiene deficiencias graves y son del todo saludables, incluso urgentes, los esfuerzos por construir una mejor democracia. Más robusta ante el abuso, más intransigente ante la corrupción, más militante en la defensa de derechos y libertades, más activa frente a las desigualdades. Esa fue la reclamación que resonó con fuerza el 15 de mayo de 2011, con la que muchos nos identificamos de inmediato, en un movimiento que quedará inscrito en la historia de las grandes movilizaciones cívicas españolas.

A mí me sorprendió residiendo en París, donde empezó con una concentración frente a la Embajada española, en el bulevar de Malesherbes. No recuerdo cómo llegó la convocatoria, pero sí que éramos --fue la primera sorpresa-- muchos más de los previstos. Las siguientes reuniones fueron, tras un paso por los Jardines de Trocadero, en la histórica plaza de la Bastilla; en el centro de la plaza al principio, en las escaleras de la Ópera después. Nos llegamos a congregar cerca de un millar de personas, entre la comunidad inicial de españoles y los franceses que se acercaron, primero por curiosidad y simpatía, más adelante por identificación con unas problemáticas y unas frustraciones que también sentían como propias. Las concentraciones y los debates fueron tolerados un tiempo por las autoridades francesas, hasta que --como ocurriría más lentamente en España-- sufrieron un proceso de declive y radicalización, en el que no faltaron ni episodios de entrismo ni choques con la policía. Pero para entonces las jornadas de mayo ya habían cambiado el paisaje.

La democracia es una responsabilidad compartida

El 15M no fue un programa de nada, ni siquiera de impugnación del régimen constitucional. Fue –y no es poco— una toma de conciencia colectiva como hacía tiempo se venía echando en falta en España

Algunas de las actuales narrativas de ruptura invocan el 15-M como origen de sus reclamaciones. No es descabellado: aquellas movilizaciones transformaron, por su alcance y su transversalidad, las dinámicas de la política española. Pero, precisamente por ese alcance amplio, no puede aceptarse sin más la apropiación. El 15-M no fue un programa de nada, ni siquiera de impugnación del régimen constitucional. Fue --y no es poco-- una toma de conciencia colectiva como hacía tiempo se venía echando en falta en España, con impacto en todos los partidos democráticos. Un ejercicio de republicanismo cívico en el sentido más propio del término, una toma en consideración sincera y preocupada de muchos de los problemas que aquejaban a la democracia española. No como espectadores más o menos descreídos, sino como ciudadanos partícipes.

Pero también fue el origen de algunas de las simplificaciones que mencionaba más arriba; en ese sentido, las narrativas rupturistas sí pueden legítimamente reivindicar un parentesco. Si “no nos representaban”, como coreábamos alegremente en las plazas, es obligado reconocer que nos habían representado hasta bien poco antes, o al menos habíamos hecho como si nos representaran. Teníamos razón en la denuncia de los defectos de la democracia, pero corremos el riesgo de perderla, y de arruinar el potencial transformador del 15-M, si pretendemos vestir de ruptura lo que no deja de ser una forma de desentenderse.

La democracia es, sobre todo, una responsabilidad compartida. Exigir más democracia es estar dispuesto a asumir mayores responsabilidades, sin dejar de ejercer las que ya se tienen

La democracia es, sobre todo, una responsabilidad compartida. Exigir más democracia es estar dispuesto a asumir mayores responsabilidades, sin dejar de ejercer las que ya se tienen. Pero declarar que tras 30 años de votar y votar y votar, la democracia no existe y hay que volver a inventarla, equivale a todo lo contrario: significa lavarse las manos de un balance del que se es corresponsable y proclamar que no se tiene nada que ver con sus desperfectos. Equivale a declararse en perpetua minoría de edad. Es un ejercicio de irresponsabilidad colectiva que no tiene que ver con la exigencia democrática sino con el puro y simple peterpanismo político. Y ese es el cuento --peligroso-- que se le está contando a una parte de los españoles. Se comprende su potencia, porque las promesas inaugurales (de un nuevo país o de un país en blanco, de un contador a cero, de un futuro sin límites y sin remordimientos) son más ilusionantes y atractivas que los áridos programas de balance crítico y discusión, mejora y gradual reforma. Permiten entretener la ficción de que los defectos son ajenos y las virtudes, siempre propias. Pero es una ficción incompatible con la democracia, que siempre supone un vínculo entre la política de los gobernantes y el consentimiento de los gobernados. Desconocer este vínculo es una forma de debilitarlo aún más, aunque la retórica de la ruptura, el nuevo comienzo, el derecho a decidirlo todo, la radicalidad democrática, etc., pueda sugerir exactamente lo contrario.

Contra todos los cuentos

Decía el socialista francés Jean Jaurès que la República era la sociedad en la que cada uno tenía el tiempo y la libertad de ser ciudadano. Al tiempo y a la libertad cabría añadir el ejercicio efectivo de esa libertad; esta responsabilidad, libre y espontáneamente ejercida por ciudadanos anónimos en las plazas, es el legado más valioso que dejaron las jornadas de mayo. Pero hacemos un flaco favor a la causa cívica, democrática y republicana de Jaurès si cedemos a las tentaciones de desentendernos rompiendo, de inaugurar como si hubiéramos vivido hasta ahora en un franquismo remozado. Esos atajos retóricos y narrativos, que ganaron proyección a partir de entonces y se han incorporado después al paisaje en forma de frames políticos más o menos explícitos, son radicales sólo en apariencia; en la práctica, reproducen algunos de los vicios que lastran la profundización democrática en España.

Por eso el manifiesto es oportuno y supone un punto de partida válido desde el que afrontar el necesario debate sobre la actualización y reforma de la democracia constitucional española. Se trata de un debate inaplazable, pero que se degrada si se aceptan simplificaciones maniqueas como la que opone a una generación valiente y estafada con otra acomodada y fracasada, a una “gente” de prístina inocencia contra una “casta” corrupta y mala. Por lo mismo, la Transición no puede ser un pararrayos: ésta no es más --ni menos-- que el punto de partida de una trayectoria democrática ya larga, y no cabe eludir en ella, sin engañarse, la responsabilidad por deficiencias que colectivamente hemos tolerado hasta mucho después de que culminara. Corregirlas requiere no buscar excusas y ensanchar, sin reinventar a cada paso, el espacio de derechos y libertades del que disfrutamos. No se trata de volver a empezar sino de seguir adelante, profundizando en la calidad del sistema de garantías, equilibrios, controles, contrapesos y participación que caracterizan una democracia avanzada. Pero ningún diseño institucional sobrevive si seguimos dispuestos a dormirnos con cuentos, por decirlo con el poeta León Felipe; si como sociedad renunciamos a desarrollar el compromiso republicano --que incluye tanto la participación informada en las decisiones como la asunción de sus consecuencias-- o abandonamos la constante exigencia y vigilancia cívica, para nosotros o para nuestros representantes.

La discusión sobre las debilidades de las instituciones y de la sociedad civil, la clase política y el entramado democrático español deberá tomar lugar en la España y en la Europa presente, con los instrumentos de que disponemos, en el mundo en el que vivimos y con el horizonte hacia el que queremos avanzar. Sin remontarse a supuestos pecados originales, sin refugiarse en revoluciones que pudieron ser pero no fueron, sin recurrir a juicios sumarísimos a generaciones pasadas, sin ceder a brotes de rabia y frustración colectiva que arrasan, pero no corrigen. No hay atajos. No hay democracia robusta sin sociedad atenta y crítica, y ésta es incompatible con relatos expiatorios, ficciones autoexculpatorias o rupturas milagrosas, trasuntos de redención. Para bien y para mal, la historia en democracia es terrenal y es nuestra. La hacemos nosotros.

Hace unas semanas, se publicó en El País el manifiesto La legitimidad de nuestra democracia. Lo firmábamos personas de diversas ideologías y profesiones, con un rasgo común: todos nacimos entre 1978 y 1993, “hijos de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Antonio Cordero

Juan Antonio Cordero (Barcelona, 1984) es licenciado en Matemáticas, ingeniero de Telecomunicaciones (UPC) y Doctor en Telemática de la École Polytechnique (Francia). Ha investigado y dado clases en École Polytechnique (Francia), la Universidad de Lovaina (UCL, Bélgica) y actualmente es investigador en la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU). Es autor del libro 'Socialdemocracia republicana' (Montesinos, 2008).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí