1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La historia del equipo que fue España, Europa y Catalunya y que llegó a una final de Copa

Toni Cruz 25/11/2015

<p>El equipo España F.C de la temporada 1912/13 posando con la Copa de Campeones de Catalunya. De  izq. a dcha y de arriba a abajo: Reguera, Bau, Olivé, Vernet, Baró, Mariné, Duval, Graells, Passani, Miguel y Ramírez.</p>

El equipo España F.C de la temporada 1912/13 posando con la Copa de Campeones de Catalunya. De  izq. a dcha y de arriba a abajo: Reguera, Bau, Olivé, Vernet, Baró, Mariné, Duval, Graells, Passani, Miguel y Ramírez.

Gabrielbau.com

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1914. Antes de que una epidemia de tifus llenara de esquelas las primeras páginas de La Vanguardia y después de que una nevada histórica pintara de blanco el Tibidabo y las cubiertas y palos de los vapores-correos que venían de Mallorca, Barcelona fue testigo de la gesta de un equipo de fútbol que ya no existe. El nombre de ese equipo era el Fútbol Club España (con eñe).

La historia del FC España comienza una década antes. En septiembre de 1905 tres estudiantes llamados José Graells, Leandro Roselló y Joaquín Just reunieron el dinero suficiente para comprar un balón de cuero reglamentario y se decidieron a crear una sociedad de football. Fue Just quien le puso el nombre. Gabriel Bau, nieto de uno de los mejores jugadores de la historia del España, otro Gabriel Bau, no cree que el nombre tuviera relación con cualquier reivindicación política: “En aquellos tiempos no era como ahora. De hecho, luego cambiaron su nombre por el de Gràcia FC, que era el barrio donde nació el club, así que…”

Francisco Artal, de la web futbolnostalgia.com, explica que aquel España “era un rival a batir por los dos grandes catalanes”. “Aunque yo entiendo que el FC Barcelona era bastante mejor, estaba un peldaño por encima. Con el Espanyol sí que estuvo más parejo”. Define Artal esos años como “una época convulsa, pues era cuando empezaban ciertas luchas de poder, cambios reglamentarios, alianzas entre clubes en contra de otros: fue una época donde se atacó al Barcelona en materia de jugadores”. 

El España jugó su primer partido precisamente contra el segundo equipo del Barcelona un domingo de octubre de 1905. Ganaron por 3 goles a 2. Uno de los primeros onces del España estuvo formado por Salvo, Baró, Prades, Olivé, Mariné, Graells, Sabaté, Castillo, Vernet, Boguñà y Zarzuelo. Se pasaron dos años los españistas --tal era su apelativo, no españolistas-- venciendo con relativa comodidad a cuanto rival se ponía enfrente, hasta que decidieron dar el salto y competir en la Segunda división catalana. Su primera aparición en prensa se registra en el Mundo Deportivo del 24 de enero de 1907: “Por la mañana jugaron el España y el segundo bando del X --nota: había un equipo que se llamaba así, no es que se desconociera el rival-- en el campo del Barcelona --otra nota: el España no tenía campo propio aún--, habiéndose deslizado el partido sin incidente de ninguna clase, consiguiendo 3 goals el España por uno el X”.

Tan buenos eran que muy pronto tuvieron un mote con el que causaban terror en los campos de toda Cataluña. ‘Los pequeños diablos’, les llamaban. Vestían con una camisa roja y un pantalón blanco. Subieron a Primera división catalana y en ella se asentaron durante trece años seguidos. La década de los diez fue su época dorada, jugando ya en su propio campo, primero en la Calle Entença y luego en Rosselló.

En 1914, tras conseguir su segundo entorchado regional, representaron a Cataluña en la Copa del Rey. La Copa de entonces se parecía en muy poco al torneo actual. Era el campeonato más prestigioso --no había Liga-- y en esa edición del 14 la Federación decidió, después de varios cismas previos, que la disputaran los ganadores de las cuatro competiciones estatales más prestigiosas (Centro, Galicia, Norte y Cataluña). Las semifinales las jugaron el Athletic Club contra el Vigo --no tuvo color, en la ida ya ganaron los vascos 11-0-- y el España F.C. frente al ya también extinto Gimnástico de Madrid, cuyos jugadores fueron calificados por la prensa catalana de la época como “simpáticos equipiers de la capital”). Iban a ser “dos luchas entre regiones, a las cuales tienen ofrecidos madrileños y catalanes los laureles de la victoria. ¿Quién de los dos podrá cumplir su promesa?”. Bonita forma de explicar este protoclásico.

Para la cita no repararon en gastos. Concertaron una serie de amistosos contra el Athletic de Madrid --así se llamaba entonces-- en marzo y otro el 12 de abril ante el Español, frente al que perdieron 3-0 en un mal día. Una semana antes de ese España-Español tuvo lugar la constitución en la Diputación provincial de Barcelona de la Mancomunidad Catalana. El señor Prat de la Riva, su primer presidente, dijo en su discurso: “Es un momento de gran trascendencia para la tierra catalana. Termina un periodo y comienza otro” (Primo de Rivera suprimiría la Mancomunidad en 1925 por amenazar, a su juicio, “las raíces y los fundamentos de la verdadera nacionalidad española”).

El primer viaje del España a la capital --entonces una odisea muy cara que costeaba la Federación catalana-- fue estéril, puesto que el mal tiempo obligó a aplazar el encuentro del día 19. Así que la ida de la semifinal se jugó en Barcelona una semana después. Por aquellos días, sin embargo, la noticia más destacada en la portada del Mundo Deportivo era la protesta de los automovilistas de la ciudad ante las barricadas montadas por las fuerzas del orden público en varias carreteras para, en teoría, controlar a determinados bandidos. Dichos obstáculos en la vía provocaban accidentes, como uno que reportaba el periódico que casi le costó la vida a un tal señor Llorens en las cuestas del Garraf. Según contaba la publicación, este tipo de hechos eran “motivo de oprobio para España entera ante los ojos de los extranjeros, que tendrían razón de exclamar que el África empieza en los Pirineos”. El editorial llevaba un título elocuente: ‘Salvajismos’.

Al partido de ida, celebrado el 26 de abril, acudió el mismísimo presidente de la Federación española, el periodista Ricardo Ruiz Ferry. Según la crónica del siguiente jueves del Mundo Deportivo, el partido se disputó a pesar de que cayera una gran tromba de agua. El pequeño portero catalán Puig --las crónicas le describen como un coloso y un tipo muy simpático (todo el mundo parecía serlo en esa época)-- tuvo una tarde afortunada, impidiendo la “afiligranada labor clásica” de los madrileños. El 1-0 final lo consiguieron los rojos de penalti por manos que pitó Varela, un defensa del Universitari --sí, lo de los árbitros también era un lujo raro entonces--. Se desconoce el lanzador, y autor del único gol de la contienda.

En la vuelta de esa semifinal, el España empató a uno --tampoco se sabe quién marcó--, destacando según las crónicas de entonces, el centrocampista Casellas (¿autor del gol de la victoria?). En la crónica se advierte que durante el descanso “se hacen muchos comentarios, conviniendo todos en que el España es un equipo mucho más flojo que el que concurrió el pasado año a las finales del campeonato”. Curiosamente, más que resaltar el pase a la final, el cronista Aniceto García destaca en su escrito que los espectadores salieron decepcionados por el pobre juego exhibido. Eran otros tiempos.

La crónica de la final ante el Athletic en el estadio Costorbe de Irún, disputada el 10 de mayo, fue la primera noticia futbolera en meses acreedora de una portada en la prensa de la época --y eso en la especializada--. En los primeros párrafos del reporte, la prensa catalana justifica incluso la ‘intrusión’ en tan destacadas páginas: “Nos hallamos en el apogeo de la fiebre deportiva; y como esa fiebre es la que promete a España su regeneración física, es necesario que la atendamos con el cuidado que se atienden todas las cosas que han de producirnos beneficios, ya morales, ya materiales”. Jugaron de inicio por el España Puig, Prat, Mariné, Salvo, Casellas, Bellavista, Coletas, Baró, Villena, Passani y Salvo. En el Athletic militaban figuras destacadas como Pichichi, los dos Belauste y Severino Zuazo.

Para seguir el encuentro se colocó en el quiosco del campo del España F.C. una pizarra en la que se iban transcribiendo los telegramas que enviaba cada quince minutos el presidente de la entidad desde Irún. A tal efecto, el jefe de Telégrafos de Barcelona puso a disposición del club varios ciclistas que se encargaban de transportar en siete minutos los partes desde la Central de telégrafos al campo españista.

A las cuatro y media en punto el árbitro inglés Rowland --éste sí lo era-- pitaba el inicio y el cuero comenzaba a rodar. El Athletic empezó muy fuerte, pero poco a poco el España fue equilibrando la situación. Sin embargo, nueve minutos fatales para los catalanes decantaron la final. Zuazo marcó de cabeza a pase de Belauste II en el minuto 20 y otra vez Severino volvió a aprovechar una “melé en el área” para colar el segundo. La segunda parte parece que fue un monólogo del España, pero su único gol --marcado por Villena-- llegó a tan solo dos minutos del final.

El Mundo Deportivo achacó la derrota a la mejor adaptación de los vascos al terreno de juego y “a las ventajas que proporcionan las condiciones del país, la afinidad de pueblos, etcétera, etc...  Si el España hubiera contendido en su casa... no sabemos lo que hubiera ocurrido”.

Dos días más tarde, una multitud esperó a los derrotados en el apeadero del Paseo de Gracia. Hubo vivas, vítores y aplausos. A Poch y Casellas se les levantó en hombros. Fue el canto del cisne del España FC, a pesar de que ese mismo año conquistaron la Challenge de los Pirineos --uno de los primeros torneos continentales de la historia-- tras ganar 3-1 al Comète et Simot de Burdeos. En esa competición, por cierto, vivieron una auténtica batalla campal en la eliminatoria en la que derrotaron al Barcelona (5-2 vencieron los pequeños diablos), con invasión de campo incluida. Se ve que a los aficionados españistas no les sentó bien que el club culé les arrebatara a algunos de sus mejores jugadores --el mencionado anteriormente Bau, por ejemplo-- con promesas de gloria, que no de dinero, ya que por entonces aún no se estilaba la retribución monetaria.

El profesionalismo se le hizo muy pesado al España, que terminó muriendo en 1931. Curiosamente, antes de fenecer a la modernidad, el España se fusionó primero con el modesto Gràcia FC, luego pasó a formar parte del CE Europa --que aún sobrevive y milita en Segunda B-- para formar el Catalunya, que desapareció ese mismo año porque no tenía dinero para costearse sus viajes. Militaba en Segunda. España, Europa y Cataluña en un mismo club y en apenas dos décadas. Un viaje alrededor de una pelota y una Copa de por medio en tres conceptos que ahora pesan (y queman) mucho más que entonces.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí