1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mundo al revés según JR

Se publica un nuevo monográfico sobre las peripecias del misterioso artista

Gloria Crespo MacLennan 25/11/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

París era un lienzo para JR, un grafitero de 15 años que se aventuraba por tejados y oscuros túneles dejando su impronta en la ciudad. Un día encontró una cámara de fotos abandonada en una estación de metro. Fue entonces cuando el inquieto francés comenzó a hacer retratos de sus amigos, que fotocopiaba en pequeños formato y pegaba en las paredes de la capital, enmarcados por chillones colores espolvoreados con sprays que servían para distinguirlos de la publicidad.  A los 17 años, el joven artista callejero se percató de que la calle era la mejor de las galerías para su arte. Sin intermediarios, quiso establecer un diálogo directo con el espectador, a través de una obra donde los protagonistas son aquellos que no tienen voz: los pobres, los refugiados, los marginados, aquellos que se sienten amenazados y que en ocasiones también amenazan. Gente desconocida, los protagonistas anónimos de algunos de los tristes episodios de nuestra historia más reciente.

Hoy, a sus 32 años, JR, este provocador Millet contemporáneo presume de tener la galería más grande del mundo. Tanto en las banlieues parisinas como en las favelas de Río de Janeiro, en los puentes rotos de Monrovia o en los inhumanos suburbios de Nairobi, así como en el muro de Israel o en el Panteón de París, en la Isla de Ellis y en las calles de Nueva York, entre otros muchos lugares, sus fotoinstalaciones, una mezcla de fotografía documental y activismo, han servido como espejo de nuestra sociedad a través de sus gigantescos retratos. La editorial inglesa Phaidon Press recoge toda la trayectoria del intrépido artista en JR: Can Art Change the World. Un primer y espléndido libro monográfico que nos acerca a uno de los personajes más dinámicos y comprometidos del panorama del arte actual, con una obra que logra captar la atención de gente que normalmente no se interesa por el arte ya que alude a temas de gran interés social como el compromiso, la identidad, la libertad, y sus límites.

De su pasado grafitero ha conservado el gusto por la clandestinidad y la transgresión. JR son las iniciales de un nombre que aún sigue siendo un misterio. Le gusta vestir con una chaqueta reversible, a la que pueda dar la vuelta en caso de que tenga que salir de escapada. Lleva siempre sombrero y gafas de sol para impedir ser reconocido. Solo las personas a las que ha fotografiado le han podido mirar directamente a los ojos.

De origen tunecino, creció en un barrio humilde a las afueras de París. Las paredes vacías del cercano Les Bosquets, en Montfermeil, sirvieron de soporte a las primeras fotocopias, a gran tamaño, de los retratos de sus amigos que le harían famoso. Un año más tarde, en 2005, tres niños se electrocutaron en este mismo barrio al esconderse de la policía en una estación de electricidad. Fue entonces cuando estallaron los disturbios y el vandalismo y el pánico se apoderó del lugar. Jóvenes descontrolados tiraban cócteles molotov, quemaban coches de policía, y asaltaban los supermercados. Durante uno de esos días JR pudo ver, con asombro, cómo uno de sus retratos, que mostraba a un grupo de amigos -entre ellos, uno apuntando con una videocámara, como lo haría con un arma-, aparecía detrás de un coche de policía ardiendo en las imágenes retransmitidas por televisión. La imagen que se estaba dando de sus amistades era de auténticos matones. El fotógrafo decidió volver al barrio y retratar de nuevo a los más jóvenes  pero esta vez con una lente de 28mm, que requiere una proximidad muy cercana al retratado. Hizo así una serie de retratos en los que sus protagonistas se caricaturizaban a sí mismos. Quería mostrar al mundo cuál era la verdadera cara de estos muchachos, distinta a la que mostraban los medios de comunicación. “No son ángeles pero tampoco monstruos”, diría JR. Esta serie conocida como Portrait of a Generation (Retrato de una Generación), fue colgada en distintos zonas de París, hasta verse colgada al completo en una exposición organizada en frente del ayuntamiento de la ciudad. Una década después el artista regresó al barrio, donde llevó a cabo una de sus instalaciones en uno de los edificios a punto de ser demolidos y filmó un vídeo, The Bosquets, con un ballet coreografiado por el propio JR. El artista callejero gozaba ya de un renombre internacional.

El conflicto palestino-israelí fue el segundo reto para este joven al que algunos denominan el Banksy francés, y que consiguió llevar a cabo la mayor exposición ilegal de todos los tiempos, Face 2 Face. Esta vez se planteó retratar a personas que desempeñaran el mismo oficio pero en distintos lados del muro y pegar su caras en ambos lados de la zona en conflicto, las de los israelíes en el lado palestino y las de los palestinos en el lado israelí. Llegando incluso a pegarlas en las torres de control militar israelíes. “Lo imposible se hizo posible”, recuerda el artista. El poder del papel y el pegamento quedaba nuevamente constatado y así ha venido ocurriendo durante esta última década cuando los distintos proyectos de JR  han demostrado que si bien el arte no puede cambiar el mundo sí puede cambiar nuestra forma de mirarlo. Utilizar el arte para poner el mundo al revés, fue el deseo que expresó el artista al recoger el premio TED2011.

En su afán por conceder esos pocos minutos de gloria warholiana a los olvidados de la tierra, JR posó su mirada en las mujeres de distintas comunidades en conflicto, aquellas en que las que recae gran peso de estas sociedades, y que siempre permanecen en la sombra. De esta suerte viajó a Monrovia para fotografiar a las víctimas de la guerra civil, y consiguió pegar sus caras con la ayuda de los exrebeldes; también lo hizo a la favela de Morro da Providência, en Río de Janeiro; en Liberia, Sierra Leona, Camboya, India y Sudán, así como en Kibera, Nairobi, uno de los mayores suburbios de África, con un millón de habitantes, donde imprimió los retratos de las mujeres en vinilo de forma que sirvieran como tejado para sus casas. “Ahora Dios podrá vernos”, le agradecía una de las protagonistas de sus obras.

En 2008 JR se trasladó a Cartagena, bastión de la resistencia republicana en la Guerra Civil, para llevar a cabo otro de sus proyectos, Wrinkles of the City (Los Surcos de la Ciudad), donde aquellos que sufrieron la contienda se convirtieron en su objetivo. El artista quedó sorprendido por cómo los recuerdos de aquellos que habían luchado contra el fascismo encontraban resonancia en los paisajes una ciudad monumental a la vez que decadente. Cartagena  reflejaba las arrugas y cicatrices de sus habitantes, y durante varios meses los rostros protagonistas de la resistencia volvieron a surgir de las sombras para adueñarse de un pedazo de su historia.

JR es un artista atípico que valora más la interacción con el público que la demostración de su destreza artística. Su arte ha ido evolucionando hasta convertirse en una mezcla de distintos campos que abarcan la fotografía, la escultura, el ballet, el vídeo - Ellis, el último, tiene a Robert de Niro como protagonista- el performance y las instalaciones, aunque el papel y el pegamento siguen siendo sus principales señas de identidad. Considera su arte como una declaración, de ahí que su medio natural sea la calle, pero no pone ningún reparo a que este sea expuesto en museos. Es sin duda el tamaño de las reproducciones de su obras un buen aliado a la hora de conceder un matiz épico a sus proyectos, cuyas dimensiones están determinadas por los propios retos que se impone el artista. Se caracteriza también por huir de los sponsors y autofinanciarse a través de la venta de sus obras en galerías. Alérgico a la publicidad que domina la sociedad contemporánea, rechaza trabajar para cualquier marca o institución.

En este último mes, uno de sus proyectos más conocidos, Women are Heroes (Las Mujeres son Heroinas) realizado en Kibera, Nairobi, ha vuelto a ocupar las páginas de la prensa, debido a una controversia que ha surgido entre el artista y Deutsch, una agencia de publicidad. Bajo el slogan Art heist for good (Un golpe al arte en busca del bien), la agencia norteamericana se propuso subastar los tejados de vinilo, realizados por JR con los retratos de las mujeres, en una casa de subastas y destinar los fondos recaudados a Water for Life, una ONG que opera en Kenia. Según informa el periódico británico The Guardian, tras visitar el suburbio y comprobar el deterioro de los tejados, Deutsch procedió a desmantelar los tejados remplazándolos por unos nuevos de metal; para ello obtuvieron el permiso de los representantes locales, pero no consiguieron ni el de JR ni el de las mujeres retratadas. Del primero, según declaraciones a The Guardian, no recibieron respuesta. A las mujeres no las consiguieron localizar. Las obras fueron subastadas en Julien´s Auction, una casa de subastas de Los Ángeles especializada en pertenencias de famosos, y solo se consiguió recaudar 10.000 $.  JR no solo ha cuestionado la eficacia de la estrategia, sino la autenticidad de las obras subastadas, ya que una vez que él abandonó el proyecto, su continuidad se mantuvo a través de una fundación creada por el propio artista, donde los jóvenes de Kibera se encargaban de seguir construyendo tejados, pero esta vez con fotos realizadas por ellos mismos. Aun así, Julia Neumann, directora creativa de proyectos de Deutsch, espera recaudar más fondos en un futuro próximo “Creo que la comunidad podrá beneficiarse de lo que estamos haciendo, no me dio la impresión de que les importará el arte. No tienen ni dónde orinar, no saben de dónde vienen sus alimentos. Esos son sus verdaderos problemas”, declaraba al diario británico.








Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí