1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Marc Trévidic / Juez experto en terrorismo

"Hemos dejado crecer un monstruo"

France 2 París , 18/11/2015

<p>Marc Trévidic, durante el debate sobre terrorismo de France 2</p>

Marc Trévidic, durante el debate sobre terrorismo de France 2

France 2

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Marc Trévidic (Burdeos, 1965*) ha sido juez de instrucción en la sección antiterrorista de París durante la última década. Tras su relevo hace un par de meses, su contacto directo con muchos de los detenidos acusados de yihadismo durante esa década, pero sobre todo durante los “dos últimos años y, más intensamente, los últimos meses”, le ha convertido en una voz de referencia después de que el viernes, 13 de noviembre, una serie de atentados causara 129 muertos en la capital francesa. CTXT reproduce, con el permiso expreso y exclusivo de France 2, parte de la entrevista (ver al final) que la cadena pública realizó con Trévidic el sábado, dentro de una emisión especial dedicada a los atentados : “El último [detenido] que entrevisté, en agosto pasado, lo reconoció y lo dijo, que le habían pedido hacer un atentado en un concierto de rock”, declaró el juez.

David Pujadas (France 2): Usted nos está diciendo que hace tres meses había alguien en su despacho hablando de un atentado en un concierto de rock.

Marc Trévidic: Sí, absolutamente. Es lo que le habían pedido hacer. Y se lo había pedido el Estado Islámico. Ellos tienen muchísima gente. Por lo tanto pueden hacer atentados suicidas, pueden perder gente, pueden enviar tantos como quieran, y la gente que detenemos, les da igual. Porque si no lo consiguen a la primera, la segunda o la tercera vez, lo conseguirán a la quinta o la sexta. Ellos tienen esa capacidad, que en verdad Al Qaeda ya no tiene, digamos, de derrochar personal. El Estado Islámico tiene todos los medios necesarios.

Perdone. Cuándo usted escuchó a esa persona hablando de un proyecto así, ¿tuvo la impresión de que tenía delante de usted a alguien con la determinación para llevarlo a cabo o de alguien con un perfil de iluminado que no habría ido jamás hasta el final?

A mí lo que me decía es que él había dicho que sí para poder irse [de Siria], pero que él jamás habría hecho un atentado así. Pero nunca sabes si es por utilitarismo o no [que lo dicen]. Ese es el problema del juez respecto a estos individuos. Sobre ese caso, no puedo decirle. Porque muy pocas veces se presentan delante de usted diciendo “yo iba a hacerlo”, “estaba decidido a hacerlo”; generalmente, dicen “claro, yo no lo habría hecho jamás”, “eso es lo que me habían pedido que hiciera”. Con que esa es la dificultad. Claro que en gran parte muchos de ellos están decididos. Ahora, eso depende también de su perfil, del tiempo que han pasado allí. Cuando vemos el grado de organización de los atentados, vemos que ha hecho falta por lo menos fabricar los cinturones de explosivos o traerlos directamente desde Siria. Son productos inestables, hay que ser bastante profesionales, hay que pasearse con ellos. Son profesionales de guerra.

Y a usted le sorprende encontrarse frente a un caso en el que ocho personas, al menos, ocho personas tienen esa determinación, esa organización, ese grado de motivación para hacer eso.

Yo pienso que si el emir de una katiba (célula) del Estado Islámico en Siria pide que levanten la mano, de entre sus reclutados, quienes quieran hacer un atentado en Francia, vas a ver doscientos brazos levantados en medio segundo.

Aterrador.

Así que no me sorprende para nada que encuentren ocho. Fíjese en los atentados que llegan a realizar, en Líbano, por no hablar del avión [ruso derribado en Egipto]. Y es lógico, puesto que durante tres años los hemos dejado crecer y volverse muy poderosos. ¿Qué podemos esperar de un grupo terrorista si se le deja llegar a ser muy poderoso?

Se les ha dejado crecer, ¿en Siria, se refiere?

La política mundial. Porque no hay nadie a quien señalar con el dedo. Las historias de que Rusia protege a fulano hace que no hagamos nada… Al cabo de tres años, hemos construido, hemos dejado crecer un monstruo y, una vez que un grupo terrorista se hace fuerte, exporta sus capacidades. Si no es fuerte, se repliega sobre sí mismo, lo golpeamos, hace la guerra en su terreno, no tiene otra posibilidad. El GIA [Grupo Islámico Armado] en los años noventa pudo atacar Francia porque se había vuelto muy fuerte, porque tenía una capacidad de proyección. Al Qaeda en Afganistán, desde que tuvieron una capacidad de proyección suficiente, cometieron atentados en Occidente. Y de envergadura. O sea que es siempre la misma historia. Dejamos que se desarrolle un grupo terrorista, un monstruo, y luego nos sorprendemos: oh, tenemos enfrente a un monstruo. Pues sí.

Usted dice: tenemos un monstruo frente a nosotros; por tanto, estamos en guerra.

Cada uno escoge las palabras que quiere. Guerra es una palabra muy grande. Tenemos miedo a utilizarla. Además, ahora, cuando hay una guerra en alguna parte ya nadie va a mantener la paz, los Cascos Azules ya no existen... Pero son siempre las mismas bombas, los mismos aviones, los mismos fabricantes, o sea que es una guerra. Claro que es una guerra. De acuerdo, en el sentido jurídico, para la Convención de Ginebra… Pero por lo demás, son armas, es gente que tienen kalashnikovs, y que nos dispara.

Entonces, usted, jefe de la sección antiterrorista durante diez años, dice que no hemos tomado la medida, que hemos dejado crecer demasiado ese monstruo en Siria. ¿Pero hemos tomado la medida del riesgo que esto representaba en Francia? ¿Hemos tomado las medidas que hacían falta de vigilancia, de seguridad?

No se trata sólo de la seguridad y la vigilancia. De verdad que hace falta mirar este problema en los últimos diez años. Después del primer conflicto en Irak, hemos visto la propaganda yihadista por todo el territorio, en internet también, pero no únicamente. Y la radicalización se disparó. Así que, no se trata sólo de un simple problema de vigilancia, de juez, de meter a la gente en prisión; sino de tratar las causas. Ahora hemos empezado a tratar las causas. Porque esto ha explotado y hay un movimiento demasiado evidente de la gente que se va a Siria. Pero durante diez años no hemos hecho nada. Absolutamente nada. No hacíamos nada en las prisiones, nada fuera, nada para evitar que internet llegaran a todas las casas, nada para impedir que un niño pueda ver vídeos yihadistas. Así que ahora estamos tratando todo al mismo tiempo. El aspecto de seguridad a corto plazo. Pero hay que tratar también a largo plazo, a diez años, el fenómeno de la radicalización. Y todo esto lo hemos empezado ahora.

Cuando usted dice que hay que “tratar el fenómeno de la radicalización”. ¿Habla de internet, de esos vídeos de propaganda, de qué se trata, se trata de esas acciones de radicalización de las que hablábamos antes?

Acciones sobre la radicalización en las cárceles, en feudos verdaderamente salafistas, pero también acciones para evitar que la gente se radicalice. Porque si debemos des-radicalizar significa que hemos perdido una parte de la batalla.

Cuando se habla de una acción para evitar que la gente se radicalice: ¿se piensa en una acción en los barrios, una acción económica, una acción psicológica, una acción de educación, en la escuela, en qué estamos pensando?

En todo. Todo. Porque si la justicia tiene planes de desradicalización en las prisiones, si usted trata de desradicalizar las prisiones, si cuando salen, se reencuentran en su ambiente salafista, quiere decir que todo empieza de cero. Así que hace falta que fuera, que dentro, todas las partes hagan algo; y luego hay que luchar contra esa ideología, mostrar hasta qué punto es horrible.

Ahora está hablando del salafismo.

Claro. No hay que tener miedo de la palabras. Hay que mantenerse, ser firmes, porque si no, es también nuestra ambigüedad, la ambigüedad de la sociedades modernas: somos amigos de gente que tienen una ideología muy cercana.

¿Está pensando en Arabia Saudí?

Claro, el wahabismo ha difundido esa ideología por todo el planeta desde el conflicto en Afganistán, por simplificar, desde 1979. Entonces, ¿somos sus amigos porque es un socio económico? La política americana sabe en qué consiste: “adoramos a los fundamentalistas religioso si son liberales en economía”. Es así desde hace años. Es su credo. Los saudíes, muy bien, los qataríes, muy bien, porque comercian, porque son económicamente liberales. O sea, que les encantan los fundamentalistas religiosos, estamos en una paradoja total. Y hasta que no salgamos de ahí. ¿Cuáles son nuestros valores? ¿Apretar la mano de alguien que obliga a ponerse el velo integral a su mujer, bajo el pretexto de que nos vende armas, o de que le compramos petróleo?

Me quedo con lo que usted dice. Que la guerra contra el terrorismo del distrito X y XI de París, o de Seine Saint Denis, se juega realmente en el escenario exterior, en las relaciones diplomáticas con ciertos países, en nuestras acciones militares contra ciertos grupos terroristas.

Y la lucha contra la ideología y contra aquellos que la propagan, que no son nuestros amigos.

Hace un momento ha dicho: no me sorprende, porque si preguntamos en Raqqa, capital del grupo Estado Islámico en Siria, quién querría desarrollar una acción en Francia, habría 200 brazos que se levantarían.

Por lo menos.

Resulta aterrador.  Y da que pensar que lo que hemos vivido recientemente, no va a ser una excepción.

No, claro. Hemos entrado en una guerra, decíamos, pues en una guerra no hay una sola batalla. El problema es que son ellos los que marcan los tiempos. O sea, que hay que intentar cambiar el viento y ver cómo podemos marcar nosotros los tiempos. Porque ahora, ¿qué van a hacer?: van a ver nuestras reacciones. Eso es lo más probable. Que no hagan nada durante cinco o seis meses, para ver la reacción de Francia, ver qué ocurre, ¿metemos a la gente en centros de retenciones, etc? Ellos usan esa técnica desde Bin Laden. Ellos tienen la idea de que nosotros vamos a golpear a la comunidad musulmana, los musulmanes van a decir, veis, Occidente está contra nosotros, etc, así que se van a radicalizar aún más fácilmente. Es el efecto bola de nieve. Y eso se ha puesto de verdad por escrito, como estrategia de Al Qaeda, por tanto, hace ya tiempo. Hace falta que los musulmanes se subleven, y para eso, primero hace falta que les golpeemos, para que luego se subleven.

Y su impresión, y no me dirijo ya al antiguo juez antiterrorista, sino al observador, ¿Francia aguanta? Aguantó después de Charlie Hebdo, después del supermercado kosher, ¿va a aguantar esta vez también?

Bueno, mientras que no nos peguemos entre nosotros, hay que admitir que Francia es un gran país, capaz de asumir actos de guerra, actos muy duros contra esta población, porque a pesar de todo, digamos lo que digamos, suman menos muertos que por delincuencia común. Por tanto, hay que relativizar, si nos mantenemos unidos, si hacemos como los ingleses después de lo que ocurrió en el metro [en los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres], no somos un país tan débil como para tener miedo del Estado Islámico. El único mensaje es ese y espero que los políticos lo hayan entendido bien y que no se vayan a pelear durante las elecciones [regionales del próximo mes de diciembre].

Traducción de Braulio García Jaén.

*En la primera versión de este artículo, la fecha de nacimiento decía 1950. La correcta es 1965. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí