1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Documentos CTXT

La guerra es siempre la constatación de un fracaso

Discurso de Dominique de Villepin, entonces ministro de Asuntos Exteriores francés, ante la ONU el 14 de febrero de 2003 con motivo de la crisis de Irak

Dominique de Villepin 18/11/2015

<p>Dominique Villepin durante un congreso del partido República Solidaria en diciembre del 2010.</p>

Dominique Villepin durante un congreso del partido República Solidaria en diciembre del 2010.

Maya-Anaïs Yataghène

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Señor presidente,

Señor secretario general,

Señoras y señores ministros,

Señores embajadores,

Agradezco a los señores Hans Blix y Mohamed El Baradei las informaciones que nos acaban de proporcionar sobre las inspecciones en Irak. También deseo reiterarles la confianza y el apoyo total de Francia en su misión.

Ustedes saben cuánto valora Francia, desde el origen de la crisis iraquí, la unidad del Consejo de Seguridad. Esta unidad descansa hoy en dos elementos esenciales:

1. Juntos perseguimos el objetivo de un desarme efectivo de Irak.  En este ámbito estamos obligados a tener resultados. No cuestionemos nuestro compromiso común en este sentido. Asumimos colectivamente esta importante responsabilidad en la que no pueden caber segundas intenciones ni  juicios de intenciones. Seamos claros: ninguno de nosotros alberga la menor benevolencia hacia Saddam Hussein ni hacia el régimen iraquí.

2. Al adoptar por unanimidad la resolución 1441, hemos rubricado colectivamente nuestro acuerdo con la actuación en dos tiempos propuesta por Francia: el desarme mediante inspecciones y, en caso de fracaso de esta estrategia, el examen por el Consejo de Seguridad de todas las opciones, incluida el recurso a la fuerza. Este escenario, el del fracaso de las inspecciones, y solamente él, podría justificar una segunda resolución.

La cuestión que hoy se plantea es sencilla: ¿consideramos en conciencia que el desarme mediante las misiones de inspección es ahora una vía sin salida o consideramos que no han sido exploradas todas las posibilidades de inspección que ofrece la resolución 1441?

La opción de la guerra puede parecer, a priori, más rápida. Pero no olvidemos que, tras haber ganado la guerra, hay que construir la paz. Y no nos engañamos: será una tarea larga y difícil pues hay que preservar la unidad de Irak, restituir una estabilidad duradera en un país y una región enormemente afectados por la intrusión de la fuerza

Respecto a esta cuestión, Francia tiene dos convicciones:

La primera es que la opción de las inspecciones no se ha explorado hasta el final y que puede aportar una respuesta eficaz al imperativo del desarme de Irak; la segunda, que un uso de la fuerza tendría tales consecuencias para los hombres, para la región y para la estabilidad internacional que sólo debería ser contemplada en último extremo.

¿Qué acabamos de escuchar en el discurso de los señores Blix y El Baradei? Hemos escuchado que las inspecciones dan resultados. Evidentemente, cada uno de nosotros quiere más y continuaremos presionando a Bagdad para conseguirlo. Pero las inspecciones dan resultados.

En sus precedentes intervenciones ante el Consejo de Seguridad, el 27 de enero, el señor Blix, presidente ejecutivo de la Comisión de Control, Supervisión e Inspección de la ONU, y el señor El Baradei, director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), identificaron con precisión los ámbitos en los que se esperaban progresos. Se han obtenido avances significativos en varios de ellos:

En los ámbitos químico y biológico, los iraquíes han entregado nuevos documentos a los inspectores. También han anunciado la creación de comisiones de investigación, dirigidas por los exresponsables de armamentos, conforme a las exigencias del señor Blix.

En el ámbito balístico, las informaciones proporcionadas por Irak también han permitido hacer progresos a los inspectores. Sabemos con precisión la capacidad real del misil Al-Samoud. Ahora, hay que proceder al desmantelamiento de los programas no autorizados, de acuerdo con las conclusiones del señor Blix.  

En este contexto, hoy no está justificado el uso de la fuerza. Hay una alternativa a la guerra: desarmar a Irak a través de las inspecciones. Además, recurrir prematuramente a la opción militar tendría graves consecuencias

En el ámbito nuclear, se ha proporcionado a la AIEA una serie de informaciones útiles sobre los puntos importantes evocados por el señor El Baradei el pasado 27 de enero: la adquisición de imanes susceptibles de servir para el enriquecimiento de uranio y la lista de los contactos entre Irak y el país susceptible de haberle proporcionado el uranio.

Es el núcleo de la lógica de la resolución 1441, que debe garantizar la eficacia de las inspecciones gracias a una identificación precisa de los programas prohibidos y su posterior eliminación.

Todos somos conscientes de que el éxito de las inspecciones significa lograr una cooperación plena y total de Irak. Francia no ha dejado de exigirlo. Empiezan a surgir progresos reales:

Irak ha aceptado que aparatos de reconocimiento aéreo sobrevuelen su territorio; ha permitido que los inspectores interroguen a científicos iraquíes sin testigos; se va a aprobar un proyecto de ley prohibiendo todas las actividades ligadas a los programas de armas de destrucción masiva, conforme a una  vieja petición de los inspectores. Irak debe proporcionar una lista detallada de los expertos que asistieron en 1991 a las destrucciones de los programas militares.

Francia espera, evidentemente, que estos compromisos se verifiquen de un modo estable. Más aún, debemos presionar fuertemente a Irak para que avance en la vía de la cooperación.

Estos progresos nos reafirman en la convicción de que la vía de las inspecciones puede ser eficaz. Pero no debemos engañarnos sobre la amplitud de la tarea que tenemos por delante: todavía hay cuestiones que esclarecer, verificaciones que llevar a cabo, instalaciones o materiales que destruir.

Para ello debemos posibilitar que las inspecciones tengan éxito.

La autoridad de nuestra acción descansa hoy en la unidad de la comunidad internacional. Una intervención militar prematura cuestionaría esa unidad, lo que la despojaría de legitimidad y, a la larga, de eficacia

El 5 de febrero hice una serie de propuestas ante el Consejo. Desde entonces, las hemos precisado en un documento de trabajo que entregué a los señores Blix y El Baradei y puse en conocimiento de los miembros del Consejo.

¿Cuál es su espíritu? Se trata de una serie de propuestas prácticas y concretas que pueden ponerse en marcha rápidamente y están destinadas a aumentar la eficacia de las operaciones de inspección. Se inscriben en el marco de la resolución 1441 y no necesitan, por tanto, de una nueva resolución del Consejo. Están encaminadas a apoyar los esfuerzos de los señores Blix y El Baradei. Ellos son los que están en mejores condiciones de decirnos con cuáles quieren quedarse para garantizar la mejor eficacia de su trabajo. En su informe, nos han hecho recomendaciones útiles y de carácter operativo.

Francia ya ha anunciado que ponía medios adicionales a disposición de los señores Blix y El Baradei, empezando por sus aparatos de vigilancia aérea Mirage IV.

Sí, escucho críticas:

Algunos piensan que por principio, las inspecciones no pueden ser eficaces. Pero recuerdo que son el fundamento de la resolución 1441 y que dan resultados. Se pueden considerar insuficientes pero ahí están.

Otros creen que proseguir con el proceso de inspección sería una especie de maniobra dilatoria para impedir una intervención militar. Ello plantea, naturalmente, la pregunta de qué tiempo hay que conceder a Irak. Hemos llegado al centro del debate. En ello nos va nuestra credibilidad y  nuestro espíritu de responsabilidad. Tengamos el valor de hablar claro.

Hay dos opciones:

La opción de la guerra puede parecer, a priori, más rápida. Pero no olvidemos que, tras haber ganado la guerra, hay que construir la paz. Y no nos engañamos: será una tarea larga y difícil pues hay que preservar la unidad de Irak, restituir una estabilidad duradera en un país y una región enormemente afectados por la intrusión de la fuerza. Frente a estas perspectivas, está la alternativa que ofrece las inspecciones, que permite avanzar día a día por la vía de un desarme pacífico de Irak. A fin de cuentas, ¿no se trata de la opción más segura y rápida?

Debemos medir el impacto que tendría una acción militar. ¿No correríamos el riesgo de agravar las fracturas entre las sociedades, entre las culturas, entre los pueblos, unas fracturas de las que se nutre el terrorismo?

Nadie puede afirmar hoy que el camino de la guerra será más corto que el de las inspecciones. Nadie puede afirmar tampoco que desembocará en un mundo más seguro, más justo y más estable. Pues la guerra es siempre la constatación de un fracaso. ¿Va a ser, acaso, nuestra única salida frente a los numerosos desafíos actuales? Concedamos, pues, a los inspectores de las Naciones Unidas el tiempo necesario para que su misión tenga éxito. Pero estemos juntos vigilando y exijamos a los señores Blix y El Baradei que informen regularmente al Consejo. Francia, por su parte, propone una nueva cita el 14 de marzo a nivel ministerial para evaluar la situación. Entonces, podremos juzgar los progresos que se han llevado a cabo y lo que falta por realizar.

En este contexto, hoy no está justificado el uso de la fuerza. Hay una alternativa a la guerra: desarmar a Irak a través de las inspecciones. Además, recurrir prematuramente a la opción militar tendría graves consecuencias.

La autoridad de nuestra acción descansa hoy en la unidad de la comunidad internacional. Una intervención militar prematura cuestionaría esa unidad, lo que la despojaría de legitimidad y, a la larga, de eficacia.

Una intervención de ese tipo podría tener consecuencias incalculables para la estabilidad en esa región herida y frágil. Aumentaría el sentimiento de injusticia, agravaría las tensiones y correría el riesgo de abrir la vía de otros conflictos.

Todos compartimos la misma prioridad: combatir sin tregua el terrorismo. Este combate exige una determinación total.  Desde la tragedia del 11 de septiembre, es una de nuestras responsabilidades prioritarias ante nuestros pueblos. Y Francia, que ha sido duramente golpeada en varias ocasiones por este terrible azote, está totalmente movilizada en esta lucha que nos afecta a todos y que debemos llevar a acabo juntos. Ese es el sentido de la reunión del Consejo de Seguridad del 20 de enero a iniciativa de Francia.

Hace diez días, el secretario de Estado de EE. UU., el señor Powell, mencionó supuestos lazos entre Al-Qaeda y el régimen de Bagdad. Actualmente, según nuestras investigaciones e informaciones llevadas a cabo con nuestros aliados, nada nos permite establecer dichos lazos. Por el contrario, debemos medir el impacto que tendría una acción militar, hoy contestada. ¿No correríamos el riesgo de agravar las fracturas entre las sociedades, entre las culturas, entre los pueblos, unas fracturas de las que se nutre el terrorismo?

Francia lo ha dicho siempre: no excluimos la posibilidad de que un día haya que recurrir a la fuerza si los informes de los inspectores llegaran a la conclusión de la imposibilidad de proseguir las inspecciones. El Consejo debería entonces pronunciarse y sus miembros tendrían que asumir toda la responsabilidad. Y en semejante hipótesis quiero recordar aquí los interrogantes que subrayé en nuestro último debate del 4 de febrero y a los que debemos responder:

- ¿En qué medida la naturaleza y amplitud de la amenaza justifican el recurso inmediato a la fuerza?

- ¿Cómo hacer para controlar realmente los considerables riesgos de esa intervención?

En cualquier caso, ante semejante eventualidad, la unidad de la comunidad internacional sería garantía de su eficacia. Lo mismo que --pase lo que pase-- las Naciones Unidas seguirían estando en el centro de la paz que habrá que construir.

Señor presidente, me gustaría decir a aquellos que se preguntan con angustia cuándo y cómo vamos a ceder a la guerra que, en el seno de este Consejo de Seguridad, nada, y en ningún momento, será fruto de la precipitación, de la incomprensión, de la suspicacia o del miedo.

En este templo de las Naciones Unidas, somos los guardianes de un ideal, somos los guardianes de una conciencia. Nuestra gran responsabilidad y nuestro inmenso honor deben llevarnos a dar prioridad al desarme en la paz.

Os lo dice hoy un viejo país, Francia, de un viejo continente como el mío, Europa, que ha conocido la guerra, la ocupación, la barbarie. Un país que no olvida y que sabe todo lo que debe a los combatientes de la libertad procedentes de Estados Unidos y otras partes. Y que, sin embargo, siempre se ha mantenido en pie frente a la Historia y ante los hombres. Que, fiel a sus valores, quiere actuar con decisión junto a todos los miembros de la comunidad internacional. Que cree en nuestra capacidad de construir juntos un mundo mejor.

Muchas gracias

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Dominique de Villepin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí