1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El púlpito del abusón. Sobre la estructura primaria de dominación

Cómo hemos llegado a crear instituciones que fomentan la crueldad y que sugieren que las personas crueles son, en cierto modo, admirables, o al menos tan merecedores de simpatía como aquellos que acosan

David Graeber 18/11/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A finales de febrero y principios de marzo de 1991, durante la primera Guerra del Golfo, las fuerzas de EEUU bombardearon, hostigaron y dieron fuego de muchas maneras a miles de hombres jóvenes iraquíes que trataban de huir de Kuwait. Hubo una serie de incidentes de este tipo (“Autopista de la muerte”, “Autopista 8”, “La batalla de Rumaila”) donde las fuerzas aéreas estadounidenses cortaron la retirada de columnas de iraquíes sin mayor esfuerzo, masacrando a los soldados atrapados en sus vehículos. Las imágenes de cuerpos carbonizados intentando desesperadamente salir de sus camiones se convirtieron en símbolos icónicos de la guerra.

Nunca he entendido por qué esta masacre en masa de iraquíes no se considera un crimen de guerra. Está claro que, en aquel momento, el mando estadounidense temía que fuese así. El presidente George H. W. Bush anunció rápidamente un cese temporal de hostilidades, y el ejército ha desplegado desde entonces enormes esfuerzos en minimizar el número de bajas, ocultar las circunstancias, difamar a las víctimas ("un grupo de violadores, asesinos y matones", insistió más tarde el general Norman Schwarzkopf) y evitar que las imágenes más duras aparezcan en la televisión estadounidense. Se rumorea que hay grabaciones de las cámaras montadas en helicópteros de combate que muestran a iraquíes en pánico, que nunca verán la luz.  

Tiene sentido que las élites estuviesen preocupadas. Fueron, en su mayoría hombres jóvenes quienes tomaron la decisión, después de haber sido reclutados y lanzados al combate; una decisión deseable para todos los jóvenes en esa situación. Dijeron: 'al diablo con esto'. Decidieron hacer las maletas, y volver a casa. ¿Deben ser quemados vivos por ello? Cuando ISIS quemó vivo a un piloto jordano el invierno pasado, se denunció universalmente como indescriptiblemente brutal (que lo era, por supuesto). Aun así, ISIS, al menos, podía argumentar que el piloto había estado tirando bombas sobre ellos. Los iraquíes en retirada en la "Autopista de la Muerte" y otros objetivos principales de la carnicería estadounidense eran sólo niños que no querían luchar.

Pero tal vez fue este mismo rechazo el que impidió a los soldados iraquíes cosechar más simpatía, no sólo en los círculos de la élite, de la que no se puede esperar mucho, sino también en el tribunal de la opinión pública. De alguna manera, seamos sinceros, esos hombres eran cobardes. Tuvieron lo que se merecían.

Parece, en efecto, que existe una falta deliberada de simpatía hacia los hombres no combatientes en zonas de guerra. Incluso los informes de las organizaciones internacionales de derechos humanos hablan de masacres dirigidas casi exclusivamente contra mujeres, niños, y, a veces, personas mayores. La conclusión, que casi nunca ha llegado a expresarse abiertamente, es que los varones adultos son combatientes y, si no lo son, hay algo malo en ellos. ("¿Quieres decir que había gente por ahí masacrando a mujeres y niños y que no estabas allí defendiéndolos? ¿Qué eres, ¿un gallina?”). Los que ordenan las masacres son conocidos por manipular de manera cínica ese reclutamiento tácito: el caso más famoso es el de los comandantes de los serbios de Bosnia, que calcularon que podrían evitar los cargos de genocidio si, en vez de exterminar a toda la población de las ciudades y pueblos conquistados, simplemente exterminaban a todos los varones de entre 15 y 55 años.

Pero hay algo más en la tarea de circunscribir nuestra empatía con las víctimas iraquíes de la masacre que huyen. Los consumidores estadounidenses de noticias fueron bombardeados con acusaciones de que eran en realidad un puñado de criminales que habían violado y saqueado y sacado a los recién nacidos de las incubadoras (a diferencia de ese piloto jordano, que simplemente había estado lanzando bombas sobre las ciudades llenas de mujeres y niños desde una altitud segura, o eso creía). A todos nos han enseñado que los abusones son muy cobardes, por lo que fácilmente aceptamos que lo contrario debe ser naturalmente cierto. Para la mayoría de nosotros, la experiencia primordial de acosar y ser acosados se esconde en el fondo cada vez que se discuten crímenes y atrocidades. Se da forma a nuestra sensibilidad y nuestra capacidad para la empatía de manera profunda y perniciosa.

Para la mayoría de nosotros, la experiencia primordial de acosar y ser acosados se esconde en el fondo cada vez que se discuten crímenes y atrocidades

La cobardía es también una causa

A la mayoría de las personas no les gustan las guerras y sienten que el mundo sería un lugar mejor sin ellas. Sin embargo, el desprecio por la cobardía parece moverse en un nivel mucho más profundo. Después de todo, la deserción (la tendencia de los reclutas convocados para su primera experiencia de gloria militar a escabullirse de la línea de marcha y esconderse en un bosque, barranco, o granja vacía cercanos y luego, cuando la columna haya pasado con seguridad, buscar una manera de volver a casa) es probablemente la mayor amenaza para las guerras de conquista. Los ejércitos de Napoleón, por ejemplo, perdieron muchas más tropas por la deserción que por combate. Los ejércitos a menudo tienen que desplegar un porcentaje significativo de sus soldados detrás de las líneas con órdenes de disparar a cualquiera de sus compañeros que trate de huir. Sin embargo, incluso aquellos que dicen odiar la guerra a menudo se sienten incómodos celebrando la deserción.

A la mayoría de las personas no les gustan las guerras y sienten que el mundo sería un lugar mejor sin ellas. Sin embargo, el desprecio por la cobardía parece moverse en un nivel mucho más profundo

La única excepción que conozco es Alemania, que ha levantado una serie de monumentos llamados “Al Desertor Anónimo”. El primero y más famoso, en Potsdam, tiene una inscripción que dice: "A UN HOMBRE QUE SE NEGÓ A MATAR A SU PRÓJIMO". Sin embargo, incluso en este caso, cuando hablo con mis amigos sobre este monumento, a menudo me encuentro con una especie de mueca instintiva. Supongo que lo que la gente se pregunta es: “¿Realmente desertaron porque no querían matar a los demás, o porque no querían morir?" Como si fuese algo malo.

En sociedades militaristas, como Estados Unidos, es casi axiomático que nuestros enemigos deben ser cobardes, especialmente si el enemigo puede ser etiquetado como "terrorista" (es decir, alguien acusado de querer crear miedo en nosotros, que nos convierta en cobardes). Entonces es cuando se hace necesario darle la vuelta a la tortilla e insistir en que no, en que son ellos los que realmente son miedosos. Todos los ataques contra ciudadanos estadounidenses son por definición "ataques cobardes". El segundo George Bush se refería a los atentados del 11-S como "actos cobardes" a la mañana siguiente. A primera vista, esto resulta extraño. A fin de cuentas, no faltan cosas malas que se puedan achacar a Mohammed Atta y a sus cómplices pero, sin duda, "cobarde" no es uno de ellas. Hacer trizas una celebración de boda usando un avión no tripulado puede ser considerado un acto de cobardía. Personalmente creo que estrellar un avión contra un rascacielos requiere agallas. Sin embargo, la idea de que se pueda ser valiente a favor de una mala causa parece caer fuera del dominio del discurso público aceptable, a pesar de que gran parte de lo que se considera Historia del mundo se compone de ilimitados ejemplos de personas valientes que hicieron cosas terribles.

Sobre fallas fundamentales

Tarde o temprano, todo proyecto para la libertad humana tendrá que comprender por qué aceptamos que la violencia y la dominación clasifiquen y ordenen las sociedades. Y se me ocurre que nuestra reacción visceral a la debilidad y a la cobardía, nuestra extraña reticencia a identificarnos incluso con las formas más justificables de miedo, podría proporcionarnos una pista.

El problema es que el debate hasta ahora ha estado dominado por los defensores de dos posiciones igualmente absurdas. Por un lado, hay quienes niegan que sea posible decir algo sobre los seres humanos como especie; por el otro, hay quienes suponen que el objetivo es explicar por qué algunos seres humanos parecen disfrutar con el hecho de acosar a otros. El campo de este último casi siempre termina, por lo general, contando historias acerca de babuinos y chimpancés para introducir la idea de que los seres humanos, o al menos aquellos de nosotros con cantidades suficientes de testosterona, heredamos de nuestros ancestros primates una tendencia innata hacia la agresión para auto engrandecernos que se manifiesta en la guerra, que no puede eliminarse pero puede ser desviada hacia la actividad del mercado competitivo. Sobre la base de estos supuestos, los cobardes son los que carecen de un impulso biológico fundamental, y no es de extrañar que reciban nuestro desprecio.

Hay un montón de problemas con respecto a esta visión, pero la más obvia es que simplemente no es verdad. La perspectiva de ir a la guerra no activa automáticamente un disparador biológico en el macho humano. Basta con contemplar lo que Andrew Bard Schmookler ha denominado "la parábola de las tribus". Cinco sociedades comparten el mismo valle del río. Todas pueden vivir en paz sólo si cada una de ellas sigue siendo pacífica. En el momento en que una “manzana podrida” es introducida (por ejemplo, cuando los hombres jóvenes de una tribu deciden que una forma adecuada de manejar la pérdida de un ser querido es traer la cabeza de un extranjero, o que su Dios los ha elegido para ser el azote de los incrédulos), pues bien, las otras tribus, si no quieren ser exterminados, sólo tienen tres opciones: huir, entregarse o reorganizar sus propias sociedades en torno a la eficacia en la guerra.

Esa lógica parece difícil de criticar. Sin embargo, cualquiera que esté familiarizado con la historia de, pongamos, Oceanía, Amazonia, o África sabrá que un gran número de sociedades simplemente se negaron a organizarse en líneas militares. Una y otra vez, nos encontramos con descripciones de comunidades relativamente pacíficas que simplemente aceptan que cada pocos años tendrán que salir hacia las montañas, ya que algunos grupos de asaltadores compuestos por los chicos malos locales vendrán a prender fuego a sus aldeas, violar, saquear, y llevarse como trofeo partes de rezagados desventurados. La gran mayoría de los varones humanos se ha negado a pasar su tiempo entrenándose para la guerra, incluso cuando hacerlo le interesaba en términos prácticos e inmediatos. Para mí, esto es una prueba segura de que los seres humanos no son una especie particularmente belicosa. No se puede negar, por supuesto, que los seres humanos son criaturas imperfectas. Casi cada lengua humana tiene algo análogo del español "humano" o expresiones como "tratar a alguien como a un ser humano", lo que implica que simplemente reconocer otra criatura como un ser humano conlleva la responsabilidad de tratarlos con un cierto mínimo de bondad, consideración y respeto. Es obvio, sin embargo, que no hay lugar donde los seres humanos estén constantemente a la altura de esta responsabilidad. Y cuando no lo logramos, nos encogemos y decimos que somos "sólo humanos." Ser humano, entonces, es a la vez tener ideales y fallar al intentar estar a la altura de esos ideales.

La gran mayoría de los varones humanos se ha negado a pasar su tiempo entrenándose para la guerra, incluso cuando hacerlo le interesaba en términos prácticos e inmediatos

Si así es cómo los seres humanos tienden a pensar sobre sí mismos, entonces no es de extrañar que cuando tratamos de entender lo que posibilita las estructuras de dominación violenta, tendemos a mirar a la existencia de impulsos antisociales y preguntar: ¿Por qué algunas personas son crueles? ¿Por qué desean dominar a los demás? Estas, sin embargo, son las preguntas equivocadas. Los seres humanos tienen una infinita variedad de impulsos. Por lo general, nos están empujando hacia diferentes direcciones a la vez. Su mera existencia no implica nada.

La pregunta que debemos hacernos no es por qué la gente es a veces cruel, o incluso por qué algunas personas son frecuentemente crueles (toda la evidencia sugiere que los verdaderos sádicos son una muy pequeña proporción de la población total), sino cómo hemos llegado a crear instituciones que fomenten tal comportamiento y que sugieran que las personas crueles son, en cierto modo, admirables, o al menos tan merecedores de simpatía como aquellos que acosan.

Aquí creo que es importante observar cuidadosamente cómo las instituciones organizan las reacciones de la audiencia. Por lo general, cuando tratamos de imaginar la escena primordial de la dominación, vemos una especie de dialéctica hegeliana amo-esclavo en la cual dos partes se disputan el reconocimiento mutuo, lo que desemboca en el pisoteo permanente de uno de ellos. Deberíamos imaginar en su lugar una relación de tres vías entre agresor, víctima y testigo, en el que las partes contendientes son candidatas a obtener reconocimiento (validación, simpatía, etc.) de otra persona. La batalla por la supremacía hegeliana, después de todo, es sólo una abstracción. Una fábula. Pocos de nosotros hemos visto a dos hombres adultos en un duelo a muerte con el fin de conseguir que el otro le reconozca como verdaderamente humano. El escenario a tres bandas, en el que una de las partes aporrea a la otra mientras ambos apelan a los que les rodean para que reconozcan su humanidad, lo hemos presenciado todos y hemos sido partícipes, tomando un rol u otro, una y mil veces desde la escuela primaria.

Estructuras (de Escuelas) Primarias de Dominación

Estoy hablando, por supuesto, acerca del acoso en el patio de la escuela. Planteo que el acoso representa una especie de estructura elemental de la dominación humana. Si queremos entender cómo todo se tuerce, aquí es donde debemos empezar.

También en este caso, hay que introducir salvedades. Sería muy fácil caer en argumentos evolutivos en bruto. Hay una tradición de pensamiento (la tradición de El Señor de las moscas, podríamos llamarla), que interpreta a los abusones de patio de colegio como una encarnación moderna del ancestral "simio asesino", el macho alfa primordial que instantáneamente restaura la ley de la selva, una vez no esté ya restringido por la autoridad del varón adulto racional. Pero esto es claramente falso. De hecho, es mejor leer libros como El señor de las moscas como meditaciones sobre el tipo de técnicas calculadas de terror e intimidación que las escuelas públicas británicas emplearon para convertir a los niños de clase alta en funcionarios capaces de mantener un imperio. Estas técnicas no surgieron en ausencia de autoridad; eran técnicas diseñadas para crear una cierta autoridad masculina adulta del tipo fría y calculadora, para empezar.

Hoy en día, la mayoría de las escuelas no son como la Eton y la Harrow de los tiempos de William Golding, pero incluso a los que se jactan de sus elaborados programas contra el acoso escolar, el acoso en el patio de la escuela no ocurre sin concordancia con o a pesar de la autoridad institucional de la escuela. El acoso es más una refracción de su autoridad. Para empezar con un argumento obvio: los niños de la escuela no pueden salir. Normalmente, el primer instinto de un niño al ser atormentado o humillado por alguien mucho más grande es irse a otro sitio. Los escolares, sin embargo, no tienen esa opción. Si intentan persistentemente ponerse a buen recaudo, las autoridades van a traerlos de vuelta. Esta es una razón, sospecho, para el estereotipo del abusón como el ojito derecho del profe o encargado de vigilar los pasillos: incluso cuando no es cierto, se basa en la información tácita de que el agresor depende de la autoridad de la institución al menos de esa manera concreta: la escuela está, en efecto, reteniendo a las víctimas en el lugar mientras sus verdugos les golpean. Esta dependencia de la autoridad es también la causa de las formas más extremas y elaboradas de acoso que se llevan a cabo en las cárceles, donde los reclusos dominantes y los guardias entran en alianzas.

Es más, los agresores suelen ser conscientes de que el sistema probablemente castigue a toda víctima que contraataque con más dureza. Al igual que una mujer, confrontada por un hombre abusivo que bien podría doblarle su tamaño, no puede permitirse el lujo de participar en una "lucha justa", sino que debe aprovechar el momento oportuno para infligir tanto daño como le sea posible en el hombre que ha estado abusando de ella (ya que no le puede dejar en una posición en la que él contraataque), así debe responder también la víctima del acoso en el patio del colegio: con una fuerza desproporcionada, no para desactivar al oponente, en este caso, sino para dar un golpe tan decisivo que haga que el antagonista dude si enfrentarse de nuevo.

Aprendí esta lección de primera mano. Yo era un niño escuálido en la escuela primaria, era más joven que mis compañeros (me salté un curso) y por lo tanto era un blanco prioritario para algunos de los niños más grandes que parecían haber desarrollado una técnica cuasicientífica para golpear a enanos como yo de manera suficientemente limpia, dura, y rápida como para evitar ser acusados de "pelear." Apenas pasaba un día sin que fuese atacado. Finalmente, decidí que era suficiente, encontré mi momento, y lancé a un bruto particularmente nocivo a través de todo el pasillo con un golpe bien dado en la cabeza. Creo que pude haberle roto el labio. En cierto modo, funcionó exactamente como se esperaba: durante un mes o dos, los abusones en gran medida se mantuvieron al margen. Pero el resultado inmediato fue que nos llevaron a los dos a la oficina por habernos peleado, y el hecho de que él hubiese golpeado primero se consideró irrelevante. Me declararon culpable y fui expulsado del club de matemáticas y ciencia avanzada de la escuela. (Como él era un estudiante mediocre, no había, en realidad, de dónde expulsarle.)

“No importa quién empezó” son probablemente las cinco palabras más traicioneras de la lengua. Claro que importa.

Crueldad colaborativa

Muy poco de este enfoque sobre el rol de la autoridad institucional se refleja en la literatura psicológica sobre el acoso, que, al estar escrito en gran parte por las autoridades escolares, asume que su papel es totalmente benigno. Sin embargo, las recientes investigaciones, que se han multiplicado desde Columbine, han ofrecido, creo, una serie de sorprendentes revelaciones acerca de las formas elementales de dominación. Vayamos profundizando.

Lo primero que estas investigaciones revelan es que la inmensa mayoría de los incidentes de acoso tienen lugar frente a una audiencia. La persecución solitaria y a escondidas es relativamente rara. Gran parte del acoso trata de humillar, y sus efectos no pueden producirse realmente sin alguien que los presencie. A veces, los espectadores inducen activamente al acosador, riéndose, provocándole o uniéndose. Más a menudo, la audiencia está pasivamente conforme con lo que ocurre. Es muy raro que alguien intervenga para defender a un compañero de clase que esté siendo amenazado, ridiculizado, o físicamente atacado.

Cuando los investigadores preguntan a los niños por qué no intervienen, una minoría dice que sintieron que la víctima tuvo lo que se merecía, pero la mayoría dice que no les gustó lo que pasó, y ciertamente no le gustaba mucho el abusón, pero decidieron que involucrarse podría significar terminar en el lado receptor de ese trato y que sólo empeoraría las cosas. Curiosamente, esto no es cierto. Los estudios también muestran que, en general, si uno o dos espectadores se oponen, los acosadores dan marcha atrás. Pero de alguna manera la mayoría de los espectadores están convencidos de que va a suceder lo contrario. ¿Por qué?

Por un lado, porque casi todos los géneros de ficción popular a los que probablemente estén expuestos dicen que así será. Los superhéroes del cómic rutinariamente dan un paso adelante y dicen: "Oye, deja de pegar a ese chico". Invariablemente, el acusado vuelve su ira sobre ellos, dando lugar a todo tipo de caos. (Si hay un mensaje oculto en tal ficción, seguramente esté en la línea de: "Será mejor que no te metas en estos asuntos a menos que seas capaz de competir con algún monstruo de otra dimensión que puede disparar rayos de sus ojos.") El "héroe", como se dice en los medios de comunicación de Estados Unidos, es en gran parte una coartada para la pasividad. Esto se me ocurrió por primera vez al ver a un presentador de noticias de una televisión local alabando a un adolescente que había saltado al río para salvar a un niño que se ahogaba. "Cuando le pregunté por qué lo hizo", comentó el presentador de noticias, “él respondió lo que los héroes de verdad siempre dicen: ‘'Yo sólo hice lo que cualquiera haría en esa situación”. El público supuestamente tiene que entender que, por supuesto, esto no es cierto. Cualquier persona no haría eso. Y eso está bien. Los héroes son extraordinarios. Es perfectamente aceptable bajo las mismas circunstancias que uno simplemente se quede allí esperando a un equipo de rescate profesional.

El "héroe", como se dice en los medios de comunicación de Estados Unidos, es en gran parte una coartada para la pasividad

También es posible que la audiencia de estudiantes de educación primaria reaccione pasivamente al acoso porque han entendido cómo opera la autoridad adulta y erróneamente asumen que la misma lógica se aplica a las interacciones con sus compañeros. Si es, digamos, un policía el que está abusando de algún adulto desgraciado, entonces sí, es absolutamente cierto que la intervención probablemente les acarree serios problemas, muy posiblemente, en el lado equivocado de un club. Y todos sabemos lo que les sucede a los "soplones". (¿Os acordáis del secretario de Estado John Kerry pidiendo a Edward Snowden que "actuase como un hombre" y se sometiese a una vida de intimidación sádica a manos del sistema de justicia penal de Estados Unidos? ¿Qué se supone que tiene que aprender de esto un/a inocente niño/a?). El destino de los Manning o Snowden del mundo es el de servir para anuncios de alto perfil sobre un principio cardinal de la cultura americana: abusar de la autoridad puede ser malo, pero señalar públicamente que alguien está abusando de la autoridad es mucho peor, y merece el castigo más severo.

Un segundo hallazgo sorprendente de las investigaciones recientes: los acosadores, de hecho, no sufren de baja autoestima. Los psicólogos han asumido durante mucho tiempo que los niños crueles estaban pagando sus inseguridades con los demás. No. Resulta que la mayoría de los agresores actúan como pequeños capullos autocomplacientes, no porque estén torturados por la inseguridad, sino porque son en realidad pequeños capullos autocomplacientes. De hecho, tal es su seguridad en sí mismos que crean un universo moral en el que su arrogancia y violencia se convierten en el estándar por el cual todos los demás han de ser juzgados; la debilidad, la torpeza, el despiste, o el lloriqueo propio de mojigatos no son sólo los pecados, sino provocaciones que no deben pasarse por alto.

Aquí también puedo ofrecer un testimonio personal. Recuerdo intensamente una conversación con un deportista que conocí en el instituto. Era un zopenco, pero de buen carácter. Creo que incluso nos apedrearon juntos una o dos veces. Un día, después de ensayar algún drama de época, pensé que sería divertido caminar hacia el dormitorio con el atuendo renacentista. En cuanto me vio, se abalanzó como si fuese a machacarme. Estaba tan indignado que me olvidé de estar aterrorizado. “¡Matt! ¿Qué coño estás haciendo? ¿Por qué quieres atacarme?". Matt parecía tan sorprendido que se le olvidó seguir amenazándome. "Pero... ¡has entrado en el dormitorio con leotardos!", protestó. “Quiero decir, ¿qué esperabas?” ¿Estaba Matt promulgando inseguridades profundamente arraigadas sobre su propia sexualidad? No lo sé. Probablemente. Pero la verdadera pregunta es, ¿por qué asumimos que su mente perturbada es tan importante? Lo que realmente importa es que él realmente sentía que estaba defendiendo un código social.

Homofobia

En este caso, el abusón adolescente estaba desplegando violencia para hacer cumplir un código de la masculinidad homofóbica que sustenta también la autoridad de los adultos. Pero con niños más pequeños, este a menudo no es el caso. Aquí llegamos a un tercer hallazgo sorprendente de la literatura psicológica, tal vez el más significativo de todos. Al principio, no son en realidad la chica gorda, o el chico con gafas, los blancos más probables. Eso viene después. Los matones (siempre conscientes de las relaciones de poder) aprenden a elegir a sus víctimas de acuerdo a las normas de los adultos. Al principio, el criterio principal es cómo reacciona la víctima. La víctima ideal no es absolutamente pasiva. No, la víctima ideal es el que se defiende de alguna manera, pero lo hace de forma ineficaz, agitándose, por ejemplo, o gritando o llorando, amenazando con decírselo a su madre, fingiendo que va a luchar y luego tratando de huir. Hacerlo es precisamente lo que hace posible la creación de un drama moral en el que el público puede decidir si el acosador está, en algún sentido, en lo cierto.

La víctima ideal es el que se defiende de alguna manera, pero lo hace de forma ineficaz, agitándose, por ejemplo, o gritando o llorando, amenazando con decírselo a su madre, fingiendo que va a luchar y luego tratando de huir

Esta dinámica triangular entre acosador, víctima y público es a la que me refiero cuando hablo de la estructura profunda del acoso. Merece ser analizado en los libros de texto. En realidad, merece ser puesto en letras de neón gigantes en todas partes: El acoso crea un drama moral en el que la forma de reaccionar de la víctima ante un acto de agresión puede ser utilizado como justificación retrospectiva para el acto original de la agresión en sí.

No sólo aparece este drama en los orígenes mismos del acoso en la primera infancia; es precisamente el aspecto que perdura en la vida adulta. Yo lo llamo la falacia del "vosotros dos, ¡ya vale!". Cualquier persona que frecuente foros de medios digitales reconocerá el patrón. El agresor ataca. El blanco intenta estar por encima y no hace nada. Nadie interviene. El agresor refuerza el ataque. El blanco intenta estar por encima y no hace nada. Nadie interviene. El agresor refuerza aún más el ataque.

El acoso crea un drama moral en el que la forma de reaccionar de la víctima ante un acto de agresión puede ser utilizado como justificación retrospectiva para el acto original de la agresión en sí

Esto puede suceder diez, cincuenta veces, hasta que finalmente, el blanco responde. Entonces, y sólo entonces, una docena de voces suenan inmediatamente, gritando “¡pelea! ¡pelea! ¡Mirad a esos dos idiotas entrando al trapo!” o “¿No podéis simplemente calmaros los dos y aprender a ver el punto de vista del otro?" El abusón inteligente sabe que esto va a suceder, y que no perderá ningún punto por ser el agresor. También sabe que si modera su agresión y ajusta el tono correcto, la respuesta de la víctima puede en sí misma representar el problema.

Nob: Eres un tipo decente, Jeeves, pero tengo que decirlo, eres es un poco imbécil.

Jeeves: Un poco… ¿¿qué?? ¿Qué diablos quieres decir con eso?

Nob: ¿Ves lo que quiero decir? ¡Cálmate! Te he dicho que eres un tipo decente. ¡Y ese lenguaje! ¿No te das cuenta de que hay señoritas presentes?

Y lo que es cierto sobre las clases sociales también lo es sobre cualquier otra forma de desigualdad estructural: de ahí epítetos tales como "mujeres chillonas", "hombres negros cabreados", y una infinita variedad de términos similares de desprecio desdeñoso. Pero la lógica esencial del acoso es anterior a esas desigualdades. Es la materia con la que se elaboran.

Deja de pegarte a ti mismo

Y esto, propongo, es la falla humana fundamental. No es que como especie seamos particularmente agresivos. Es que tendemos a responder a la agresión muy mal. Nuestro primer instinto cuando observamos una agresión no provocada es o bien fingir que no está sucediendo o, si eso se vuelve imposible, equiparar al agresor y a la víctima, colocando a ambos bajo una especie de contagio, cuya propagación al resto se espera que se pueda evitar. (De ahí la constatación de los psicólogos que los agresores y las víctimas tienden a crear casi la misma aversión). El sentimiento de culpa provocado por la sospecha de que esta es una manera fundamentalmente cobarde de comportarse, ya que es una manera fundamentalmente cobarde de comportarse, abre un complejo juego de las proyecciones, en el que el agresor es visto simultáneamente como un supervillano invencible y un fanfarrón inseguro y patético, mientras que la víctima se convierte tanto en agresor (violador de cualesquiera convenciones sociales que el abusón haya invocado o inventado) como en un cobarde patético y reticente a defenderse.

Obviamente, estoy ofreciendo sólo un esbozo mínimo de psicodinámicas complejas. Pero aun así, estas ideas pueden ayudarnos a entender por qué nos resulta tan difícil extender nuestra simpatía, entre otros, a los soldados iraquíes que trataban de huir y que murieron por los tiros que los soldados estadounidenses dieron a diestro y siniestro. Aplicamos la misma lógica que cuando pasivamente veíamos a algún abusón de la infancia aterrorizando a su exaltada víctima: equiparamos agresores y víctimas, insistimos en que todo el mundo es igual de culpable (daos cuenta de cómo, cada vez que uno oye información sobre una atrocidad, algunos inmediatamente empezarán a insistir en que las víctimas debieron de cometer atrocidades también), y sólo esperar que al hacerlo, el contagio no se extienda a nosotros.

Esto es difícil. No afirmo entenderlo completamente. Pero si alguna vez vamos a avanzar hacia una sociedad verdaderamente libre, vamos a tener que reconocer cómo la relación triangular y mutuamente constitutiva de abusón, víctima y audiencia funciona realmente y, a continuación, desarrollar formas de combatirla. Recuerda, la situación no es desesperada. Si no fuera posible crear estructuras (hábitos, sensibilidades, formas de sabiduría común) que a veces eviten que la dinámica caiga en eso, entonces las sociedades igualitarias de cualquier tipo no habrían sido posibles. Recuerda, también, qué poco coraje se requiere normalmente para frustrar a abusones que no tienen el respaldo de ningún tipo de poder institucional. Sobre todo, recuerda que cuando los abusones realmente están respaldados por ese poder, los héroes pueden ser aquellos que simplemente huyen.

No obstante*, antes de que dejemos a los hombres adultos completamente descolgados, debo observar que el argumento de la eficiencia militar corta dos caminos: incluso aquellas sociedades cuyos hombres se niegan a organizarse de manera efectiva para la guerra también insisten, en la inmensa mayoría de los casos, en que las mujeres no deben luchar en absoluto. Esto no es muy eficiente. Incluso si uno admitiese que los hombres son, en términos generales, mejores en la lucha (y esto no está nada claro, depende del tipo de lucha), y hubiera que elegir simplemente la mitad más corporalmente apta de cualquier población dada, entonces, algunos de ellos serían mujeres.

En cualquier caso, en una situación verdaderamente desesperada puede ser suicida no emplear todas las manos que tengas. Sin embargo, una y otra vez nos encontramos con hombres, incluso aquellos relativamente no beligerantes, decidiendo que preferirían morir antes que romper el código que dicta que a las mujeres nunca se les debería permitir manejar armas. No es extraño que nos resulte tan difícil simpatizar con las víctimas masculinas de atrocidades: son, en la medida en que segregan a las mujeres del combate, cómplices en la lógica de la violencia masculina que los destruyó. Pero si estamos tratando de identificar ese defecto clave o un conjunto de fallas en la naturaleza humana que permita que esa lógica de la violencia masculina pueda existir, para empezar, nos deja con una imagen confusa. Tal vez no tengamos ningún tipo de propensión inherente para la dominación violenta. Pero sí tenemos una tendencia a tratar esas formas de dominación violenta que existen, comenzando con la de los hombres sobre las mujeres, como imperativos morales en sí mismos. 



El título original, The Bully’s Pulpit, hace referencia al dicho acuñado por el presidente estadounidense Theodore Roosevelt, quien se refirió a la Casa Blanca como “a bully pulpit”. Con ello se refería a una plataforma ideal desde la que defender una agenda. Roosevelt usó la palabra “bully” que hoy día se usa con la acepción de “abusón” pero que también puede significar "excelente" o "maravilloso", significado que de hecho era más común en su tiempo que hoy en día. (N. de la T.)

David Graeber es antropólogo y profesor de la London School of Economics.

Este artículo se publicó originalmente en The Baffler

Traducción de Maialen Lizarralde.

A finales de febrero y principios de marzo de 1991, durante la primera Guerra del Golfo, las fuerzas de EEUU bombardearon, hostigaron y dieron fuego de muchas maneras a miles de hombres jóvenes iraquíes que trataban de huir de Kuwait. Hubo una serie de incidentes de este tipo (“Autopista de la muerte”,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Graeber

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. debra

    Hola a todos soy debra del estado unido, estoy aquí para testificar en el nombre de este gran hombre que ha traído de vuelta la felicidad en mi familia después de mi amante Danielson me dejó por 3 años por otra mujer, realmente amé a Chris porque él era mi primer amor Intenté todo lo que estaba a mi alcance para hacer que Chris volviera a mi vida, pero la gente que conocí siguió engañándome y mintiéndome, entonces normalmente los sábados salgo a hacer mi pelo y conseguir algunas cosas, entonces tuve gente discutiendo en El salón si escuchan bien la radio, Que hay un programa (como volví a mi ex) Y comencé a hablar mucho de DR BAZ como este hombre ha ayudado a mucha gente a traer de vuelta amante, Así que inmediatamente me fui cerca A esas señoras que conocí en el salón y les expliqué las cosas a ellos dijeron que debería tratar de contactar con DR BAZ que ha sido la charla de la ciudad y la gente está realmente contactando con él para ayudar inmediatamente buscamos en Internet y leer grandes cosas Acerca de DR BAZ ahora tengo todos DR BAZ Contacto instantáneamente en el salón le di a DR BAZ una llamada y compartí mi problema con él él acaba de decirme que no se preocupe que debo ser feliz, él acaba de decirme que le enviara algunos detalles que hice, y entonces él consiguió De nuevo a mí que todo estaría bien dentro de las 36 horas que estaba tan feliz que DR BAZ hizo su trabajo y él no me falló, mi amante Chris vino a mí en lágrimas y se disculpó conmigo por dejarme en dolor profundo por 3 años buenos, así que Decidió probar que nunca me dejará por ninguna razón que me hizo tener acceso a su cuenta y me hizo su pariente más cercano en toda su voluntad, Ahora lo más perfecto es que no puede pasar un minuto sin verme O llamándome, estoy tan agradecido a DR BAZ por traer de vuelta la felicidad que me falta durante años, póngase en contacto con DR BAZ para ayudarle es un hombre de confianza. SUPREMESPELLS @ OUTLOOK.COM http://drbazhealinghome01.webs.com/ whatsaap +2348109469285

    Hace 4 años 5 meses

  2. Cesar

    Buen artículo, me ganó antes en traducirlo, jeje :) Este señor David Graeber es un gran pensador. Sólo una acotación: el título original queda mejor como "estructura elemental de la dominación", ya que hace referencia a un texto clásico del también antropólogo Lévi-Strauss con sus "estructuras elementales del parentesco".

    Hace 5 años 7 meses

  3. marya

    marya gomez rubio, un saludo

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí