1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Alemania. Capital: Volkswagen

Berlín defiende a ultranza al gigante automovilístico. Las puertas giratorias de esta marca han estado siempre abiertas para su clase política

Ekaitz Cancela Berlín / Bruselas , 11/11/2015

<p>La fábrica Volkswagen en Wolsburg, Alemania, en 1960.</p>

La fábrica Volkswagen en Wolsburg, Alemania, en 1960.

Roger W

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la antigua franja de la muerte alemana, hoy se bebe crianza barato de exportación a precio desorbitado y el tecno ambienta las noches de un Berlín que olvida su pasado a base de sobredosis diarias de cultura bohemia. En un garito con luz tenue cerca del parque del muro (Mauerpark), que recibe su nombre por uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría, dos alemanes discuten acaloradamente mientras empuñan una pinta de la Pilsen más barata de la ciudad. Hablan de Vokswagen, explica una asistente de Los Verdes en el Parlamento alemán, que traduce la conversación sobre el fraude de las emisiones de 800.000 vehículos. “No esperes citar a Volkswagen y escuchar alguna palabra salida de tono. Como mucho podrían atacarte a ti por desafiar su cultura”, dice la ecologista, que define el escándalo como “una mentira, solo la punta del iceberg”.

El 2 de noviembre, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) reveló que el caso Volkswagen se extendía también a los coches de cilindrada más potente, como el VW Touareg, Porsche Cayenne y el Audi Q5. El problema ya no se limita, como en un principio afirmó la marca bávara, a motores diésel implicados en el escándalo de NOx. Alexander Dobrindt, ministro de Transportes de Alemania, informó de que 98.000 de los 800.000 vehículos afectados funcionaban ​​con gasolina; Audi, Skoda y la española Seat entre ellos. Además, el diario Bild filtró el lunes 9 de noviembre que un pequeño grupo de ingenieros de VW conocían el fraude e hicieron todo lo posible para ocultárselo a las autoridades.

El movimiento de la empresa se consideró como un intento mediático por designar un cabeza de turco, e impulsó al Handesblatt a preguntarse cuántos cómplices se necesitan para manipular once millones de motores en sus emisiones de escape: “Algunos, dice VW. Muchos, creen los investigadores que están tratando de aclarar el escándalo”.

Volkswagen lleva semanas centrando las portadas y el debate público alemán. Sólo el citado diario económico Handelsblatt publicó el primer viernes de noviembre una decena artículos sobre la “estafa” del segundo productor de coches más grande del mundo. “Los alemanes sabían que VW no hacía las cosas del todo bien, pero desde el fraude han comenzado a preguntarse si les hemos permitido ir demasiado lejos”, dice Jürgen Maier, de la ONG alemana Forum Umwelt & Entwicklung. “Estos coches son casi una institución para nuestra gente. Y lo que les preocupa no es tanto su reputación sino el coste que puede tener para sus bolsillos”.

“Los alemanes sabían que VW no hacía las cosas del todo bien, pero desde el fraude han comenzado a preguntarse si les hemos permitido ir demasiado lejos”, dice Jürgen Maier, de la ONG alemana Forum Umwelt & Entwicklung

Aproximadamente, 482.000 vehículos diésel se han visto afectados por la violación de los estándares ambientales en Estados Unidos, unos 11 millones en todo el mundo. La multa, sólo en el país americano, ascendería a 37.500 dólares por coche, lo que eleva el impacto total a 18.000 millones. La estimación la hizo Leo Levine, que fuera director general de Mercedes-Benz para Norteamérica durante 21 años. Volkswagen dice que necesitaría alrededor de 2.000 millones para solucionar el problema del CO2 y ha reservado un cargo de otros 6.500 millones para cubrir los gastos relacionados con el del NOx. También USB, firma que ofrece asesoramiento financiero en medio mundo, se ha atrevido con los números y cifra el coste total en 35.000 millones, incluyendo la reparación de coches, las multas y los costes de los litigios.

Desde que estalló el escándalo a principios de septiembre, Volkswagen ha perdido un tercio de su valor y sus acciones cayeron un 10 por ciento después de que el problema del CO2 se revelara.

La cultura Volkswagen

El investigador Jürgen Maier explica que el escándalo de la marca alemana supone una especie de trauma colectivo. “La historia de Volkswagen es más antigua que nuestra constitución y su ley ha echado raíces en nuestras tradiciones".  

La compañía fue fundada en 1937 por el Gobierno nacionalsocialista de Adolf Hitler. Aunque tras la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno militar de ocupación británico se hizo con las riendas de la planta de Volkswagen en Wolfsburgo y produjo el primer Beetle (Escarabajo), cuatro años después la empresa pasó a depender del Estado de Baja Sajonia, que debía ejercer el derecho de propiedad en cooperación con la República Federal de Alemania. 

“La idea de Volkswagen pronto se convirtió en el leimotiv de las publicaciones automovilísticas e inspiró las fantasías de cientos de diseñadores”. La cita es de Manfred Grieger, miembro del departamento de historia de la marca, y se recoge en uno de los tomos que entregó a este medio durante una entrevista en Wolfsburgo. En las memorias, que recuerdan con honor a la multinacional bávara, se olvida mencionar la polémica Ley Volkswagen y la estrecha conexión con el Gobierno alemán desde tiempos del Führer. “Eso no forma parte de mi área de conocimiento”, señaló Grieger.

Ley Volkswagen, primer triunfo de VW en Europa

Pese a que desde 1960 Volkswagen es una empresa privada, cualquier decisión que en ella se tome debe contar con el visto bueno de las autoridades federales del país y las de Baja Sajonia. Así se estableció en el conjunto de normas federales agrupadas bajo la Ley Volkswagen, con el fin de mantener el control de la compañía en manos públicas, que mantiene una participación de voto del 20,2% y puede vetar las decisiones más importantes y evitar adquisiciones de otros accionistas.

En octubre de 2007, el Tribunal Europeo de Justicia dictaminó que la ley Volkswagen era ilegal en la UE por su “carácter proteccionista”. Tras el fallo, las autoridades alemanas derogaron algunas irregularidades, pero mantuvieron la minoría de bloqueo a favor del lander de la Baja Sajonia.

Los reguladores europeos no quedaron contentos y llevaron al Gobierno alemán de nuevo ante la Corte. Esta vez, solicitando una multa de 31.114 euros por día con efecto retroactivo desde la sentencia de 2007. “El Gobierno federal apoya claramente la ley VW y la defenderá agresivamente ante el tribunal”, dijo Philipp Roesle, entonces ministro de Economía alemán. En octubre de 2013, el Tribunal dictaminó que la nueva redacción de la Ley Volkswagen "cumplía plenamente" con las normas comunitarias.

Los tres grandes fabricantes de automóviles alemanes, Volkswagen, Daimler y BMW, tuvieron en 2014 ingresos por valor de 413.000 millones de euros. “El Gobierno alemán secunda de forma ciega a Volkswagen, a pesar de la crisis, porque es un pilar de nuestra economía”, explica Andrej Hunko, parlamentario aleman de Die Link, en su oficina del Bundestag. Tras la polémica mundial, la canciller alemana alabó la respuesta que la empresa ha dado a la crisis y rechazó cualquier intento de crítica. Al mismo tiempo, Merkel presionaba para bajar los controles de contaminación en coches en la Unión Europea.

“El argumento que usan siempre es que hay que proteger la industria del diésel, pero no piensan en los ciudadanos. Más de 400.000 personas podrían morir de forma prematura en la UE por la contaminación del aire,” denuncia Florent Marcellesi, portavoz de Equo en el Parlamento Europeo.

La difusa línea entre VW y el poder político

En la primavera de 1995, la recién nombrada ministra de Medio Ambiente, Angela Merkel, estaba tratando de convencer a sus colegas de gabinete para que respaldaran un nuevo conjunto de normas antihumo que incluían, entre otras, límites de velocidad más duros. Pero como publicó Reuters, el entonces ministro de Transportes, Matthias Wissmann, no estaba por la labor y le enseñó a la entonces joven política los riesgos de legislar contra esta industria. Afirmó que las medidas de Merkel no reducirían los niveles de contaminación “en absoluto” y se comprometió a luchar contra cualquier intento de imponer límites de velocidad en la autopista.

Angela Merkel

Angela Merkel. / Luis Grañena. 

Wolfgang Schäuble

Wolfgang Schäuble

Ahora las cosas han cambiado. Merkel lidera su tercer mandato como canciller y Wissman, veterano político de la Unión Demócrata Cristina (CDU), dirige uno de los lobbies más influyentes de Alemania, y también de Europa en lo que respecta a la industria del automóvil, la Federación Alemana de la Industria Automovilística (VDA, por sus siglas en inglés). De acuerdo con el Registro de Transparencia Europeo, esta organización tiene a 31 profesionales a su disposición en Bruselas y gasta cada año 2,5 millones de euros en esa tarea. Es el tercero que más invierte en esta materia después de Volkswagen y Daimler.

Precisamente, el jefe de Política y Asuntos Externos de Daimler AG es Eckart von Klaeden. También político de alto rango del CDU, trabajó para Merkel en la Secretaria de Estado. Su paso por la Cancillería Federal provocó que la Fiscalía de Berlín iniciara una investigación contra él, ante la sospecha de haber recibido sobornos. Las puertas giratorias de la marca de automóviles no acaba ahí, ya que su predecesor en Daimler, Martin Jaeger, es portavoz del actual ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble.

El mimo del Gobierno alemán no extraña a Andrej Hunko, diputado de Die Linke: “No sólo la influencia de la industria en las decisiones del Gobierno es alarmante, son uña y carne, sino también en la de los grandes partidos”. Thomas Steg, exportavoz socialdemócrata (SPD) del canciller Gerhard Schroeder, es el jefe del grupo de presión de Volkswagen. Y el exministro de Exteriores, Joschka Fischer, del partido verde, ha protagonizado diversas campañas de publicidad para BMW durante los últimos años.

Los casos en los que un cargo público pasa a uno privado y viceversa son habituales en Volkswagen. Hans-Christian Maaß, otro exportavoz del Ministerio Federal Alemán de Transporte, es ahora el jefe de la Oficina de Representación de VW en Berlín; mientras Reinhold Kopp, exministro de Economía en el Estado de Saare, se convirtió en jefe de Relaciones Gubernamentales del grupo.

Los casos en los que un cargo público pasa a uno privado y viceversa son habituales en Volkswagen

Los ambiciosos y jóvenes políticos tampoco han dejado pasar la oportunidad de codearse con Volkswagen. El citado Schroeder, que fuera apodado el “canciller de los coches”, fue previamente primer ministro de la Baja Sajonia; y como demuestra la hemeroteca, entonces ya actuaba como portavoz institucional de la marca alemana. Años más tarde, cuando el socialdemócrata lanzó su famosa reforma laboral, le pidió a Peter Hartz, ejecutivo de recursos humanos en la entonces empresa pública alemana Volkswagen AG, que la diseñara. Hartz también fue el protagonista de una fea historia de corrupción: sobornos a sindicalistas y pagos a prostitutas con dinero público que acabó con una condena y su renuncia en 2005.

El actual vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, fue otro de los que se sentó en el consejo de Volkswagen cuando fue nominado ministro-presidente de Baja Sajonia, cargo que ocupó hasta el 4 de marzo de 2003.

"Volkswagen ha subsistido a la dictadura de Hitler, a una guerra mundial, y a una de las mayores crisis económicas de la historia reciente, y consiguió que las clases más bajas decidieran comprar un coche --el Beetle-- cuando ni siquiera podían permitírselo, ¿por que no iba a sobrevivir a un pequeño fraude?”, ironiza el siempre risueño Jürgen Maier. Aunque ahora parece vivir una pesadilla, como decía Manfred Grieger, la historia de Volkswagen “es un sueño que seguirá haciéndose realidad”.

En la antigua franja de la muerte alemana, hoy se bebe crianza barato de exportación a precio desorbitado y el tecno ambienta las noches de un Berlín que olvida su pasado a base de sobredosis diarias de cultura bohemia. En un garito con luz...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ekaitz Cancela

Escribo sobre política europea desde Bruselas. Especial interés en la influencia de los 'lobbies' corporativos en la toma de decisiones, los Derechos Humanos, la desigualdad y el TTIP.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ekaitz

    Javier, como autor de este texto, te ruego que me perdones el desliz. Volkswagen es de Baja Sajonia, sí. El intento por buscar otras palabras para hablar de la misma marca me llevó a la confusión. Saludos

    Hace 6 años

  2. javier

    Hola. No entiendo a qué empresa os referís con multinacional bávara en el texto. Hasta donde yo sé, VW es de Baja Sajonia, Audi y BMW son bávaras. De todas formas, gracias por el artículo y por contarnos las puertas giratorias del dieselgate.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí