1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Roma 'freedom'

La liberación del pueblo gitano pasa por ejercer nuestros derechos, pasa por denunciar en los juzgados, por exigir que se cumpla la Constitución

Mónica Santos 4/11/2015

Jake Stimpson

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El concepto de “integración de los gitanos” es discriminatorio en sí mismo, ¿dónde y cómo hay que integrar? ¿Es correcto el término generalista gitano o Pueblo Gitano, aplicado a este tipo de políticas que persiguen favorecer a las capas más deprimidas de la sociedad? Cuando generalizamos al referirnos a segmentos de población que por sus particularidades culturales o económicas sean objeto de discriminación, persecución o abusos, solo conseguimos aumentar el rechazo por parte de la población mayoritaria.

Esta situación fomenta la creación de una industria social alimentada por subvenciones públicas, ya sea desde las propias administraciones o entidades financiadas por estas. Al final, todo consiste, por desgracia, en un negocio que ha degenerado en una estructura donde estos esfuerzos no repercuten en sus usuarios finales; que genera puestos de trabajo de baja cualificación o nula en muchos casos, dentro de una economía social inútil e improductiva, a veces enmascarada con fines culturales. Además es indignante cómo los responsables políticos lavan sus conciencias públicamente con un derroche económico de inmensas proporciones que sirve solo para mantener una cadena de favores políticos y financiación irregular de servicios sociales mal gestionados e ineficaces.

Es hora de comenzar a cambiar todo esto. De acabar, con el gasto de dinero público, o mejor malgasto de dinero público, en programas inútiles e ineficaces donde los fondos se diluyen en gastos de viaje, de estructura administrativa y nóminas, en muchos casos falseados y ajustados, sólo para justificar memorias económicas. Todo esto ha establecido el mantenimiento de organizaciones inútiles y corruptas que se reparten un pastel, muy grande por cierto, en nombre de los gitanos. Sabemos que son prácticas comunes el falsear datos, inventar estadísticas y exponer resultados que si se auditaran con un mínimo rigor en muchos casos, serían constitutivos de delito.

Es hora de comenzar a cambiar todo esto. De acabar, con el gasto de dinero público, o mejor malgasto de dinero público, en programas inútiles e ineficaces donde los fondos se diluyen en gastos de viaje, de estructura administrativa y nóminas, en muchos casos falseados y ajustados, sólo para justificar memorias económicas

Un grupo de mujeres activistas y gitanas, cansadas de ver todo lo que está ocurriendo, decidimos juntarnos para poder trabajar de manera diferente, porque entendemos que lo que hasta ahora tenemos no representa los intereses del Pueblo Gitano, queremos denunciar todo lo que está ocurriendo en Europa: cómo se mueven miles de millones de euros en nombre de nuestro pueblo, y  cómo se pierden por el camino. Estamos cansadas de ver cómo echan de sus casas a las familias gitanas, cómo se les quema su hogar, sin responsabilidades políticas.Todos los años son asesinadas cientos de personas gitanas por el mero hecho de pertenecer a esa etnia, y somos conscientes de que todo esto a pocos importa.

Las organizaciones existentes están más preocupadas de seguir alimentando estereotipos que de denunciar todo esto. Nos consta cómo desde las Administraciones Públicas las familias gitanas en riesgo de exclusión son objeto de extorsión, si, por ejemplo, no acuden a talleres que desde Asuntos Sociales se llevan a cabo a cargo del Plan Integral Gitano. A esas familias les son retiradas las ayudas sociales. Cómo en época de elecciones electorales los dirigentes políticos compran sus votos a cambio de un frigorífico o una lavadora; cómo organizaciones gitanas no pisan barrios marginales ni trabajan en ellos; cómo son cómplices para denigrar nuestra imagen, tal y como ocurrió en Vigo, donde la policía municipal recreó un robo en un colegio, delante de cientos de escolares, y los policías se hacían pasar por gitanos. La organización vinculada y subvencionada por este ente, no solo no denunció sino que además quitó importancia al asunto. Por supuesto detrás de todo esto había dinero de por medio, parece que no muerden la mano de quienes le dan de comer. Mandé cientos de cartas de queja, a todas las organizaciones gitanas, al Consejo del Estatal del Pueblo Gitano, al Ayuntamiento de Vigo, a los partidos políticos, etcétera.

Creemos que la única vía efectiva, y que tendría resultados en muy poco tiempo, pasa por ejercer nuestros derechos, pasa por denunciar en los juzgados, por exigir que se cumpla la Constitución. Nosotras exigimos --no pedimos por favor-- el respeto de los derechos humanos. Se debe exigir su cumplimiento, basta ya de ser condescendientes. Esta situación no se puede soportar más; no estamos dispuestas a permitir ni un solo asesinato más; no estamos dispuestas a consentir que en algunos lugares de Europa se trate a nuestros menores como deficientes mentales; no se puede permitir que miles de gitanos vivan en condiciones infrahumanas, en vertederos, en lugares tóxicos, sin un mínimo de salubridad; no entendemos que se le haya dado recientemente el Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea. Basta ya de usar a la población gitana.

Nosotras exigimos --no pedimos por favor-- el respeto de los derechos humanos. Se debe exigir su cumplimiento, basta ya de ser condescendientes

La sociedad gitana ha comenzado a despertar; somos conscientes de que se nos usa como chivo expiatorio, de que en nuestro nombre se mueven miles de millones de euros que no llegan a sus destinatarios, que se pierden en el camino, o bien como favores políticos o mediante organizaciones fantasmas, y por último se utiliza lo poco que quede para callar a las organizaciones gitanas y así evitar que cumplan con sus obligaciones, que pasan por denunciar en los juzgados.

Ya no hay nada que demostrar, ya sabemos que la prensa hace daño, sabemos que las políticas no son las correctas y los medios utilizados no son efectivos. Ha llegado la hora de hacer un cambio real, ya no más recomendaciones de buenas prácticas. Los gitanos exigimos --no rogamos, no pedimos-- que se produzca un cambio real.

Llevamos 3 años trabajando en las redes  sociales. Nuestro primer grupo creado en creado en Facebook fue Ciudadanos Gitanos Indignados por "Mi gran boda gitana", a raíz de la emisión de este programa de televisión.

El siguiente, 1 de Septiembre Gitano tenía como objetivo crear conciencia. Los resultados han sido espectaculares, hace solo tres años era impensable que jóvenes gitanos se planteasen que esas emisiones eran constitutivas de delito, poco o nada se sabía sobre lo que ocurría en el resto del mundo con la población gitana. Ahora tenemos redes de comunicación con gitanos de todo el mundo, se han mandado cientos de denuncias a las organizaciones gitanas y  no gitanas, al Consejo de Europa, a la Unión Europea, a eurodiputados, a políticos, a medios de comunicación.

Con el 1 de Septiembre Gitano conseguimos lanzar un grito de ¡Basta ya!, basta ya de asesinatos, basta ya de gitanofobia, basta ya de esterilizaciones... Creemos que nuestras voces están siendo escuchadas

En solo dos meses conseguimos que se celebrase el 1 de Septiembre Gitano el mismo día y a la misma hora en 10 países de diferentes, en España,  Reino Unido, Francia, Argentina, México, Brasil, Marruecos…

Conseguimos lanzar un grito de ¡Basta ya!, basta ya de asesinatos, basta ya de gitanofobia, basta ya de esterilizaciones, basta ya de vulnerar los derechos humanos. Creemos que nuestras voces están siendo escuchadas.

Para ello, nos pusimos en contacto con organizaciones italianas, belgas, se mandaron cientos de correos, se puso en conocimiento de todas las organizaciones gitanas de España. Las únicas que colaboraron, sin embargo, fueron Unión Romaní y el Instituto de Cultura Gitana. Además,  se contó con el apoyo de la Iglesia Evangélica en Jaén, donde ese mismo día se guardó un minuto de silencio por todas las víctimas gitanas y que nos ayudaron a dar difusión al acto.

El resto de organizaciones gitanas de España silenciaron, prohibieron la asistencia a sus trabajadores, afiliados y entorno e incluso algunas llegaron a boicotear la celebración del acto en Madrid. Es triste decir esto, pero es tal el nivel de corrupción y acomodo en el mundo asociativo que cualquier iniciativa que no siga sus canales habituales --programa más subvención correspondiente, gestionado por ellos-- se considera una agresión a sus intereses. Es indignante que las organizaciones gitanas traten de silenciar a sus jóvenes e impidan que los propios gitanos alcen su voz sin intermediación de nadie.

Nuestros objetivos y prioridades son:

1. Tenemos los jóvenes gitanos más preparados de toda nuestra historia y, sin embargo, muchos de estos trabajan en organizaciones, donde sus voces no pueden ser alzadas.

Los datos ofrecidos por esas organizaciones no son reales, todo esto influye en la imagen negativa y fomenta los estereotipos que actualmente padece la población gitana. Organizaciones en manos de dirigentes acomodados en sus cargos, más preocupados por conseguir aumentar sus presupuestos y crear nuevas federaciones y organizaciones que no son más que un lavado de cara de las malas prácticas y peor gestión que vienen realizando.

2. Los activistas no tenemos herramientas útiles para poner demandas sobre todo en lo relacionado con los medios de comunicación, responsables políticos e instituciones. Hasta la fecha los medios de comunicación actúan con total impunidad. Las organizaciones gitanas, no gitanas, observatorios contra el racismo y demás no están cumpliendo sus funciones. Los gitanos no estamos bien representados. Es imprescindible cambiar este hecho colaborando con todos los medios que tengamos a nuestro alcance con todo tipo de organizaciones y ONG que estén dispuestos a trabajar por y para la igualdad y la justicia social.

Tenemos los jóvenes gitanos más preparados de toda nuestra historia y, sin embargo, muchos de estos trabajan en organizaciones, donde sus voces no pueden ser alzadas

3. Ayudar a crear plataformas dentro de los barrios marginales y dotar a sus vecinos de herramientas para que sean ellos en su propio nombre quienes denuncien la situación en la que viven, y de ese modo evitar que otros hablen en su nombre.

4. Abordar con profesionales todos aquellos roles y costumbres denigrantes para la mujer de forma que se despierte la consciencia de su propia realidad, a todas las edades. Es importante que se aprenda a discernir entre rémoras heredadas de tiempos anteriores y verdaderos rasgos culturales, sólo así se podrá disfrutar de una verdadera libertad desde el respeto y tolerancia.

5. Exigir a los dirigentes políticos e instituciones que tomen verdadera conciencia del problema y no lo utilicen de manera electoral. Que orienten  las políticas hacia fomentar el autoempleo y la formación, así como poner en valor oficios artesanos, actividades de formación y creación de cooperativas.

6.  La creación de un observatorio efectivo contra la discriminación y xenofobia relativa al pueblo gitano. Ya existen otros que son inoperantes en el mejor de los casos, cuando no absurdos o contrarios al fin que persiguen, vendidos al servicio de las instituciones que los financian.

Existe una tendencia en la sociedad mayoritaria de anular todo lo bueno que la cultura gitana ha  aportado a nuestros países de residencia y solo se  centran en dar una imagen negativa del pueblo gitano

7. Exigir a los representantes políticos la optimización de recursos y eficacia en las políticas sociales, educativas, vivienda, justicia, salud, etcétera, abordando casos concretos y consolidando prácticas conforme a la legislación vigente de derechos humanos. Sólo se podrán cambiar las cosas cuando el camino comience en hechos concretos que puedan ser trasladables y extensibles. Por más dinero inútil que se siga derrochando, la situación sólo empeorará. Los resultados se conseguirán al poder denunciar las malas prácticas desde las administraciones, instituciones, organizaciones, etc. Hay que denunciar los métodos denigrantes y situaciones de trato discriminatorio, todo ello con demandas formales en los juzgados competentes en cada caso.

8. Combatir el complejo de inferioridad existente en gran parte de la población gitana y la falta de consciencia de su propia realidad. Los gitanos no queremos limosnas, sino una vida digna, con empleo y una vivienda digna. Todo es más fácil teniendo las necesidades básicas cubiertas. Todo lo demás viene solo.

9. Poner en valor oficios tradicionalmente gitanos. Existe una tendencia en la sociedad mayoritaria de anular todo lo bueno que la cultura gitana ha aportado a nuestros países de residencia y solo se centran en dar una imagen negativa del pueblo gitano. Los medios de comunicación solo sacan barrios marginales, y hablan de la población gitana en general, dando por hecho que todos los gitanos son traficantes, chatarreros, drogadictos… Debemos poner fin a estas prácticas en los juzgados.

10. Los gitanos no podemos permitir que sigan sucediendo todos estos hechos y que nadie represente de una manera efectiva nuestros derechos. Cualquier animal está mejor representado que nosotros. Los medios de comunicación tienen mucho cuidado con las imágenes de animales que emiten ya que las protectoras de los mismos están pendientes para demandar. La población gitana puede, sin embargo, ser machacada a diario:  sacar imágenes de menores, hablar de toda la población gitana como si todos fuésemos iguales, etcétera. Nuestro derecho a la imagen y a nuestro propio honor es pisoteado a diario y nadie hace nada. Es sabido que nadie pondrá una demanda y eso hace que actúen con total impunidad.

Autor >

Mónica Santos

Es activista gitana.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí