1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Xavier Domènech / Cabeza de lista de En Comú Podem por Barcelona

“La gran batalla de los de abajo debemos librarla juntos”

Guillem Martínez Barcelona , 29/10/2015

<p>El historiador Xavier Domènech.</p>

El historiador Xavier Domènech.

Archivo personal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace escasas horas que Barcelona en Comú ha cerrado un acuerdo electoral con Podemos y con ICV-EUiA. De hecho, aún siguen negociando algunos puntos de una lista y unos flecos no conclusos. Se sabe, no obstante, que en la lista predomina, en sus primeros puestos, el municipalismo, y que los primeros nombres de personas vinculadas a Podemos o a ICV-EUiA, quedan plásticamente relegados y renovados. Ese acuerdo --que da lugar a una lista cuyo nombre, por ahora, sería En Comú Podem-- supone un cambio sustancial en la lógica o, al menos, en la apariencia, de Podemos --que, tras las municipales, ha tenido serios problemas para visualizar el carácter positivo y exitoso de las fórmulas de confluencia ensayadas por el municipalismo cercano al 15M en Barcelona, Madrid, Cádiz, Valencia, Galicia...--, una vuelta a las lógicas post15M, una apuesta por la ruptura, y una posibilidad para la sorpresa en las elecciones del 20-D, que al parecer contarán con listas que participan de la lógica sin centro y radicalmente democrática del 15M, y que accederán al Congreso como grupos independientes y nacionales, federados de alguna manera a Podemos. Si se confirma todo ello, así como la creación de otras listas parecidas en otros puntos del Estado, se trataría de un gran cambio, que prefigura futuras actitudes y agendas políticas. De todo ello hablamos en esta entrevista con Xavier Domènech, un independiente bien visto por todos los sujetos de la confluencia para encabezar la lista por Barcelona.

Xavier Domènech --Sabadell, 1974-- se inició en el activismo en los 90's, en luchas contra la primera guerra del Golfo, contra el servicio militar obligatorio y contra la precariedad. Con la crisis económica y de Régimen, y con el 15M, se implicó en la defensa de la universidad pública y en la creación de nuevos sujetos políticos para la ruptura --estuvo en el origen del Procés Constituent y de Barcelona en Comú--. Profesor de Historia en la UAB, sus investigaciones han girado en torno a la relación entre movimientos sociales y cambio político, la identidad obrera y la memoria de los fenómenos del siglo XX. Su último libro --importante entre el entorno del post15M-- es Hegemonías. Crisis, movimientos de resistencia y procesos políticos -2010-2013- (Akal, Madrid, 2014). Actualmente, es el responsable de Estudis Estratègics i Programes de Memòria Històrica en el Ajuntament de Barcelona, comisionado creado con Ada Colau y del que, es previsible, deberá dimitir.

En esta entrevista, la primera que da a un medio tras el giro que ha dado su vida, hablamos con este gran admirador del republicanismo pimargalliano -municipalista, antiautoritario, que ve el Estado como un objeto a controlar, y a sus Estados federados como un elemento de control y poseedor de soberanía- del proceso de formación de la lista, de su lógica y de su programa e ideología. 

¿Cómo se forma esta propuesta?

Esta lista se forma a partir de la confluencia de diversos actores políticos, desde la generosidad y la inteligencia de que estamos en un proceso de cambio político, en el que nos necesitamos todas y todos en un proceso que nos debe transformar también a nosotros mismos. En aquello que respecta a Barcelona en Comú, a partir de que hay una reflexión sobre la necesidad de participar en el proceso de las generales españolas. Esta reflexión se va manteniendo a lo largo del último mes, acaba cuajando en un plenario de Barcelona en Comú, que se celebra hace unas semanas, donde se hace una propuesta para intentar impulsar una candidatura catalana que reúna varios requisitos. El primero es que sea una candidatura evidentemente hecha desde Cataluña y para Cataluña, pero que también tenga en cuenta la necesidad de que el cambio que se ha vivido a nivel municipal, en Barcelona y en otros sitios, pueda reforzarse e impulsarse, pueda ir más allá del propio cambio municipal, proyectándose hacia uno de los grandes tapones que tenemos en el panorama político actual, que es el Gobierno de España, la mayoría del PP, y la necesidad de que ese impulso que ya vivimos --que de hecho venimos viviendo desde las calles, desde la emergencia del 15-M, e incluso antes en la lucha contra los recortes--, produzca un gran cambio político, social y cultural en este país. Ese impulso que se encarnó muy claramente en las elecciones municipales del 24 de mayo debe poder seguir adelante, construyendo un instrumento básicamente como la candidatura de tipo ciudadanista, con elementos claros de planteamientos de ruptura, con elementos claros de planteamientos de agregación de las fuerzas populares, para producir, ayudar o acompañar a un cambio más general.

¿Esta propuesta es extrapolable a otras circunscripciones en las que ya hay una lista municipal grande y victoriosa? ¿Es extrapolable a Madrid, a Galicia, a Cádiz...?

Esta lista obedece a la realidad catalana. En las elecciones municipales vivimos un cambio que se vio claramente, en el caso de Barcelona, con la llegada a la alcaldía de Ada Colau y Barcelona en Comú, y en el caso de Cataluña con la subida de las candidaturas de las CUP, En Comú, las CAV y otras experiencias de confluencia como las que se dieron en Badalona o Cornellà. Fue en este sentido un verdadero terremoto político y popular. Un terremoto que también se vivió a nivel del Estado, Madrid, evidentemente, Zaragoza, Cádiz, etc., y lo que ha pasado en Galicia, que probablemente se ha analizado poco, porque en Galicia el cambio yo creo que es bastante profundo.

El 24 de mayo fue un gran cambio, que tenía mucho de primavera republicana de 1931, si se quiere. En relación a las grandes ciudades del Estado español se produjo un cambio importante, donde entraron formaciones completamente nuevas y de nueva política en muchos casos, que llegaron para cambiar las cosas radicalmente. Ese tipo de cambio no solo se dio allí, también el resultado de las autonómicas fue espectacular. Lo que pasó el 24 de mayo es que el PP perdió sus grandes bastiones, y parece que eso se ha olvidado muy pronto. Perdió los bastiones de Valencia, de Baleares, los espacios de poder en Galicia. En el caso municipal, perdió Madrid como ciudad. Creo que nadie hubiese imaginado por parte del poder ese resultado meses atrás, y que por tanto se han sembrado unas bases fuertes para iniciar el cambio. Esto parece que se ha olvidado muy pronto y cuando uno lee los análisis actuales incluso da la impresión de que no haya ni sucedido y que el cambio lo encarne un partido que no ha participado en ninguno de estos procesos de cambio real. Es el caso de Ciudadanos alimentado por las encuestas, el Ibex 35 y el impulso de unas elecciones catalanas vividas en clave plebiscitaria donde Ciudadanos se convirtió en el partido del No o una parte importante del No. Pero Ciudadanos, en estos momentos, por mucho que se esfuerce, no representa un espacio nuevo. Su programa económico y su misma proyección obedecen bastante a la realidad del Ibex35 y a las palabras del director del Banco de Sabadell, Josep Oliu, de que necesitaban un Podemos de derechas. Yo creo que esa doble realidad ha salido reforzada en las elecciones catalanas, así como esa apariencia de nueva propuesta política pero, en realidad, Ciudadanos y sus recetas económicas son volver a lo ya muy muy viejo. Esa idea de que tenemos que crear las condiciones para aumentar la riqueza, con medidas que en realidad son las que nos han llevado a la crisis, y después ya hablaremos de distribución. Eso es muy muy viejo, y además no es una salida a nada. Por tanto todos estos elementos nos llevan a considerar que hay posibilidades para candidaturas que protagonicen un cambio ciudadano, basado en el impulso del cambio real que ya se está dando, y es esa reflexión la que nos lleva a impulsar con fundamento, y con otros sujetos políticos, la posibilidad de configurar esta candidatura.

¿Cree que Podemos ha tomado nota del éxito de la confluencia y del fracaso de la no confluencia?

Yo creo que Podemos se construye como una herramienta muy determinada hacia el cambio en las nuevas elecciones generales. Su idea principal eran las elecciones generales, no las municipales, esa herramienta se construye para un tiempo corto, pero en ese tiempo han pasado también muchas cosas. Y Podemos ha debido metabolizar esos cambios y eso implica transformaciones, trabajos en confluencia, que de hecho esto es lo que se está produciendo en Cataluña, Valencia y Galicia.

En el caso de Cataluña ello es todavía más evidente aún por el nivel de complejidad  política a la que se ha llegado como suma de muchos procesos de cambio agregados. Pero no olvidemos tampoco que a pesar de que en el proceso soberanista en Cataluña quememos etapas como si fuéramos un relámpago político, con el peligro que conlleva también de entrar en una situación de bloqueo político, que estas serán las primeras elecciones generales en las cuales el derecho a decidir se pondrá en juego electoralmente. Porque el proceso soberanista es un proceso que toma fuerza --evidentemente sus raíces son muy anteriores-- en 2012. En 2012 estábamos en pleno Gobierno del PP, y entre ese momento y hoy no ha habido unas elecciones generales. Es la primera vez que se abrirán las urnas para unas elecciones generales en Cataluña y en España, donde ese tema va a ser de discusión y de debate. Tampoco olvidemos, y de hecho lo ponemos en el centro, que nuestra situación, que es la situación de los países del sur de Europa, es la de una feroz ofensiva contra los derechos de las clases populares y contra la misma soberanía democrática. En la lucha contra esta situación necesitamos estar todos, necesitamos las fuerzas que estamos ejerciendo todos los sujetos del cambio a nivel de Estado. Es decir, que aquí va a haber una gran batalla. La batalla que se va a plantear desde Cataluña, Baleares, Valencia, Galicia, Andalucía, Asturias, desde Madrid, y que esa gran batalla de los de abajo y las periferias, y desde el mismo centro, debemos poder librarla juntos, a pesar de que las soluciones deban tomarse luego por cada realidad distinta.

¿Este tipo de listas implica una refundación de Podemos, es decir, abandonar Vistalegre, y volver a la idea de que no hay forma política definitiva del 15-M, como de hecho ha ido sucediendo en todas las elecciones post15-M?

Yo creo que esta reflexión se le debe preguntar a Podemos. Lo que sí es cierto es que vivimos un ciclo largo de grandes transformaciones, que ahora nosotros nos concentramos en transformaciones políticas, pero son transformaciones sociales, económicas, culturales, de todo tipo. Ese ciclo largo podríamos decir que empieza en los setenta, pero si nos situamos en el contexto actual empezaría entre 2008 y 2011, que tiene su momento clave de inicio evidente con la irrupción del 15-M, y que en ese ciclo hay un ciclo corto, que es el de las sucesivas elecciones que estamos viviendo desde las europeas de 2014. Tanto en el ciclo largo como en el corto hemos vivido diversas mutaciones, y es muy probable que en ninguna de las fases nos encontremos con la última y definitiva formación. Con lo cual lo que era válido ayer igual ya no es válido ahora, y probablemente lo que sea válido ahora no lo sea mañana. El hilo conjunto de fondo, que yo creo que nos une a todos en este proceso, es la idea de que en todos los espacios, o tomamos nuestro destino en nuestras manos, e intentamos transformar la realidad que tenemos delante, o vamos absolutamente atrapados en una lógica, que es una lógica antisoberana, antidemocrática y antiderechos sociales y populares.

¿Por qué no fue posible un pacto similar en las autonómicas catalanas?

Barcelona en Comú en las autonómicas, cuando se gesta toda la lista de Cataluña Sí Que Es Pot, está justo metabolizando su entrada en el gobierno del Ayuntamiento de Barcelona, que no es moco de pavo. Con lo cual concentra todas sus fuerzas y todas sus capacidades en intentar llegar al gobierno y construirlo, y empezar a hacer las primeras medidas de cambio en ese momento. Barcelona en Comú como tal, en ese momento, decide concentrarse en el principal reto que tiene delante, que es el municipio. Esto conlleva que no esté presente en el debate de la formación de Cataluña Sí Que Es Pot, y por tanto no participa de esas elecciones.

La propuesta es tener un grupo catalán en el Congreso, ¿es una metáfora de algún tipo de cambio, algún tipo de complicidad nueva en el Estado?

Lo de tener un grupo propio, catalán, en las Cortes, desde la perspectiva de lo que ha sido la tradición de izquierdas en Cataluña, es una historia ya larga. Ha habido varios intentos de hacer emerger grupos catalanes propios, que de una forma representen la realidad, que Cataluña es una realidad soberana en sí misma, que tiene un sistema político diferenciado del resto de sistemas políticos del Estado, y que por tanto eso debe poder ser reflejado políticamente con la fórmula de un grupo catalán. En este caso esa reflexión, que es una condición sine qua non, ya estaba presente en los debates desde 2013 o 2014: cómo se podría configurar algún tipo de participación en el Estado que recogiese la realidad catalana en toda su diversidad. Y esto se acaba encarnando, porque es una reflexión que en este caso, en el caso de Podemos, es una reflexión que finalmente es compartida. La idea de que debemos andar hacia una representación real, no subordinada políticamente, en el Congreso de los Diputados, en aquello que atañe a la representación de los intereses de las clases populares catalanas, que a su vez confluya con las aspiraciones de las clases populares del resto del Estado.

Ha hablado antes de referéndum. ¿Aún hay opciones políticas para un referéndum?

Yo creo que sí, ya sé que por todas partes nos van a llamar ilusos, pero en realidad solo hay una solución posible, independientemente de en qué fase te sitúes del proceso. Después del 27 de septiembre una fuerza política de las más importantes que participan de la lógica del plebiscito, que es la CUP, dice bueno, este plebiscito se ha ganado, pero no ha salido mayoritario, en el sentido que ellos apuntaban que era necesario. Ciertamente esas elecciones dieron una mayoría a las fuerzas que apuestan por la independencia de Catalunya, pero no creo que se pueda dar por descontado ese referéndum si se quiere desbloquear la situación catalana, su negación, venga de donde venga, y ciertamente aquí su negador constante ha sido el Gobierno del Estado, puede llevar a saltos sin red que difícilmente puedan acabar siendo una solución política a un problema político. Que tiene que haber un referéndum me parece evidente. Independientemente de si ese referéndum surge de un pacto con el Estado o el Gobierno, o si surge de otra manera, tiene que existir.

Creo además que esa opinión es compartida por una parte no desdeñable de la opinión pública en España y claramente en Cataluña. Y creo que esa salida puede dar distintas formas jurídicas, más allá de la apertura de procesos constituyentes, en Catalunya y en las diversas realidades de España. Más allá de que no todo empieza y acaba en la decisión del referéndum, aquí hay decisiones sobre múltiples temas, que afectan a la crisis de soberanía y democracia que estamos viviendo desde hace tiempo.

Pero sí. Yo creo que hay salidas. En esa idea de Mariano Rajoy de ni quiero ni puedo, el ni puedo es falso. Se puede y no se quiere, como se pueden y no se quieren tantas cosas desde las fuerzas inmovilistas que intentan sobrevivir al cambio y no protagonizarlo en un sentido democrático y a favor de las clases populares.

Ha hablado de ir al Congreso a emitir políticas de ruptura. ¿Cómo se hace eso?

La experiencia de todas estas convocatorias electorales nos dice que, a pesar de que siempre antes se diga que en realidad no va a pasar nada, que todo va a seguir absolutamente igual, tal y como se viene repitiendo en cada una de las convocatorias electorales, cuando se han abierto las urnas han pasado cosas. Es decir, pasaron cosas en las europeas, pasaron cosas en las autonómicas y en las municipales, cosas que, tal vez porque vivimos en un tiempo político tan acelerado a veces no valoramos en toda su profundidad. Lo que pasó en las elecciones municipales del 24 de mayo, y lo que pasó en las autonómicas en diferentes realidades del Estado, creo que fue brutal. En el caso de las elecciones generales españolas creo que va a haber muchas sorpresas, a pesar de lo que puedan apuntar las encuestas. De entrada creo que el bipartidismo puede pretender sobrevivir como si todo continuara igual, pero es ya un zombi político, veremos en esa realidad qué potencia tienen las fuerzas de cambio real. No aquellas fuerzas de cambio que se presentan como reales para repetir lo mismo que ya se hizo, en política económica, a pesar de que se hable de nuevas fórmulas, sino las de cambio real.

Después de 2011, y sin poseer medios de comunicación que ofrezcan ese servicio, en la sociedad se ha abierto paso un nuevo diagnóstico de la democracia y de la crisis. Se ha descubierto, por ejemplo, que el IBEX es el poder en España. ¿Se puede seguir haciendo política para la ciudadanía normal, se puede confiar en ella todavía, con estos análisis?

Creo que es muy importante que lo que apunta el 15-M, que de hecho apunta ya toda la historia de los movimientos de emancipación, es que las formas de cambio son multilaterales y se dan en diversos niveles. Eso significa que no todo el cambio, evidentemente, se puede producir por el asalto institucional, pero que esa representación institucional prefigura realidades que se están dando, y puede ofrecer materiales, palancas, proyectos, fuerzas a un gran cambio que creo estamos gestando desde hace unos años y que seguirá. Existe la necesidad de construir una democracia que sea digna de su nombre, que contenga en sí misma soberanía económica, social, cultural, que permita a las personas controlar su vida. Esa necesidad nos va a llevar tiempo, nos va a llevar trabajo, y hace indispensable estar presente en cada una de las batallas, para producir ya los primeros cambios. Como mínimo para mejorar la suerte de la ciudadanía, de las clases populares. Porque ahora se habla mucho de que estamos saliendo de la crisis. Una salida muy inestable de la crisis, pero es una salida hecha básicamente a costa del aumento de los beneficios del capital financiero que estaba en el origen de esta crisis, los principales beneficiarios son los que lo provocaron, y una devaluación interna que en realidad significa devaluar nuestros derechos y nuestros salarios. Y eso como mínimo debe poderse evitar. Y revertir.

La rapidez o la lentitud nos hace perder la visión. ¿En qué momento estamos ahora de la crisis española, la crisis del sur y la crisis europea?

Lo poco que me ha enseñado la historia es que nada está escrito. Ayuda más a poder intentar pensar nuestro presente y nuestro futuro, que no a iluminarnos demasiado. Somos bastante humildes porque sabemos que todo aquello previsto puede cambiar al instante.

Nos encontramos en una fase en la que después de unas políticas durísimas, en las que además se pretende profundizar y seguir profundizando, aquello que llamaban rescates, rescate bancario en el caso de España, rescate griego en Grecia, en realidad se han convertido en secuestros de la soberanía popular con la implantación de políticas que nadie llevaba en su programa electoral, ni el PP llevaba en su programa electoral las medidas que ha tomado. Después de haber vivido esto, en el periodo electoral nos cuentan que todo esto ya ha acabado, que la crisis ha terminado, pero la realidad es que si ganan van a seguir aplicando las mismas recetas. Cuando se pregunta en las encuestas si la gente cree que estamos saliendo de la crisis, mayoritariamente sale que sí; cuando se pregunta usted cree que su familia está saliendo de la crisis, mayoritariamente sale que no. Con lo cual, entre la percepción construida de lo colectivo y la particular, hay una disonancia, que creo que indica cosas. Y estamos en esa fase. Una fase que, yo lo creo así, es de acumulación fuerzas, de introducción de cambios, cambios reales ya, perceptibles --en el caso de los municipalismos es clarísimo-- que nos deben llevar a construir un nuevo tipo de reglas de juego y un nuevo tipo de sociedad. Ese proceso tendrá sus momentos, más intensos, menos intensos, pero no nos queda otra que seguir jugando ese proceso. Porque si no jugamos ese proceso de intentar recuperar la democracia, recuperar nuestros derechos y nuestra soberanía, si no jugamos a eso, lo otro ya es conocido. Lo otro es que vengan unos hombres de negro y nos digan lo que tenemos que hacer. Y eso seguro que no es democracia.

Corríjame, pero el resultado final de todo esto, ¿es una suerte de vuelta, en algún aspecto, a aquel republicanismo federal, de proximidad, tan sexy, del siglo XIX?

No soy quien para decirlo y lo cierto es que aquí confluimos muchas personas y sujetos de tradiciones y proyectos políticos diversos que nos enriquecemos y nos hacemos fuertes precisamente a partir de esa diversidad. En mi caso particular, es cierto que esa es mi tradición, la del republicanismo de Pi i Margall, que es el padre de todas las izquierdas catalanas, de las federales, hasta las independentistas, que partía de la idea de la construcción de la soberanía desde el espacio municipal, para irse articulando en diferentes espacios de soberanía plena y a la vez compartida, como una forma precisamente de convertir la democracia política, cultural y económica en una herramienta de los de abajo, fuera de cualquier posibilidad de control de los de arriba. Puede parecer una antigualla, pero en sociedades complejas como las nuestras, creo que es la única forma de afrontar los grandes retos de presente y futuro que tenemos en un sentido plenamente democrático y no tecnocrático. Además ellos fueron los primeros que lucharon por la libertad, la igualdad y la fraternidad en nuestras tierras. Tiendo por tanto a confiar mucho en este tipo de gente.  

Hace escasas horas que Barcelona en Comú ha cerrado un acuerdo electoral con Podemos y con ICV-EUiA. De hecho, aún siguen negociando algunos puntos de una lista y unos flecos no conclusos. Se sabe, no obstante, que en la lista predomina, en sus primeros puestos, el municipalismo, y que los primeros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mariona

    Después de leer el compadreo en Twitter entre Domenech y el entrevistado no pensaba leer la entrevista, que más que una entrevista es un masaje en toda regla por parte de unos de los periodistas más sobrevalorados e incoherentes en Catalunya. El padre del concepto fantasma de Cultura de la Transición y él mismo que cobra cada mes de El País, ese periódico de derechas camuflado de falso progresismo. Sin duda es uno de los libros más vergonzosamente hipócritas del panorama político de los últimos años, y no solo por Guillem sino también por buena parte de las firmas, muy bien asentadas en el sistema desde hace décadas. Teta y sopa no caben en la boca decía mi abuela. Gregorio Morán sólo hay uno, y Guillem es solo un triste imitador que además dejó tirados a muchos compañeros en los recientes ERES. Mientras daba palmaditas a los trabajadores y espectadores los vendía a la dirección del diario

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí