1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El fin de ETA: cuatro años de silencio y de parálisis

La dimisión de Arantza Quiroga al frente del PP de Euskadi es el último episodio de la parálisis del proceso de reconciliación

Gorka Castillo Bilbao , 21/10/2015

<p>El 20 de octubre se cumplieron 4 años desde que ETA anunció el cese definitivo de la violencia.</p>

El 20 de octubre se cumplieron 4 años desde que ETA anunció el cese definitivo de la violencia.

Daniel Lobo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El martes 20 de octubre se cumplieron cuatro años desde que ETA, el último grupo armado que queda vivo en Europa, anunció el cese definitivo de la violencia y expresó públicamente su intención de destruir sus arsenales.

Este periodo ha resultado frustrante para la reconciliación de un pueblo que soporta sobre sus hombros el recuerdo sangrante de 50 años de violencia sectaria. La convivencia en Euskadi se ha reducido al ámbito particular, casi familiar, a un esfuerzo interno de los pequeños municipios por superar el drama que el terrorismo dejó durante los años de plomo. Del resto, del proceso político, poco se puede decir. Muchas iniciativas pero pocos resultados. La parálisis en la que se encuentra el proceso del final de ETA desde hace cuatro años es absoluta. Las dos partes que deberían desconectar la máquina que alimenta el cadáver se niegan a hacerlo. El Gobierno, por su aversión a aceptar un final negociado. “Seguiremos actuando con toda la fuerza de la ley hasta la extinción final de la banda”, ha respondido un sinfín de veces el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Desde 2012, Moncloa libra una tenaz campaña contra cualquier fórmula que desborde la consigna “sin desarme previo, nada de qué hablar”.

La convivencia en Euskadi se ha reducido al ámbito particular, a un esfuerzo de los pequeños municipios por superar el drama del terrorismo

El problema del adiós a las armas de ETA radica en que la banda quiere entregar su arsenal a un equipo de verificadores internacionales, y que exige el acercamiento al País Vasco de sus 459 presos dispersos por diferentes cárceles del Estado, petición que el Gobierno no está dispuesto a aceptar. Para la mayoría de los vascos, las dos condiciones de ETA no son descabelladas ni artimañas para endulzar su fracaso. “Es exigir la aplicación del derecho y una política de Estado que ayude a cerrar de forma correcta un conflicto que ha causado mucho daño”, afirmaba la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Mónica Hernando, en una reciente conversación con CTXT.

Tampoco parece serlo para la expresidenta del PP en Euskadi, Arantza Quiroga, para quien el objetivo final debe ser “el reconocimiento del derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación de las víctimas y el asentamiento del respeto y la tolerancia en nuestra sociedad”. La defensa de un acuerdo compartido por las fuerzas políticas sobre los principios y valores “que deben regir la libertad y la convivencia en Euskadi” le costó el cargo la semana pasada.

Había párrafos cruciales en la ponencia de Quiroga. A pesar de que insiste en su oposición a “hacer cosas raras, ni dar saltos extraños” sobre la situación de los presos etarras, reconoce que el diálogo y el acuerdo son las únicas vías para revolver los desencuentros. “Sé de las dificultades que entraña para cada una de las formaciones políticas. Sé lo que supone para la izquierda abertzale y sé lo que supone para nosotros”, indicó la expresidenta de los populares vascos en un discurso que fue como la proclama del advenimiento de una nueva era en el tortuoso camino de la reconciliación. Muchos de quienes han convivido con la muerte en Euskadi creen que el discurso oficial del PP no puede ser el mismo que el de hace una década porque la realidad ha cambiado: es decir, ETA ya no mata.

Así lo entiende también el equipo internacional de mediadores que encabeza el surafricano Brian Currin, baqueteado en escenarios internacionales como el de Ruanda, y que presentó su fórmula para alcanzar la paz que el Ejecutivo de Mariano Rajoy arrojó a la papelera. Agua gélida para una ciudadanía que aguarda el final de una organización que en medio siglo de historia ha causado casi 900 muertos esparciendo miedo y dolor en cantidades industriales.

El 73% de los vascos es favorable al acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco

Ese el motivo principal de que, a pesar del terrible coste moral que ha supuesto el terrorismo, en Euskadi haya brotado una verdad intangible: la fatiga del odio. La inmensa mayoría de los vascos coinciden en algo: “ETA tiene que disolverse; pero no imaginamos cuándo”. En una reciente encuesta realizada por la Universidad de Deusto, el 70% de los ciudadanos consultados consideraba que el Gobierno español ayuda menos que la propia ETA a consolidar su disolución, y el 73% se mostraba favorable al acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco.

Quizá no sea correcto decir que la mayoría de los grupos que sembraron el terror en esta Europa hoy incierta, como el IRA o las Brigadas Rojas, desaparecieron de la faz de la tierra sin dejar rastro. En el caso irlandés, hubo que esperar 10 años para considerar oficialmente que el Consejo Armado norirlandés estaba desmantelado, aunque no hubo entrega total de arsenales. Sobre la organización italiana que asesinó a Aldo Moro, se aceptó un proceso conocido como “de disociación” mediante el cual numerosos militantes, como Adriana Faranda, repudiaban la violencia y se arrepentían de sus delitos pero no entregaron las armas ni renunciaron a su ideología.

Esta visión se contrapone a los principios que el Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), presidido por Consuelo Ordóñez, redactó poco después del cese definitivo de la violencia. Para Covite, son precisamente las causas políticas del terrorismo las que el Estado debe combatir, ya que sus consecuencias, “imponer unos objetivos políticos nacionalistas”, siguen vigentes.

Pero volviendo a la renuncia política de Arantza Quiroga, o quién sabe si a su harakiri, parece oportuno valorar si el nuevo líder de los populares vascos, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, es la opción más acertada --tomada por Soraya Sáenz de Santamaría-- para levantar la moral de una tropa a la que en la comunidad vasca sólo le queda pedir cita con el psicoanalista. Hay razones sobradas para pensarlo.

En este galimatías popular ha vuelto a pasarse por alto que el texto presentado en el Parlamento de Vitoria por el PP sólo trataba de aproximar posiciones para una reconciliación que los vascos vienen reclamando desde hace cuatro años. Parecía imposible, pero la permuta de una palabra --“condena” de ETA por “rechazo”-- permitió que todos los partidos se miraran a los ojos con la intención de empezar a hablar. Una situación sobrenatural en Euskadi. Pero, por lo visto, lo que sosiega en Bilbao, perturba en Génova, y el PP activó las más irresistibles presiones hasta sustituir a la promotora de la afrenta por un apagafuegos profesional como Alfonso Alonso.

La permuta de una palabra (“condena” de ETA por “rechazo”) permitió que todos los partidos se miraran a los ojos con la intención de empezar a hablar

Bajo el paraguas de la evidencia moral de que al terrorismo, sea cual sea su naturaleza y origen, sólo se le combate con la fuerza y el silencio, han aparecido argumentos preciosos para empezar a laminar cualquier atisbo de disidencia. Porque entre el fuego cruzado que se ha desatado en el PP y la torpeza manifiesta de sus dirigentes, se ha vuelto a dislocar la memoria conjunta de los años del plomo que es la gran prueba de que la democracia está triunfando en Euskadi.

Quizá es que el Ejecutivo de Rajoy no quiere desaprovechar la oportunidad de aplastar a la banda ahora que está profundamente debilitada, de humillarla en público tras tantos años de sufrir su aliento tenebroso en la nuca. Para la izquierda abertzale, se trata de una venganza, y puede verse reflejada en la reciente detención en Francia de tres de sus actuales dirigentes, los que redactaron el comunicado del adiós definitivo a las armas, que fue festejado por el ministro del Interior como “la derrota definitiva de ETA”; o el encarcelamiento de políticos como Arnaldo Otegi, que fueron clave en la renuncia a la violencia. “El Gobierno sigue mirando las encuestas electorales y este tema aún aporta o quita votos. Por eso aplican una política que ellos califican de firmeza pero que en realidad está destinada a calmar a un sector concreto de las víctimas (el más duro y numeroso) que, con todo el respeto hacia su dolor, ya le han dicho que van a pensarse seriamente apoyar a otros partidos como Vox y Ciudadanos”, comenta la abogada histórica de la izquierda abertzale Jone Goirizelaia.

Para Covite, una de las asociaciones aludidas por la izquierda abertzale cuando habla del “sector duro” de las víctimas, los presos de ETA no son prisioneros políticos, sino terroristas que han asesinado y perseguido a inocentes “por una motivación política totalitaria y etnicista”. En su manifiesto, de cinco puntos, descarta la aplicación de medida de gracia alguna hacia ellos, incluso si muestran arrepentimiento ya que, a juicio de este colectivo, “firmar una petición de perdón, reconocer el daño personal causado o asumir el pago de indemnizaciones pendientes que nunca se efectuará es un fraude”.

Pero si por algo se ha caracterizado la organización terrorista a lo largo de la historia ha sido por su enorme capacidad para sustituir a los líderes. Y Sortu, su brazo político, tiene miles de seguidores. En las últimas elecciones autonómicas rozó la victoria y en el Congreso de los Diputados posee una fuerza considerable gracias a los 7 escaños que logró en 2011, 4 menos que Izquierda Unida. En Euskadi y Navarra, quien más o quien menos, todos saben que es difícil reducir a Sortu a cenizas.

Pese a tanto obstáculo, el diagnóstico que realiza el que fuera hasta 2014 asesor de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo con los tres últimos presidentes vascos, Txema Urkijo, es optimista: “No hay atentados y los niveles de paz y libertad, aun siendo insuficientes, son desconocidos desde hace muchas décadas”.

Puede decirse que Urkijo fue una de las linternas que guiaron a muchas personas hacia la salida del oscuro túnel en el que les encerró el terrorismo. Y parte del éxito consistió en respetar su duelo y fomentar la reconciliación entre quienes lo pidieran. Terapias que la sociedad vasca aún no ha afrontado en su conjunto. Tarde o temprano ocurrirá. Urkijo no elude la autocrítica al considerar que no todo se está haciendo bien, que siguen existiendo problemas de interpretación sobre aquella noche sin luna que se extendió por el País Vasco. “Negar la existencia de un conflicto también es otro tapón que impide avanzar en este asunto, porque ha existido, existe y existirá el problema del encaje de los vascos en España. El gran error es caer en la trampa de vincular ese problema político con el armado, porque ahí es donde ETA encuentra justificación a sus actos”, indica.

Hoy parece imposible que se produzcan novedades importantes con unos comicios tan cruciales a la vuelta de la esquina. ETA y su entorno siempre han sido un objetivo electoral recurrente. “El Gobierno es consciente de que está en pleno año electoral, que está afectado continuamente por casos de corrupción y de que la influyente AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) es contraria a cualquier acercamiento entre las partes”, indica Paul Ríos, coordinador del movimiento a favor del diálogo Lokarri, organizador de la Conferencia Internacional de paz de San Sebastián en 2011, que contó con la participación de Kofi Annan y el norirlandés Gerry Adams. “Siguen actuando como si ETA existiera, y ponen obstáculos a aquellos que están en disposición de buscar y alcanzar acuerdos”, sentencia. Ríos se refiere a la prohibición de facilitar los encuentros privados de perdón entre víctimas y victimarios que puso en marcha el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

ETA ha renunciado, por el momento, a avanzar en su desarme bajo la supervisión de las autoridades actuales. Y aunque nadie cuestiona que el proceso es irreversible, el PNV, el PSOE, la izquierda abertzale y lo que queda de la organización terrorista esperan un cambio de Gobierno que sea más favorable al deshielo para que ETA se convierta, de forma definitiva, en un asunto perteneciente al pasado.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan Antonio Cordero

    Las metáforas las carga el diablo, pero es fascinante ver lo que puede dar de sí el lenguaje. Nos quedamos sin saber cuál es la segunda de "Las dos partes que deberían desconectar la máquina que alimenta el cadáver" y que "se niegan a hacerlo". La primera sí que nos queda clara, es el Gobierno culpable; pero ni se explicita quién es "el cadáver" (¿el proceso, la ETA, el terrorismo?), ni el párrafo nos saca de dudas sobre la "otra" parte que, en pie de igualdad con un gobierno democrático, se niega a "desconectar la máquina que alimenta al cadáver", sea este lo que sea. Quizá es que encaja mal la imagen de una banda que a la vez es "parte" y "cadáver". Porque si uno se deja llevar por la imagen de un cadáver que está ahí pero no se sabe de dónde ni de quién sale, mantenido artificialmente por dos "partes" que se lo miran sin desconectarlo, se corre el riesgo de perder de vista que detrás de la metáfora, hay una banda terrorista que ha asesinado a cientos de personas e intimidado a millones durante cuarenta años de democracia, en un récord macabro en Europa; que la sociedad vasca y española han sufrido durante décadas, sin combatirla con sus mismas armas, y que han confiado su defensa a gobiernos electos democráticamente, reponsables ante la ciudadanía y limitados por la ley y las garantías constitucionales -- que rigen también para los terroristas. Que los únicos cadáveres aquí, reales y no metafóricos, han sido centenares de personas asesinadas en su inmensa mayoría por ser españolas o por no ser "abertzales". Siguiendo el artículo, nos quedamos sin saber igualmente si la directora de Víctimas (sic) y Derechos Humanos del gobierno nacionalista vasco tiene algo que exigir a ETA, además de respaldar las exigencias de ETA al gobierno. La lógica indica que cuando hay una banda terrorista que ha matado, extorsionado, herido e intimidado a personas indefensas durante décadas, la primera y más elemental exigencia, una vez han dejado de matar (por voluntad o por impotencia), es que se desarmen y afronten las graves responsabilidades contraídas ante la sociedad, contribuyendo además a reparar el enorme daño causado. Pero del párrafo se deduce que "exigir la aplicación del derecho" y "cerrar de forma correcta un conflicto" es, para la responsable entrevistada, básicamente que los asesinos y sus cómplices cumplan condena cerca de la tierra que les vio nacer y que los terroristas escojan a quién entregan las armas. Sorprende que en cuando aparecen términos en el texto como "humillación", "venganza", "aplastar" y "banda terrorista", sea para insinuar que un gobierno democrático humilla a la banda terrorista, pretende aplastarla y ésta se queja de que sufre una venganza. Sorprende la jerarquización entre las declaraciones y valoraciones de Jone Goirizelaia, púdicamente calificada de "abogada histórica de la izquierda abertzale" (también fue parlamentaria de Herri Batasuna, es decir el brazo político de ETA, entre 1990 y 2005, además de miembro de su Mesa Nacional, mientras ETA asesinaba --sin que ella condenara en ningún caso-- a más de doscientas personas, entre ellos a sus compañeros de Cámara Gregorio Ordóñez y Fernando Buesa, además del concejal Miguel Ángel Blanco), reproducidas generosamente en cuatro líneas; y la escueta referencia (¡por alusiones de la izquierda abertzale!) al manifiesto de Covite. Aunque al menos de Covite aparece algún entrecomillado; no aparece, en cambio, ningún testimonio de la AVT (que sigue siendo la principal asociación de víctimas), que sólo aparece señalada como un espantajo mudo, como "contraria a cualquier acercamiento entre las partes", según un portavoz de Lokarri. Este tampoco precisa de qué partes se trata, pero a estas alturas del artículo ya queda clara la imagen que se trata de construir para el lector. Las metáforas, que llegan como humildes auxilios para comprender lo que se describe, pero a veces acaban por imponer sin miramientos cómo hay que entender lo que se tiene delante.

    Hace 5 años 6 meses

  2. Aitor

    Repugnante articulo.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí