1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Diez gestores calés en los ayuntamientos españoles

Tras años de militancia de sus representantes en distintas asociaciones, una decena de concejales abre un panorama esperanzador para la participación política de los gitanos

Silvia Cruz Barcelona , 14/10/2015

<p>María Hernández, concejala del ayuntamiento de León.</p>

María Hernández, concejala del ayuntamiento de León.

Ayuntamiento de León

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En España hay al menos diez concejales gitanos. Según las últimas estimaciones del Consejo de Europa, en nuestro país hay alrededor de 750.000 gitanos y representan el 1,67% del total de la población. En las pasadas elecciones municipales se eligieron más de 67.000 concejales, con lo que los diez calés no suponen más que un 0,014% de esa representación. Parece poco pero es un buen dato. “Es el resultado de años de asociacionismo, de interacción con la Administración pública, de práctica de liderazgo y democracia”, explica Anna Mirga, doctoranda en la Universitat Autònoma de Barcelona que investiga el movimiento asociativo gitano. Para esta antropóloga social, el aumento de participación en los partidos es una señal de madurez del asociacionismo gitano. “Se han empezado a comprender los límites de la sociedad civil y los cambios que se pueden generar a través del asociacionismo”, explica la experta.

María Hernández, concejala en León: “De los diez concejales gitanos electos en España, seis venimos de candidaturas de Unidad Popular”

María Hernández es la primera concejala gitana que tiene la ciudad de León y un buen ejemplo de lo que explica Mirga. Nieta de un sindicalista de la sección ferroviaria de la UGT, la política le picó hace poco pero participa desde hace años con la Fundación Secretariado Gitano. Tiene 30 años y se presentó por la lista de León Despierta.  “Yo achaco esta implicación de mi comunidad a que está más estabilizada y más integrada y es el momento en que pueden interesarse por la política. Hace unos años estábamos más centrados en buscarnos la vida”, explica Hernández.

Hernández es hija de padre gitano y madre paya. Le gusta definirse como “torrefacta” y no se implicó de lleno en política hasta que descubrió a Pablo Iglesias. “Fue en enero de 2014 y leí que se hacía la primera asamblea abierta de Podemos en León. Me llamó la atención y me gustó ese discurso de integrar a quien quiera unirse”, cuenta esta mujer que ve en las candidaturas de unidad popular un acicate para que los de su comunidad entren en política. “Es llamativo que de los 27 gitanos que nos presentábamos en toda España, diez lo hicimos en este tipo de formaciones. Y de los diez concejales electos, seis venimos de ahí.”

Las palabras de María Hernández tienen sentido para Mirga. “Muchos gitanos se sienten identificados con los movimientos que demandan un cambio del orden político. La aparición de nuevas formaciones ha abierto oportunidades y ha generado la esperanza de que otra cultura política, más abierta hacia la participación de los gitanos, es posible.”

Las acción de las mujeres

Anna Mirga, de la Universidad Autónoma de Barcelona: “Con una conciencia y una participación política crecientes, muchos partidos han entendido que el voto gitano puede ser decisivo”

Mirga aporta esta información pero no olvida que la política es un juego de números. “Con una conciencia y una participación política crecientes, muchos partidos han entendido que el voto gitano, especialmente en municipios donde residen muchos, puede ser decisivo.” Y ese es, por ejemplo, el caso de Lebrija (Sevilla), donde vive y hace política Tamara Carrasco, cuya experiencia es algo distinta a la de María Hernández en León. Esta militante socialista vive en un pueblo de 27.000 habitantes donde se estima que hay unos 5.000 calés. “Aquí nunca ha habido guetos del tipo las 3.000 viviendas de Sevilla. Los pisos de protección oficial que albergan gitanos están repartidos por todo Lebrija”, explica quien es concejal de Turismo, Cultura, Juventud y Deportes y quinta teniente de alcalde.

Tamára Carrasco, concejala del ayuntamiento de Lebrija.

Tamára Carrasco, concejala del ayuntamiento de Lebrija.

Carrasco también empezó su activismo político en la Fundación Secretariado Gitano y, aunque sigue colaborando, enseguida quiso ampliar su círculo. Está de acuerdo con María en que es importante que los gitanos formen parte de estructuras que competen a toda la población. “Esa apertura se ha notado mucho en los últimos años y viene, no tengo duda, de la acción de las mujeres. Ellas han sido puente entre gitanos y no gitanos, se han ido implicando en los colegios, en sus asociaciones… Y ese trabajo ha sido vital para nuestra integración”.

Tamara Carrasco, concejala en Lebrija: “Las mujeres han sido puente entre gitanos y no gitanos, se han ido implicando en los colegios, en sus asociaciones…”

Con ese enfoque está de acuerdo María Hernández, aunque en su ciudad y en su región las cosas no estén tan “normalizadas” como en Lebrija. “Recuerdo que en una reunión de gitanas, una chica se quejaba de que estudiaba matemáticas puras y en su entorno nadie la entendía. Si estudias trabajo social o algo parecido, no hay problema pero aquella chica tuvo que irse de su casa para seguir formándose en lo que le gustaba”, cuenta Hernández, que asegura que aquel testimonio le hizo cambiar de chip e implicarse más. Ella tiene algún recuerdo negativo que le hace pensar que aún queda mucho por hacer de puertas hacia adentro: “Recuerdo tener 14 o  15 años e ir por al mercadillo en el que trabajaba mi familia y que otros gitanos me llamaran ‘puta’ por el simple hecho de llevar pantalones.”

Carrasco y Hernández están de acuerdo en que se ha avanzado pero hay que seguir abriéndose. “Conozco a María y sé que esas cosas que cuenta aún pasan. ¡Y no sólo en los pueblos! Recuerdo que cuando yo me fui a Madrid algunas gitanas preguntaban a otras escandalizadas: ¿Pero fumas?”. Asegura que en Lebrija no se niega un trabajo ni una casa a un gitano y cree que el hecho de ser un núcleo importante para el flamenco ha tenido algo que ver: “Ha unido a payos y gitanos, los ha hecho participar de una cultura y ha evitado que se hagan distinciones tan marcadas como en otros sitios”.

Un integración frenada por la crisis

Ahora que tienen responsabilidades públicas, María Hernández y Tamara Carrasco se plantean si es necesario hacer políticas específicas para los gitanos. Y ambas coinciden en la respuesta: siguen siendo un colectivo frágil y hay que protegerlo. “Quedan muchos derechos por reivindicar. Mi comunidad no está integrada ni goza de todos los derechos y deberes que le corresponden”, dice Carrasco. “Creo que hay que hacerlas para cualquier colectivo minoritario. Hay que tener en cuenta que con la crisis todo el proceso de integración, que había avanzado mucho, se ha parado. Y hay que reactivarlo”, dice Hernández.

Hay ámbitos en los que los gitanos aún tienen muchas carencias. Uno de ellos es la salud, pues según recoge un informe de la Estrategia Nacional para la Inclusión Social de la Población Gitana en España 2012-2020, publicado el año pasado, el colectivo no sólo presenta más problemas que otros con mejor nivel socioeconómico, sino también de grupos con menos renta y peores condiciones sociales. En educación aún quedan cosas por hacer, pero en el periodo 1994-2009 se produjo un avance importantísimo en las tasas de escolarización. En el mercado laboral, el paro es una realidad que se ha agudizado con la crisis económica pero algunos datos de empleo son mejores de lo que dicen los tópicos. Por ejemplo, según datos extraídos de la Encuesta de Población Activa de 2011 y recogidos en dicho informe, la tasa de actividad era del 68,9% en la población gitana, lo que la situaba 8,9 puntos por encima de la de población total. Una edad media más baja y un acceso temprano al mundo laboral lo explican pero también que su porcentaje de trabajadores autónomos (35%) es el doble que el del total de población que trabaja.

Pero hay un motivo básico por el que las dos concejalas entrevistadas creen necesario hacer políticas específicas. “Según las cifras del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la comunidad gitana es la peor valorada de España. Sigue habiendo casos de discriminación a la hora de alquilar un piso, de entrar a discotecas o para acceder a  un trabajo. Así que, aunque no soy partidaria, los planes para la promoción siguen siendo necesarios”, afirma Carrasco.

España, por detrás de otros países en participación

El aumento de la participación pública entre los gitanos es noticia en España pero en otros lugares su implicación política está normalizada. En Macedonia, por ejemplo, existen ocho partidos gitanos y tres de ellos tienen representación en el Parlamento nacional. En Rumania o Eslovaquia, donde hay mucha población calé, también tienen sus propios partidos y muchos gitanos forman parte de partidos tradicionales. En España no es viable por una sencilla razón: no saldrían las cuentas. Aunque se formara un partido y todos los gitanos con derecho a sufragio lo votaran, no llegaría para sacar un diputado. “El voto gitano es decisivo pero sólo donde son una minoría numerosa”, apunta Anna Mirga.

Juan de Dios Ramírez Heredia fue el primer diputado en las Cortes entre 1977 y 1986 y fue eurodiputado de 1986 a 1999. A la tarea de quien hoy es presidente de la Unión Romaní le siguieron en el ámbito regional Francisco Saavedra (PSOE), en el Parlamento de Extremadura, y Manuel Bustamante (PP), en las Cortes Valencianas. A pesar de esos ejemplos, Mirga cree que la participación es baja. “Muchos están frustrados con las élites políticas y decepcionados por el poco impacto que han tenido las políticas dirigidas a su comunidad”. Y quizás ese sea el motivo de que en 2015 la participación calé cuaje más en la  institución con una incidencia más directa en la ciudadanía: los ayuntamientos.

Además de Hernández y Carrasco, el pasado 24 de mayo resultaron elegidos estos ocho concejales: Miguel Ángel Vargas (Lebrija), Ana Palmira Soto (Fuengirola), Rocío Heredia Carmona (La Línea de la Concepción), Ángel Muñoz Román (Alhama de Granada), Basilio Perona Cortés (Sant Adrià del Besós), Paulino Gracia (Lloret de Mart), Saray Muñoz Contreras (Badia del Vallès) y Ainhoa Carbonell (Vallmont).

“Mi abuelo siempre me dijo que votara lo que yo quisiera, pero que votara. Y eso les digo yo ahora a los que vienen detrás”, explica Hernández. Ella no piensa en crear un partido gitano pero sí en organizar un encuentro estatal para verse con el resto de concejales calés “y hacer una mesa común que aglutine distintas posturas y formaciones políticas”.

*Corrección: En una primera versión de este artículo, se afirmaba que el número de concejales calés eran diez, según datos del Secretariado Gitano y la Unión Romaní. Sin embargo, el número podría ser algo mayor pues no existe ningún registro oficial por etnia y no siempre es posible confirmar quiénes son gitanos y quiénes no, como evidenció nuestro artículo "¿Y si tu alcalde fuera gitano?", de mayo de 2015. También se recogía, por boca de María Hernández, concejala de León, una cifra errónea respecto del número de candidatos de su etnia: "de los 27 gitanos que nos presentábamos en toda España", se leía. Un exhaustivo recuento de las autoras del artículo de mayo, Mónica Santos y Amanda Andrades, mostraba sin embargo que había habido, al menos, 61 candidatos.

 


Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carmen

    Yo creo que somos muchos más yo soy entreverá de padre gitano y madre paya y también concejala hace cuatro años en la oposición y ahora concejala de rrhh y empleo por el partido socialista. Creo que nuestra representación es mucho más amplia en el mundo de la politica

    Hace 5 años 6 meses

  2. José Bustamante Luna

    Me alegro profundamente, que cada vez seamos más gitanos y gitanas, los que tenemos que ocupar puestos de responsabilidad para defender los derechos y libertades de todos. Por nuestra historia, creo que somos más sensibles a los problemas sociales que acucian a nuestra sociedad, por eso es bueno que ocupemos cargos de responsabilidad. Podemos aportar una mirada distinta a la política, una mirada mucho más humana tan necesaria siempre. Un abrazo y un beso a tod@s los concejales gitan@s de España de un concejal gitano de la ciudad de Manises.

    Hace 5 años 6 meses

  3. Mónica Santos

    Lógicamente no puedo estar de acuerdo con los datos que se dan. En España no se presentaron 27, desde CTXT publicamos un artículo "¿Y si tu alcalde fuese gitano?" ahí hablamos de 61 candidatos que dijeron ser gitanos ( así nos lo hicieron saber),que se presentaron a las candidaturas municipales, se ha de tener en cuenta que no todas las personas que son gitanas hacen público este hecho, es por lo tanto una decisión personal. Por lo tanto en ningún caso esas 61 personas representan el total de candidatos gitanos que se presentaron a las elecciones municipales. Por otro parte, después de haberme entrevistado con estas 61 personas, puedo afirmar que la mayoría jamás ha tenido contacto con ninguna organización gitana. Y por último, son más de 10 los concejales gitanos que hay en España. http://ctxt.es/es/20150514/politica/1117/Gitanos-elecciones-Ram%C3%ADrez-Heredia-Espa%C3%B1a-Elecciones-24-de-mayo.htm

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí